Mahalakshmi Puja, Madre Tierra

Surbiton Ashram, London, Surbiton (England)

1983-08-21 Mother Earth Puja Talk: We must understand the value of the Mother Earth, UK, DP-RAW, 51' Download subtitles: EN,HY,PL,PT,UKView subtitles:
Download video (standard quality): Download video (full quality): View and download on Vimeo: View on Youku: Listen on Soundcloud: Transcribe/Translate oTranscribe

Mahalakshmi Puja: Madre Tierra

Ashram de Surbiton. 21-8-1983

Para decir algo acerca de la conexión entre Sahaja Yoga y la Madre Tierra. Es muy importante que entendamos el valor de la Madre Tierra. Ella ha sido muy amable con todos vosotros, Ella ha estado absorbiendo vuestras vibraciones, Ella os ha dado todo lo que veis a vuestro alrededor. Por tanto hoy tenemos que entender la conexión y la expresión simbólica de la Madre Tierra dentro de nosotros.

También os he dicho antes que Kundalini, la cual está en la forma de tres vueltas y media, en el interior de un hueso triangular. Esta morada de Kundalini recibe el nombre de Mooladhara y su representación en el universo es la Madre Tierra, en el puja se representa como Kumbha.

Hasta el momento, en el movimiento de nuestra consciencia, hemos intentado entender a Dios Todopoderoso y a todos los otros cinco elementos a los que consideramos importantes. También la consciencia se ha estado moviendo hacia el entendimiento de los cuatro elementos, pero no el de la Madre Tierra. Esto tenía que ser así porque hasta que el entendimiento de estos cuatro elementos no alcanza un cierto grado, la Madre Tierra no se puede expresar. Como cuando todos vuestros chakras, cuatro chakras, están obstruidos y no podéis elevar la Kundalini, no podéis dar la Auto-realización, no podéis tener un proceso evolutivo en masa. Ésa es la razón de que tuviéramos yagnyas, todos los otros métodos para excitar los cuatro elementos. Ellos adoraban al agua y ellos adoraban el aire, el cielo, el firmamento, la luz. Así es como llegaron al tiempo de Cristo, cuando la luz era adorada. Hoy, cuando estamos en este Sahaja Yoga moderno, estamos en realidad al nivel de la Madre Tierra porque ésta es la era de Acuario; y Acuario es lo mismo que Kumbha, es la Madre Tierra. Por tanto estamos al nivel de la Madre Tierra. Lo podéis ver en la consciencia de los seres humanos; no me refiero sólo a los hombres, sino a las mujeres y a los hombres. La consciencia se está moviendo más hacia la expresión femenina de la vida. Pero tan estúpidos como son los seres humanos, así de estúpidas son las feministas que están luchando al nivel de la racionalidad, de la economía, de la política, todas cosas inútiles. Si buscáis el ser iguales en estas cosas os convertís en hombres. Si sois discutidoras, si sois racionales, si habláis como un hombre, tendréis un desarrollo masculino. El desarrollo de la Madre, el desarrollo femenino, no es igualar a los hombres en su estupidez. No sirve para nada el competir con los hombres en su estupidez, la cantidad de estupideces que ellos han creado para nosotros es más que suficiente. El mundo entero está hoy expresando el sinsentido que ellos tienen: la competición, la agresión, la opresión.

El otro lado de la mujer, al que se le llama dominado, el lado oscuro, el oprimido, todo eso tiene que expresarse de un modo diferente. Todas las maneras, todos los estilos tienen que cambiar. Uno tiene que entender por qué en el Cristianismo, incluso en el Judaísmo, en cualquier religión, incluso el Hinduismo, pero sorprendentemente es más en el Cristianismo, ellos no tienen lugar para María, y los Musulmanes lo rematan cancelando completamente a Fátima. Encima de todo esto veis que entre los Cristianos, la ordenación no se da a las mujeres, Cristo no nació de un hombre.

Esto no significa que compitáis con los hombres en sus locas empresas, con las cuales ellos han llevado al mundo a este ruinoso estado. Hoy tenéis que entender que es el tiempo para el desarrollo de las cualidades maternales. Incluso un hombre, sólo cuando se vuelve maternal se convierte en un gran hombre. Como Cristo, cuando Él tuvo compasión se le llamó santo. La cualidad de una mujer como Madre, la Diosa es siempre como una Madre, es el poder más importante para entender Sahaja Yoga.

