Sahastrara Puja

Ashram in Le Raincy, Le Raincy (France)

EN


Feedback
Share

Sahastrara Puja. Le Raincy Ashram, 5 de mayo de 1982.

Es un gran día para todos nosotros, los buscadores. El último trabajo del Divino fue abrir el último centro en el Gran Ser Primordial, y se efectuó el 5 de mayo de 1970. Este es el suceso más grandioso de todos los acontecimientos espirituales del Universo. Fue realizado con gran cuidado y en todo detalle.

No está al alcance de la comprensión humana entender cómo funcionan las cosas en los cielos. Gracias a haber sido afortunados, y al Amor de Dios, ha funcionado este maravilloso milagro. Sin este hecho no habría sido posible dar la Realización en masa a la gente. Se podría haber hecho para una o dos personas, aquí o allá, pero dar este despertar en masa no habría sido posible.

Como sabéis, en el Sahastrara están las semillas de los siete chakras principales. Existen mil nadis o llamas, y cada uno de ellos tiene dieciséis mil poderes. Cada nadi tiene relación con un tipo particular de persona, y con las permutaciones y combinaciones de todos estos nadis son cuidados los seres humanos

Tan pronto como el Sahastrara fue abierto, toda la atmósfera se llenó de un tremendo Chaitanya y apareció una inmensa luz en el cielo. Todo esto descendió a la tierra, como si fuese una lluvia torrencial o como una cascada con una tremenda fuerza. Sucedió tan repentinamente que me quedé estupefacta. El suceso fue tan inesperado y tan tremendo que me quedé atónita, y completamente en silencio ante tal grandeza.

Vi la Kundalini Primordial elevándose como un gran horno. Era muy silencioso pero con una apariencia ardiente, como cuando se calienta un metal y adquiere diferentes colores. Del mismo modo, la Kundalini se mostró como un inmenso horno o, podemos decir, como un horno que se desplegaba como un túnel. Como esas centrales que tenéis para quemar carbón y crear electricidad. Se desplegó como un telescopio uno detrás de otro, ¡tchu!, ¡tchu!, ¡tchu! Se elevó de este modo. Las Deidades vinieron a sentarse en sus asientos, en sus asientos dorados; y elevaron la gran cúpula de la cabeza, abriéndola. Entonces, esa lluvia torrencial me empapo completamente. Me quedé contemplando todo esto y me perdí en el gozo. Era como un artista viendo su propia creación completada; sentí el gozo de esta Gran Realización.

Después de salir de esta bella experiencia, miré a mí alrededor y vi la ceguera de los seres humanos, y me quedé en un completo silencio. Entonces desee tener copas para poder llenarlas con este néctar, pero solo encontré piedras. El Sahastrara es la parte más bella de vuestro Ser. Es un gran loto con mil pétalos de diferentes colores que parecen llamas ardientes. Es algo que muchas personas ven. Pero ver esa lluvia torrencial derramándose era como si esas llamas se convirtiesen en una fuente, una fuente de colores y de fragancia. ¿Podéis imaginaros una flor derramando su color y su fragancia a su alrededor?

La gente ha escrito muy poco acerca del Sahastrara porque todo lo que vieron era desde el exterior, no era posible para ellos verlo desde el interior. Incluso aunque lo alcancéis desde el interior, si el Sahastrara no está completamente abierto no podéis ver toda su belleza. Porque cuando está cerrado solamente pasáis a través de una pequeña abertura y salís de él. Pero imaginaos un inmenso pétalo, un loto de mil pétalos, y vosotros sentados en el interior, en la corona y mirando a los pétalos. Todos ellos bellamente coloreados y fragantes, vibrando con la dicha y el gozo. Permanecer en esa posición es la situación actual.

Después del silencio me llenó una tremenda Compasión y Amor, y me dirigí hacia la gente que aún no sabía lo que era tener ojos. Entonces intenté poner la atención en el Sahastrara de millones de personas y empecé a ver los problemas que allí existen. Porque -incluso aunque desease abrir el Sahastrara- era algo muy difícil; ya que, la canalización del Divino hacia los seres humanos ha de ser realizada a través de los seres humanos. El Poder puede estar en mí, pero ha de ser canalizado a través del elemento humano.

