Programa público: “Consejos sobre el lado derecho”

(England)

EN




Send Feedback
Share

Programa público: “Consejos sobre el lado derecho”. Brighton, Reino Unido. 13 de mayo de 1982.

Sugiero que hoy se hagan las preguntas primero. Me pondré aquí… Si tenéis preguntas, mejor hacédmelas ahora, para que vuestra mente quede en calma. Me gustaría levantarme, así veo mejor a la gente. ¿Aquí o abajo?

Es mejor hacer primero las preguntas porque ayer, cuando empezamos esta sesión de preguntas, la gente se desvió un poco. Mejor preguntad ahora lo que queráis porque todos sois buscadores. Todos sois buscadores y lleváis tiempo buscando la Verdad, por tanto es mejor que hagáis las preguntas ahora y así yo podré responderos a lo largo de la charla.

¿No hay preguntas? Eso significa que los sahaja yoguis son ahora ya muy capaces de explicar lo que es Sahaja Yoga y estoy muy orgullosa de ellos.

Cuando fui a Australia, un periodista me pregunto: “¿Son todos tus discípulos eruditos?” No, le dije, son gente corriente, han de ser gente muy normal y corriente. Dijo: “Pero por la cantidad de cosas que saben, parecen eruditos”. Yo le dije: “Toda la erudición está dentro de vosotros, todo el conocimiento está dentro de vosotros”. Si simplemente pudierais llevar luz a vuestro interior, veríais que todo el conocimiento está ahí, no tenéis que ir a buscarlo a ninguna parte, está todo dentro, todo estructurado dentro, hermosamente estructurado para que os convirtáis en el Espíritu. Yo no tengo que hacer mucho al respecto, funciona solo. Lo único es que debéis saber qué esperar cuando lleguéis a ser el Espíritu. ¿Qué deberíamos esperar? Esto debéis entenderlo en toda su lógica, debería ser una conclusión lógica. No es simplemente porque yo lo diga o porque pertenezcáis a un grupo determinado de gente o porque hayáis pagado dinero en alguna parte, no es así. La realidad es lo que es y la realidad tiene que ser lógica.

El otro día os hablé del lado izquierdo, del pasado, del subconsciente, del subconsciente colectivo y de los problemas del subconsciente y de los condicionamientos que obtenemos de las cosas materiales, de la materia. La materia siempre está tratando de obtener el control sobre el Espíritu. La materia nos controla porque, para empezar, venimos de la materia. ¿Cómo consigue el Espíritu vencer a la materia? ¿Qué ocurre para que lleguemos a ser el Espíritu?

Mucha gente ha hablado de la autorrealización, del segundo nacimiento, todos ellos han dicho que tenéis que nacer de nuevo; luego muchos vienen diciendo: “Yo he nacido por segunda vez”, se autocertifican; podéis encontrar todo tipo de gente en este mundo que sabe que algo ha de ocurrir, que ha de tener lugar algún tipo de desarrollo especial, que debemos buscar algo.

Imaginad en los tiempos de Cristo, no había mucha gente buscando la Verdad y además nadie les podía hablar, tampoco se les podía hablar mucho a los discípulos pues eran simples pescadores, gente muy sencilla. Pero ahora es un momento donde hay muchos buscadores por todo el mundo. ¿Buscando qué? ¿Qué es lo que buscáis? Es la búsqueda de vuestro Espíritu. Pero este es un término muy vago, impreciso: “Buscando vuestro Espíritu”, ¿pero qué se supone que es el Espíritu y por qué hemos de buscarlo?

En la evolución, somos seres humanos, nuestra consciencia es de seres humanos. Y esta consciencia de seres humanos no es lo máximo a lo que se puede llegar, si no, no habríamos estado buscando. No es la máxima consciencia. Tenemos que alcanzar un punto donde tiene que ocurrir algo más. Ahora bien, ¿cómo afrontar esta cuestión de forma lógica? En nuestra evolución, ¿qué nos ha ocurrido? Éramos animales y nos convertimos en seres humanos. ¿Qué tienen de especial los seres humanos en comparación con los animales?

En la consciencia del hombre hay una nueva dimensión. Por ejemplo, si lleváis a un caballo a un camino sucio no siente nada: la suciedad, la basura, la belleza, los colores, nada, le da igual. Pero si lleváis a un ser humano a un sitio sucio o a una casa sucia, enseguida lo entiende, no le gusta. Así pues, lo que ha llegado a nuestra consciencia es una nueva dimensión, en comparación con los animales. O podemos decir de una manera muy científica que, en nuestro Sistema Nervioso Central, hemos desarrollado una nueva consciencia.

Tenemos dominio sobre aquello que está en nuestro Sistema Nervioso Central. Supongamos que siento que esto está caliente, cualquiera puede sentir lo mismo; supongamos que digo que este es el color particular de ese pájaro de ahí, todo el mundo dirá lo mismo. Aquello que está en la consciencia de un ser humano y digo en la consciencia -no en el mito o en la alucinación si no en la realidad- en lo que se refiere a sus órganos de los sentidos es en todos lo mismo. Una persona que siente calor no dice que siente frío ni vendrá otro a decir que siente frío, todos dirán que sienten calor.

Por tanto, una cosa es cierta: que la Verdad es solo una, no puede haber dos y que cualquier cosa que tenga que ocurrir en nuestra evolución ha de tener lugar en nuestra consciencia. Es como cuando el pez se convirtió en tortuga; cuando el pez evolucionó en tortuga, ¿qué le ocurrió? En su conciencia de tortuga empezó a sentir a la Madre Tierra, perdió algo que tenía el pez y empezó a sentir algo nuevo.