Os contaré cómo se entiende, os daré una analogía pero no la llevéis muy lejos, como sabios sahaja yoguis no deberíais extenderla demasiado. El cero no tiene ningún significado, de la misma forma Dios Todopoderoso no tiene ningún significado hasta que no ponéis un uno o un dos delante de él. Tiene una existencia pero no tiene la capacidad o el poder de expresarse a sí mismo. Así es el cero. Del mismo modo diríamos que el crecimiento masculino es un cero.

Os daré otra analogía para entenderlo. Si veis cables de alta tensión sobre vuestras cabezas, estos son absolutamente inofensivas, no hay problema. En Delhi había una indicación de que había tierras disponibles donde había cables de alta tensión y podían ser de uno gratis. Pregunté: “¿Cuál es el problema?” Ellos dijeron: “Solamente si son conectados a la tierra habrá problemas”. Entonces hasta que estos cables de alta tensión no son conectados a la tierra no tienen ningún significado en absoluto. La tierra es muy diferente de este poder dinámico que está fluyendo a través de estos cables que son un cero, que no significan nada. De la misma manera en una mujer, la matriz de una mujer es la Kundalini. ¿Qué es una matriz? Si eso es la Kundalini, si expresa la Kundalini a nivel grosero; esto significa que la Madre Tierra es también una matriz. ¿Qué hace la matriz? Recibe el esperma. Es simplemente un acto frívolo del hombre, o digamos simplemente agresión, y Ella le nutre y le cuida, le corrige y le permite crecer, no de una forma agresiva, sino de una manera muy sensible y compasiva hasta que es expelido de la matriz cuando ha crecido. Entonces la idea de matriz es que la expresión ha de ser de modo que no domine, ella no domina al embrión; si lo dominara ¿cómo podría crecer? Lo nutre y lo hace crecer.

Esto es lo que es hoy en día Sahaja Yoga. Ahora la Madre Tierra está simbolizada dentro de vosotros como el Mooladhara, simbolizada como la Adi Shakti aquí, sentada ante vosotros, para nutriros, para transformaros en nuevas personalidades, en personalidades maduras. Debemos entender este concepto.

Las mujeres occidentales deben entender que estas ideas sin sentido que han tomado de los hombres deben ser completamente descartadas, ellas se tienen que convertir en mujeres. Esas mujeres que hablan como los hombres, no pueden ayudar nunca en Sahaja Yoga. Ellas han de ser como esta Madre Tierra que os permite hacer con Ella lo que queráis. Quiero decir que los seres humanos han sido tan estúpidos como para explotarla al máximo, y no sólo eso, sino que Ella soporta un montón de cosas sin sentido. Pero entonces llega un tiempo en el que Ella se vuelve explosiva y comienza a consumir a gente dentro de sí misma, y cuando Ella consume gente veis los terremotos, las sequías, esto y lo otro, todo esto comienza a suceder y las gente es atrapada por estos problemas de los cuales culpa a la Madre Tierra. Los seres humanos tienen que pagar dividendos por los problemas que han creado, por su naturaleza agresiva, incluso agreden a la Madre Tierra. Y ellos están pagando.

Para parar este tipo de movimiento de agresividad el cual trae todo tipo de perturbaciones, uno tiene que retroceder y desarrollar un sentido de totalidad y de compasión. Tenéis que llegar a entender la totalidad, lo total, el todo, ésa es al matriz, es vuestra Madre. Mientras intentéis ser individualistas no podéis ser un buen sahaja yogui. Tenéis que llegar a ser Uno con el Todo.

Es muy importante que nos enfrentemos a nosotros mismos. Especialmente en Occidente, diría que tenemos que enfrentarnos a nosotros mismos muy claramente. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar? Eso es algo muy importante. Primero veamos: ¿dónde está nuestra atención? Hacer esta pregunta. Nosotros somos sahaja yoguis y sahaja yoguis en nuestro interior y a veces estoy sorprendida de que incluso ahora la atención puede ser muy extraña. Como una cosa muy simple, por ejemplo podemos tener nuestra atención en cosas materiales: “Esto es mío, eso es tuyo. Yo debo tener mi privacidad”. Entonces es que habéis ido a otro campo de agresividad. Si tratáis de tener vuestra propia privacidad, entonces estáis despojando a otros de su privacidad. Estaba bien que tuvierais vuestra privacidad cuando no erais sahaja yoguis porque en aquel tiempo teníais que crecer en vuestra privacidad. Pero en Sahaja Yoga tenéis que haceros Uno con todos los demás, esto es muy importante. Antes de Sahaja Yoga erais de una manera y después de Sahaja Yoga sois diferentes. Todo el concepto debe de cambiar después de Sahaja Yoga: “Ahora os habéis vuelto Uno con el Todo, y para sentir que sois Uno con el Todo deberíais intentar abandonar todas vuestras actitudes individualistas”.

