Guru Puja, tienes que respetar a tu Guru

Château de Chamarande, Chamarande (France)


Send Feedback
Share

Guru Puja, tienes que respetar a tu Guru

Francia, Chamarande 29-3-1985

(Madre está enfadada porque la mayoría de los sahaja yoguis se quedaron preparando el Puja y muy pocos fueron al aeropuerto a recibirla) Creo que decís todo esto (mantras, oraciones), que lo escucháis y lo recitáis desde el Corazón. Solo aquellos que están unidos a Dios pueden adorar a Shri Ganesha. Y Shri Ganesha adora a vuestra Madre. Antes que nada uno debe entender que hay una combinación de Madre y de Guru. Porque el Guru es un maestro con una tarea muy dura. No permite que se tomen libertades. Sin embargo, la Madre es muy bondadosa. Pero vosotros no tenéis sentimientos hacia la Madre, ¿verdad? ¿Es que todo lo que oís aparentáis aceptarlo, entra en vuestra cabeza, y ya pensáis que os habéis convertido en unos sahaja yoguis entregados? Como los musulmanes y los cristianos, que piensan que están entregados a Dios. Eso de que seáis esto o lo otro es tan solo palabrería. ¿O sabéis que lo que se dice es un hecho? ¿No habéis visto el Sol en mi mano? ¿Qué más pruebas queréis? Cualquiera que os maltrate es un pecador, sin duda, pero caer en la trampa de una persona así… Si le hubierais dicho a un niño que Madre venía, habría luchado: “¡Yo voy!”. Habría chillado y llorado. ¿Qué pasa con vuestras vibraciones? ¿Acaso no las usáis? Habéis hecho todo el camino para venir al Guru Puja aquí, pero, ¿quién es vuestro Guru? ¿A quién vais a adorar? Cualquiera que venga de cualquier sitio, de repente, se convierte en alguien importante. ¿Cómo? No había sucedido nunca, es la primera vez que veo una cosa tan horrible. Si hacéis cosas así cuando aún estoy aquí, después de mi muerte aparecerán multitud de gurus para engañaros. ¿Aceptaréis todo eso? Todas las Deidades se negaban a que hiciera este puja. Me atormentaban, no aceptaban que os permitiera tener este puja. No lo permitían de ninguna manera, porque me aman y me respetan. Cumplen el protocolo adecuado. No quieren convertirse en gurus ni comportarse tan mal. La última vez que estuve aquí fui realmente muy dura con los franceses. He dicho muchas veces que los franceses son el Infierno del Universo, ¿y caer en la trampa de algo así? Es algo muy del supraconsciente, extremadamente del supraconsciente, y arrogante. Nunca he conocido un Guru Puja así. ¡Nunca! Los indios tuvieron solo un Guru Puja y están rogando para tener al menos un Guru Puja más. Si después de todos estos guru pujas habéis alcanzado este grado de entrega, es mejor que no tengáis más guru pujas nunca más. ¡No lo merecéis! No podéis llegar a ser gurus, eso puedo verlo claramente. Sin entrega, ¿cómo lo vais a ser? Todas las bendiciones del Divino han sido derramadas sobre vosotros. ¿Y qué habéis dado vosotros a cambio? Un ego tan grande que seguís a cualquiera porque tiene el ego más grande aún. Ese es un ejemplo muy malo. Tenéis que lavar los pies de los indios y beber esa agua. Quizá entonces os daríais cuenta de dónde estáis. Puede que seáis muy desarrollados y todo eso. Y los indios que son como vosotros tendrían que hacerlo también. ¿Por qué no observasteis vuestras vibraciones? Cuando a un ciego le devuelven la vista, no cierra sus ojos para ver las cosas, ¿verdad que no? ¿Qué les ha ocurrido también a vuestros líderes? Ni siquiera todos reunidos pudieron decir: “¡No cometamos esta tontería en este momento!” Tan solo por venir al aeropuerto mucha gente ha ascendido más en su vida. ¿Qué estabais haciendo aquí? Deberíais haber protestado. Me gustaría saber cuántos queríais ir al aeropuerto y lo pedisteis. Levantad la mano. Honestamente. En verdad esos son los únicos que me aman. Que Dios os bendiga.

