Programa público: “Del Anahata al Sahastrara”

(England)


Send Feedback
Share

Programa público: “Del Anahata al Sahastrara, convirtiéndose en el Conocimiento”. Derby, Reino Unido. 11 de julio de 1982.

Me alegro de que el doctor Warren os haya podido explicar los chakras de los que os hablé ayer, porque en una sola conferencia no se pueden cubrir todos los temas. Si obtenéis la Realización y progresáis bien, podéis escuchar mis charlas, hay cientos de ellas, y entenderéis que el conocimiento es vasto como el océano.

Como os dije ayer, cuando obtenéis la Iluminación, llegáis a ser el Conocimiento. Esta es una afirmación muy confusa. La gente no entiende lo que significa “convertirse” en el conocimiento. El otro día se me acercó un señor y me dijo: “Mi guru ya me ha dado el conocimiento”. Le dije: “¿Y cómo?”. Contestó: “Porque me dijo que me había dado el conocimiento”. Aun así, “¿cómo sabes que se trata del conocimiento? ¿Por qué crees que lo que te ha dado es el conocimiento?” Y me dijo: “No, Madre, es que me tocó aquí, en la frente y vi una luz”. Le dije: “Pues aun así, esa luz la puedes ver de otras maneras también. Así que, ¿cómo sabes que lo que has obtenido es el conocimiento?” Entonces comenzó a pensar en ello y preguntó: “¿Qué me debería ocurrir si obtuviera el conocimiento?”

Le contesté: “Mira, la persona que está sentada a tu lado es un sahaja yogui. Él sabe lo que es la Kundalini y también sabe cómo subir tu Kundalini. Sabe cuál es tu problema, qué chakras tienes obstruidos, y también sabe cuáles son sus propios problemas”. Entonces me preguntó: “¿Y cómo lo sabe?” Le dije: “Lo sabe porque se ha “convertido” en el conocimiento”.

Como os dije ayer, en vuestro Sistema Nervioso Central, deberíais poder sentir a los demás y también vuestro propio Ser interno. Por ejemplo, una persona que está loca, cuando comenzó a volverse loca, no se dio cuenta, no se dio cuenta de que estaba poseída, de que estaba enloqueciendo y de que tenía que hacer algún tratamiento. No se dio cuenta de nada. Gradualmente se fue volviendo loca y ahora está en el manicomio.

Lo mismo con una persona que tiene cáncer. No se da cuenta de que tiene cáncer hasta que le dicen que le quedan quince días de vida. Esto es a un nivel físico y mental. Una persona que es egoísta, no se da cuenta de que lo es. No se da cuenta de que está agobiando a los demás ni de que los demás son una parte de él mismo. Como Hitler, que nunca se dio cuenta de que era un diablo horrible que iría al infierno. Y aquellos que estaban a su alrededor en aquellos tiempos, no se daban cuenta de que un diablo estaba creciendo en la sociedad, de que un ser maligno estaba a punto de surgir. Nadie se dio cuenta de nada. Y de repente, pasados once años, volvió como una horrible fuerza destructiva y diabólica.

De hecho, si leéis los libros escritos antes de su régimen veréis que lo apoyaban; porque decían: “Estamos en decadencia, nuestra sociedad es decadente y necesitamos a alguien que nos conduzca a más austeridad y nos haga más disciplinados. Necesitamos disciplina, debemos tener disciplina”. Por eso les gustaba Hitler, a los jóvenes les encantaba. Cuando iba a las universidades los hechizaba diciéndoles: “Debemos tener disciplina, deberíamos ser austeros, no deberíais comer tal y tal cosa, deberíais ser muy austeros”. La gente joven apreciaba mucho esta actitud. No percibían si este hombre era diabólico o no.

El Conocimiento tiene la propiedad de permitiros conocer lo sutil de vosotros mismos y lo sutil de los demás. Y lo sutil, tanto vuestro como de los demás, reside en los chakras. Estos son los chakras que hay en nuestro interior.

Estos chakras son los que suplen las necesidades que tengamos ante cualquier emergencia. Por ejemplo, si tenemos que correr muy rápido corremos muy rápido, el corazón nos comienza a latir rápido; el Sistema Simpático entra en acción. Y después estos chakras nos llevan de nuevo a un estado normal, proporcionando la energía adecuada a aquellas zonas [del cuerpo] que se han utilizado en exceso. Las normaliza.

Tanto en el lado izquierdo como en el derecho (de los chakras), tenemos una parte que procede del sistema nervioso simpático. Cuando estas partes aumentan demasiado en el chakra, se produce una separación dentro de él. En cada chakra hay una deidad y cuando ésta desaparece, se produce una separación del Todo. Porque es así cómo estamos conectados con el Todo. Es como si esta unión (de las dos partes) fuera la vértebra y, una vez rota, se rompe vuestra conexión con el Todo. El control se pierde.

Una vez perdido el control, comenzáis a funcionar por libre. Cuando una célula empieza a funcionar por libre, se hace maligna. Pierde esa relación con el Todo que es la que le proporciona equilibrio, sentido de proporción y coordinación, el “cuánto” crecer. Así es cómo se desarrolla el cáncer.

La sociedad actual se ha convertido en una sociedad orientada al ego totalmente. Decimos constantemente: “¿Y qué?” “¿Qué hay de malo en esto?” Como os estaba explicando antes Warren, dentro de nosotros hay un dharma. Tenemos dentro de nosotros diez Dharmas o Leyes o Mandamientos que debemos observar. ¿Por qué? Porque si os salís de ellas os desequilibráis y, si el desequilibrio se asienta en vosotros, entonces podéis desarrollar cualquiera de los problemas que provienen del desequilibrio.

Por eso no podemos curar el cáncer, porque no podemos hacer que las células vuelvan a su estado normal. Como mucho, podemos extraerlas del cuerpo porque han empezado a atacar a otras haciéndolas igualmente células orientadas al ego. Pero no podemos convertirlas de nuevo en células normales. Esto solo lo podéis hacer a través de las vibraciones, porque cuando vibráis estos centros (chakras), se hacen más poderosos, expanden su aura. El círculo que era pequeño se hace más grande, absorbe ambos lados (izquierdo y derecho), los atrae uno hacia el otro y las deidades despiertan de nuevo y las células empiezan a recibir de nuevo mensajes del Todo. Este es un principio muy simple y sutil. Pero la persona que tiene cáncer, ¿cómo sabe si tiene cáncer o no? Porque no hay manera de saberlo.

Sin embargo, cuando os convertís en el Conocimiento, comenzáis a desarrollar sensaciones en vuestros dedos. Se descodifica un lenguaje que os informa de qué chakras están obstruidos y cómo curarlos. Inmediatamente os ponéis alerta porque sabéis qué está ocurriendo.

La gente que tiene un problema mental no sabe que lo tiene. Algunas personas no son conscientes en absoluto, aunque finalmente se dan cuenta de que tienen problemas mentales. Un psiquiatra vino a verme. Hoy mismo ha estado conmigo, es un sahaja yogui y trató a un enfermo mental; él es psiquiatra. Y observa que siempre que está frente a mí, le tiembla este dedo [anular izquierdo] y nota también este [pulgar izquierdo]. Si el anular tiembla y el pulgar emite mucho calor, significa que hay una posesión operando en esa persona. Es tan simple como eso.

Ahora bien, a esta persona, por ser sahaja yogui, solo le lleva dos minutos limpiar esa obstrucción. Pero la persona enferma también puede curarse, porque una vez sabéis cuál es el chakra obstruido y si sabéis a qué deidades debéis despertar y cómo hacerlo, lo solucionáis. Así es cómo también los enfermos mentales pueden curarse.

Hoy había aquí un loco en la calle, estaba dando voces cuando he llegado. Decía: “Debéis buscar a Cristo, debéis buscar a Dios…” Todo esto en la calle, él mismo está loco y pretende guiar a otros, ¿adónde? ¿Al manicomio? Dando voces: “Debéis buscar al Señor, debéis buscar a Dios…”

Pero ¿cómo? ¿Cómo lo buscamos? ¿Dando sermones como, “buscad al Señor, buscad a Dios”? ¿Es así cómo se consigue? Si yo os digo ahora: “Llevad vuestra atención al interior”. Ahora estáis aquí sentados, frente a mí, es simple. Vuestra atención ahora está en mí. Pues bien, desviadla ahora a vuestro interior, ¿podéis hacerlo? Puede que digáis: “Sí, lo estamos haciendo”, pero no es así. No lo estáis haciendo en absoluto. Algo tiene que suceder en vuestro interior. Hasta que algo no se produzca, vuestra atención no puede interiorizarse.

Mucha gente cree en algo falso y continúa creyendo hasta que sufre por ello. He visto gente muy fanática que, cuando llega a la vejez, se hacen personas muy violentas o inútiles, agresivas o aburridas. Algunas incluso se vuelven medio locas y otras locas de remate. Por tanto, creer en algo sin tener el conocimiento de ello, es un juego a ciegas. Tiene que haber un sustento real.

En India, por ejemplo, tenemos el sikhismo, que es una gran religión, pero se supone que los sikhs no deben beber en absoluto. Al fin y al cabo Guru Nanak dijo: “No debéis beber”; porque sabía lo que decía. Él era una encarnación del Ser Primordial, Él era el Maestro Primordial. Y si dijo: “No debéis beber…” En Inglaterra me han dicho que los sikhs beben más incluso que los escoceses. Es sorprendente. Y lo mismo con el Islam. Porque Mahoma y Guru Nanak son lo mismo, una única persona. Por eso dijeron lo mismo. Moisés también dijo lo mismo. Preguntad a los judíos. ¿Qué están haciendo? Él dijo: “Bebidas fuertes y todo tipo de alcohol se deben evitar”. En tiempos de Moisés no existían los cigarros, por lo que no hablaron de ellos, y por eso mismo los musulmanes dicen: “Ah, los cigarros valen, no tienen nada de malo”…Todo esto es tan… Hay tantos pretextos.