Hoy en día es muy común oír: “Sí, me gusta esto, me gusta eso”. Es muy común: “Me gusta”. Muy común, pero no es propio de un sahaja yogui decir tales cosas. ¿Cómo puedo Yo decir que me gusta algo? Pensar en una madre que tiene que llevar al niño, que tiene que dar nacimiento al niño, que tiene que cuidar del niño, de las necesidades del niño, proteger al niño, educarlo. Cómo puede ella decir: “Me gusta esto” y “Me gusta eso”. ¿A qué dedico el tiempo? ¿Dónde está el tiempo para pensar en lo que os gusta y no os gusta, “me gusta esta comida, me gusta esa comida”? ¿Dónde está la energía que ello requiere? ¿Dónde está la atención? La atención está en la educación del niño.

De la misma forma un sahaja yogui debería saber que dentro de él ha nacido un niño: el Espíritu. El Espíritu es el niño que ha nacido de él, ahora tiene que nutrirle por medio de la Kundalini. Tiene que darlo de beber, tiene que cuidarlo. Tiene que hacerlo crecer. Por tanto: ¿Dónde está el tiempo para las cosas sin sentido? Tenéis un niño en vuestras manos, todos sois madres cuidando de este niño que es el Espíritu. Así: ¿Dónde está el tiempo para todas esas cosas? La atención debería ser: ¿Qué puedo hacer para hacer feliz a este niño, para hacer que este niño crezca, para manifestar completamente en mí este niño? La madre se aparta tan pronto como el niño se hace adulto. Ahora en vosotros la Maternidad debe estar por encima de la Paternidad. Maternidad hacia vosotros mismos. La actitud debería ser como la de una Madre hacia el niño. ¿Cómo va su atención hacia el niño? Vosotros podéis ver en la vida cotidiana cómo nos comportamos.

He visto gente, incluso ahora, muy interesada en la comida. ¿A qué dedico el tiempo? ¿Dónde está la atención? ¿Cómo podéis preocuparos tanto por vuestra comida, por vuestro sueño, por vuestra salud, preocupados por esto y aquello? Lo que quiero decir es que tenéis que preocuparos por vuestro niño, el cual está dentro de vosotros. Así es como el niño es descuidado y a veces encontráis que el niño se pone enfermo o entra en coma o puede también morir.

La situación es ahora muy diferente para los sahaja yoguis: “Cómo tratarse a ellos mismos”. Aquellos que corren tras la comida y tras cosas sin sentido, he visto sahaja yoguis que tienen todo el tiempo su atención en la comida, ¿cómo puede venir la dedicación a estas personas que está tan dedicadas a la comida?

Algunos de vosotros habéis visto las cuevas de Ayanta. Fueron construidas durante diez generaciones, ¡diez generaciones! Y fueron construidas en un lugar donde, para empezar, ni siquiera había agua disponible. Y día a día miles de personas, sin obtener un sueldo, sin conseguir nada, las construyeron. Nada de comida. Ellos solían comer frutos de algún lugar, aquí y allí, pero su dedicación les daba el poder para hacerlo.

Esta dedicación sólo se puede desarrollar si os dais cuenta de que tenéis que ser una Madre para este niño; que si la Madre es fea, el niño también será feo. Porque es la Madre la que se expresa en el niño. Ella no puede dominar al niño, pero ciertamente puede corromper la imagen del niño. Esto es exactamente lo que ocurre cuando nosotros, los sahaja yoguis, no nos preocupamos de cuidar de nuestro Espíritu, de cuidar nuestro ascenso espiritual.

