Devi Puja, “Nuestras raíces tienen que profundizar en el dharma”

Djamel Metouri House, St Albans (England)

1977-07-06 Devi Puja Talk, St Albans, UK, 32' Download subtitles: EN,ESView subtitles:
Download video (standard quality): Listen on Soundcloud: Transcribe/Translate oTranscribe

Feedback
Share

“Nuestras raíces deben profundizar en el dharma” Charla en la casa de Djamel, St Albans, Inglaterra, 6 de julio, 1977

Hoy deseo hablarles sobre la pureza. De hecho, ese es mi nombre, ustedes lo saben, Nir-mala. “Ni” significa “sin”, “mala” significa impuro. Aquel que no tiene impurezas es Nirmala y este es uno de los nombres de la Diosa. La pureza es una cualidad que es silenciosa. Habla en silencio.

Es una de las acciones que implica menos agresividad. Les permite profundizar. No se expresa de ninguna manera. Inclusive el amor se podría expresar: en palabras, en la acción. Pero la pureza es sin expresión. Y nos limpia de todo lo que es impuro.

Ustedes no pueden entender cómo funciona a través de la racionalidad. Tienen que sentirla y conocerla, saber que está trabajando dentro de ustedes, un proceso que le es propio. Es muy delicada. A veces, es abrumadora también. Pero nunca es aterradora, nunca. Cuando Yo digo esto, Me doy cuenta de que las ideas humanas ahora tienden hacia una arrogancia absurda ¿Cuándo nos volvemos absurdamente arrogantes, esto es como disparatados o cabeza abajo? Cuando nos desbocamos en búsqueda de algo. Nos desbocamos hacia una situación en la que seremos destruidos. Quedamos cabeza abajo. Esto es producto de las impurezas, el hecho de que usted no pueda ver las cosas directamente, en la perspectiva adecuada.

Así que veamos cuáles son las cosas que creemos que generan impurezas en nosotros. Se pueden resumir en dos palabras: lujuria y avaricia. En sánscrito, dirán: “kala” (oro) y “kama”: mujeres y oro. Pero al decir “mujer” no quiere decir que “mujer signifique lujuria” ni tampoco que “avaricia signifique oro”. Ahora, veamos si realmente estas son las impurezas que crean impureza dentro de nosotros, o ¿por qué estas dos cosas se han convertido en la fuente de la impureza para nosotros? Esto se debe a que no entendemos la perspectiva adecuada respecto a la materia y al sexo. Si los pudiéramos entender en la perspectiva adecuada entonces estos dos aspectos se convertirían en fuentes de alegría y gozo para nosotros. Por ejemplo, digamos un árbol, tiene dos aspectos: tiene los brotes y las raíces. Si las raíces se situaran arriba y el brote abajo, no sobreviviría. La raíz tiene que ir hacia abajo, profundizar en la tierra y el brote tiene que ascender. La raíz tiene la capacidad de succionar los líquidos que están en el interior del suelo. También tiene la capacidad de digerir todas las sales esenciales necesarias para el árbol.

Ahora, suponiendo que la raíz fallara y empezara a succionar las impurezas en vez de los elementos puros que son necesarios para el cuerpo del árbol, entonces ¿Qué sucedería? Habría una mala nutrición y el árbol colapsaría. Pero la raíz tiene la sabiduría para seleccionar las sales necesarias para su nutrición. Es en este punto en el que hay que entender que nosotros no contamos con sensores adecuados para nuestra propia nutrición y culpamos a Dios; o culpamos a la Naturaleza; culpamos a la sociedad; culpamos a las culturas, culpamos a nuestros padres, culpamos a nuestros gobiernos, culpamos a este y al otro. Porque no tenemos estos sensores, succionamos aquello que es impuro, que creará más problemas para nosotros en vez de crear gozo y felicidad y nutrición. Si el árbol debe crecer debería evitar todo aquello que es venenoso para él, todo aquello que es impuro. Y podría haber dos métodos. Si su racionalidad es de un grado tal, si su inteligencia es de un calibre tal, que pueden negar todo lo que para su cuerpo no es bueno, para su cuerpo espiritual, o para su cuerpo mental, o para su cuerpo emocional, o para su cuerpo físico. Simplemente lo niegan, si tienen ese grado de inteligencia pura. Pero la inteligencia no ha alcanzado ese nivel divino, así que nos las ingeniamos para hacer concesiones fácilmente, pero ¿a quién estamos dañando? Se están dañando a ustedes mismos.