En India tenemos muchas comunidades así, os sorprenderíais. Como los jainistas que no comen carne, pero beben. ¿Podéis creerlo? La bebida va en contra de vuestra consciencia, es un hecho.

Mahavira solo habló del Chaitanya. Y Buda nunca dijo: “No comáis carne”; aunque eso no quiere decir que debáis comer carne. Lo que quiero decir es que no habló de ello concretamente, no es tan importante. El propio Buda murió porque comió cerdo crudo. Fue a casa de alguien. Buda era un alma realizada, una gran personalidad, una encarnación. Fue como invitado a casa de un cazador. Este apareció de repente y le dijo: “¡Oh, Buda!, has venido a mi casa, ¿qué te puedo ofrecer? ¿Qué puedo hacer por Ti?” Buda le dijo: “Tengo muy poco tiempo, cualquier cosa está bien”. “Acabo de cazar un jabalí pero aún no está listo, está a medio cocinar y llevará algo de tiempo”. Le contestó: “No importa, dame la mitad esté como esté”. Y murió por eso (comer carne cruda).

Incluso en el jainismo podéis ver que el mismo Naminath era el primo de Shri Krishna. En su boda hubo una gran celebración y se trajeron muchísimos pájaros. Todos los asistentes eran jainistas. Cuando vio que mataron tantos pájaros se sintió tan mal que dijo: “Vale, se acabó, no más”. Y se han ido a un extremo total con el vegetarianismo. Ellos pueden llegar a ser muy crueles, pero eso no les importa; eso sí, deben ser vegetarianos, pero hasta tal extremo que ni lo imagináis.

Este es el problema que hay con las religiones, que os vais a los extremos de todo. Y la primera ley de una religión es no ir a los extremos, es un principio básico de toda religión. En el cristianismo Jesús dijo: “Mantened lejos a los muertos y no tengáis nada que ver con ellos”. Él metió todos los espíritus muertos en cerdos y echó a los cerdos al agua. Todos lo sabéis. Sin embargo, todas las iglesias tienen a los muertos allí mismo, yacen bajo los pies. Uno no sabe cómo caminar por la iglesia, están todos ahí, sepultados ahí.

Afortunadamente o más bien diría desafortunadamente, en Londres siempre he vivido al lado de una iglesia y por la noche los veo a todos salir de sus tumbas y me digo: “Dios mío… Los niños se sientan allí a rezar a Dios, ¿y qué consiguen?” Sin duda el catolicismo está provocando esta catástrofe llamada cristiandad.

Los principios básicos de todas las religiones han sido infringidos por los propios discípulos. Cristo es quien controla a los muertos, es Él quien absorbe el efecto de los muertos. Prohibió el contacto con ellos completamente, en cualquier lugar, en cualquier iglesia. Únicamente en India esto no ocurre, no sé cómo lo han conseguido. Pero aquí, en todas las iglesias, hay cuerpos muertos alrededor. Los sahaja yoguis ahora no van a la iglesia porque les asusta. Si un sahaja yogui es poseído por un espíritu, lo sabe enseguida, le duele la cabeza, por eso no quieren ir allí. Pero el que no es sahaja yogui, va a la iglesia, absorbe o coge este bhut o espíritu y no se da cuenta.

Una de mis discípulas tenía una madre que era católica. Una católica acérrima. Muy buena en matemáticas y cosas así, pero una firme católica. Vino a verme y le dije: “Deberías abandonar esa obsesión de ir a la iglesia, porque allí están todos estos cuerpos muertos”. Pero no me hizo caso. Pasó el tiempo y hacia los sesenta años, más o menos, esta gente se vuelve loca. Empezó a utilizar el bidet como W.C. y surgieron todo tipo de problemas. Sin embargo, solía levantarse todas las mañanas de domingo, se arreglaba, iba a la iglesia y volvía tan a gusto. Todos los domingos se arreglaba, iba a la iglesia y volvía. Como si alguien la llevara allí y alguien la trajera de vuelta.

Pero sucedió que un día se perdió. Y la hija llamó a la policía y les dijo: “¿Qué puedo hacer? Mi madre se ha perdido”. Se preocupó mucho y me llamó a mí. Le dije: “La encontrarás, ella está bien, volverá”. Al cabo de tres días volvió de Dios sabe dónde. Y de nuevo comenzó con lo mismo, usando unas cosas en lugar de otras, todo cambiado y erróneo como una persona loca. La policía le dijo: “No puedes hacer nada, es mejor que la lleves a una residencia”. Y la llevó a una residencia. Luego Mary, mi discípula, me explicaba: “Es sorprendente, la gente que hay allí son la mayoría católicos o cristianos, todos están locos, las enfermeras lo pasan fatal y sin embargo, todas las mañanas de domingo, se levantan todos, se arreglan y van a una capilla que han hecho especialmente para ellos”. ¿Podéis creerlo? Observad esta obsesión, esto son obsesiones que hay dentro de nosotros; debemos saber que esto son obsesiones, que no somos gente libre, somos esclavos de estas cosas.

Una vez habéis visto esto, el otro lado de la esclavitud son nuestros hábitos, nos esclavizan, nos esclavizan. He visto gente…,como un ministro, que una vez se sentó a mi lado; era un ministro ruso, un hombre muy poderoso no obstante. De repente, se levantó, él era el anfitrión, y dijo: “Me tengo que ir”. “¿Qué ocurre?”-le dije. “Estoy enfermo”. “Pero, ¿qué le ocurre?”-le pregunté. “Soy un fan del fútbol y no puedo seguir sentado porque el partido ha debido empezar ya”. Imaginad, y eso que era el anfitrión. ¡Tanta gente allí y no podía ni estar sentado! ¡No podía sujetarse a la silla! Quería levantarse y caminar, ya no sabía ni qué hacer. Yo estaba asombrada, no tenía ningún equilibrio ni control sobre sí mismo. Yo pensé: “¿Es que ha cogido del fútbol alguna posesión o qué es esto? Una persona tan adulta y madura comportándose así”.

Y esto no es nada, tenemos otros hábitos que son mucho peores y todos ellos nos esclavizan porque no podemos vivir sin ellos. Cualquier cosa que haya en este mundo es para nosotros y no nosotros para “ella”. Si algo puede esclavizarnos debemos saber que nosotros tenemos la maestría de todo. Si una silla os resulta cómoda o incómoda no es importante. Lo que importa es que eso no os esclavice, nada os debe esclavizar. A quien es rey o emperador nada le perturba. Si dejáis en la calle a alguien así, dormirá bien. Le llevéis donde le llevéis estará feliz. Ese es el verdadero emperador. Y no el emperador que no puede vivir sin el completo confort. Si es esclavo del confort, entonces no es emperador.

Todas estas cosas podemos aprenderlas cuando nuestro Nabhi chakra despierta. Cuando la luz se expande en esa área, en el Vacío -la zona verde que veis ahí- lo que ocurre es que, inmediatamente, en esa luz vosotros no veis nada; pero la luz actúa, la “Iluminación” es tal que la luz entra en acción, la luz misma actúa. ¿Podéis creerlo? La luz misma actúa en vosotros.

Tuvimos un doctor al que le gustaba mucho el vino y la bebida en general. Yo nunca os digo: “No bebáis”. Nunca digo eso porque no quiero que la gente salga corriendo, nada de eso. Solo sentaos, relajaos y recibid la Realización. Después ya veremos el resto. Este señor dejó la bebida al día siguiente. Pero tuvo que ir a Alemania y pensó que probaría un vino especial que solía gustarle. Lo probó y vomitó, vomitó y vomitó. No lo podía soportar. Dijo: “El sabor era horrible, jamás he probado nada tan malo”. Yo nunca le dije nada. Ocurrió sin más. Así ahorró dinero y pudo comprar otras cosas con lo ahorrado. Era un pájaro libre.

Pero yo no tengo que deciros estas cosas, porque somos tan adictos y estamos tan condicionados que, aunque os dijera que esto puede ocurrir con Sahaja Yoga, muchos lo negaríais. Nuestras identificaciones se han anclado tan profundamente en nuestro Ser, tan profundamente en nuestro interior. Nuestros “enganches”, como suele decirse…que no somos personas libres en absoluto. Puede que seamos libres políticamente, muy bien, pero eso es tan superficial.

El Espíritu es lo único que es libre en vosotros, no tiene “enganches”, no tiene hábitos, no está apegado a nada, está completamente desapegado y emitiendo gozo para nosotros. Hace que nuestra atención se ilumine tanto… Atención iluminada, como os expliqué, no es el tipo de atención por la que entendemos que: “Como hay una luz, vemos esa luz”, nada de eso. Con esta atención iluminada, la conciencia se ilumina, de manera que empezamos a sentir a otras personas en nuestras manos.

Como esa persona que estaba aquí sentada ayer, la habréis visto. El otro día un señor que estaba aquí me dijo: “Tus energías son diferentes de las mías”. “Nada de eso”. Si tenéis energías negativas, durante un tiempo temblaréis, definitivamente tendréis algún temblor un tiempo, sin duda. Eso si tenéis muchas energías negativas.