Incluso ahora estoy sorprendida, la mitad de la gente Me escribe cartas: “Madre, todavía estoy poseído; he estado trabajando con limones y guindillas; vengo a Ti por esto y lo otro”. Es un asunto de un nivel muy bajo, creo que incluso después de tantos años, estáis poseídos. Entonces pienso que deberíais zapatearos a vosotros mismos ciento ocho veces. Es un comportamiento de un nivel muy bajo; creo que después de que vuestra Madre ha trabajado tan duro en vosotros, todavía seguís igual, volviendo con la horrible idea de traer todo tipo de problemas a vuestra Madre. Eso quiere decir que no habéis cuidado de vuestro niño.

En Sahaja Yoga no es un niño, un niño individual, el que tenéis que cuidar. Esto es algo que uno debería entender. Aquí es donde perdemos mucho, especialmente lo intelectuales; ellos piensan que es su propio niño quien debe estar bien y los otros niños no importan; o no importa si tenéis conexión con otros o no. Es muy común. Porque la racionalidad es lo que les da el sentido de: “¡Oh! Mi Espíritu está bien, mis vibraciones están bien, entonces está bien si no voy al puja, o si no voy a un programa colectivo, o si no ayudo en el trabajo colectivo, o si no tomo ninguna responsabilidad en Sahaja Yoga”. “Está bien que no tome ninguna responsabilidad. Todos los sahaja yoguis son malos, o algunos son malos. No tengo nada que hacer con ellos y esto y lo otro”. Una vez que os volvéis colectivos, tomáis responsabilidad; estáis siempre satisfechos de vosotros mismos.

En Sahaja Yoga la Maternidad es universal. Porque si sois la nariz, entonces alguien es el ojo; o si sois los oídos alguien es los labios. Así es esencial para vosotros comprender que si algún sahaja yogui está en problemas, vosotros estáis en problemas. Es una amenaza para vosotros, es una amenaza para vuestro crecimiento, porque es el Todo el que está creciendo.

Por supuesto que todos los que son absolutamente inútiles serán apartados gradualmente. Eso es lo que la Madre hace. Ellos pueden ser lanzados fuera, tan lejos que no puedan nunca regresar. Pero no tenéis que preocuparos por tales personas, ellas serán apartadas. Se les dará algunas oportunidades, alguna facilidad, alguna gracia, si no, finalmente serán apartadas. Por tanto no tenéis que preocuparos. Debéis preocuparos por el Todo; y tenéis que tomar la responsabilidad, aquellos que no quieran tomar la responsabilidad son personas que aún no han hecho madurar a su niño, al Espíritu. Todo tipo de responsabilidades que podáis tomar, pensad en qué responsabilidades podéis tomar.

Ésta es la razón de que la mayoría de vosotros tengáis un mal Vishuddhi: no tomamos responsabilidades; cualquier responsabilidad que tomemos debemos ser mucho, mucho, mucho más responsables que lo son las personas que trabajan para el gobierno. A veces algo nos entra por un oído y nos sale por el otro, no dejamos que permanezca en la cabeza. Uno tiene que entender que el niño es vuestra responsabilidad, que tenéis que cuidar del niño, y que el Todo también es vuestra responsabilidad.

El cómo establecer la conexión entre vuestro Espíritu, o mantener la conexión entre vuestro Espíritu y la Matriz, la Kundalini, es el mayor problema con el que nos enfrentamos; nuestras conexiones son muy flojas y ésa es la causa de que la Kundalini no pueda cuidar del Espíritu.

Me pregunto si os habéis fijado en un detalle de Sahaja Yoga: que podéis manejar la Kundalini pero no al Espíritu. Podéis levantar la mano y la Kundalini se moverá, podéis manejarla; podéis darla un bandhan, irá alrededor, alrededor. Pero, ¿Qué ocurre con el Espíritu? No podéis manejarlo. Hay sólo un mantra para despertar al Espíritu, en el sentido de que para agradarle tenéis que decir que sois el Espíritu. Pero no podéis manejarlo, tenéis que traer a la Kundalini para que cuide de Él, tenéis que llevar allí a la Kundalini, al corazón, para que este niño que ahora es pequeño se desarrolle cuidadosamente y madure.