De la misma manera -si algo ha de ocurrir en nuestra evolución- tenemos que ser algo más en consciencia, más dinámico. Para esto nos podemos ayudar de los escritos de muchas personas, por ejemplo podemos considerar a Jung como uno de los que ha escrito sobre ello. Jung dijo: “Cuando el desarrollo ocurra nos convertiremos, nos “volveremos” colectivamente conscientes”. Dijo “nos volveremos”, no dijo “todos empezaremos a hacer lo mismo, a comportarnos de la misma manera”, dijo “os convertiréis”, “seréis conscientes de ello”, no inconscientes.

Así pues, cuando buscáis el Espíritu, si el Espíritu ha de iluminaros, quiere decir que en vuestra consciencia conoceréis algo más de lo que sabíais hasta ahora. Por ejemplo podéis sentir hoy el calor y el frío, pero quizá con esta nueva consciencia podríais sentir algo diferente. Lo dijo muy claramente: “Tenéis que volveros colectivamente conscientes”. Así pues, el “convertirse” es el punto importante en nuestra evolución, nada más. Nos “convertimos” en algo más.

En sánscrito, por ejemplo, se dice de un alma realizada, (para los indios es un conocimiento muy común, no es muy difícil de comprender), se le llama “dwijaha”, aquél que ha nacido de nuevo y a un pájaro también se le llama dwijaha, porque el pájaro primero nace como huevo y luego crece, madura, y después acaba convirtiéndose en pájaro. Algo parecido ocurre con la Realización. Vosotros también sabéis que en Pascua se regalan huevos, es el mismo símbolo: somos huevos y hemos de convertirnos en pájaros. Así pues, ahora, en este nivel en el que todavía somos seres humanos, estamos limitados igual que un huevo y tenemos que crecer hasta convertirnos en pájaros.

Todas las demás cosas de las que habla la gente no son la Realización. Yo podría decir: Si os hipnotizo profundamente podría daros biberones y podríais tomároslos como bebés, incluso sabiendo que es algo improcedente, lo haríais porque estáis hipnotizados. No cualquier actividad que hacemos nos lleva a la Realización. Porque en los logros como seres humanos, no habéis hecho nada para alcanzarlos. No nos cortamos las colas de mono para convertirnos en seres humanos. Ha ocurrido espontáneamente, como una flor que se convierte en fruto. Es un proceso vivo; no comprendéis que cualquier cosa que os haya de ocurrir es un proceso vivo, no un proceso muerto. Cualquier cosa que nosotros hacemos es muerta: como ponerse cabeza abajo, saltar, correr. Podemos hacer muchas cosas, pero eso no es un proceso vivo.

Un proceso vivo es cuando os convertís en algo. Y ese “transformarse” es lo que debería pedir cualquier buscador honesto. Si no sois honestos es difícil. Pero incluso si sois honestos pero estáis identificados con ideas falsas de algún libro porque lo habéis pagado o habéis pagado a alguien de alguna organización, eso no va a ayudar. Lo que tenemos que ver es que nos convertimos en algo y por eso os dije ayer que os convertís en el Maestro. Os convertís en el Profeta, como ha dicho Blake: “Los hombres de Dios se convertirán en profetas y tendrán los poderes de convertir a otros en profetas”. Así pues, para ser honestos con vosotros mismos, deberíais preguntaros: “¿Me he convertido en profeta y puedo convertir a otros en profetas?”

Esta es una manera muy simple de considerar nuestra Realización y es que todos somos capaces de convertirnos en profetas. Porque todo está dentro de vosotros, toda la maquinaria está dentro, sois como un ordenador, solo tenéis que enchufaros a la corriente y empezará a funcionar. Simplemente tenéis que convertiros en eso. Si no os convertís en eso, todas las demás cosas, como formar organizaciones, etc., no sirve para nada, no tiene valor, incluso diría que es un error.

¿Qué es lo que habéis conseguido cada uno de vosotros? Supongamos que alguien como Ray dice: “¡Oh! Madre vio una luz y ocurrió esto y aquello y tiene tal y tal Poder,” todo esto no sirve para nada. Lo que importa es qué os ha ocurrido a vosotros. Puede que yo sea el rey de alguna parte y qué, a vosotros no os importa. En qué os habéis convertido vosotros es lo que importa. Y para esa transformación, si yo os digo que todo lo que necesitáis está dentro de vosotros, tengo que demostrarlo, eso es todo. En realidad este conocimiento no nos es desconocido, de hecho se ha descrito desde los tiempos de Moisés, Él lo llamó la “zarza en llamas”. ¿Qué es la zarza en llamas? Nadie lo sabe, solo dicen que era una zarza en llamas, pero si veis la Kundalini totalmente iluminada, si sois capaces de verla, es igual que una zarza en llamas. También se dice en la Biblia: “Apareceré ante vosotros como lenguas de fuego”. ¿Qué es esto? Nadie lo sabe, nadie lo explica. Estas lenguas de fuego no son otra cosa que los centros cuando son iluminados que parecen justamente como lenguas de fuego. Pero no necesitáis verlas. Cuando estáis fuera veis el pabellón, pero si estáis dentro no veis el pabellón solo veis la sala. Por esto uno debería entender que no se trata de que vaya a ocurrir lo que uno piensa, sino de aceptar lo que realmente ocurre.

Primero tenemos que librarnos de las falsas identificaciones con nuestras ideas: ocurrirá esto, ocurrirá lo otro; debería ocurrir esto o aquello, debería ver una luz, debería volar; hay mucha gente que paga dinero por aprender a volar. ¡Es absurdo! ¿Para qué querríais aprender a volar? Yo no lo entiendo, pagan mucho más dinero que el que se necesitaría para viajar alrededor del mundo entero, creedlo, si viajáis alrededor del mundo en avión os gastaríais menos dinero que en este asunto del vuelo, ese asunto del “escuadrón de vuelo”. ¿Y qué significa esto? Debemos comprender qué es esto. ¿Dónde nos metemos cuando intentamos lo del vuelo? Y estos métodos de sugestión son tan sutiles que no lo podéis comprender. Seguís y seguís. Como en este asunto del volar: el que era el director de la academia ahora tiene epilepsia, su mujer tiene epilepsia, sus niños tienen epilepsia. Vinieron todos a mí. Perdieron su casa, perdieron todo. Sin dinero. Y esto es lo que ha ocurrido con toda esta broma del volar.