Como una vez que tuvimos un programa y había unos brahmanes; estaban muy en contra de mí porque yo no soy brahmán. Dijeron: “No vamos a ir al programa de Madre”. Yo no sabía esta historia, nunca me dijeron nada. Pero vinieron ante mí y comenzaron a temblar. Les pregunté: “¿Por qué tembláis tanto?” Contestaron: “Somos brahmanes, entendemos que eres la Shakti y por eso temblamos”. “Sí, pero, ¿por qué tembláis? Aquí nadie está temblando”. Me señalaron a unos cuatro o cinco y dijeron: “Mira, ellos también está temblando”. “Id y averiguad de dónde vienen”. Y averiguaron que venían del manicomio. De una manera relativa, deberíais ver quién está temblando, solo vosotros y estas personas. Si hay fuerzas negativas, vosotros también tembláis un poco.

Pero deberíamos ver de nuevo, ¿de qué sirve tener esta energía en nosotros? Esto es muy importante porque somos personas orientadas a la “utilidad”. Todo debe tener una “utilidad”. Pero en realidad, ¿qué tenemos que sea realmente útil en este mundo? Nada. Si tuviéramos algo de utilidad real, no anhelaríamos nada más. Y este anhelo aún continúa, con lo que deberíamos concluir que, tengamos lo que tengamos, no es lo último, lo esencial. La utilidad de “lo Último” es que -una vez que lo conseguimos- todo lo demás pasa a ser relativo. Todo se hace relativo, es decir, lo que pasa a ser relativo son todas estas cosas “cambiantes”, todas las cosas perecederas, todas las cosas que nos intentan esclavizar, todas aquellas cosas que son atractivas externamente, pero que interiormente son como serpientes. Y nos convertimos en personas desapegadas.

Nuestra idea respecto a la comprensión de cualquier religión es que vamos a una iglesia limitada, a una sociedad limitada, a un club limitado, donde todos hacemos lo mismo, llevamos el mismo tipo de ropa, el mismo tipo de gorra o de lo que sea, y así uno piensa que pertenece a una religión. Esto no es real, es algo hecho por el hombre, es artificial. Todo lo que es hecho por el hombre es artificial, lo sabéis. Lo escriben también en las etiquetas de la ropa hecha por el hombre, ponen material “hecho por el hombre”, o sea, “no hecho por Dios”. Igualmente hemos hecho nuestras propias religiones y ahora nos peleamos por ellas.

Las religiones están en vuestro interior. En vuestro Ser. No tienen nada que ver con el absurdo que hemos hecho de ellas. Es la cualidad de una persona. Igual que el carbono tiene cuatro valencias, vosotros tenéis diez. Y si faltan esas valencias, como habéis visto en las combinaciones químicas, si alguna falta, se convierte en negativa y se combina con otra. Hay valencias positivas y negativas; si tenéis alguna valencia adicional en vosotros, saltáis sobre las demás personas y si tenéis de menos, sois poseídos por otros. Exactamente igual que lo que ocurre en el compuesto químico.

Estas valencias están en nuestro interior para darnos un equilibrio, y esto es lo que Warren os ha explicado. Cuando recibís la Realización, vuestro dharma, vuestros Diez Mandamientos, se iluminan, lo que significa que recibís su poder. Os convertís en eso mismo, vais más allá de la religión, no tenéis que seguir nada, simplemente llegáis a ser eso; os integráis con vosotros mismos. Por ejemplo, si a alguien no le sientan bien las patatas, directamente no le gustarán. Antes de la Realización era justo al revés, si alguien no debía comer patatas, entonces comía más aún. Después de la Realización no las comeréis, no las comeréis, hay tal integración en vosotros…

La alimentación en nosotros se ilumina tanto que nuestras prioridades cambian completamente; comenzamos a juzgar todo por las vibraciones. Tenemos una niña pequeña llamada Olimpia, es muy pequeña. Prácticamente no come nada de comida sólida. Pero si yo le doy de comer, comerá. Con los demás, no come. Si le doy algo yo, pide más y se lo come. Es sorprendente, entiende las vibraciones. Si entendéis las vibraciones, es muy fácil mantener vuestras valencias intactas, porque recibís esa capacidad y no solo eso, es que no os gusta nada que sea malo, porque os gusta que las vibraciones fluyan. Cuando las vibraciones fluyen, vuestro Espíritu está emitiendo el gozo, a través de vuestro sistema nervioso central, es decir, la cualidad de vuestro Espíritu.

El gozo es lo que comenzáis a sentir, y cuando sentís el gozo no queréis perderlo por nada, no queréis perderlo, solo queréis gozar. Y así os convertís en el Conocimiento, en la Atención que, de hecho, está situada ahí en esa zona, es sustentada por vuestro hígado y se ilumina. Como os dije ayer, estando aquí sentados, si queréis sentir cómo está alguien podéis hacerlo. Como ahora, que he visto a un señor sentado de manera un poco extraña y pensé: “No se sienta adecuadamente. Y le he dicho: “Siéntese bien”; luego puse mi atención de nuevo en él y supe que no se encontraba bien, le pregunté: “¿Tiene algún problema? Y me dijo: “Sí”. Le contesté: “Entonces no pasa nada”. Por tanto, con la atención, inmediatamente comprendéis a una persona y sabéis cuál es su problema. Estando aquí sentados podéis averiguar las vibraciones de cualquiera.

Por ejemplo, podríamos decir que…, ¿debería decirlo o no? … Breznev está poseído. Es un hombre poseído. Voy a ir a Rusia y espero quitarle todas las posesiones. Es un hombre poseído. Están tratando con la parapsicología. Lo mismo va a ocurrir en América. Va a ocurrir lo mismo en cualquier sitio en el que intentéis practicar espiritismo, “preta-vidya-smasana vidya” y cosas así, que es algo horrible y lo llamáis con nombres sofisticados como parapsicología, ¿qué otros nombres usan? “movimientos carismáticos”, y no es otra cosa que espíritus. Nada más que espíritus. Esta gente no practica otra cosa que espiritismo. Atraen los espíritus muertos y le llaman Espíritu Santo, ¡imaginad!

Este “movimiento carismático” es otra cosa horrible. No sé cómo hablaros de ello. La ciencia se ha hecho ahora tan sutil que nadie se da cuenta de que esto es una de las más dañinas y horribles fuerzas satánicas que está operando a través de nosotros y nos atrae hacia estos espíritus. Algunos me dicen: “Madre, hay espíritus buenos y espíritus malos”. Pero, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué ir hacia lo muerto? No sabéis cuál es bueno y cuál es malo, ¿cómo lo sabréis? ¿Por qué ir a lo muerto? Tenemos que estar en el presente, no tenemos que estar en el pasado.

Esto es una de las cosas que pasan cuando perdéis las valencias, que os vais al lado izquierdo. Cuando os vais al lado derecho podéis ser muy austeros, no coméis de cierta comida, de esto, aquello. Os podéis convertir en una persona con mucho ego. Os vais a otra zona llamada supraconsciente, el supraconsciente colectivo. El lado izquierdo es el subconsciente colectivo y el lado derecho es el supraconsciente colectivo.

Cuando comencé mi trabajo decidí no hablar de estos espíritus muertos; me dije: “Me las arreglaré sin ello”. Pero no es posible. Durante tres años no he hablado de ello, tampoco de las deidades, no hablé de nada. Durante tres años fue posible, pero entonces -entre nosotros- hubo una señora que estaba practicando todas estas cosas. Poseyó a muchas personas y miles acudían a ella. Les decía qué caballo iba a ganar, dónde estaba el dinero perdido, todo tipo de cosas. Miles de personas acudían a ella. Aquí tenemos menos, pero si viniera una persona tántrica, no podríais controlar el tráfico. Esta sería la situación si alguna de estas horribles personas viniera aquí. Y esta señora realmente fue la que hizo que yo hablara de estas cosas. Y así es, existen. Tanto si vais al izquierdo como al derecho, tendréis problemas porque entráis en un área desconocida que es muy peligrosa, muy peligrosa.

Para vuestra información, el cáncer es ocasionado por un movimiento al lado izquierdo. No he conocido ningún paciente de cáncer que no haya pasado por experiencias así. Por ejemplo, estos falsos gurus o la iniciación por esta gente horrible o la lectura de libros sobre estas cosas del lado izquierdo como, ¿cuál era su nombre? Algo que suena a “Rampa Sampa” [quizás Lobsang Rampa] y los así llamados “budistas”; puede causar cáncer cualquiera de estas cosas.

Recientemente he visto una película muy buena sobre esto aquí, en la televisión inglesa. Aparecen unos doctores que han llevado a cabo una investigación y han visto que el cáncer se desencadena debido a unas proteínas que conocen y que llaman proteína 52 y proteína 58, y reconocen que provienen de un área de nuestro interior que está ahí ya desde los comienzos de la Creación, o sea, el subconsciente colectivo, y lo han fotografiado incluso. Por tanto, aunque están diciendo ahora algo que yo ya dije hace diez años, se están acercando a la cuestión. Solo les falta cruzar el límite, solo tienen que recibir la Realización; y debido a que los médicos no pueden alcanzar esa área por sí mismos, no pueden curar el cáncer. Como mucho pueden pararlo o intentar reducir las posibilidades y todo eso, pero no pueden ofrecer una cura completa porque no pueden extraer a las personas completamente de esa zona o área; siempre pueden ser absorbidos de nuevo en ella, si esa zona está hecha así.

Es muy interesante ver cómo suceden estas cosas en nuestro interior. Este centro es uno de los más importantes porque es el que nos da la búsqueda, y nuestra búsqueda más pura debería ser la de nuestro Espíritu y la de nada más. Pero las personas que van por mal camino, o lo que veis en aquellas personas que se han postrado ante gente equivocada, es que desarrollan como una hilera o cordón de nudos en su frente; aquí hay once centros y salen hacia fuera como una cadena. Estos son los once centros llamados Ekadasha Rudras y son responsables de la destrucción, de la destrucción última. Es el llamado Kalki o también Maitreya o el Cristo que ha de venir en el caballo blanco. Una vez aparece esta cadena [protuberancia], comienza a crecer más y más y la destrucción se va acercando.