En ambos lados, en el de los hombres y en el de las mujeres, tenemos que entender que si sois un hombre, y sois un hombre dominante, está bien. Pero si sois una mujer y sois dominante, entonces es difícil para Sahaja Yoga el curaros porque habéis perdido vuestra cualidad de mujer. Al menos, para empezar tenéis que ser una mujer. Si ni siquiera sois una mujer, entonces ¿Qué podéis hacer con estas terceras personas que no son ni hombres ni mujeres?

Respecto a los hombres, cuando ellos son dominantes tienen que entender que tienen que ser compasivos, tienen que ser amables, tienen que ser considerados, pero nunca estar subordinados, nunca subordinados. Esto es, deberíais entender que nunca deberíais estar subordinados.

Respecto a las mujeres, ellas tienen que ser grandes, receptivas. Recibiendo y nutriendo. Estoy sorprendida de la forma en que se habla a los maridos en Occidente. La mujer dice esto al Sr. X: “X, no has hecho esto. X, no has hecho eso. ¿Cómo has puesto esto? ¡Haz esto! ¡Haz eso! ¡Haz aquello!”. No es el deseo de una mujer hacer esto, es absolutamente equivocado decirle a él lo que tiene que hacer, decirle que haga algo. ¡Os convertís en un hombre! Y entonces perdéis ese poder de dar, de nutrir, que tiene el amor de una mujer, el cual no entienden las mujeres.

Os contaré un ejemplo de Mi propia nieta. Ella siempre quiere ser una azafata, ella dice: “Deberías haber pensado en ser azafata”. Yo digo: “¿Por qué?”. Ella dice: “De esa forma puedes ofrecer comida a alguien”. Es un instinto natural de una Madre, “permíteme verlos comer”. Ellas mismas no comen, quieren que otros coman. Pero esto no está en los conceptos de las mujeres occidentales, ellas no pueden entender esto. “¿Por qué? Si yo he hecho esto, ¿Por qué no hace él aquello?”. Es un privilegio para vosotras el hacer esas cosas bien, de la forma adecuada. Suponed que alguien es un buen mecánico, la mujer también se convertirá en mecánico, “Yo haré las cosas mecánicas”. ¡Ella no está allí para hacer el trabajo mecánico! Ella está allí para la mecánica de las emociones. De lo contrario es justamente al revés. Cuando un hombre llega a casa, ella no para de ordenar: “Tienes que arreglar eso. ¿Por qué estropeaste la moqueta? ¿Por qué hiciste esto? Límpialo, arréglalo, hazlo”. Y toda su mecánica de las emociones se acaba, y una vez que la mecánica de las emociones se acaba él es inútil y vosotras sois inútiles. Y los hombres no deberían hacer vuestros trabajos, dejarles que hagan sus propios trabajos.

Creo que éste es uno de los problemas más grandes de Occidente hoy en día. Los hombres no son hombres y las mujeres no son mujeres. Encuentro esta cualidad tan horrible que no sé cómo tratar con esta mezcla. Tenéis que entender esta cosa de la vida tan simple: que si sois un híbrido, no podéis tener la cualidad de un sahaja yogui. Si mezcláis todo sale una cosa muy rara, ¿no es cierto? Por tanto una mujer ha de intentar ser una mujer y un hombre debe intentar ser un hombre.

Veamos la situación respecto a los hombres, ¿cuál es el efecto masculino en el desarrollo de la consciencia? Como expresión de lo masculino se ha desarrollado la ciencia. Hemos desarrollado todo este conocimiento, todas estas cosas que están fuera. Ahora todo está listo. Ahora las mujeres han de elevarle, estoy hablando en sentido abstracto, no penséis en mujeres, podéis decir lo femenino. La naturaleza femenina ha de alzarse. Ahora todo está listo, tiene que funcionar, todos los chakras están listos, despertad la Kundalini. Kundalini es tan importante como lo son los otros chakras. Por tanto despertad la Kundalini. El comportamiento de la Kundalini y su modo de acción es muy diferente del modo de acción de los chakras. Si la Kundalini se convierte en los chakras y los chakras se convierten en la Kundalini, ¿Cómo vais a manejar Sahaja Yoga?

Tenemos que asumir nuestra propia naturaleza en toda su dignidad y todo su derecho, no sentir que es algo bajo. Si un hombre quiere montar a caballo, la mujer quiere montar a caballo. ¿Qué necesidad tiene una mujer de montar a caballo? No lo puedo entender. Aquí todas las mujeres montan a caballo. Ellas se parecerán a los caballos. De hecho pienso que la mitad de vuestra familia real tienen un parecido con los caballos, ¿no es cierto? Sus caras se parecen a las de los caballos. Las mujeres no tienen ninguna necesidad de hacer lo que han hecho los hombres.