Continuamos recolectando impurezas muy rápido. Y eso es lo que Yo llamaría la libertad humana: si el ser humano lo desea puede recolectar impurezas. Un árbol no es así. No recolectará impurezas. Pero si las impurezas lo invaden, morirá, no puede protegerse tampoco. Los seres humanos tienen la libertad de elegir. También tienen el poder de protegerse de las nuevas impurezas. Y los Sahaja Yoguis, como ustedes saben, tienen muchos más poderes.

Así que sus raíces deben descender y profundizar ¿en qué? En el dharma, en el poder del amor que da sustento. Si son débiles en este aspecto, entonces las raíces pierden sus fuerza. Tales personas pierden sus raíces.

En las tradiciones, en las equivocaciones históricas y errores de nuestros antepasados, podemos ver qué errores han cometido y aprender de ellos, y evitar las impurezas que ellos absorbieron y con las cuales se destruyeron a sí mismos. Podemos verlo en los grandes imperios que cayeron y se desmoronaron, de un momento para otro ¿Por qué? ¿Qué fue lo que hicieron? No vamos a hacer lo mismo. Pero hasta ahora, no He sabido de una sola nación que se detenga a tener en cuenta una vista comprensiva de todo el panorama: ¿Por qué las naciones han caído? ¿por qué estas se han destruido a sí mismas? Hasta ahora no He conocido un líder político de este tipo. Ellos harán pequeños remiendos, pero ninguno de ellos se sentará a ver por qué todo el cielo ha colapsado sobre sus cabezas o qué sucedió con esa gente que gozaba de tanto poder en el pasado, y que de repente colapsaron. Alguien que pudiera sentarse y hacer esto de esta manera vería que lo que ha sucedido es que ellos han absorbido las impurezas.

Ahora ¿cómo absorben ustedes impurezas? Ustedes absorben impurezas porque sus sensores pierden su sensibilidad. Cuando sus sensores se estropean así ustedes no saben lo que están absorbiendo. Y esto solo es posible cuando ustedes se hacen absurdamente arrogantes, lobheaded es la palabra que usamos. Al principio, el cuerpo, la mente, se resisten a todo lo que es impuro, en la mayoría de los casos, Yo diría que es así. Algunos de los demonios que toman nacimiento, pueden ser niños peros sus proclividades negativas son excepcionales. Pero la mayoría de los seres humanos nacen en la inocencia y se resisten a estas impurezas. Sin embargo, gradualmente, empiezan a encargarse de que sus sensores se dañen y entonces la impureza empieza a entrar.

Todas estas cosas empiezan, la gente misma lo dice, a partir del deseo, claramente. Deseo de ser rey, deseo de ser la persona más bella, deseo de ser el líder del mundo entero, deseo de comer, deseo de tener, poseer; todos los deseos. Pero aquí también, Yo diría, que se trata de una impureza en el deseo dentro de ustedes. El deseo que busca  todas estas cosas pretende alcanzar un punto que es el gozo. Deseamos el gozo. Si usted mantiene intacto el deseo por el gozo, entonces usted lo busca y lo encuentra, encuentra que: “esto no es lo que me da gozo” “esto no me da gozo”, podemos verlo a nuestro alrededor. Deberían ir a observar a aquellos que están buscando dinero ¿logran ser felices? Sabrán que no son las personas más dichosas entre nosotros.Y cuando vas con la gente que parecen estar en gozo y tranquilidad encuentras que están hablando de otra cosa diferente.

Cuando hemos asumido el deseo de una forma equivocada también estamos negando el deseo último. Pero la esencia, deberían saber, es “swa”. Nosotros nos referimos a la esencia con la palabra “swa” que significa “ser”. La esencia de todo es que: si quieres tener un árbol hermoso al frente de tu casa, el deseo debe encaminarse hacia el gozo.

¿Cuál puede ser la importancia de un árbol para ustedes sino es para darles gozo? Así sucede con cualquier cosa en el mundo, así es. Ese gozo, esa esencia de todo, si se mantiene puro, entonces les dará nutrición a ustedes. Como las raíces del árbol que se adentran en el suelo maternal y absorben toda la belleza del suelo maternal, la esencia de la Madre, que está hecha para nutrirlos y enriquecerlos a ellos mismos. 