Mañana, alguien os dice que me insultéis. ¿Lo haréis? Sabéis que si viene un rey de algún pequeño lugar del mundo o un primer ministro viene de una isla muy pequeña, por ejemplo, de Lak o de las Islas Maldivas, el primer ministro inglés tiene que ir a recibirlo. Y si vuestro Guru ha llegado, todos los gurus tienen que venir a recibirme, ¿o tienen que escuchar las tonterías que se decían aquí? Solo tenía ganas de volverme al aeropuerto con el tipo de vibraciones que sentí. ¿Cómo podéis caer en esta clase de pensamiento? ¿Cómo os unís así? Excepto por unos pocos… “Vuestra calidad se conocerá por cuánto estáis entregados a mí”. Cristo dijo eso, y hoy yo os lo digo a vosotros. Los sahaja yoguis protestarán por todo lo demás: “Esto no era bueno, aquello no era bueno, se hizo esto…”; protestarán contra el otro, protestarán contra todo. “Unos sahaja yoguis nos han cogido todo este dinero; esto no debería haber sucedido”, siempre me cuentan quejas y más
quejas. Y por este otro tipo de tonterías no protestan, nada. Todos sois personas orientadas hacia el ego y os gusta este absurdo egoísta del supra‐consciente. Eso es lo que pasa. ¿Habéis venido todos para el Guru Puja o para qué habéis venido? Sed honestos. Esto os lo estoy diciendo como Madre, no como Guru. Como Guru, haré lo que tenga que hacer. Os estoy hablando como Madre. ¿Es esta la manera de respetarla? Os lo he dicho: Este es el último Guru Puja que tendréis, el último quizá. Es sorprendente. Tenéis que respetar a vuestro Guru. Rendiros a vuestro Guru. Se dice que el Guru es el Paramchaitanya, pero en realidad el Paramchaitanya es vuestro Guru. “Agata Param Chaitanya, Dhanyoham Tava Dharshanat”: “Cuando el propio Paramchaitanya venga a esta tierra me sentiré muy satisfecho por ver el Darshan de mi Guru”. ¿En qué mundo estáis viviendo? ¿Dónde estáis? ¿Dando todo por sentado? Sé muy bien que una Madre tiene derecho a castigaros. Incluso Krishna pudo ser castigado por su Madre. Pero no tengo interés en hacerlo. No tengo nada que ver con los hijos que quieran perderme el respeto e insultarme. Si no me aman, no tengo nada que ver con ellos. Solamente aquellos que protestaron y quisieron ir al aeropuerto deberían pasar aquí delante, para hacer mi puja. Honestamente. Deberíais avergonzaros. Habéis insultado a vuestra Madre que os ha dado la Realización, que ha hecho tanto por vosotros. Desinteresadamente he estado trabajando día tras día, descuidando a mis propios hijos, a mi propia familia, a mis nietos, por vosotros. Solamente aquellos que quisieron venir al aeropuerto y lo dijeron y no fueron, por favor, venid adelante. Por favor, venid. Él me ve de nuevo después de muchos años. ¿Cuándo llegaste? (Alguien contesta) Imaginaos, han hecho todo el camino desde este o aquel lugar y tranquilamente les decís que escuchen estas tonterías. Ellos no han venido aquí para escuchar las tonterías de nadie. Pasad adelante, a este lado. (Alguien hace una pregunta) Sí, por supuesto, (también pueden pasar) los que no pudieron venir porque llegaron tarde. Os dije que no habría programa por la tarde. Todos los españoles, ¡qué dulces fueron! (Los que no deben pasar) son los que estaban aquí y no vinieron. (Habla en marathi)
Gupta, ¿cuándo llegaste? Sí, tú puedes subir. Aquellos que estaban aquí y no vinieron deberían comprender que están viviendo en el Reino de Dios. Y cuando la Diosa de ese Reino llega, tenéis que estar allí. Siento tener que hacer esto, pero esta es la promesa que tuve que hacer a todas las Deidades.
Sabed que tenéis que ser más independientes, tenéis que trabajar duro, tenéis que meditar. Esto demuestra que no hay disciplina. También perdono a los austriacos porque su líder quería venir. Los austriacos deben ser perdonados porque su líder quería venir. Ellos pueden pasar también. Un solo hombre puede salvar y un solo hombre puede destruir. Vuestro líder está bien hasta que llega la parte que concierne a vuestra Madre. Cuando se llega a este punto, entonces tenéis que protestar contra vuestro líder. Venid y sentaos aquí.