Por ejemplo, hay una personalidad masculina que tiene que venir y hacer un cierto trabajo. Ahora, vosotros lo habéis hecho. De acuerdo. Ahora otra persona tiene que hacer este trabajo. Mirad también la situación del Divino. Toda la complicación viene de que una vez que se ha hecho cierta cosa, el otro que viene quiere hacer lo mismo. ¿Seguís Mi razonamiento? Toda la energía es completamente desperdiciada. Se han realizado todas las preparaciones para que venga esta era de Acuario, para elevar la Kundalini y para hacer que todo funcione de forma que el lado izquierdo y el derecho se unan y todos vosotros os encendáis, os iluminéis. Es una cuestión de nuestro ser, compartiendo todo el trabajo con el adecuado entendimiento.

Mirad cómo se creó la Madre Tierra, también es algo muy simple. Primero el movimiento de la energía comenzó a fluir. Ésta es una energía combinada, ¿de acuerdo? Entonces la energía combinada comenzó a dar vueltas y vueltas, y cuando se consolidó ocurrió este “big bang”. Cuando tuvo lugar este big bang, de algún modo debo decir que este fue el principal trabajo, porque aún la Madre Tierra no ha sido creada, entonces estos pequeños fragmentos de nuevo comenzaron a girar y a girar. Con el momento angular se redondearon. Entre todos ellos la Madre Tierra fue seleccionada para hacer el trabajo.

Sobre la Madre Tierra, del agua vino la vida, vino el carbono. Todos ayudaron allí y el ser humano fue creado. Entonces el hombre comenzó a mejorar sus sociedades y todo lo que pudieron hacer con su ego ya está hecho, está ahora terminado; ahora ellos están en el paro.

Respecto a la mujer, o podemos decir respecto a la Kundalini, la cual ha estado esperando todos estos años, ha estado quieta, esperando ese momento. Nosotros decimos que el tiempo del florecimiento tiene que venir. En ese momento la Kundalini tiene que elevarse y encenderse, de forma que todo el trabajo se complete. Es simple. ¿Entendéis ahora?

No hay competición entre el trabajo de los hombres y el de las mujeres, sino que el “estilo” de su trabajo es diferente. Si entendéis eso, entonces este tipo de revolución tendrá lugar y no se convertirá en una rebelión. De hecho las mujeres se están rebelando contra los hombres, ¡esto es un sinsentido! Es un dolor de cabeza tal; creas algo, lo dejas crecer y cuando viene la parte que tiene que completar el trabajo, ésta comienza a rebelarse.

La revolución ha de tener lugar, y la revolución sólo es posible cuando entendemos qué parte queda por hacer. ¿Me estáis entendiendo bien? Esa parte es la Realización, el despertar de la Kundalini. Y para ello son vuestras cualidades femeninas las que van a ayudar, no vuestras cualidades masculinas. Por tanto los hombres han de abandonar la agresividad. También porque ahora son sahaja yoguis han de tomar cualidades femeninas. Nada de lucha. Si las mujeres luchan no son mujeres. A las mujeres se las ha dicho que no son buenas para nada, y ahora ellas están intentando mostrar: “No, nosotras también estamos bien. Si habéis comido un cuervo nosotras comeremos tres”.