Así pues, debemos comprender que uno no puede pagar por su evolución, no podéis pagar. Es algo muy simple de comprender. Como os dije ayer, ¿creéis que si pagamos a esta flor, se convertirá en fruto? Es un proceso vivo por el cual no se puede pagar ya que no entienden de dinero, los procesos vivos no entienden de dinero. No conozco a ningún ser humano, supongamos que uno padece indigestión y va y pone dinero sobre su estómago y dice: “Venga ahora te pago así que, digiere mi comida”. ¿Lo hacemos así? Lo mismo ocurre con el más alto de los procesos vivos por el cual no podéis pagar. Es una cosa muy sutil de comprender para los seres humanos porque creen que uno debe pagar por todo, si no, no funciona. Si vas a comprar una máquina y quieres que sea una buena máquina, tienes que pagar por ella. Si funciona tienes que pagar, si no funciona la puedes tener gratis pero si funciona tienes que pagar. Cualquier moto, si es gratis es que es chatarra y tienes que pagar para llevarla al desguace. Está siempre en la cabeza de la gente que uno tiene que pagar y esto es muy erróneo, no podéis pagar. Estoy hablando de los procesos que están más allá de lo humano, los seres humanos no los llevan a cabo. No podemos transformar una flor en fruto. El proceso vivo en sí mismo está más allá del alcance humano. Pero cuando os volvéis “súper humanos” podéis hacerlo. Y esto es lo que debería ocurriros a vosotros, si no os ha ocurrido, todo el resto de cosas son erróneas.

Os lo digo con gran preocupación, porque la gente que está en el mercado, que os vende promesas, lo está haciendo muy bien: saben cómo seduciros, cómo daros ideas, cómo daros falsas identificaciones y os identificáis con ellos completamente hasta que desaparecen y os dejan plantados. Decís: “¡Oh, Dios! ¿Qué ha ocurrido?” Una cosa es cierta, y es que vuestro Espíritu no se ha perdido. Está ahí. A pesar de todos los errores, cualquiera que haya sido vuestra búsqueda, el Espíritu reside dentro de vosotros -a pesar de todo- mientras viváis. Y este Espíritu ha de ser traído a vuestra mente consciente, es decir, a vuestro Sistema Nervioso Central. Deberíais sentir los poderes de vuestro Espíritu en vuestro Ser. Y esto es Sahaja Yoga. Sahaja, como os deben haber dicho, significa “nacido contigo”.

Ayer os hablé del lado izquierdo, que es el poder del deseo y a través de este poder tenemos todos los condicionamientos, todos los engaños de la materia, las cosas materialistas, podemos decir que acumulamos todo nuestro pasado, y el pasado se extiende hasta el Subconsciente Colectivo. También os dije ayer que el cáncer es una enfermedad causada por la conducta extrema del lado izquierdo de la gente. Si la gente se va al lado izquierdo de forma extrema, contraen esta enfermedad del cáncer; enfermedad que se puede curar, siempre que podáis traer a un caso tan extremo al centro puede curarse, sin duda.

Luego está el lado derecho, del cual os hablaré ahora. ¿El señor que estaba preguntando ayer está aquí? Estaba muy ocupado haciendo preguntas ayer, creo que no está muy interesado en la búsqueda.

Entonces, el segundo lado es el poder por el cual actuamos: primero deseamos y luego actuamos. Este poder del lado derecho está expresado en nosotros como el Sistema Nervioso Simpático Derecho. La ciencia viene del mismo lado, solo que habla de las cosas materiales, mientras que esto refleja las cosas sutiles que están dentro de nosotros. Este poder del lado derecho -que existe dentro de nosotros- provee de energía a nuestras capacidades físicas y mentales para actuar. Esta acción tiene lugar cuando deseamos algo y queremos llevar a cabo ese deseo, entonces entramos en acción.

Uno tiene que entender qué clase de poder es este. Este poder se llama “prana shakti” en sánscrito. Prana, y el del otro lado, el izquierdo, “mana shakti”. Es el poder de las emociones o, podemos decir, de la mente. El inglés no es un idioma que distinga esto claramente, pero podemos decir que el “mana shakti” y el “prana shakti” son dos poderes que existen dentro de nosotros y empezamos a usarlos como izquierdo y derecho, como el freno y el acelerador de un coche, hasta que dominamos el arte de conducir, pero mientras esto ocurre, cometemos errores. La mente humana tiene la especialidad de irse a los extremos. Supongamos que le digo a alguien: tienes que meditar, lo hará durante cinco horas, no hay necesidad de meditar cinco horas o cualquier otra cosa, pero si le decimos a alguien: ponte cabeza abajo, lo hará durante diez horas.

No hay necesidad de irse a los extremos, tenemos que estar en el centro y ser gentiles con nuestro cuerpo y con nuestro Ser; no hay nada por lo que ponerse frenético o por lo que exasperarse, es una cosa muy simple lo que os tiene que ocurrir. Por ejemplo, pensad en una semilla plantada en un lugar con la música muy alta y mucho ruido alrededor, todos gritando, corriendo alrededor, ¿qué ocurrirá? Esa semilla nunca germinará. Si está en un lugar tranquilo adecuado para ella o, al menos, no está en un tiesto inclinado, sin duda se convertirá en un hermoso árbol o en una hermosa planta, lo que sea en lo que se ha de convertir. Si estamos demasiado en los extremos, vamos al lado izquierdo y al lado derecho.