Debo decir que, del inconsciente, mucha gente recibe ideas. He visto gente dibujando o mostrando algunos cuadros que representan personas diabólicas con algo horrible que les sale de la cabeza, como cuadrado. No sé cómo cogen estas ideas, pero es un hecho.

Las fuerzas destructivas también están en acción. Están también manifestando su fuerza. Debemos ser muy cuidadosos porque estamos en una situación muy precaria. Antiguamente si os ibais mucho al lado izquierdo o al derecho no os perjudicaba tanto, ni tampoco le importaba tanto a la gente. Pero hoy vuestra situación es tan precaria, sois tan sensibles y vulnerables que debéis ser extremadamente cuidadosos. El nivel de destrucción se está asentando muy rápido y el nivel de “construcción” debe asentarse aún más rápido.

Si observáis alrededor, ¿qué es constructivo? ¡Nada! Si leéis el periódico, de la mañana a la noche solo habrá una buena noticia, como que la princesa ha dado a luz un hermoso niño. El resto es horrible. Si les pedís que publiquen algo bonito…Yo les pedí que publicaran algo de Sahaja Yoga, pero no están interesados. Están interesados si ha habido una desgracia, un accidente y alguien ha muerto. Quieren poner todas las fotos de cómo murió esa gente, de las guerras que hay, etc. No tienen tiempo para noticias buenas, para algún buen mensaje, algo de esperanza. No lo quieren.

Así es cómo, cualquier organización que esté operando hoy día, crece como una organización orientada al ego. Incluso las organizaciones de caridad, también están orientadas hacia el ego. Yo misma he trabajado con muchas organizaciones de ese tipo y me sorprendía ver que esta gente no tiene ninguna caridad en su interior. La caridad es algo que debería manifestarse como compasión, debería fluir de vosotros. Pero se trata de un tipo de camuflaje para ganar una posición o status mejor; todo un absurdo. Una persona que es caritativa, simplemente fluye. ¿Quién es el otro para tener caridad con él? Si los demás son una parte de mí, ¿con quién voy a ser caritativa? Si este dedo me duele, ¿voy a ser caritativa con él? Debo cuidar de él especialmente bien, porque me duele y he de masajearlo o darle lo que sea necesario, tengo que hacerlo. Y esto es lo que la gente no entiende. Todo este tipo de fachada que tenemos un día caerá y descubriremos que hemos malgastado nuestra energía con algo muy, muy trivial.

De hecho, el Poder Omnipresente es el que lo hace todo. Nosotros no hacemos nada. Creedme, nosotros no hacemos nada. ¿Cuántas flores se están convirtiendo en fruto ahora mismo? ¿Quién está haciendo ese trabajo? ¿Cuántas semillas están floreciendo en este momento, ahora mismo? ¿Quién está haciendo todo eso? ¿Cuántos niños están naciendo en este momento? En el cuerpo humano, ningún cuerpo extraño puede permanecer, ninguna materia extraña. El cuerpo la repele siempre. Pero cuando se trata del feto, el cuerpo no solo lo mantiene ahí, sino que lo sustenta, lo nutre, cuida de él, lo hace crecer, y cuando llega el momento adecuado, lo expulsa fuera, ¿quién hace eso? Lo damos todo por sentado.

Cojamos por ejemplo los ojos. Si sois médicos, podéis ver lo complejos que son los ojos. Podemos ver a la gente a través de ellos. ¿Quién ha hecho todo eso? ¿Lo hemos hecho nosotros? ¿Podemos crear siquiera un ojo nosotros? Los vemos de tantos tipos… Esta es la Compasión de Dios, este es el Poder de Dios, que es Omnipresente.

Por primera vez, cuando recibís la Realización, sentís esa Compasión, sentís las Vibraciones, sentís el Poder Omnipresente. Ahora podéis saber que ese Poder Omnipresente está ahí y podemos ver cómo funciona. Podéis hacerlo funcionar, podéis hacerlo. Utilizadlo. Sois el instrumento, como os dije. Sois el maestro. Lo único es que debéis “llegar a serlo”, debéis asumir ese poder.

Espero que Warren os haya explicado cómo vino a mí, no sé si os lo ha dicho. Vino por una llamada de teléfono. Tenía mi número y la persona que se lo dio tenía quejas respecto a mí. Decía: “Nunca está disponible, que si esto, aquello…” Todo absurdo. Yo soy la persona más accesible. Le dije que me llamara y le invité a venir, sin más. Vino a mi casa, recibió la Realización y ahora, en Australia, ha transformado a tanta gente. Tenemos ashrams en siete ciudades de Australia. Inglaterra es el país más letárgico. Siete ciudades de Australia están ahora allí, listas para recibir la Realización. Hay muchas personas haciendo que esto funcione, porque una vez que recibís la Luz, se la dais a los demás.

Ahora nos movemos a otro centro por encima, es el centro de la Madre del Universo. El Padre reside en este centro anterior, el Nabhi chakra; se eleva por encima y se asienta en el lado derecho. Es el principio de la paternidad. Ayer un señor me dijo que tenía problemas de asma; no sé si hoy ha vuelto, ¿está aquí? Este señor tiene asma. Por supuesto le dije que tiene problemas debido a la costumbre india de darse tantos baños. Aparte de eso, también se debe al dolor del padre. Su padre ha muerto y no quiere abandonarlo, está preocupado por él. Puede ocurrirnos a cualquiera de nosotros. Si un hombre no es amable con su hijo, afecta al principio del padre; o si un hijo no es respetuoso con el padre, este se siente herido. Si el principio del padre es perturbado de cualquier manera o el padre muere de repente, y sentís dolor por ello toda vuestra vida, todas estas cosas pueden operar aquí y hacer que tengáis una obstrucción en el Corazón derecho y con ello desarrollaréis asma. En homeopatía se cree que se desarrolla cuando hay mucha tensión. Uno recuerda a su padre: “Si él hubiera estado aquí te habría ayudado…” En el subconsciente es donde a veces esto opera y así se suma al problema.

Es algo tan simple de solucionar que os sorprendería. Si tuvieseis que elevar el principio del padre en alguien así, como un padre rechazado o un padre cruel o un hijo que ha perdido a su padre, o cualquier cosa así, solo tendríais que poner vuestra mano en esa zona y decir simplemente un mantra que haría brillar de nuevo la paternidad. Así os curáis; es muy simple.

El Corazón central está gobernado por la Madre del Universo. Ella nos da el sentimiento de seguridad. Cuando tenéis doce años, el hueso que está en la parte frontal, comienza a emitir anticuerpos, crea “guardianes anti” hasta la edad de doce años. Estos anticuerpos son realmente los soldados de la Madre del Universo. A Ella se la llama Jagadamba en sánscrito. Los anticuerpos se extienden por todo el cuerpo y dondequiera que haya un ataque, se informan entre sí y luchan contra ello. Estos anticuerpos se crean en el esternón, en la parte frontal de las costillas o, digamos, donde las costillas se juntan, en la zona torácica y ahí es donde se crean hasta los doce años.

Lo que ocurre, especialmente en las mujeres pues ellas también son madres, es que cuando su maternidad es desafiada desarrollan un problema. Por ejemplo, si el marido de una mujer flirtea o tiene ojos adúlteros o algo así, ella se siente insegura. Su maternidad se ve desafiada y, cuando se produce este desafío, ella desarrolla un problema, una enfermedad en el pecho. El cáncer de pecho es causado por la inseguridad de la mujer. Si una mujer se siente insegura por la razón que sea, desarrolla cáncer de pecho. Hubo una mujer que se casó con un católico o algo así, era un matrimonio interreligioso y la gente de la parte del novio le dio muchos problemas; esto es muy común en India aunque veo que aquí también ocurre. No paraban de decirle cosas a ella y a sus padres y al final desarrolló esta inseguridad en su Corazón y tuvo cáncer de pecho. Cuando somos crueles con los demás no sabemos que les estamos creando un cáncer. ¿Qué nos cuesta ser agradables con una joven que se acaba de casar en nuestra familia y que ha venido a nosotros? Somos expertos en decir cosas que hieren a los demás. Lo aprendemos desde pequeños, el cómo hablar a la gente para que se sientan realmente heridos. Y al herirles les generamos cáncer.

Pero de esto solo nos damos cuenta cuando recibimos la Realización. Solo entonces entendéis cuánto está sufriendo una persona, porque vosotros sentís también un poco de dolor ahí. Toda vuestra manera de hablar, toda vuestra conducta y trato con los demás cambia completamente.

Este centro es muy importante. El lado izquierdo es el lugar de la madre. Si la propia madre está loca, tendréis una obstrucción ahí. Podríais cogerla. Hay dos corazones, uno es el Corazón del Espíritu y el otro es el chakra del Corazón. Si una madre es muy fanática, con la comida y cosas así, los niños cogen esta obstrucción. Es algo peligroso jugar así con los niños, el tener una disciplina absoluta, tenerlos firmes y hacerles caminar firmes como caballos con orejeras puestas. A los niños se les debe permitir tener libertad. De hecho, cuando les reprimimos mucho, se convierten en gamberros. En este sentido, los indios son mejores, saben cómo educar a sus niños. Permiten que los niños tengan total libertad, simplemente les dan la idea de la dignidad. Y cuando los niños se sienten tan libres con sus padres durante su infancia, para cuando tienen cuatro o cinco años, son niños con muchísima dignidad.