Todos los demás deberían ir a la parte de atrás. Por favor, id todos atrás y sentaos allí. Tuve que prometer esto a las Deidades. Si no, no lo aceptarían. Debéis saber que hay Deidades y Ganas y todos están sentados aquí. Llegaron a Francia antes que yo. Están trabajando las veinticuatro horas, lo sabéis muy bien. Lo sabéis, no es un cuento, sabéis eso. Están trabajando por vosotros, ayudándoos de todas las maneras, resolviendo todos vuestros problemas, ¿no es así? Gavin tampoco puede hacer mi Puja porque debería haber dicho algo. Gavin debería irse atrás. Y todos los ingleses que vinieron pronto para ocuparse de todo. ¿Ocuparse de qué, de toda esta tontería? Gavin dijo que no sabía que iba a ser una charla, de lo contrario habría protestado. ¿Y qué hay de ir al aeropuerto? Los ingleses saben cuánto he trabajado con ellos. Todos los líderes que no protestaron también deberían irse atrás; todos aquellos que no protestaron. Guido, ¿tú protestaste? (Guido dice: “Sí, Madre”) Los italianos pueden quedarse. Guido protestó. No podía entender lo que estaba pasando. “¿Dónde está nuestra Madre?” Ven a este lado; todos los demás id a la parte de atrás. ¿Qué coraje se necesita para una cosa así? (Alguien pregunta: “¿Pueden pasar los españoles y sentarse delante?”) Por supuesto. Por otra parte, se protesta por todo. Todos los días recibo cartas de la gente: “Esto no es bueno, eso no está funcionando en Australia. No funciona aquí, aquello no sucede”. Todos tienen derecho a criticar a los demás. Los franceses fueron estúpidos en el pasado y todavía son estúpidos ahora. Eso es lo que son. Tienen un gran concepto de sí mismos. Hace tiempo los españoles fueron muy agresivos, pero en Sahaja Yoga no son así. Debéis aprender cómo respetar. No habéis tenido una buena preparación. “Muy mal educados”; eso es lo que Dios va a decir al respecto. Yo he hecho todo lo que he podido para deciros cómo comportaros. No tenéis protocolo, ningún sentido del protocolo; sois como mendigos. Hoy tenéis que solucionarlo y pedir el perdón de todas las Deidades. Que vais a usar vuestras vibraciones en todo momento. Tomad esa firme decisión; que una cosa así no va a repetirse de nuevo nunca más, que esta ha sido la última y que nunca se repetirá. Me sorprende que los ingleses, que venían aquí bajo agua y nieve por una u otra cosa, tan pronto como han llegado al infierno se han vuelto demonios. ¿Qué les ha sucedido a los ingleses? ¿No tienen personalidad propia? Siempre siguen a los franceses y ahora caen con ellos en la zanja. ¿Es ese el principio que ahora se sigue? “Nos lo dijeron los sahaja yoguis franceses”. Mañana los sahaja yoguis franceses os dirán que vayáis a matar a vuestra Madre y vosotros la mataréis, ¿no es así? Solo porque lo han dicho los sahaja yoguis franceses. No hay individualidad ni comprensión de ningún tipo, solo estupidez.
(Habla en marathi) (Dirigiéndose a una sahaja yoguini) Esta Yashi vino a mí desde su infancia y cuando eran niñas venían desde muy lejos. Y no sabéis dónde estaban estas mujeres, ahora mayores, allí, donde trabajaba su padre en la universidad. Tanto si yo llegaba a las seis, a las ocho, a las diez ó incluso a las doce de la noche, el padre con sus tres hijas solían estar allí y se sentían llenos de gozo porque Madre había venido. (Habla en hindi)
Mucha gente no me ha visto desde hace meses. Tanto si me habéis visto como si no… Al igual que estoy disgustada con vosotros, también estoy contenta con algunos, con aquellos que me aman. Y como símbolo de ello, quiero dar este anillo a Guido. Lo que me sorprende son los gurus que os guían, como el que quería un Rolls Royce. Sus seguidores se pasaron un año entero muriéndose de hambre, compraron un Rolls Royce y fueron a recibirle. Había tal multitud que la gente no podía llegar al aeropuerto. Esa es la clase de guru que necesitáis. Os llevará al Infierno. Vosotros no queréis ir al Cielo, no queréis ser los ciudadanos del Reino de Dios.