Si vais al lado izquierdo, como os dije ayer, lo que ocurre es que todas estas cosas como la hipnosis, la “percepción extrasensorial” y la mayoría de los gurus, intentan sus trucos -como hipnotizaros- y la gente se vuelve absolutamente loca por su guru. “¡Oh, es nuestro guru!”. Y se comportan como gente sin cerebro. “¡Oh, no siento ningún temor con él!” Lo que ocurre es que percibís un sentido de seguridad en este señor, así pues, pensáis: “Si le sigo y si él se va al cielo, yo voy al cielo con él”. No ocurre así, tenéis que ir individualmente al cielo y os tenéis que convertir en vuestro propio guru y saber todo al respecto. No se trata de que alguien pueda poner un remolque detrás y suba gente en él diciendo: “Venga, nos vamos al cielo”; de hecho, la mayoría de esta gente está yendo al infierno y vosotros los seguiréis muy rápido. Así que nunca, creedme, nunca es así; si alguien dice que siguiendo a un cierto guru iréis al cielo, está absolutamente equivocado.

Debéis seguir el Principio y todo guru que es un guru real os dirá siempre, siempre, que tenéis que convertiros en algo nuevo. Nunca os dirá: “Ok, dadme el dinero y ahora que habéis pagado ya sois miembros y ahora sois mis niños y ahora sois mis discípulos y ahora os daré amor, tengamos amor”. ¿Dónde está el amor? Y dadme más dinero, dadme rolls royces, dadme esto y aquello y -como locos- lo hacemos pensando que estas cosas pueden intercambiarse.

Ahora bien, como buscadores tenemos todo el derecho a encontrar nuestro Espíritu y no tenemos que ser engañados por ninguno de estos trucos y prácticas de esta gente o, incluso diría, prácticas muy siniestras que están empleando. No solo que os engañen por dinero, no me importa que sean contrabandistas, si quieren tener dinero que lo tengan; lo peor es que destruyen vuestras oportunidades de tener la Realización, de lo cual no os dais cuenta. Y, una vez que se han destruido, es muy difícil obtener la Realización y -si no trabajáis muy duro sobre ello- será una situación imposible. He conocido gente que ha sufrido a causa de esto.

Entonces, esta acción se lleva a cabo dentro de nosotros, en el lado derecho, a través de nuestras capacidades mentales y físicas. Supongamos que pensamos en el futuro, así empieza la planificación: “Voy a hacer esto mañana o pasado mañana y nos sentamos para decidir qué haremos, tenemos que encontrar algo y después comprar un billete e ir allí…”; la mente trabaja para el futuro tanto que nos volvemos absolutamente futuristas, hasta tal punto que me he encontrado gente tan futurista que incluso olvidan su propio nombre, ¿podéis creerlo? Que no recuerden el nombre de su padre, vale, pero que no recuerden su propio nombre…, están locos. No recuerdan su propio nombre, no saben dónde están, qué hacen, me he encontrado gente de esta clase que son realmente gente enferma porque se han vuelto tan futuristas que no saben nada de su pasado. Este comportamiento futurista comienza en una sociedad donde la gente siempre piensa en el futuro. “¿Qué haré, qué voy a hacer mañana, qué voy a conseguir mañana?” Y todas estas cosas conducen la atención al extremo derecho.

Ahora bien, en este lugar estamos en un sitio muy peligroso, muy peligroso. Cuando empezamos a mirar al futuro, la visión del futuro es una cosa imaginaria, absolutamente imaginaria, porque lo que pensáis del futuro no existe. Lo que existe es el presente, tenéis que estar en el presente, no en el futuro. La gente os dirá que tenéis que estar en el presente, pero ¿cómo? No podemos, o estamos en el pasado o en el futuro. Porque, cuando la ola de pensamiento sube, asciende y luego desciende, otra ola asciende, sube y después baja. Pero esta ola que asciende y a la que seguimos, no la vemos bajar. Otra ola de pensamiento asciende y lo vemos pero no vemos a dónde va. Así pues, estamos saltando en la cima de estas olas y no sabemos que quizá estamos en el pasado o quizá en el futuro. Pero en el centro de estos dos pensamientos está el presente y no sabemos cómo llevar nuestra atención allí y además es una cosa muy difícil y decir simplemente que deberíamos estar en el presente no es posible.

Todas estas cosas como: “Deberíais hacer esto, deberíais hacer lo otro”, no van a funcionar hasta que haya luz. Por ejemplo, no hay luz en esta habitación y decís: “Camina recto”, no podéis caminar porque no sabéis dónde está el paso, ni cómo caminar. Incluso si dais la orden de caminar o lo que queráis, simplemente no podréis caminar recto sin tocar alguna de estas sillas, porque no hay luz, no podéis ver.

Así pues, uno ha de entender que en la vida futurista, es decir, cuando vivimos y planeamos demasiado para el futuro lo que estamos haciendo realmente es vivir en un mundo imaginario. Sabemos muchas historias de gente que vivieron en mundos imaginarios y cómo se encontraron al final con todo destruido. Y luego hay gente que funciona solo a través de su esfuerzo físico y al volcarse totalmente en el esfuerzo físico se crean otro problema: se vuelven gente con una orientación unilateral hacia lo físico. Y si vuestra orientación es solo a lo físico, el Espíritu se enoja con vosotros.

Entonces, el movimiento al lado derecho lo lleva a cabo la gente que es muy meticulosa, gente que es muy particular con el tiempo y que son muy firmes con las cosas, gente muy seca y estricta y que no tolera ningún absurdo. Una clase de gente que os encontráis muy a menudo y que se convierten en un dolor de cabeza, son gente muy aburrida. No podéis soportar su compañía, son gente aburrida. Y os darán grandes discursos sobre cómo ser firmes, cómo ir siempre hacia adelante, erguidos. En la naturaleza nada es rígido, todo se mueve hermosamente porque la naturaleza es creada a base de variedades y la variedad trae consigo la belleza. Esa gente no piensa en la belleza, no piensan en el amor, en la compasión, en nada. Para ellos estamos en un mundo muy meticuloso, y así es cómo viven. Esa gente está desarrollando un gran ego internamente, como veis, allí hay una cosa amarilla en la cabeza llamada ego.