En toda mi vida no había conocido muchas almas realizadas. ¿Cómo conseguirlas? ¿Cómo hacerlo funcionar? Empecé a buscar personas y encontré una mujer anciana, de setenta años, que estaba perturbada por cosas groseras, y que cuando vino a mí se sintió en paz. Su Sahastrara estaba muy agotado y en mi compañía pensaba en cualquier cosa, no en el Espíritu. Su cerebro estaba cubierto con nubes y oscuridad. Tuve que iluminarlo una y otra vez, pero no consiguió su Realización.

La mayoría de las personas que venían a mí al principio, solamente venían para ser curadas. Yo tenía esta capacidad desde mi infancia. Incluso anteriormente también pude dar la Realización a unas pocas personas. Pero debían tener un gran deseo y no encontré nadie de ese calibre, porque yo no vivía en los bosques sino que vivía como un ser humano normal entre seres humanos normales. A pesar de que estas personas no tenían ese deseo ardiente, tuve que trabajar con ellos. ¿Cómo hablarles acerca del mundo real que existe y del mundo falso en el cual vivían?

La primera mujer que obtuvo su Realización, sencillamente vino a mí porque estaba obsesionada con la idea de la búsqueda. Con ella funcionó. Pero este no fue el día más feliz porque tan solo fue uno más de los que obtuvieron individualmente su autorrealización. Pero gracias a este gran acontecimiento muchos podían obtenerla simultáneamente.

Tuvimos un programa en Bordi en 1970. Primero vino un caballero que obtuvo su Realización por la tarde. Al día siguiente por la mañana había fuerzas negativas actuando, y empezaron a hablar de favoritismos. Pude ver en la atmósfera que las vibraciones se estaban estropeando. Por la tarde tomé una actitud muy firme y severa. Estaba muy furiosa, nunca antes había estado tan furiosa. Entonces comencé a reprenderles. Sorprendentemente doce de ellos obtuvieron su Realización.

Este fue el momento más grandioso. Después, uno tras otro, muchos la recibieron. Tres de ellos que se estaban marchando de vuelta recibieron la Realización. De repente, en el tren, sintieron las vibraciones. De este modo comenzó la evolución en masa.

El Sahastrara es vuestra consciencia. Cuando es iluminado entráis en la Técnica del Divino. Existen dos técnicas: la técnica del Divino y la técnica que vosotros seguís. Vosotros no podéis actuar como divinos pero podéis usar y manejar el Poder de Dios. Por ejemplo, el Divino cuida de todos los acontecimientos universales; cada partícula diminuta es controlada por el Divino.

Cuando vuestro Sahastrara se abre y vuestra Kundalini toca el hueso de la fontanela, una especie de fuerza inflamable queda preparada en vuestro Sahastrara. Y tan pronto como el área de la fontanela se abre a través del Brahmarandhra, la Gracia de vuestro Espíritu enciende esta fuerza inflamable y vuestros nadis son iluminados. No todos ellos sino solo algunos y no en toda su extensión sino más bien en la periferia. De este modo obtenéis vuestra Iluminación.

También suceden muchas otras cosas, ya que vuestros siete centros están en el Sahastrara. Con la luz podéis ver su situación relativa. Quiero decir que, aunque no los veis, empiezan a actuar en vuestra mente consciente. Vuestra mente consciente siente esta integración en el interior. La racionalidad que está separada del corazón se vuelve una con el corazón, se vuelve una con vuestra atención. Dondequiera que vaya vuestra atención actuáis de un modo colectivo. Todas las actividades de vuestra atención son bendecidas. La atención misma se vuelve efectiva. Vuestra atención es muy importante. Vuestros deseos son incluso más importantes, porque es algo tan integrado que vuestros deseos y atención se vuelven uno. Con cualquier cosa que sea buena para el Espíritu, vuestro deseo y vuestra atención van hacia ello, hacia todo aquello que emita este poder espiritual.

Las prioridades cambian muy rápidamente. Aquellas personas que son primitivas y que no han evolucionado no consiguen que les sucede esto. Por otro lado, aquellos que están demasiado desarrollados mentalmente tienen una atención que cuestiona todo. Primero quieren ver cómo se eleva la Kundalini, quieren ver que es algo lógico. Pero una persona equilibrada no cuestiona nada de esto. Tenemos algunas personas de este tipo entre nosotros, simplemente se transforman y no cuestionan nada. Simplemente se establecen. Son inocentes, son inteligentes y por encima de todo son espirituales.

Pero cualquier defecto que tengáis puede ser corregido a través de vuestro Sahastrara. Antes de nada debéis bajar vuestro ego, porque si hay ego presionará al Sahastrara. También debemos reducir el superego porque también presiona al Sahastrara y nos da dolor.