Veo niños que dicen cosas como: “Vete”, “lárgate”, ¿de dónde aprenden estas cosas? Lo aprenden de los padres o de los amigos o de alguien deben aprenderlo, porque estas palabras normalmente no las dicen los niños. “Piérdete”, he visto a un niño pequeño diciendo eso: “piérdete”. Es demasiado decirle eso a alguien pero ocurre. Y es porque no entendemos de qué deberíamos hablar delante de los niños. Con qué decencia. Puede que seamos de lo más indecente, no importa. Puede que seamos la gente más corrupta. Incluso un delincuente sabe que debería comportarse adecuadamente delante de sus niños. Porque si no, los niños podrían hacerse delincuentes. Incluso una prostituta, una prostituta entiende que no debe comportarse de manera que induzca a su niña a la prostitución.

Es cuestión de sentido común, que cualquier cosa que nosotros hagamos los niños lo reproducen fácilmente, que cualquier cosa que queramos darles o impartirles, la debemos reflejar en nuestro comportamiento ante ellos.

Pero tal y como está la sociedad hoy día, los padres no dedican ninguna atención a sus hijos. Son tan…, las madres aún se comportan como solteras ocupadas en encontrar nuevos maridos y los maridos se comportan como solteros, buscando nuevas esposas. Y los niños, pobres, no saben adónde mirar. A saber a qué orfanato irán a parar.

Incluso la industria es así. Ayer quería comprar un “body” de algodón para un bebé y, para vuestra información, no encontré ni un solo “body” en todo Derbyshire o Londres que fuera 100% algodón. No pensamos en que los niños no pueden aguantar estas fibras artificiales, son peligrosas y muy malas para su piel. Cuando vosotros erais pequeños usabais algodón. Teníais aquí fábricas de algodón. Entonces, ¿por qué dar este horrible material a vuestros hijos cuando vosotros no lo utilizasteis? Para cuando sean de vuestra edad tendrán la cara llena de erupciones, no sé qué enfermedades podrían llegar a tener en la piel. Nadie se da cuenta de que los leotardos o calcetines que estáis usando son muy peligrosos para ellos. No sé qué les va a pasar. Las cosas que usan ellos hoy día vosotros nunca las utilizasteis, creedme.

Y en estos tiempos ellos necesitan realmente completa atención. Estamos en la época en la que se ven realmente “torturados”. Ni siquiera la industria se preocupa por ellos. ¿Por qué no hacer algo de ropa de algodón para los niños pequeños? De hecho, diría que el gobierno debe hacer una ley que establezca que ninguna prenda de niño debería ser hecha con fibra artificial. Podéis hacer así las prendas de los mayores, no importa, pero a los niños pequeños no les podéis poner prendas que son “bombas atómicas”; es demasiado.

Estos tiempos modernos creo que son los tiempos más crueles para los niños y por eso muy pocos niños quieren nacer en los países desarrollados. Tenemos que aguantar la “sobrecarga” en India. Si no sois amables con los niños…imaginad dos niños asesinados por sus padres, en Londres, ¿qué tipo de sociedad tenemos? Y esto, cada semana. Yo creía que era en toda Inglaterra, pero no, me dijeron que en Londres dos niños mueren cada semana a manos de sus padres; sin embargo no he oído ni un solo caso en India. Con esta crueldad hacia los niños no sé qué pretenden las mujeres. ¿Adónde van a llevar sus “figuras”, sus “bellezas” y todo eso cuando estén frente a Dios?

Esta crueldad tan grande existe. Tal egocentrismo. Y con todo esto, los niños generan una lucha, tienen palpitaciones; tienen el corazón muy débil. Están a vuestro cargo. Dios os ha dado niños tan preciosos…y deberíais darle las gracias por ello. Ellos no son ningún “excedente” que os ha llegado, son una bendición que Dios os ha dado. Si una mujer en India no tiene ningún niño llorará y se lamentará; irá a pedir a todos los dioses, profetas…que se le conceda un hijo.

Mientras que en Alemania el crecimiento ya va por el “menos cinco por ciento”. A una mujer que tenga cinco hijos, le pagan incluso más que al primer ministro, pero aun así no tendrá hijos, dice: “No, que pierdo mi figura”. Pero, ¿adónde pensáis que vais a llevar vuestras “figuras”? No lo entiendo. ¿Para qué son vuestras “siluetas”? ¿Quién está interesado en vuestras siluetas? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué deberíamos hacernos tan indignas? Somos madres y deberíamos sentirnos orgullosas de nuestra maternidad. La maternidad es lo más elevado que una mujer puede alcanzar. Yo lo he conseguido porque soy Madre de miles y creo que eso es lo más grande que puede ocurrirle a una mujer, el ser madre. Y ser Guru y Madre… os podéis imaginar mi situación, es mucho peor. Porque tenéis que decirle a vuestros niños que tienen que hacer algo, pero les queréis tanto que no se lo queréis decir. Entonces tenéis que hacer pequeños y amorosos trucos con ellos para corregirlos.

Es una vida tan interesante y hermosa la de ser madre. Deberíais sentiros orgullosas de ser madres. Sin embargo creo que los hombres también tienen la culpa, porque no están interesados en “madres” sino en chicas cada vez más jóvenes. Es un signo de perversión, de una completa perversión.

En tiempos de Mahoma había muchísimas mujeres y muy pocos hombres, porque muchos habían sido asesinados. Mahoma no sabía qué hacer. Eran muy pragmáticos, como os dije ayer. Con la sociedad uno tiene que ser pragmático. Él dijo: “Debemos tener matrimonios”. Porque sin matrimonio cualquier relación es adhármica, va en contra de las valencias. Así pues, dijo: “Debe haber matrimonios y hay muchas mujeres, pues vamos a distribuir las mujeres en función de los hombres que tenemos; y si hay más hombres lo hacemos al revés. Pero debemos casarnos, es decir, debemos tener una aprobación colectiva. Debe haber una aprobación colectiva para estar bendecidos.” Por eso dijo: “Vale, casaos con cinco”.

Sin embargo, Él mismo se sorprendió de que la gente de aquel tiempo fuera de tal sensibilidad que no quisiera casarse con chicas jóvenes. Los más mayores decían, ¿cómo vamos a casarnos con estas jóvenes? Pero luego dijo Él: “Bueno, me casaré con una porque no quedan hombres jóvenes. ¿Adónde irán si no estas chicas jóvenes?” ¿Qué se podía hacer?

Pero hoy día se lo decís a un hombre mayor de ochenta años y estaría encantado de casarse con una chica de dieciocho. Estúpido viejo loco, le llamo yo. Porque no entiende, no entiende que esta chica no le va a respetar como marido y no puede disfrutar una vida de marido. Él es un abuelo o bisabuelo y se debería comportar como un bisabuelo. Esta sería su relación ideal con una chica joven.

Todos estos ideales están confundidos hoy día en nuestra relación con los demás. Toda mujer deber ser atractiva pero, ¿por qué? Todo hombre debe ser atractivo, ¿por qué? ¿Para qué? ¿Qué vais a conseguir con ello? ¿Cuál es la utilidad? Ser atractivo está bien mientras uno no sea repulsivo, mientras se mantenga una relación ideal con los demás. Pero si la relación es como la de un “perro” o una “lagarta” entonces es mejor no tener esos ideales. Es algo completamente erróneo perseguir algo que no son nuestras “maneras”. Los seres humanos deben vivir con dignidad y con un completo sentido del idealismo en lo que a las relaciones con los demás se refiere.

Pero si decís: “¿Qué hay de malo?” Es una anarquía. Todo está equivocado, todo. No es que algo esté mal, no, es que “todo” está mal. Pero si queréis tener una sociedad floreciente, entonces debéis manteneros en vuestro ideal de vida familiar. Esto es muy importante y lo hacéis, sin más, tan pronto como recibís la Realización. No tengo que dar ninguna charla sobre eso. Sencillamente lo hacéis. Os convertís en un marido muy agradable y en una esposa muy agradable. Familias muy hermosas pueden brotar de Sahaja Yoga. Ya hay muchas, las veréis.

Hay muchas familias hermosas en Sahaja Yoga y ahora niños muy especiales, grandes sabios que querían nacer están naciendo con ellos. Muchos niños especiales quieren nacer aquí, en Inglaterra. Y hay muchos que ya han nacido, pero no sé cómo se les está tratando, si les entienden o no. La gente no tiene vibraciones para saber si son sabios o no. Pero hay tantos niños que han nacido “realizados” en Inglaterra que yo, a veces, lo lamento por cómo se les trata. Nadie sabe que son “realizados”. Su forma de hablar solo expresa sabiduría. A todos estos niños se les insulta, se les humilla, porque somos muy ignorantes respecto a lo que son. Debo decir que son muy valientes y tienen gran coraje al nacer en países en los que no se les aprecia y donde no se les cuida.

Otro extremo se da en nuestro país, donde la gente venderá su país entero por el bien de sus hijos. Eso es ir demasiado lejos. Es otra tontería que hacemos. Pero un término medio es que améis a vuestros hijos, les respetéis, son vuestra responsabilidad, son almas realizadas, son sabios y son los pilares de un nuevo mundo que ha de venir.

Y esto es lo que una madre debe aprender. La dignidad de una madre debe ser respetada. Estoy segura de que todos vosotros habéis respetado a vuestras madres mucho, pero ahora no sé si como madres seréis igualmente respetadas. Una vez quede establecido que el ser madre es la posición más elevada que una mujer puede alcanzar y que debe ser respetada, todas las prioridades cambiarán también entre las mujeres. Porque, ¿qué pueden hacer? No tienen lugar como madres. Se hartan de sus hijos, dicen: “De qué sirve ser madre, es un trabajo muy desagradecido”. Esto solo puede cambiar cuando los seres humanos cambien en su interior. Cuando la transformación tenga lugar. Ahora esto no es más que un sermón que podríais oír en cualquier parte, en algún lugar muy ortodoxo.