Por la acción del lado izquierdo, el lado emocional, desarrollamos el superego pero por la acción del lado derecho desarrollamos el ego. Este ego no es fácil de ver. Porque si tenéis superego tendréis dolores en el cuerpo, os sentiréis miserables, tendréis arrugas en el rostro y pareceréis “desgastados”. Pero si tenéis ego parecéis tan dinámicos… Podemos decir que Hitler era el extremo de este ego y a él se le metió en la cabeza que era algún tipo de encarnación de Dios y que tenía que salvar al mundo, que él conocía todo sobre las razas y que él era el encargado de salvar una raza en concreto. Este tipo de idea viene de esta clase de gente que es del lado derecho, son muy agresivos. Puede que hablen muy bien, pueden aparentar que son humildes o pueden ser muy buenos hombres de negocios, podrían ser cualquier cosa, pero no saben que tienen a este “señor ego” subiéndose a sus cabezas como un gran globo y que flotan en el aire. Al final del ego solo hay estupidez. Os sorprenderá, pero al final del ego solo hay estupidez. Esa clase de gente se autoconsienten todo tipo de cosas estúpidas y dicen: “¿Qué hay de malo?”

Por ejemplo, he conocido gente mayor comportándose de formas muy estúpidas y dicen: “¿Qué tiene de malo?” Imaginad a un viejo de, digamos noventa años, que ni siquiera puede andar sin bastón y se pone a bailar como vosotros; se acaba cayendo y piensa: “¿Qué hay de malo?” Como una señora que conocí, tenía unos ochenta y cinco años; murió al caerse del caballo en el que iba. Naturalmente, lo que quiero decir es: ¿qué otra cosa se puede esperar a los ochenta y cinco? Es evidente que una señora de ochenta y cinco debería sentarse en casa, cuidar de sus nietos, podría tener incluso bisnietos. En lugar de eso, ¿por qué quiere ser una chica de veinticinco años y subir a un caballo? Hacen todo tipo de cosas estúpidas y luego dirán: “¿Qué hay de malo? No hay nada de malo en la estupidez. ¿Qué tiene de malo?” Pero estas personas son un dolor de cabeza para otros, para la sociedad.

La gente que tiene superego son problemáticos para sí mismos, pero los que son egoístas son un problema para los demás. Continuamente corrigen a los demás, los torturan, imponen sus ideas sobre ellos y pueden ser gente de mucho éxito, porque nada tiene tanto éxito como el éxito. Martillean las cabezas de la gente diciendo cosas como: “Esto es verdad y esto otro es verdad”. Y cuando vosotros comenzáis a repetirlo una y otra vez, de pronto, empezáis a creerlo: “Sí, debe ser verdad”. Diría que estas personas son mucho más peligrosas que las del tipo superego.

Pero para la gente que no conoce los trucos del superego, deben saber que también pueden ser muy, muy, muy peligrosos, porque son muy sutiles, no puedes verlos, os hipnotizan, pueden poseeros y pueden ser muy astutos, pudiendo poner en marcha toda clase de métodos de los que no os dais cuenta. Así que, no es fácil escoger cuál es mejor y cuál es peor. Ir a cualquiera de los dos extremos, izquierdo o derecho, está mal.

Veamos ahora qué ocurre físicamente. Como os dije acerca del cáncer, proveniente del lado izquierdo, ¿qué le ocurre físicamente a la gente que es futurista? Tenemos un centro especialmente para la conducta futurista llamado Swadisthana chakra, que manifiesta en el aspecto físico el plexo aórtico dentro de nosotros. El Swadisthana es muy importante para los seres humanos, especialmente para la gente desarrollada. Con este chakra, en realidad convertimos la grasa del estómago para el uso del cerebro. Este es el centro de Surya, del Sol. Cuando empezamos a pensar, estas células se vuelven útiles para el cerebro.

Si pensáis continuamente, continuamente pensando, ¿qué ocurrirá? No es que os vayan a salir cuernos por eso, es que consumís toda esa grasa, consumís todas esas células, necesitáis reemplazarlas y para eso el Swadisthana tiene que trabajar muy duro, para convertir las células en útiles para el cerebro. Pero, aparte de hacer eso, el Swadisthana chakra ha de cuidar otras cosas, por ejemplo: el hígado, el páncreas, la bilis, los riñones y también el útero en las mujeres. Entonces, cuando el Swadisthana chakra está ocupado haciendo solo un trabajo, hay otras funciones que son descuidadas y así desarrolláis una terrible enfermedad llamada “problema de hígado”.

El problema del hígado es otra cosa que vosotros no sentís; los demás se dan cuenta de que tenéis “mal hígado” por vuestro mal temperamento, la manera en la que sois meticulosos, la manera en que le ladráis a la gente y la manera en la que nunca estáis satisfechos con nada, la manera en que criticáis a otros; todo esto denota problema de hígado y la gente con este problema nunca están contentos consigo mismos porque, después de todo, el hígado cuida de la atención y en ellos la atención es horrible, es así (mueve los ojos de un lado a otro) no pueden mantener una atención firme.

En la calle, uno se mete directamente al coche porque está viendo algo que se supone no debería mirar. Pero si no paráis de mirar de un lado a otro continuamente, no podréis ni caminar. No encontraréis a ningún animal que camine así, solo los seres humanos lo hacen. Si los veis por la calle, es sorprendente. ¿Hacia dónde caminan? No caminan recto, no miran recto, sino que sus ojos van de aquí para allá, porque su atención es inestable y su atención es inestable a causa de su mal hígado.