Pero eso no quiere decir, de ninguna manera, que ustedes pierdan su carácter e individualidad – ¡ustedes no la pierden! Un árbol de mango será un árbol de mango, una planta de banana será una bananero. Porque en el exterior son diferentes, pero en el interior son lo mismo. Y en cada país la Madre Tierra tiene sus propias variantes: de esta manera ustedes tendrán árboles, tendrán plantas. No podrán tener mango en Inglaterra. Pero tampoco podrán tener un abedul en India. Pero estas diferencias no importan tanto desde que puedan ser realmente nutridos.

Así que su carácter no se pierde, su individualidad no se pierde, al contrario, se hace mejor. En su forma más pura, cada carácter es hermoso. Cada religión en su forma pura es el asiento de Dios y las diferentes caras de un mismo diamante que es Dios. Tienen que estar allí y hacia cualquier ángulo que te muevas brillan. En cada ángulo brillan. Un diamante brilla en cada ángulo. Porque ha obtenido su propio carácter, su propia variedad y sus diferentes partes. Así que la unidad esencial entre ellas se da a través de la savia que está fluyendo. Si nuestra atención está en esa unidad de pureza entonces muchas de nuestras impurezas que han germinado dentro de nosotros mismos también se irán. 

Otra forma de impureza que nos afecta es la falta de sentido de colectividad. No nos importa vestir el mismo tipo de vestimenta en todo el mundo. Si empiezan a vestir jeans, en todos los países a donde vayas, incluso en Japón, si vas a Australia, si vas inclusive a China, a los países comunistas, en cualquier lugar, todos visten jeans. Pero ¿dónde encontramos la unidad esencial propia de nuestro interior, en su forma más pura? En ningún lugar. Por supuesto que estos sensores pueden desarrollarlos después de Sahaja Yoga. Pero si ustedes han fallado en respetar sus dharmas, que son la base, las raíces, si no tenemos esas raíces propiamente establecidas, entonces el árbol no se puede mantener en pie. Esto es muy necesario.

Por supuesto, una encarnación es justo lo opuesto: sus raíces están en los cielos, sus flores en el cuerpo. Una encarnación no rompe su dharma: es dharma ella misma. No lo necesita, es dharmateet, está por encima del dharma ¡Cualquier cosa que haga se convierte en la religión del mundo entero! Nada lo toca. Sus raíces están en lo Divino, solamente en la Fuerza Divina. No hay cuestión de impureza en ellos, no hay cuestión de purificación o limpieza, porque están en la Fuerza Divina y están absorbiendo lo divino y dándoselo a ustedes. Está floreciendo sobre esta tierra, es una flor que cae del cielo, que se vuelve parte de ustedes.

Así que para una encarnación no hay dharma, está más allá del dharma. También es gunateet, está más allá de todos los estados de ánimo [gunas]. Está más allá de todo. Pero los seres humanos deben primero desarrollar su dharma, luego elevarse, elevarse por encima de ellos mismos hacia la Conciencia Colectiva. Y cuando logran cambiar de tal manera que alcanzan esta situación inversa se convierten en encarnaciones. Es posible. Solo dos personas han logrado esto hasta ahora: Buda y Mahavira que se consideran deidades. Solo estas dos personalidades lo han logrado y en Sahaja Yoga, si hacemos esto, podríamos llegar a ser encarnaciones. Y en esta situación nuestras raíces estarían en la Divinidad.

En este punto usted debe elegir, hasta que la libertad de elegir exista en ustedes. Para Mí, no hay libertad en absoluto. Yo no puedo elegir la impureza. Es por esta razón que Yo digo que Yo no tengo tentaciones. Yo no tengo sentido de posesión. Yo estoy programada. Así que la opción no existe para mí de ningún modo, Yo no tengo tiempo ni espacio, Yo soy sin espacio, Yo soy sin tiempo porque mis raíces están en Mi Ser. Pero inclusive para tener esta madurez dentro de ustedes y para que otros gocen de ella, inclusive para nutrirse a ustedes mismos, tienen que tener su dharma establecido apropiadamente.