El entendimiento y la percepción sabia sería: ¿Qué tenemos que hacer ahora para cambiar la forma y el estilo de nuestras vidas? ¿Qué hay aquí equivocado? Ha llegado un momento de cambio. La evolución no es una rebelión, de ningún modo. Ésa es una idea equivocada que tiene la gente. No es una rebelión en la cual me golpeáis y yo os golpeo, y os continuáis pegando unos a otros. Os movéis como un péndulo. Pero el movimiento no es el de un péndulo, hoy nacéis como musulmanes, mañana nacéis como judíos, después nacéis como hindúes, es un movimiento espiral. Cada vez que alcanzáis una evolución, estáis en un nivel más elevado que el anterior. Por tanto el movimiento es espiral. Ahora, para alcanzar una posición más elevada de nuestro ser, ¿Qué deberíamos hacer? Deberíamos entender que tenemos que crecer de este punto a ese punto, y tenemos que crecer, no como un péndulo, sino siguiendo un camino espiral. Y para moveros espiralmente tenéis que usar otro tipo de fuerza. Lo que habéis utilizado hasta ahora ha de ser dotado de otro tipo de fuerza: la de las cualidades femeninas de la mujer. Pero, ¿Dónde están las mujeres femeninas? Ellas se visten como mujeres, ellas intentarán ser femeninas y todo eso. Ésa no es la forma. Ha de ser desde dentro, desde el corazón, un corazón femenino. Cristo mostró que en Su vida Él perdonó. Sólo una mujer puede perdonar, los hombres no pueden porque son agresivos. ¿Cómo pueden ellos perdonar? Krishna nunca perdonó a nadie. Él solía matar. Moda real. “Bien, si sois así, bien”. Hecho.

Él perdonó hasta tal extremo para mostrar que Él estaba dando la vuelta a la espiral y que ahora la cualidad femenina se tenía que desarrollar entre los seres humanos. Pero eso no quiere decir que comencéis a andar como las mujeres y a tener su figura. Ésa es otra estupidez. Ser Maternal. No Paternal, sino Maternal. Ésa amabilidad, ésa gentileza, debería estar en vuestro comportamiento hacia los demás.

Por supuesto que esta fuerza también corrige, a veces incluso se enfada. Una Madre también tiene que enfadarse a veces, especialmente con la gente que nunca llega a comportarse bien. Ella tiene que gritar, castigar y algunas veces ella también destruye. Está bien. Pero algunas veces, no todo el tiempo.

Ahora uno tiene que entender que para ser como la Madre Tierra, hay que ser paciente, Dhara. Ella es el sustento de todo. Ella toma todo, absorbe las vibraciones. Y ahora después de la Realización, por primera vez podéis devolverle lo que Ella os ha dado. Podéis dar vibraciones a los árboles que Ella ha creado, podéis volverlos hermosos. Podéis transformar una flor en una flor más hermosa. Podéis dar a la Madre Tierra todo lo que habéis cogido de Ella, porque vuestra Madre Tierra ha despertado ahora en vosotros. Devolvéis todo lo que habéis tomado de Ella y se lo dais a otros. Generosidad, la grandeza del corazón, nobleza, perdón, amor, afecto, soportar “todo” por amor. Una madre para salvar a su hijo, es capaz de morir de hambre ella misma, ella hará todo para salvar a su hijo. Tiene completa dedicación para el niño. Es una madre real. El tipo de mujeres que vemos estos días, ni son madres, ni son mujeres. Lo que Yo os estoy diciendo es la imagen real de una madre real, y vosotros tenéis una Imagen delante de vosotros.

Esto es lo que tenéis que desarrollar ahora, tanto si sois un hombre como una mujer. Como sahaja yoguis debéis desarrollar una conciencia de afecto, amor y compasión. El enfadaros, el acaloraros, el gritar a la gente, esto no os va a ayudar mucho. Si tenéis que ayudar al Todo, al crecimiento del Todo, intentad convertiros en una persona más tranquila, enfadaros con vosotros mismos por haber perdido los estribos y haber sido rudos con otros.

Todos los problemas han venido a causa del sobredesarrollo de lo masculino. Ha llegado hasta tal punto, se ha alcanzado un punto tan lamentable que ahora tiene que disminuir. Pero también la feminidad, en un bajo nivel, sin la Realización, puede tener muy, muy poco corazón, puede estar siempre preocupada de su propio niño. Eso es lo que tenemos que cambiar, el amor y el afecto es para cada sahaja yogui, para cada persona. Cuando llega el momento de luchar contra otros, todos sois Uno, pero entre vosotros podéis cuidar unos de otros. Por ejemplo si hay algo que daña mi nariz, la frotaré (lo eliminaré), pero no me cortaré la nariz ¿no es así? Es el sentimiento de que otro es “yo mismo”. Sed amables y gentiles, intentad mejorar y ayudar de esa forma.

Espero que hayáis entendido todo. En resumidas cuentas es esto: que tenemos que cambiar toda la forma, tiene que producirse un cambio radical en la sociedad de los sahaja yoguis.

Si hay alguna cuestión la responderé antes de que comience el puja.