Cualquier mantra que digáis, ¡por favor, escuchad! Meteos en la cabeza lo que estáis diciendo, lo que está saliendo de vuestros labios, escuchad. Poned en vuestro Corazón lo que estáis diciendo. No seáis hipócritas. No es necesaria ninguna explicación: “He estado con un guru, he hecho esto, he hecho lo otro”, nada de eso. Incluso en este momento, después de tantos días, no os habéis dado cuenta de que todo aquello en lo que creemos debería ser parte esencial de nosotros mismos. Es decir, esta pobre gente como los cristianos y otros como los hindúes y musulmanes, no han visto a Dios, no han tenido la Realización, nada, pero para ellos, eso se convierte en fe, luchan por ello. Y para vosotros, que habéis visto la Realidad, no lo es. ¿Qué es lo que he hecho mal? La gente tiene miedo a la policía, tienen miedo a esas cosas. Vosotros habéis entrado en el Reino de Dios, habéis visto lo que le ha ocurrido a la gente que ha intentado molestarme. ¿No tenéis miedo de eso? No seáis frívolos: “¿Qué más daba ir al aeropuerto? Después de todo, no importa”. Todos los ganas estaban allí, conmigo. Han tomado nota de todo y están aquí también. Soy muy prudente al sacaros porque no los veis. Pero los veréis muy pronto. No es fácil controlarlos; eso también lo debéis saber. Yo no os controlo a vosotros ni los controlo a ellos. Así que, ahora no quiero ser descortés con la gente que ha estado deseando venir a verme y que tanto me aman. Y quiero perdonaros a todos, a todos vosotros, porque este ha sido el primer error. Nadie debería decidir mi programa sin preguntarme. Nadie debería tomarse esas libertades. Para la próxima vez no permitiré nada por el estilo. Os lo estoy diciendo muy claro. Si organizáis mi programa os dejaré plantados. Sin consultarme no vais a llevarme a ningún sitio. Sin obtener mi permiso, un permiso escrito. Si alguna vez tratáis de hacer tales trucos conmigo os enderezaré. Sabéis que tengo todos los Poderes para corregiros. No os toméis libertades conmigo nunca más, os lo estoy diciendo y os estoy previniendo. Tratad de entender que os estáis enfrentando a alguien que tiene todos los Poderes. Lo sabéis, aprendedlo bien en vuestro interior. No es ni siquiera como Mahoma. Mahoma solo habló. Él nunca dio la Realización. Él avisó. De ninguno de ellos se tienen fotografías como las que habéis visto de mí, ¿no es así? ¿Qué más pruebas queréis para saber lo que soy?
Ahora comportaos. Os estoy avisando. La otra cara de Mahamaya es horrible. ¡Tened cuidado! He venido a esta tierra solo por aquellos que son mis niños, no por aquellos que no lo son; no tengo nada que ver con ellos. He tratado de salvaros como tiene que ser salvado un hijo pródigo. Eso es diferente, es muy diferente. Pero no os toméis libertades conmigo, debo decíroslo y preveniros. (El calor lo está secando todo) Me siento como una madre que es insultada, que se abusa de ella, maltratada por sus propios niños. Podéis soportar insultos de otros, pero no de vuestros propios hijos. No podéis, es muy difícil. Si no entendéis ningún protocolo porque sois muy ingenuos ‐nunca habéis sabido nada, no sabéis cómo respetar‐ entonces mejor que lo aprendáis. No hay “shradha” (fe), porque nunca la hubo. No sabéis cómo respetar a los demás; no sabéis cómo respetaros a vosotros mismos. Quizá puede que ni siquiera sea eso.
Hoy es el día de un acontecimiento muy grande. Y “Guru”, como os he dicho, viene de la palabra “Gravedad”. La gravedad. Y gravedad, eso es lo que sentía, que no tenía gravedad para atraeros a vosotros. O vosotros no tenéis nada de peso en vuestro interior por el que pueda atraeros. Cualquier cosa que tiene peso gravita automáticamente. No gravita hacia sí misma, pero gravita. También hay gravedad entre la materia. Pero la que tiene hacia la Madre Tierra es incomparable. Tiráis una piedra y vuelve a la tierra. Es imposible luchar contra la gravedad. Y esa gravedad es la integración de vuestro “shradha”, de vuestra dedicación y vuestra entrega. Sin esa gravedad no podéis alimentaros, no podéis crecer. Simplemente imaginad que las raíces van hacia la gravedad. Y cuando se han nutrido, solo entonces el árbol crece hacia arriba. Si vuestras raíces no son profundas, si vuestras raíces son débiles, no podéis profundizar. Hasta que no profundicéis en esa gravedad, no podéis ascender. No podéis nutriros a vosotros mismos.