Así que volvamos al asunto de la lujuria y la codicia. La lujuria y la codicia deben ser vistos bajo esta luz ¿Deseamos a Dios? ¿Codiciamos Su riqueza? Si ustedes formulan estas preguntas entonces ven la pureza. Desperdiciamos mucho tiempo pensando en la lujuria y la codicia, pero muy poco tiempo dejamos para pensar en este deseo esencial. Ahora, hay dos tipos de categorías, una propia de los seres humanos y otra de las encarnaciones. Es por esto que el comportamiento de una encarnación no puede determinar el comportamiento de los seres humanos. Este es un gran error que siempre hemos estado cometiendo ¡Y por favor tengan cuidado! No pueden ser encarnaciones ahora, y ustedes no deberían determinar su comportamiento de acuerdo al comportamiento de una encarnación. Porque una encarnación está por encima de todas estas cosas. Es completamente diferente como ya les He dicho.

Un árbol debe tomar su nutrición o estar inmerso en el Divino. Ustedes todavía deben crecer hasta el estado en el que sus asientos estén disponibles a este nivel. Y tal vez los árboles irán a informar al Divino sobre esto. Así que los patrones de vida que fueron expresados por una encarnación siempre son seguidos sin más y es por esta razón que las religiones fracasan.

Por ejemplo, podremos decir que Cristo tomó un látigo en su mano y empezó a usarlo contra la gente y a golpearlos porque estaban vendiendo a Dios. Yo siento lo mismo que Él y estoy actuando de la misma manera. Si ustedes leen a Kabir encontrarán que él está azotando a toda esa gente de ese tipo. Si leen sobre Mahoma, él los criticaba. Pero ustedes no son la encarnación, ustedes no son encarnaciones. 

En ustedes… cuando ustedes tienen estas impurezas, lo que He visto es que los seres humanos les dan abrigo dentro de sí mismos y les gusta ver el drama en todo ello. Por ejemplo, ellos irán a ver una película o una obra de teatro y dirán: “Vemos a un hombre cruel golpeando a alguien”. Y entonces dirán: “¡Qué hombre tan cruel!¡Es horrible!” Pero no son conscientes de que la crueldad la comparten, dentro de sí mismos. Quieren llamar a otros crueles, pero no reconocer la crueldad que existe en su interior. Mientras se trate de otros ellos son capaces de ser testigos, pero una vez se trata de ellos mismos, no lo son. 

Si pudieran serlo, si pudieran ser testigos de ellos mismos, si se pudieran ver a sí mismos ¿qué pasaría? Que las fuerzas purificadoras dentro de ellos mismos empezarían a actuar -especialmente para los Sahaja Yoguis porque ha sido abierto, el grifo ha sido abierto, el espíritu está siendo emitido justo ahora. Si solo vieran dónde está dentro de ustedes, con su atención en su ser. ¡Simplemente diríjanla a ustedes mismos! No se justifiquen diciendo: “mi sociedad es mala, mis padres son malos, esto sucedió, por aquello esto sucedió, porque…” ¡No!

Estas razones están allí porque ustedes están dándoles cabida. En otros, ustedes pueden verlo claramente, pero en ustedes mismos no pueden verlo. Es por esto que la mente humana es una mente muy extraña, que ha evolucionado de esta manera. Ustedes leen un libro, por ejemplo, si leen el libro de alguien, inmediatamente se identifican con el héroe y nunca con el villano. No sabemos que el villano está adentro inclusive mucho más que el héroe, dentro de nosotros.He visto que es un tema recurrente con los seres humanos. 

Ahora He aprendido a través de muchas vidas y de esta, lo que es un ser humano. Justo lo opuesto ocurre con una encarnación. Justo lo opuesto es una encarnación. Veamos, por ejemplo, usted tiene un problema dentro de usted mismo, inmediatamente Yo trataría de ver dentro de Mí misma qué clase de problema es o no.. En Mi propia inmensidad Yo lo corrijo y ustedes lo corrigen, porque ustedes son Mi cuerpo. Ustedes están dentro de Mí, todos los Sahaja Yoguis están dentro de Mí, cualquiera que sea lo busco y lo encuentro. Así es cómo lo resuelvo. Y a menos que Yo lo haga, no Me siento bien, ustedes lo han visto. Mis problemas son muy diferentes a los de ustedes.

Así que tenemos que prestar atención a nosotros mismos. Pero la atención que puede ser pura sabiduría es una atención profunda, no es superficial. Uno debería aprender a profundizar en uno mismo y ver: “¿estamos siendo personas crueles?” “¿soy cruel?” “¿Qué parte de mí es cruel?” “¿Qué parte de mí está haciendo daño a otros?” Ahora este chico que vino no deseaba quitarse sus calcetines porque pensaba que habría una olor particular ¿Somos fragantes nosotros mismos? ¿Somos conscientes del hecho de que deberíamos estar todos llenos de fragancia? Es un proceso silencioso, hay una quietud dentro de ustedes, actuando. Y esto debe estar aquí.