Así pues, para mantener el Sahastrara en un estado saludable, uno debe entender que debemos cambiar las prioridades. A algunas personas les lleva tiempo y tienen que hacer un esfuerzo deliberado para ello. Hay muchos libros que si los leéis observaréis que sugieren actividades en contra de Dios. A un Sahastrara iluminado no le gusta todo esto. Es como veneno. No le gusta que ningún pensamiento venenoso venga a la mente. Si aceptáis este veneno, el Sahastrara vuelve a cerrarse. Del mismo modo, la gente que tiene mal genio; los que tienen muy mal genio y otros problemas de ego, si intentan suprimir el Sahastrara también este empezará a cerrarse.

Las personas que tienen condicionamientos de falsos gurús, de libros falsos, de padres erróneos o quizá de un país erróneo o de un modo de vivir erróneo, tampoco permiten que el Sahastrara crezca de un modo saludable. Solamente el Sahastrara debe crecer, no el Espíritu. Cuanto más sensible sea el Sahastrara mejor recibirá las cualidades espirituales del Espíritu. En realidad la paz se siente en el Sahastrara. La dicha también se siente en el Sahastrara, porque es el cerebro y el cerebro es el epítome de nuestro sistema nervioso, de nuestro sistema nervioso central, de la misma consciencia.

Pero por el mero hecho de haber abierto el Sahastrara el trabajo no está completado. Debemos tener más y más canales que actúen en la tierra como nadis, con los diferentes poderes, y que puedan trabajar de un modo apropiado y sistemático. Pero aquellas personas que -después de la Realización- aún se enredan en hábitos inútiles, obstruyen el flujo de los nadis y son verdaderamente muy dañinos para el Virata. Este tipo de personas debería abandonar Sahaja Yoga o -a este tipo de personas- se les debería pedir que abandonaran Sahaja Yoga. Uno debería cortar las relaciones con este tipo de personas que están en contra de este trabajo tan grandioso del Divino.

Aquel que quiere desarrollar el Sahastrara debe saber que no debe tener malas compañías sino siempre la compañía de otros sahaja yoguis. No debería tener sus propias vacaciones y su propio tiempo libre sino que debería emplear su tiempo en compañía de otros sahaja yoguis. Después del Sahastrara, cuando estáis por encima del Sahastrara, podéis ver que es muy importante mantener unidos todos estos nadis y que todos los centros y todas las deidades deben mantenerse despiertos e integrados. Esto puede ser realizado incluso con un esfuerzo consciente. Observándoos a vosotros mismos, a vuestros pensamientos, empezaréis a ver vuestro ego y vuestro superego. Seréis capaces de ver cómo os engañáis a vosotros mismos, cómo sois deshonestos con vosotros mismos, cómo os convencéis a vosotros mismos de que sois muy buenos, cómo estáis gozando del engaño del ego.

Sahaja Yoga es para personas que son el Espíritu por lo cual todo lo demás debe ser abandonado. Todas las falsas identificaciones deben ser abandonadas. Como ya os he dicho, uno puede hacer esto a través de la mente consciente. Después de la Realización podéis corregiros a vosotros mismos, ya que, cualquier cosa que deseáis se vuelve una parte del Deseo de Dios y cualquier cosa que hacéis se vuelve una parte de la Acción divina. Debemos recordar que con el esfuerzo consciente podemos descubrir y ver por nosotros mismos si somos deshonestos.

Si uno es honesto podrá ver que la colectividad es el único modo de expandir nuestro Sahastrara. Para ello es necesario tener tolerancia, es necesario tener sabiduría y es necesario tener la talla de un profeta, lo cual ya sois. Debéis hablar como un profeta. En realidad debéis educaros a vosotros mismos, ¿cómo habla un profeta? ¿Cómo habla un profeta? Esto no significa que no seáis sinceros o que estéis actuando, porque ahora estáis despiertos. Cuando no estáis despiertos cualquier cosa que hacéis de este modo es artificial. El Sahastrara es la fuerza que controla, que guía, que hace evolucionar y por esta razón para mantenerlo absolutamente preparado, para crecer y expandirse, uno ha de vigilar el crecimiento de uno mismo.

Nunca justifiquéis vuestras acciones erróneas. Si empezáis a justificarlas, en realidad, estaréis pensando en ellas. No tenemos tiempo para pensar en nosotros mismos. Debéis pensar en los demás, porque los demás también están en vuestro cerebro. Cuando empecéis a pensar en los demás, hablando con ellos acerca de su resurrección, vuestro Sahastrara aumentará su tamaño y su sensibilidad. La sensibilidad también aumentará. La profundidad aparecerá. Es como un árbol, cuando crece y es fuerte sus raíces se extienden.