Pero esta ortodoxia se convierte en una parte de vosotros, os armonizáis totalmente con ella y estáis completamente en armonía con ella, os gusta. Os gusta querer de una manera especial a vuestra esposa y a nadie más; al marido le gusta quererla a ella de manera especial, igual que la esposa quiere al marido de manera especial. Ocurre así. No hay inseguridad. De otro modo volveríais a casa y os encontraríais que vuestra mujer se ha fugado con alguien. Imaginad qué situación.

Cuando llegué aquí, el primer año me llevé un gran shock. Tenemos una vecina de cuarenta y ocho años y su hijo es de veintidós. Este tenía un amigo de unos veinte años. Esta mujer se fugó con este joven de veinte años. Y tenía otros tres hijos a los que abandonó. La casa se vendió porque, por ley, conseguía la mitad de la propiedad o algo así. Y las tres hijas están ahora en la calle. Las tres menores eran niñas y están en la calle, ¿quién va a cuidar de ellas? Pero la mujer de cuarenta y ocho años es todavía una novia que va a la iglesia a casarse, ¿veis? No hay dignidad en esto, ni amor, ni afecto.

Seguimos a Cristo, pero Él dijo: “¡Tú has dicho, no cometerás adulterio!”, pero yo digo: “¡No tendrás ojos adúlteros!” Él llegó hasta ese nivel tan sutil. Seguimos a Cristo, seguimos la Cruz, vamos a la iglesia pero, ¿dónde estamos?

Ahora voy a otro centro que es el Vishuddhi. Este es un centro muy importante para los seres humanos, porque cuando este centro despierta, os convertís en el testigo, os convertís en el Ser Colectivo. Este es el centro del Ser Colectivo. Os convertís, repito, os convertís en el Ser Colectivo cuando este centro despierta; es un centro muy importante. Y como ahora estoy con vosotros debo deciros de lo que padecemos nosotros. Lo que padecen los indios o la gente del Este es diferente.

Por ejemplo, la gente del Este padece de hablar demasiado. Le llamamos Vishuddhi derecho. Y los occidentales padecen de no hablar en absoluto, especialmente los ingleses nunca hablan. De hecho hay que pellizcarles. Y nunca se ríen, ese es el problema. Como mucho sonríen, es considerado de “buena educación” y a veces hablan…, es muy aburrido.

Ahora bien, el Vishuddhi izquierdo es algo mucho más sutil de lo que pensamos. Es una situación muy rara la que se da cuando obstruimos el Vishuddhi y es algo muy común entre la gente de Occidente, porque han desarrollado un sentido nuevo de culpa. Es decir, todo el mundo es culpable. Sin ir al juzgado, sin hacer nada malo, todo el mundo es culpable “siempre”. Como una mujer que dijo: “¡Oh, soy tan culpable!” “¿Qué ha ocurrido?” “Que no le he dado las gracias”. “No importa, ¿por qué vas a ser culpable por eso?” “¡Oh, soy tan culpable…!” “¿Qué ha pasado?” “Se me ha caído algo de café”. “No pasa nada, se puede limpiar, ¿por qué vas a ser culpable?”

Pero se trata de una culpa desconocida para ellos, no saben por qué son culpables, por qué tienen todo el tiempo este sentimiento: “¡Oh, Dios mío, no debería haberlo hecho, no debería haber hecho eso!” Pero, ¿qué? ¿Qué culpa podemos tener? Y esta culpa es algo horroroso. He visto que empieza por América, Inglaterra, Portugal, España, Italia, en todos ellos, Suiza; en todos estos lugares, el Vishuddhi izquierdo es el primero y el último problema que debo conquistar.

Una mujer se levantó y dijo: “Madre, yo soy culpable por lo de Vietnam”. Le dije: “Vietnam acabó hace mucho tiempo. ¿Qué vas a hacer sobre eso?” “No, pero yo soy culpable por ello”. “Pero, ¿por qué?” “¿Qué vas a hacer? ¿Cómo es que estás preocupada por ello? ¿Cuál es tu relación con aquello? ¿Por qué eres culpable?”. “Es que me siento culpable”. Y dije: “¡Es absurdo!” Es así, todo el mundo ha desarrollado esto. Pero, ¿de dónde viene? Veamos la fuente. La primera fuente es la Biblia, que está mal interpretada diciendo que sois culpables de nacimiento. Esto es absurdo. Lo que significa es que vosotros sois los únicos conscientes de los pecados, los animales no. Vosotros sois los únicos conscientes de vuestra ignorancia, no los animales. Vosotros sois los únicos conscientes de vuestra ceguera; otros no lo son. Los animales no lo son. ¿Por qué? Porque en vosotros está desarrollada esta “yoidad”. Esta “yoidad” se desarrolla, como os expliqué ayer, por el encuentro del ego y el superego aquí (Madre señala la cabeza). Porque elevasteis vuestra cabeza, porque este chakra debía ser iluminado.

Elevasteis la cabeza y el ego y superego ascendieron, se encontraron aquí y se calcificaron. Así obtuvisteis vuestra “yoidad” y por eso pensáis: “He hecho mal o he hecho bien”. Los animales no piensan así, no les importa. Hacen lo que tienen que hacer o quieren hacer. Nunca se sientan y dicen: “Soy culpable”. ¿Os habéis encontrado alguna vez algún animal que diga eso, excepto los seres humanos? Y todo el tiempo. Pero es un mito, es un gran mito el que estáis viviendo, un absoluto mito, creedme, no existe nada de esta culpa. Y esta culpa os está devorando todo el tiempo, os hace caer en la inercia y os hace sentir muy perdidos. Y este centro es muy importante que se abra.

Por eso, antes de empezar ningún programa, digo a la gente que deben decir un mantra: “¡Madre, yo no soy culpable!” “¡Madre, yo no soy culpable!”, dieciséis veces. Ese es el castigo por ser culpables. Si sois culpables debéis tener un castigo, ¿no? Pues ese es el castigo para vosotros, decir “¡Madre, yo no soy culpable”, “Madre, yo no soy culpable!” Decidlo dieciséis veces. Así es cómo os libráis de ello. Es muy práctico, funciona. Con la culpa desarrolláis espondilitis, dolor en el corazón, lo que llamáis mano rígida. Tenéis todo tipo de problemas. Y todo por esta mítica culpa que estáis desarrollando.

Otro mito que hay es el psicólogo. El así llamado “psicólogo”. No tienen ningún sentido de la psique, porque no tienen manera alguna de entrar en la psique. Lo que están haciendo es grabar, intentar descubrir algo y curar a la gente. ¿A cuánta gente loca han curado? Sahaja Yoga ha debido curar a cientos. ¿A cuántas personas locas han curado ellos? Ni a una. Al contrario, si vais a un psicólogo os podéis volver aún más locos, por lo locos que ellos mismos están.

Porque los psicólogos, cuando hablan a la gente, no saben que están tratando con casos patológicos, casos nada normales. Y cuando tratáis con casos patológicos, uno mismo se intoxica con ello o se puede decir que hay una contaminación, y no sabéis cómo protegeros a vosotros mismos.

Jung es el único psicólogo, diría yo, y como era bastante perfecto como persona, cuando recibió la Realización habló de ello. Dijo que un físico puede enfermar. Empiezan a convertirse en casos patológicos. Como este pobre Freud, tan mediocre, empezó a hablar del sexo y cosas así. Pero él mismo era un hombre pervertido, murió de cáncer. ¿Qué consiguió en su propia vida? Era tan pervertido. Pensadlo, era un alma horrible que murió de cáncer. Cómo puede guiar a alguien ni en una sola cuestión. Y cualquier cosa que dijo nos la tomamos como si fuera la Biblia. Más que en la Biblia, la gente cree en Freud. Creen en él más que en Cristo. Y si lo reducís a una mínima frase, podemos decir que hizo de todo el mundo un objeto sexual, no sois nada más allá, nada más allá que eso, nada más que eso.

Imaginaos, reducir vuestra dignidad hasta ese nivel. Como Madre solo le doy una nota de gracia diciendo: “Pobre individuo, ha debido tratar con casos patológicos; él mismo ha cogido una obstrucción y por eso ha dado estas ideas equivocadas a la gente”. Solo trató con la psique, con el lado izquierdo, que comienza ahí, pero termina arriba. Termina en vuestro superego. Por tanto, la adicción al sexo os lleva al superego. Es decir, os lleva a vuestra “mente subconsciente” y a vuestro “inconsciente colectivo”. Todos los problemas que tenéis con el sexo se deben a esto. Una conducta muy emocional y cualquier perversión os llevan al “subconsciente colectivo”.

Hay una chica en India que no es nada normal. Vino a decirme que quería estar con mujeres y que quería casarse con una mujer. Quería vestirse como un hombre. Le dije: “¿En serio?” Hice con ella un tratamiento de Sahaja Yoga y vi que había un hombre dentro de ella. Ella estaba reducida a nada, era un hombre que la tenía poseída. Ella recibía estas ideas de ese hombre, por eso hablaba así, era una persona poseída. Todo este tipo de “anormalidades” se dan porque tenéis una posesión.

Había una chica en Cuba que vino a verme, era de Cuba, una chica bajita, muy menuda y con muy buena presencia. Su marido me dijo: “Madre, sorprendentemente mi mujer puede coger una botella de whisky y bebérsela de un tirón. Le dije: “Vale, siéntate”. Le di un bandhan, como nosotros decimos, y vi a un gigante enorme…como un trotamundos, en serio, un enorme y gigante negro saliendo de ella. La miré y le dije: “¿Conoces a algún negro?” Ella contestó: “Madre, ¿lo ves?, ¿lo ves? Él es el que bebe, yo no bebo”. Eso me dijo. Y cuando se libró de él, pasó a ser una esposa muy dulce.