Así que, el hígado es una cosa muy importante. Una cualidad del hígado es su especial capacidad para extraer todos los venenos del cuerpo como calor; y el calor en el cuerpo debería transformarse o si no, transferirse a la sangre o al agua de la sangre y esta tiene que ser extraída de vuestro cuerpo en forma de transpiración o de otra forma. Pero lo que ocurre es que cuando el hígado está estropeado no puede hacer esto, no puede pasar su calor al torrente sanguíneo y el calor permanece en el cuerpo y vuestro cuerpo se vuelve como un auténtico horno y ese calor os crea un montón de problemas.

¿Qué ocurre en Sahaja Yoga cuando sube la Kundalini? Cambia la forma de la sangre. El hidrógeno y el oxígeno que se han depositado en la sangre de una manera extraña a causa del calor, se invierten y empiezan a recibir este calor en su interior. Por eso, la gente con mal hígado, sienten algo de calor cuando la Kundalini sube. Pero eso se puede solucionar dando paz y descanso a ese hígado y podéis curarlo, sin duda.

La segunda cosa que os ocurre es con el páncreas, que os da diabetes. Solo una persona que piensa demasiado coge diabetes. Por ejemplo, un granjero hindú no sabe lo que es la diabetes. Entonces dejáis el azúcar, pero esa no es la manera de parar la diabetes. La diabetes viene porque pensáis, pensáis, pensáis, pensáis demasiado. Los médicos no entenderán esto por eso dicen que es incurable, porque no relacionan el pensar con la enfermedad. Y esto es lo que ocurre cuando pensáis continuamente como locos, que contraéis diabetes. La diabetes también se puede curar si obtenéis la iluminación. También podéis curar la diabetes de otras personas porque -debido a que este poder vital, que lo integran estos tres poderes, fluye a través de vosotros- podéis reponer vuestra energía una y otra vez, entonces podéis dar más a otros cuya energía está exhausta y, de alguna manera, llenarlos con éste poder y curarlos.

Pero el tercero es el peor de todos, es el cáncer de sangre, a causa del bazo. El bazo es un órgano muy importante dentro de nosotros porque es el centro de la paz. El que no tiene un bazo sano no puede ser una persona pacífica. Es una cosa muy simple pero ni los médicos, ni tampoco los científicos, son capaces de relacionarlo con algo muy simple. Esta cosa tan simple es que cuando comemos los alimentos, si estamos agitados, estamos en camino de tener problemas con el bazo y podemos contraer cáncer de sangre. Incluso, si la madre o el padre tienen ese temperamento, los niños podrían nacer con cáncer de sangre. Pero nos agrada deciros que tuvimos un caso de cáncer de sangre en Nueva York; mientras yo estaba en India -en un pueblo- alguien vino a decirme que tal y tal muchacho de dieciséis años está enfermo de cáncer de sangre y que los médicos han diagnosticado que va a morir en menos de dos semanas. Los médicos diagnostican siempre, son muy buenos diagnosticando, nada más. Cuando este caso llegó a mí, les dije: “Yo no puedo hacer nada, estoy en un pueblo, pero podéis telefonear a una de las sahaja yoguinis. Estaba en Inglaterra pero ahora está en Nueva York, ella se encargará de este caso”. Es sorprendente, pero el muchacho se curó completamente; salió del hospital, vino verme y ahora ha vuelto a los estudios. Quiero decir que hemos curado muchos casos de cáncer de sangre, pero no estamos aquí para curar gente o como sanadores, ese no es nuestro trabajo. Ocurre espontáneamente como consecuencia del despertar de la Kundalini. La cuestión principal es haceros doctores a vosotros, haceros eruditos; tenemos que hacer de vosotros seres humanos -colectivamente conscientes- que han de entrar en el Reino de Dios para residir allí: en su paz, gozo y bienaventuranza.

Están también los problemas de riñón, presión alta, todos se deben a lo mismo. La gente se preocupa, se vuelve ansiosa y esta ansiedad viene a vosotros simplemente como un hábito. He conocido a gente que tan pronto como dices: “Has de ir a tal sitio en avión”, súbitamente la palabra avión dispara esa ansiedad, se vuelven locos. No saben lo que hacen, olvidarán su pasaporte, olvidarán su equipaje, olvidarán cualquier cosa, están histéricos. Si vais a un aeropuerto notaréis el Nabhi izquierdo, que es como llamamos a este centro, el bazo se pone loco. Entonces, cuando coméis o hacéis algún trabajo se crea una emergencia y se necesita más sangre para digerir esa comida. Este pobre bazo trabaja muy duro para crear esa cantidad extra de células sanguíneas. Pero, si a la hora de comer estáis también leyendo un periódico, eso es lo peor que uno podría hacer en la mañana. Horrible. Leéis el periódico, coméis, vuestro bazo se resiente porque surge otra emergencia. Después os montáis en vuestra bicicleta con un sándwich en la mano, lo cual es peor todavía. Vais corriendo al trabajo y, de pronto, encontráis un atasco en el camino, entonces estáis todavía peor y os ponéis tan histéricos que no comprendéis lo que la persona en frente de vosotros está diciendo: “¿Qué le pasa a ese, por qué no puede ir más rápido?” Y el mismo individuo le está diciendo algo parecido al que tiene delante. Así que, con esta locura en marcha, con esta carrera de galgos en marcha, si coméis en medio de esto, en medio de este histerismo, desarrolláis este problema tan peligroso llamado cáncer de sangre, que es muy común entre la gente joven.