Debéis salir de vuestro cascarón y extender vuestras alas. Todas las pequeñeces de la mente deben ser abandonadas. Debéis vivir como una inmensa y grandiosa personalidad que debe dar soporte, guía, ayuda y despertar a miles.

Si este día del Sahastrara en Francia establece un nuevo dinamismo en este país, estoy segura de que este sintonizará con el pensamiento de la gente. Resonará en sus cerebros. Su inconsciente lo transmitirá a su Ser y empezarán a pensar de un modo nuevo. Daremos un nuevo paso adelante y la gente empezará a ir hacia la verdad de un modo lógico. Llegarán a conclusiones adecuadas y abandonarán todo lo que es inútil y sinsentido.

El Sahastrara es el trono del Espíritu y cuanto mayor es el rey más grande es el trono. El modo en cómo tratáis a vuestro Espíritu se expresa por el modo en cómo es vuestro Sahastrara. Al estar situados los siete chakras en el Sahastrara, os volvéis el maestro de los siete chakras y por esta razón podéis dar la Realización y volveros seres sutiles. A través de vuestro esfuerzo consciente podéis entrar en el Ser de los demás, elevar su Kundalini y corregirles.

La iluminación del Sahastrara también os da una nueva visión para ver todo lo que es “sukshma”, todas las cosas sutiles en la atmósfera. Cuando empezáis a elevaros más y más podéis ver las vibraciones como luces a vuestro alrededor. Podéis no tener ningún interés en muchas otras cosas pero os sorprenderá ver cómo os volvéis maestros de muchas cosas, como si vuestro cerebro estuviera materializando todo lo que habíais deseado. Esta fue la promesa de Krishna, quien en realidad es el Virata.

Así pues, os volvéis el maestro de vuestro cerebro porque en realidad el Espíritu es el maestro del cerebro. Cuanto más llevéis vuestro Espíritu a vuestra atención más aumentará el tamaño del Sahastrara, más se expandirá su luz, y os volveréis sahaja yoguis más poderosos. Esto es lo más grandioso, incluso para Dios Todopoderoso. Si ve que sucede de este modo podrá posponer, de momento, su ira y su cólera; y podrá perdonar a los seres humanos por sus errores, por su obstinación y por sus travesuras infantiles. Permitamos que el hombre se eleve para ver la gloria y la grandeza de su Padre. Permitamos que tenga tanto poder que pueda soportar la Compasión de Dios.

Permitamos que el Sahastrara se desarrolle en tal dimensión que pueda ejecutar el Trabajo del Divino a través de su propia mente consciente. El Sahastrara tiene un mantra, que es Nirmala, que significa que debéis manteneros limpios, puros e inmaculados. Este es vuestro trabajo, el intentar mantenerlo puro y limpio. Esto marcará definitivamente otro paso adelante, algo que ayudará a muchos seres humanos más a saltar con mayor velocidad a una nueva dimensión.

Es un gran placer estar hoy en París para que, de este modo, la atención de todo el mundo esté en París, en Francia, en este país que ha sido verdaderamente maldecido. Ha sido abandonado por todas las deidades porque los seres humanos se han desencaminado. Dejemos que todas las deidades se establezcan en este país, porque este país es la atención y dirigimos la atención allá donde nos indica el Sahastrara. De este modo el Sahastrara de Francia podrá ser abierto. Así pues la atención de Francia debe ser dirigida hacia el Espíritu y hacia la vida eterna. Este es un país muy importante, por esa razón he decidido celebrar este día aquí.

Ahora bien, la responsabilidad de los sahaja yoguis franceses es mucho mayor. Deben cambiar sus métodos y sus estilos. Deben ser muy suaves, gentiles y gente sana, pero al mismo tiempo deben ser sahaja yoguis muy fuertes; para que cuando otros les vean aprecien esta superioridad en ellos.

Antes del día del Sahastrara hemos tenido una sesión muy exitosa. Estoy muy feliz por ello. Que Dios os bendiga a todos.

Ahora bendigo a todos los demás centros que han rezado y están rezando, para otorgarles un Sahastrara muy desarrollado e iluminado que les permita separarse de sus pequeños cascarones. Permitamos que se expanda tanto que se vuelvan Uno con el Todo.

Que Dios os bendiga.