Y porque, como Yo les decía, en los países occidentales ustedes son personas en crisis, ustedes -se han dado cuenta que han entrado en crisis- es mucho más necesario para ustedes trabajar mucho más duro que las personas que aún no han colapsado. Ellos están a punto de colapsar, la gran mayoría de ellos vienen detrás de ustedes. Y ustedes deben anunciar en voz muy alta, con un corno: “¡No caigan ahora! Nosotros hemos caído como ustedes” Esto es muy importante. Cualquier persona que tenga consideración por otros, que tenga compasión por los demás, si se hiere con una piedra en su camino, de inmediato se detendrá allí y dirá: “¡Oiga, hay una piedra aquí, ahora siga, tenga cuidado, no se caiga aquí, tenga cuidado!”

Cuando quedamos heridos debido a una determinada tontería o estupidez, o podrían decir que, debido a las impurezas que hemos reunido dentro de nosotros mismos, por nuestras propias búsquedas egoístas, deberíamos anunciar al mundo que hemos sido insensatos. “Lo hemos hecho, somos gente estropeada, hemos estropeado nuestras manos, hemos estropeado nuestras cabezas, hemos estropeado nuestros chakras”, “¡Ahora por amor de Dios, ustedes no!” Porque ellos los están siguiendo. Ellos piensan que ustedes van subiendo una cumbre, ellos ignoran que ustedes ya lo han experimentado antes. En todas las formas posibles tienen que anunciarlo, pero la advertencia, la llamada de atención, la gente la espera. Es un mundo extraño para ser una persona perfecta.

Así que también quieren su ascenso. Así es cómo es el mundo. Supongamos que hoy ustedes dicen: “Yo me colapsé, estuve acabado, no tengo en mí nada que ofrecerles” Ellos dirán: “¡Entonces de qué hablas, cállate!” Pero aún así, entonces, ustedes tienen algo que ofrecer, en la vida. Y lo que tienen para ofrecer es lo siguiente: “Estamos en crisis”. Y con esto la gente no los escuchara todavía. Ayudará a tantas personas ¡ustedes no se imaginan! Pero la gente los rechazará si solo se limitan a decir eso. Pero si ustedes dicen: “No, yo estaba en crisis pero ahora me siento completo”. Pero su ser debería anunciar que ustedes han resucitado. Por el contrario, si ustedes son codiciosos, si todavía tienen el mismo estilo ahora ¿quién va a creerles?

.

Así que Sahaja Yoga les ha dado un camino por el cual ustedes pueden ascender. Y cuando ascienden ustedes pueden avanzar mientras le dicen a la gente: “¡No caigan, no caigan!” “Si caen, es difícil ascender como nos ha pasado a nosotros ¡Así que no caigan!” “Hay un atajo. Vengan por el atajo. Sus dharmas deben ser establecidos, es muy necesario.” En todas estas sociedades en crisis los dharmas deben ser establecidos ¿Qué van a hacer ustedes al respecto?

En los países en vía de desarrollo, toman sus impurezas debido a una falsa premisa que siguen. Ellos piensan: “¡Oh tenemos que ser desarrollados! Debemos tener automóviles, debemos tener teléfonos”. Si se dan cuenta toda la atención está en cuán efectivos son en cuanto a las cosas materiales se refiere. Esta es la forma en que empiezan a liberarse de su pobreza y simplemente se olvidan del porqué buscan liberarse de su pobreza. Es como el novio que debe alistarse para casarse. Entonces se viste adecuadamente y ahora está listo para casarse. Se ha casado. Ahora la noche ha llegado en que debe reunirse con su novia. Todavía lleva su traje como un tonto. ¿Para qué se casó? Para amar a su esposa. Como un tonto está quieto con su atuendo orgulloso de estas cosas exteriores que ha preparado para sí mismo en esta ocasión, sin entender que tienen un significado.

¿Nos despojamos de la pobreza para qué? ¿Nos despojamos de todos estos problemas para qué? ¿Nos desarrollamos para qué? Nos desarrollamos para que así nuestro día a día se vuelva mucho más fácil y tengamos tiempo para Dios, tengamos tiempo para la meditación. 

[Fin de la grabación]