Y ahora, el último problema -aunque no el menor- es el del corazón. Cuando prestáis demasiada atención a todas estas cosas externas, cosas materiales, a todo vuestro desarrollo material, a vuestro desarrollo físico y a la excesiva computerización de vuestro cerebro, entonces descuidáis la atención necesaria a vuestro Espíritu -que reside en el Corazón- y éste retrocede; y cuando este retrocede ocurre el ataque al corazón. Solo a una persona del lado derecho le da un ataque al corazón, nunca a una del lado izquierdo. Le dije esto a un doctor y, sorprendentemente, dijo que en un hospital mental nunca se necesita un cardiograma, no lo necesitan, nunca ocurren ataques al corazón allí. Sorprendentemente, a un loco nunca le da un ataque al corazón. Un loco usa más su corazón, su lado izquierdo, sus emociones y su corazón debería estropearse, pero no, lo que se estropea es su cerebro. ¿Podéis imaginarlo? Y al que usa el cerebro, se le estropea el corazón.

Este equilibrio es creado en nosotros por la naturaleza. Observad cómo la naturaleza trata inteligentemente de guiarnos al centro: no ir a los extremos, permanecer en el centro, entonces evolucionáis muy rápidamente. Así pues, este es nuestro lado derecho, el lado futurista y -como sabéis- todos somos muy futuristas por temperamento. Esta actitud futurista no puede ser curada diciendo: “Deja ya de pensar”, no podéis hacerlo, simplemente no podéis. Si yo os ordeno: “¡Parad de planear!”, no podéis hacerlo, no podéis evitarlo. Tenéis que hacer ese tipo de planes. Y os dais cuenta de que todos esos planes fallan porque no están relacionados con los planes del Divino. El Divino tiene otros planes y nunca coinciden con los vuestros. Por eso fallan vuestros planes y os quedáis de repente totalmente frustrados. No entendéis cómo ha ocurrido.

Para vuestra comprensión, debéis saber que hay un Poder divino. Puede gustaros o no. Todo el trabajo viviente que se hace a cada instante: millones de flores que se convierten en frutos, una semilla que se convierte en árbol, una determinada semilla se convierte en un determinado árbol, todas las elecciones que se hacen, toda la manera organizada en la que actúa la química, la manera en que la química se rige por leyes periódicas; todo lo que veis en este mundo está tan bien organizado, que tiene que haber alguien haciéndolo.

Así que, hay un Poder divino rodeándonos, no hay duda al respecto. Pero todavía no lo hemos sentido, eso es todo. Que no lo hayamos sentido no significa que no exista. Existe y lo hace todo. Hemos visto, en nuestra propia experiencia, que están ocurriendo muchas cosas vivientes. Lo damos por sentado, no nos preocupa. Por ejemplo, en la vida humana misma, para que un niño nazca, un feto ha de albergarse en el cuerpo. Normalmente la ley de la ciencia médica es esta: Si algo extraño entra en el cuerpo, es expulsado inmediatamente, todas las fuerzas están predispuestas y organizadas para expulsarlo. Pero lo que encontramos es que, cuando el feto surge, todo el sistema funciona para nutrirlo, cuidarlo, realmente se preocupa por él. Muy cuidadosamente el agua es creada a su alrededor de forma que nada lo perturbe y todo tipo de cuidado es realizado por el cuerpo para cuidar del feto; cuando el feto está listo, es expulsado.

¿Quién hace eso? ¿Quién? Tenemos que hacernos esta pregunta algunas veces. Después de todo, ¿por qué nos hemos convertido en seres humanos? ¿Qué necesidad había? ¿Qué necesidad? Y si no hemos obtenido la respuesta eso quiere decir que todavía estamos en transición y que hemos de llegar al lugar en el que obtengamos la respuesta.

Hemos sido creados como seres humanos para sentir ese Poder divino, para utilizar ese Poder divino y así disfrutar del gozo de la Divinidad. Ese Poder divino es el Ser Colectivo, el que nos da colectividad. El Espíritu en nuestro Corazón es el Ser Colectivo, es el que manifiesta y hace fluir el Poder divino, y así es cómo, una vez que estamos conectados a la fuente, nos empezamos a convertir en aquello para lo que hemos sido creados. Como una máquina, una vez que se enchufa obtiene su significado; pero esta máquina, aunque está conectada, no es consciente de la electricidad ni de mi voz, de nada. Pero un ser humano, cuando se conecta a la Fuente, se hace un ser consciente y esto es lo que debéis ver.

Cuando obtenéis la Realización podéis subir la Kundalini de otros, podéis dar la Realización a otros. Ray mismo ha dado muchas. Lo hizo incluso en Riad. Lo hizo allí donde quiera que fuese. Es como vosotros, un ingeniero, igual que vosotros; era igual que vosotros y ahora os sorprendería saber el conocimiento que tiene de sí mismo y de los demás. Y llega un cambio completo porque, una vez que obtenéis el Espíritu, cuando obtenéis lo más alto, todas estas cosas mundanas se desprenden y os convertís en maestros de vosotros mismos. No más esclavitud de ningún hábito o ninguna otra cosa, simplemente funciona hermosamente. Pero uno tiene que darse una oportunidad a sí mismo y tener paciencia. La peor parte de la inteligencia es que podéis mofaros de cualquier cosa. Ese es el camino más fácil, mofarse de todo y librarse así de ello.

Antiguamente, cuando querían encarar la realidad, como cuando vino Cristo, no se mofaron de Él. Pero lo hicieron cuando fue crucificado, a Él simplemente lo negaron. Pero ahora ese no es el problema básico, porque negar es…, requiere más esfuerzo, así que, es mejor mofarse. Es estupidez. Como digo, es estupidez mofarse de algo porque sois eso, sois el Espíritu. Sois vosotros los que tenéis que obtenerlo y si sabéis cómo mofaros, por favor, marchaos y seguid jugando con ello. Toda vuestra vida continuará igual, todas vuestras vidas seguirán igual, ¿de qué sirve eso? Y si no obtenéis la Realización, como soléis decir vosotros, habréis fracasado, habréis fracasado y se os ha dado una oportunidad.