Todas estas conductas anormales, cuando las ejercitáis mucho, os llevan al subconsciente colectivo, donde os posee toda esta gente horrible. También os pueden conducir al supraconsciente colectivo si os hacéis muy, muy egoístas. Entonces podéis llegar a ser Hitler. “¿Qué hay de malo? ¿Y qué pasa? ¿Qué hay de malo con Hitler?” Nada malo, estaba totalmente en lo cierto cuando dijo que había venido a salvar a toda la raza aria y que su nariz estaba hecha de manera especial. Creo que Dios debió sorprenderse al oír todo aquello. Pues uno ha de crear algo de variedad, ¿no?

Pero así es, estas cosas absurdas que hacemos en nuestra vida como decir, “¿qué hay de malo?”, nos llevan luego a la cuneta, de donde ya no podéis volver sin alguna carga en vuestra cabeza. Y esas “cargas” son las que manejan todo y os convertís en personas muy “anormales”. Y así, en la calle, os pondréis a gritar como un loco. Si provocáis a gente así, es incluso peor, es mejor no hablar ni discutir con ellos. ¡Olvidadlos! Todos estos fanáticos que vemos no son otra cosa que gente poseída. La mayoría están poseídos. Diría que muchos presidentes y muchos de estos personajes déspotas, la mayoría son gente poseída. Me encuentro con ellos, nos damos la mano para saludar y tiemblan delante de mí. Sé que son personas poseídas. ¿Cómo es que están ahí? No deberían estar ahí. Están poseídos y poseen a otras personas, acaban manipulándolos y así es cómo toda esta agresividad se manifiesta a través de sus poderes posesivos.

Ahora bien, este centro es el que os trae de vuelta a la normalidad. Y cuando la Kundalini asciende y toca vuestra zona de la fontanela y la abre, entonces, desde vuestro Corazón y a través de este centro, esa personalidad colectiva empieza a manifestarse. Os transformáis en una personalidad colectiva, os transformáis, repito, es la actualización real. No es que seamos todos hermanos y hermanas y digamos: “Venga, formemos las naciones unidas y hagamos un buen dinero con ello”.

Es la actualización del hecho de sentir a otra persona dentro de vosotros mismos. Y esto es lo más importante. Este centro, no sé, podría hablar sobre él no sé cuántas horas. Este centro tiene dieciséis subplexos y cuida de vuestros ojos, nariz, oídos, garganta…todo. Del cuello, incluso de vuestra cara, toda ella la gobierna este centro. Una persona colectiva, un Ser Colectivo, tiene una cara con un determinado coeficiente por el cual, incluso la cara puede emitir vibraciones. Pero esto debe observarse solo a través de las vibraciones, solo así sabréis quién es un Ser Colectivo.

Lo más importante es esta parte de la cabeza que, como os dije, cuando os postráis ante cosas erróneas, cogéis aquí la obstrucción más grande. Es la parte más baja de la placa del cerebro, que se llama “murdha” en sánscrito. Es muy importante. Se inflama, aparece una gran barrera y pasáis a ser una persona completamente separada del Poder Omnipresente. Lo que significa que toda la protección, toda guía, todo lo que es “nutriente”, todo, comienza a desaparecer de vuestra vida.

Seguimos más arriba de este centro a este otro aquí, que es muy importante. Aunque debo deciros que es hora de acabar esta charla. Este es el Agnya, que está situado entre la glándula pituitaria y la pineal. Controla nuestro ego y superego. Entre el quiasma óptico existe un centro muy sutil, que algunas personas lo llaman el tercer ojo. Pero el tercer ojo que ellos ven no es del que yo estoy hablando. Tercer ojo significa el ojo que ve dentro, no fuera.

Este centro es muy importante y está presidido por una deidad llamada Mahavishnu según el nombre hindú. El nombre inglés es Señor Jesucristo. Este es un centro muy importante. “Buscad al Señor”. ¿Dónde le buscamos? ¿Dónde existe? Tiene que despertar y reside aquí [señala la frente]. Ya que muchos de vosotros venís de esa tradición, hablaré de esto. Aunque Mahavira y Mahabuddha también residen dentro de nosotros; Mahavira reside aquí [señala el lado derecho de la cabeza] y Buda reside aquí [señala la izquierda]. Pero Cristo reside aquí, en el centro, dentro del cerebro. Esta es una cosa muy importante y que todas las instituciones cristianas han pasado por alto respecto a Cristo, y es que Cristo ha de nacer dentro de nosotros. Tiene que ser despertado en nuestro interior y esto solo se lleva a cabo con el despertar de la Kundalini. Una vez despierto, tanto el ego como el superego son absorbidos por Él; ocurre como resultado de su despertar, lo cual es algo muy grande. Por eso dijo: “Yo soy la Puerta”.

Sin embargo, lo crucificaron. Aunque esa crucifixión también fue un “teatro”. El ego y el superego habían presionado este punto tan fuerte que para pasar a través de él se necesitaba a alguien que fuera divino. Y Él era el mismo Omkara, una personalidad divina que nunca murió y pasó a través de ese punto.

Krishna, que está situado aquí (Vishuddhi) dijo: “Este Poder divino, este Omkara, nunca puede ser exterminado por nadie, no puede ser destruido por nadie”, y ha nacido como el Señor Jesucristo para crear ese “pasadizo” para nosotros. Eso es lo que Él demostró, que no puede ser destruido.

Pero todos ellos son uno y están relacionados el uno con el otro. Esto lo descubriréis en Sahaja Yoga. Porque una vez se establece la comunicación, tenéis que hacer preguntas como: “¿Cuál es la relación entre Jesús y Krishna?” Y podéis averiguarlo en las vibraciones. Están todos relacionados entre sí, de manera muy cercana. Cristo dijo: “Aquellos que no están contra mí, están conmigo” Nadie ha intentado averiguar quiénes son ellos. Está en la Biblia: “Apareceré ante vosotros como lenguas de fuego”; nadie ha intentado averiguar qué es eso o “El árbol de la vida”. “Este es el árbol de la vida”.

Por tanto, Él tiene que despertar en vuestro interior, esa es la cuestión principal que dijo: “Alguien vendrá y lo despertará, de manera que conozcáis a mi Padre para siempre”. Ahora bien, ¿cuál de las instituciones establecidas en nombre de Jesucristo está haciendo ese trabajo? Lo que están haciendo es tener una celebración o un carnaval, colectan dinero, construyen iglesias, esto, lo otro…Pero hay que construir a cada ser humano como una iglesia, despertando en su interior a Jesucristo. Este era el significado real del bautismo. Pero, ¿quién ha bautizado en el sentido real de la palabra? Es el despertar de la Kundalini, que se eleva hasta la zona de la fontanela, llamada Brahmarandra, atravesándola. ¿Quién ha hecho eso? Nadie.

Fui a una iglesia llamada Iglesia Unida, creo que han unido todas las iglesias y también todos los fantasmas del mundo. Todo tipo de falsos gurus están allí. No tienen discernimiento de ningún tipo, me quedé perpleja. Cristo no era tan diplomático, diría yo por cómo se enojó con todo este tipo de gente y dijo: “Si es gente con mucho calor, podemos tratarles, es decir, si están obstruidos podremos arreglarnos. Si su energía es fresca nos gustan, pero si son mediocres los escupiré”. Estas fueron sus palabras. Porque esta gente mediocre que se compromete con fuerzas negativas y al mismo tiempo habla de Dios, ¿cómo van a otorgar cualquier bendición o don? ¿Por qué no despertar vuestro propio Jesucristo en vuestro interior y ver por vosotros mismos?

Os sorprendéis cuando la Kundalini asciende, sube hasta este punto [señala la frente] y no puede avanzar más. Entre los cristianos este es el problema, tenéis que pedirles que digan el Padre Nuestro y funciona; es un mantra.

Cuando este centro está obstruido, porque Shri Krishna es el Ser Colectivo, Allah Ho Akbhar significa lo mismo. Tenéis que taparos los oídos con los dedos y decir Allah Ho Akbhar, los que sois almas realizadas, y conseguís que ascienda la Kundalini. Podéis ver la pulsación de la Kundalini en vuestro hueso triangular, podéis ver el ascenso de la Kundalini, podéis sentir cómo vuestra Kundalini sale hacia fuera, en el Sahastrara, que es el punto que atraviesa.

Por tanto, pasáis a través de la puerta de Cristo, quien absorbe estas dos entidades y deja el camino libre aquí. Una vez la Kundalini asciende a través del Agnya os quedáis sin pensamientos.

El área límbica es el Reino de Dios desde donde sois guiados y la Kundalini pasa a través de él. Este es el último trabajo que ha de hacerse y ahora se ha hecho. Se ha llevado a cabo ahora en masa. Tenía que hacerse, fue prometido. El tiempo ha llegado. Pero me pregunto a veces, ¿dónde está la gente?

Ahora estoy en Inglaterra con vosotros. Os sorprenderá que en India hayan visto miles y miles de personas viniendo para recibir la Realización, en las aldeas. Aquí lo que veo es que la gente no quiere la Realidad. Deberíais tener un circo. Al menos la gente inglesa viene, pero los indios…muy pocos y nunca se establecen. Es tan sorprendente, no puedo entenderlo. Es sorprendente cómo van las cosas.

¿Cuándo vamos a establecernos? Es gratuito, no tenéis que pagar nada. Es vuestro, es espontáneo, está ahí. Aun así, la gente recibe la Realización y se pierde. Es tan sorprendente. Yo he estado trabajando aquí diez años ya. No, ¿ocho?, sí, ocho años. Durante los cuatro primeros años hubo seis personas. Ascendían, descendían, subían, bajaban. Me decía, ¿qué tipo de gente es esta? ¡Cuatro años! ¿Lo imagináis? Si voy a la India tres meses, vienen miles de personas. ¿Acaso solo unos pocos se van a salvar, como dijo Juan? Dijo que solo unos pocos miles se salvarán. ¿Es eso lo que vamos a hacer en Occidente? Pero Inglaterra es el mínimo, os sorprenderíais. Incluso Italia es mejor. Suiza, Ginebra es mucho mejor. ¿Qué ocurre?