Pregunta: Madre ¿está bien herir a alguien por su propio bien?

Shri Mataji:

Este problema aparece cuando no sois el Todo. Suponed como os he dicho: si sois el Todo, entonces ¿quién es el otro? Entonces lo haréis, incluso si tenéis que herir. Por ejemplo, si sale sangre de Mi dedo lo presiono con fuerza para frenar la sangre. Esto molestará al dedo. Pero la discriminación debe ser usada: estoy gastando mi sangre que es preciosa, mucho más preciosa que el dolor de este dedo. Ese discernimiento ha de ser usado. En Sahaja Yoga todos sois libres de desarrollar el sentido de la discreción, y una vez que desarrolláis vuestro sentido de la discreción, gradualmente sabréis lo que hay que hacer. Al principio heriréis, sin duda, porque estáis acostumbrados a eso. He visto aquí gente que se ladran unos a otros, tan pronto como se ven comienzan a ladrar. A cualquier parte del país que vayáis, ellos comenzarán a ladrar por nada. Estaba sorprendida. En el colegio, fui allí, y allí también se ladraban unos a otros. Tanto si están borrachos como no, no hay ninguna diferencia.

Pero después de la realización os sentís preocupados y e inquietos y así actuáis. Pero lo decís de forma que conseguís el resultado. Éste es el criterio: “que deberíais alcanzar el resultado”. Imaginad que un hombre viene por primera vez y le decís: “tú eres un bhoot”, entonces él se sentirá herido, naturalmente. El primer día él entra y le decís: “tú eres un bhoot”. Gracias a Dios si él no entiende el significado de la palabra “bhoot”, entonces está bien. Primero pensad en ser gentiles, agradables, dulces. Pensad, buscar formas y medios. Hay una forma muy buena: por la tarde escribir ¿cuántas cosas agradables he dicho hoy? No me refiero a cosas del tipo: “¡qué buen aspecto tienes!”, no me refiero a estas cosas superficiales. Eso puede mimar al ego. Pero hay cosas muy dulces. Hay tantas palabras, podéis decir: “¿Tienes suficiente calor?”, formas dulces de hacer una pregunta. Es muy simple. Es muy simple, pero hay gente a la que le resulta muy difícil incluso decir esto, lo he visto. Preocuparse del confort de otros. Alguien está sentado y quiere agua, simplemente corred a darle agua. “¡Oh! eso es pedir mucho. ¡Oh Dios! dar agua, Yo no soy tu sirviente”. Inmediatamente esta cuestión viene a vuestras cabezas. Intentando hacer un poquito aquí y allí. O a veces pensando: yendo al mercado encontráis algo, “¡Oh!, lo tomaré para él”. Bien, entonces hacedlo. He visto niños que todo el tiempo piensan en sus amigos, en qué pueden comprar para ellos. “Esto es bueno para mi amigo, esto es bueno para…”. “Le gustan estas cosas, le gustan aquellas”. Todas estas pequeñas cosas, a veces cosas tan pequeñas como ésta: una mañana os despertáis y veis a otra persona que duerme en un lugar, su almohada está en otro y su manta en otro. Entonces ponéis su cabeza sobre la almohada y le cubrís con la manta. Ése es el trabajo de la Madre. No por miedo, sino por puro amor. Si hace frío y alguien tiene botones los podéis abotonar. Pequeñas, pequeñas cosas. Las mujeres hacen cosas muy pequeñas que hacen muy felices a los hombres. Pero las mujeres han perdido ahora ese sentido. No luchar, sino pensar en qué cosa agradable podéis hacer. Y a veces un poco de broma está bien. A veces está bien hacer cosquillas.

Una especie de estar conformes entre vosotros, incluso el sentimiento de que podemos hacer eso. Es un trabajo maestro. Quien es un maestro puede hacerlo, aquellos que no lo son, no lo harán. Ellos de nuevo volverán a herir. Finalmente ellos terminarán hiriendo o pegando. Pero aquellos que son maestros harán tan hermosamente el trabajo, que veréis una relación muy dulce, Madhurya. Sin ninguna codicia, sin intereses económicos. Y el trabajo estaría “burbujeando”. Todas las perversiones y todas esas cosas caerán. Sólo relaciones muy dulces. ¿De acuerdo? ¡Simplemente con decirlo os sentís muy felices!