Os pueden confortar y consolar, podéis ser redimidos, pero nadie puede haceros probar la belleza de vuestro propio Ser, eso tenéis que hacerlo vosotros mismos. Si no queréis hacerlo, muy bien. Está perfectamente bien. Sois libres de hacerlo, haced lo que queráis. Pero si queréis hacerlo, entonces, por favor, parad de ir de guru en guru como si nada, parad y ved por vosotros mismos lo que necesitáis. Es una cosa seria que debería ocurrir.

Hasta que los seres humanos evolucionen, ninguno de los problemas del mundo se va a resolver, ninguno de los problemas, creedme. Cualquier cosa que han conseguido con su pensamiento, por ejemplo, digamos que han creado la democracia, el comunismo, etc. Todo esto no tiene significado en realidad, ningún significado en absoluto. Porque, por ejemplo, podríais decir: “Soy muy poderoso, soy un capitalista, pero no puedo vivir sin dar a otros, así que, soy comunista. Soy un completo capitalista y un completo comunista”. Todo existe dentro de mí y estas ideas son todas artificiales, el que hagáis que un grupo de gente sea democrático y otro comunista. Porque, en la medida en la que estén apegados al egoísmo y a todo lo demás, no les va a servir para nada bueno todo esto.

Ahora bien, el desapego llega cuando os volvéis uno con el Espíritu, porque no está apegado y os da esa luz, ese desapego desde el que podéis ver todo como una obra de teatro. Y solucionáis todo muy bien. Os volvéis tan dinámicos, tan dinámicos, que os sorprendéis de vuestro propio dinamismo. Aparte de eso, uno tiene que comprender que hay un Poder, que es un Poder Omnipresente, un Poder que piensa, organiza y os cuida. Muchas cosas han ocurrido a los sahaja yoguis, si tuviera que contároslas todas, os sorprendería. Han ocurrido cosas sorprendentes. Pero Krishna lo ha dicho claramente, “jogakshema vahamyaham”, significa, “Cuando obtenéis el yoga obtenéis el bienestar”. Después del yoga. Él dijo, primero yoga, debe ocurrir primero la unión, después obtenéis el bienestar. He visto gente que va a los llamados gurus, etc., y cae enferma, con la cara pálida, personas absolutamente acabadas, ya no sirven para nada, gente absolutamente miserable. ¿Cómo esta gente podría tener el yoga?

Con esta energía no solo físicamente, mentalmente están en paz, están llenos de compasión y amor. Y la compasión no habla, solo fluye y fluye, emite, podéis dar compasión incluso a las flores. Si las flores están muriendo, podéis darles esto y vivirán por un tiempo. Si hay, digamos, árboles que se están muriendo, si les dais esto prosperarán. Si se lo dais a los animales, serán diferentes porque, por primera vez, después de obtener este poder, estáis devolviendo algo a la naturaleza. Hasta entonces habéis cogido siempre de la naturaleza. Ahora es la primera vez que empezáis a dar algo a la naturaleza. Porque la compasión simplemente fluye, no recibe nada, solo fluye hacia otros y esto debería ocurriros a vosotros.

No estéis satisfechos con cosas vulgares, con cosas absurdas que son una imitación de ideas de la masa. Estoy hablando de colectividad donde cada individuo es consciente. No es una actividad de masas, es colectividad. Que Dios os bendiga.

Espero que hoy muchos obtengáis la Realización, lleguéis a ser uno con vuestro Espíritu y sintáis vuestra colectividad. Es lo que espero de verdad. Brighton es para mí un lugar muy especial dentro de Inglaterra y siempre he dicho que Inglaterra es el Corazón del Universo. Es muy importante el hecho de que sea el corazón, sin duda, y por eso William Blake dijo que tenía que convertirse en Jerusalén. Hay mucha verdad en lo que Él dijo. Dijo muchas cosas sobre Sahaja Yoga y son totalmente ciertas. Pero el corazón está perezoso, está durmiendo, lo cual es muy triste. Como cuando digo que Europa es el hígado y se dedica a beber. ¿Os podéis imaginar a qué estado llegarán todas las cosas en este caso, que sería mucho peor, si todo va en contra de la esencia de uno mismo? Y la esencia de los ingleses es que ellos son el corazón. Lo que significa que es quien articula y hace circular todo.

Todo lo que ocurre en Inglaterra se toma muy en serio. Supongamos que todos vosotros os hacéis estúpidos, entonces el mundo entero se hará estúpido. Vuestra responsabilidad es enorme y no os dais cuenta. Lo que estamos haciendo es muy importante. Parece algo muy pequeño en este país porque aquí son muy pocos los que vienen a Sahaja Yoga y se asientan realmente. Son muy pocos los que tienen ese calibre, creo. Vendrán muchos niños, como de unos diez años. Estoy segura de que vendrá gente también de mucho calibre y los buscadores que hay aquí están como nerviosos porque quieren aprender de los americanos y de los europeos. Pero no hay nada que aprender de ellos. Sois vosotros los que vais a hacer circular todo; vosotros vais a transmitir el mensaje.

Sé que este es un país muy importante y de alguna manera, mi marido fue elegido para venir a Inglaterra por lo que ya llevamos aquí ocho años, ¿podéis creerlo? Estaré aquí quizá cuatro años más, como mucho. Así que, espero que algo ocurra y que en Brighton, que es un estupendo lugar, muchos reciban la Realización y ayuden en la emancipación de los seres humanos. Muchas gracias. Que Dios os bendiga.

Si tenéis alguna pregunta debéis hacérmela. Con toda franqueza debo deciros que yo soy vuestra Madre, nunca me ofende que me preguntéis algo. Es importante porque, de hecho, yo no tengo preguntas. Sois vosotros los que tenéis que preguntarme, yo no tengo preguntas en absoluto.