Aquí, van corriendo detrás de alguien que pide un Rolls Royce para sí mismo. Un individuo que pide un Rolls Royce, y ellos pasan hambre para conseguir el Rolls Royce. Cuando vino aquí se lo regalaron, ya veis. Dijeron: “Es un maestro perfecto”. No queda inteligencia pura en la mente para comprender que, ¿cómo se va a conseguir el Espíritu a cambio de este absurdo Rolls Royce? Al menos, la gente de Derbyshire no se debería dejar impresionar tanto por eso. Porque lo hacen aquí. A Dios no podéis crearlo, ¿no? Podéis crear Rolls Royces, vale. Pero, ¿podéis cambiar Rolls Royces por Dios?

Van persiguiendo cosas horribles, como alguien que os está intentando enseñar a volar. La esposa del director está aquí sentada; su marido tiene epilepsia, su hija tiene epilepsia. Todos eran epilépticos. Y la gente pagando miles de libras, tres mil libras por volar. Empezaron a dar brincos como una rana. Imagináoslo. Con una inteligencia pura debéis pedirle a ese guru que se tire de la torre de Pisa. Creo que se construyó solo para eso. Y ved si puede volar siquiera un par de centímetros más alto. ¿Por qué no utilizáis vuestra inteligencia? Se supone que sois las personas más equilibradas e inteligentes.

Ayer os dije que os encontráis en el lugar más importante del Universo, que es el Corazón. Inglaterra es el Corazón del Universo. Y el Corazón es letárgico. ¿Qué puedo yo hacer? Tenéis que decírmelo. ¿Qué debo hacer para que este Corazón dé un latido y entre en la Realidad?

Hay buscadores. No diría que no los hay. Cuando vino el movimiento “hippy”, miles se hicieron hippies. Pero las cosas más absurdas las aceptan muy fácilmente, entonces, ¿por qué no aceptar aquello que estáis buscando? Está más allá de mi mente, no puedo entenderlo.

Yo no vine a este lugar como inmigrante, como ya os dije. Vine porque sencillamente algo ocurrió; y es que mi marido fue elegido para venir a este país, lo cual fue muy importante. Creo que fue “predispuesto”. Tenía que ser así.

Pero ahora debo imploraros que aceptéis esto y comprendáis que esto es lo que os dijo William Blake, que los profetas habitarían en este país. Que los hombres de Dios se convertirían en profetas y que tendrían el poder para convertir en profetas a los demás. Esto es Sahaja Yoga y ninguna otra cosa. Él prometió tantas cosas…incluso describió la casa en la que vivo; describió la casa en la que estamos ahora, la posición exacta, ha descrito el ashram en el que estableceremos nuestra Fundación. Y con tal detalle que me quedo asombrada de que un sabio y santo tan especial haya nacido en este país y nadie quiera ver a través de Él. ¿Qué puedo hacer yo?

Espero que muy pronto la gente se dé cuenta de que tiene que aceptar un gran papel, un papel muy importante y vital en la transformación de toda la humanidad y en salvar estos tiempos tan caóticos. Ellos son los que han de conducir a la gente al Reino de Dios. Espero y bendigo que eso ocurra.

Que Dios os bendiga.

Afortunadamente tenemos un nivel muy bueno de sahaja yoguis aquí, en Derbyshire, de verdad, es sorprendente. Y Blake ha mencionado mucho Derbyshire. Querían que viniera a Derbyshire, pero dije que Birmingham ya había sido suficiente para mí y que no vendría a Derbyshire. Dijeron: “Madre, por favor, Blake mencionó que vendrías a Derbyshire”. Y por eso estoy aquí.

Espero que este centro cree definitivamente muy buenos sahaja yoguis; de aquí pueden surgir grandes profetas. Al fin y al cabo, William Blake ha mencionado muchísimo Derbyshire y lo ha recomendado. Pero lo que yo he visto hoy cuando salí a dar una vuelta, es que hay mucha magia negra. La gente está siendo tolerante con cosas muy horribles y esto me ha dejado preocupada, muy preocupada. Es algo muy peligroso. Es peligroso para vosotros, para vuestros hijos, vuestras familias, para todos. He visto a esos estafadores y me sorprende cómo han prosperado aquí. Que Dios os dé fuerza y sabiduría apropiada para entender cuál es vuestro lugar en relación al gran trabajo de Dios.

Si tenéis alguna pregunta podemos atenderlas unos cinco minutos. Ayer mucha gente hizo muchas preguntas pero, de hecho, solo el primer día permito a la gente preguntar, porque el segundo día es como una pérdida de tiempo. Por favor, no hagáis preguntas personales, no hagáis ninguna pregunta personal. Estas las atenderemos más adelante, personalmente. Pero si queréis preguntar algo general, por favor, hacedlo, pero algo general.

Pregunta: ¿Usted ha visto a Dios?

Sri Mataji: ¿Por qué haces esa pregunta? ¿Tienes autoridad para hacer una pregunta así? Primero ve por ti mismo a tu Espíritu y luego hablaremos de ello. ¿Por qué haces esa pregunta? ¿Eres de India? Entonces, al menos, guarda un poco de respeto. Por favor, siéntate. Una pregunta tan arrogante no se debería hacer. ¿Has visto a Dios? ¿Qué derecho tienes a preguntar eso? ¿Qué autoridad tienes para hacerlo? Yo tengo que hacerte a ti una pregunta: ¿Has sentido tu Espíritu? Muy bien, primero siente tu Espíritu, por eso Buda nunca habló de Dios. Ayer mismo os lo dije; de repente queréis ver a Dios. ¿Tenéis ojos para ver a Dios? Ni siquiera podéis verme a mí, ¿cómo vais a poder ver a Dios?

Primero llega a ser tu propio Espíritu, y después hablaremos de ello. Un niño pequeño no se dirigirá a un rey y le dará una bofetada en la cara, ¿no? ¿Se supone que ha de hacer eso? Debemos conocer nuestros límites, nuestras maryadas. Especialmente los indios deben saberlo, me sorprendo a veces. Hacer una pregunta así… “¿Has visto a Dios?” Tanto si le he visto o no, ¿por qué tendría que decírtelo? No es propio, no es propio…Es muy arrogante. Me sorprende que hagas esas preguntas aquí. Un indio nunca haría eso. Es muy embarazoso. ¡Madre mía! ¿Que si le he visto? ¿Acaso me va a creer? Si le he visto o no. ¡Qué pregunta! “¿Le has visto o no?”

Y es un profesor de Filosofía de la Universidad de Benarés, pero en India no encontraréis gente así. No sé de dónde es esta gente tan materialista, absolutamente grosera. ¿Qué pregunta es esa? Eso no se hace. Estoy aquí para daros la Realización, eso es todo. Y deberíais recibirla, es vuestro derecho. Esto es un banco, diría yo, y yo tengo que firmar vuestros cheques, eso es todo. Y si conseguís vuestros cheques firmados, ya está, eso es todo. Esa es mi relación con vosotros. No os voy a hablar de mí misma para que me crucifiquéis otra vez. Cristo intentó decir algo de Sí mismo y lo crucificaron.

Si le digo: “Por supuesto, conozco a Dios”. No lo va a aceptar. Si le digo: “No lo conozco”. Tampoco lo va a aceptar. Estúpido. Los indios no son nada estúpidos, son gente muy sabia, debo decirlo. Me pregunto de dónde viene esta estupidez. Muy sabios. Los indios son muy sabios, porque vienen de Yoga Bhumi [Tierra del Yoga] es nuestro país milenario, no conocéis las alabanzas de este país. No les juzguéis por la gente que veis aquí. No, no, ¡es un gran país, un gran país!, un país absolutamente espiritual. Estos son, no sé qué les pasa, pero es gente muy superficial que ha venido aquí, extremadamente superficial. También he visto que hay grandes almas. Pero no juzguéis, no juzguéis ese gran país.

Una vez, volviendo a India con mi marido, le dije: “Hemos llegado a nuestro país”. Y me dijo: “¿Cómo lo sabes?” Contesté: “¡Mira las vibraciones. Todo el país está vibrando, la atmósfera está vibrando!” Dijo: “¿De veras?” Y le contesté: “Ve y pregúntale al piloto”. Íbamos en primera clase, fue a preguntarle y le respondió: “Señor, hemos entrado en nuestro país hace un minuto más o menos”. Un país tan especial, la Kundalini del Universo reside en ese país. ¿Lo imagináis? La Kundalini, y no tienen ningún deseo de búsqueda. Es el Poder del Deseo el que reside allí y ellos no tienen ningún poder de búsqueda. ¿Podéis creerlo?

Yo misma estoy sorprendida, y aquellos que han venido como Gurus, gente horrible haciendo dinero, me avergüenzan por ser india también. O también me avergüenza sentir, ¿qué han hecho a lo que teníamos? Es una herencia tan grande. Vosotros sois lo que ha brotado, sois el exterior, sois el árbol. Nosotros somos las raíces, no podéis vivir sin nosotros, nosotros somos vuestras raíces y estas raíces que veo aquí…, no lo puedo entender. Aun así, no importa, es la preocupación de una Madre.

Vamos a empezar. Poned vuestras manos hacia mí. Quitaos los zapatos. Debéis estar buscando, si no tenéis ninguna búsqueda, ¿de qué sirve venir a mi programa?