Mi charla no debería ser inútil una vez más. Por favor, escuchadme. Me estoy dirigiendo a vosotros, a todos vosotros, recordadlo. No penséis que me estoy dirigiendo a ninguna otra persona; es a todos vosotros. Así pues, el único camino por el que uno puede ascender en Sahaja Yoga es mediante la profundización de las raíces. Dejad que las raíces crezcan. Hasta que las raíces no crezcan, el árbol no puede crecer. He visto a muchos sahaja yoguis que se dan mucha importancia hablando de Sahaja Yoga; pueden escribir libros, pueden escribir muchas cosas. El otro día vi a alguien escribiendo un folleto enorme sobre Sahaja Yoga, pero no había nada dentro de esa persona. Esa no es la señal de un sahaja yogui. Un sahaja yogui tiene que gravitar por dentro. ¿Cómo lo hacemos? En el año 1982 os conté las ocho formas de hacerlo y dije que más adelante os lo diría; e iba a decíroslo, pero no ahora. Hay ocho maneras por las que podéis ascender. Porque todavía no estáis establecidos en Sahaja Yoga, aún no estáis enraizados. Pensaba que estaríais asentados, pero no lo estáis. Tenéis que nutriros pero en la dirección contraria ‐las raíces están en la cabeza‐ llegando a estar sin pensamientos, haciendo que las células no piensen, dejándolas descansar, mediante la paz interior. No es solo una apariencia de paz o como algunas personas que aparentan ser muy pacíficas. Tenéis que hacer que funcione aquí, en vuestra cabeza.
El enraizamiento tiene que entrar en vuestra consciencia. ¿Cómo? A través de la meditación. Me dijeron que no hay disciplina. En Hounslow no hay disciplina de ningún tipo. Me sorprende que la gente de Hounslow no tenga la disciplina de levantarse temprano por la mañana y hacer meditación. ¿Qué estáis haciendo? ¿Cómo vais a crecer? ¿Cómo crece un árbol? No crece durante el día; crece por la mañana, por la mañana temprano. Nunca lo veis. ¿Cómo van a crecer estas raíces en vuestra cabeza? En vuestro cerebro, en ese Jada. Tenéis que meditar. Esa es la única manera de conseguirlo. Aquellos que no meditan serán superficiales, no lograrán nada y crearán problemas. Si son del lado derecho, se convertirán en personas del supraconsciente, se volverán bhuts. Si son del lado izquierdo, se harán del lado izquierdo y se les expulsará. Lo habéis visto en la Capilla Sixtina; veis a Cristo echándolos uno a uno. Y luego no deberíais echarme la culpa. Solo con escucharme no es suficiente. Debe crecer, la actualización del crecimiento es necesaria. ¿Me seguís? Habéis leído antes toda clase de tonterías, toda clase de cosas horribles. Sé lo que habéis leído. Habéis tenido en este horrible país francés toda clase de sádicos, como Sade, o como queráis llamarlo. Y hubo muchos como él que escribieron libros horribles para vosotros, que habéis leído.
Pero no han leído “El Advenimiento”. Hay muchos sahaja yoguis que no han leído “El Advenimiento”. Sin embargo, leer solamente no va a ayudar. Tiene que entrar en vuestro cerebro. ¿Y qué significa “en el cerebro”? Dentro de vuestro Sistema Nervioso Central. En el cerebro no significa en el pensamiento, sino en vuestro Sistema Nervioso Central, en las células de vuestro Sistema Nervioso Central. Esa luz tiene que llegar a las células. Tenéis que crecer y crecer. La única salida que os queda es ir a los Himalayas, y no a ningún ashram o a ningún otro sitio. Estableceos en algún lugar donde no comáis nada ni hagáis nada y naced de nuevo. Creo que ese es el único camino.
Podemos hacerlo funcionar, no es difícil. Si tenéis la búsqueda en vuestro Corazón y si tenéis el entendimiento, el sentido, la inteligencia para comprender que habéis conseguido algo en la vida, podéis lograrlo. Todos podéis hacerlo. No perdonáis a los demás; os perdonáis a vosotros mismos. Esto es lo peor cosa que hacéis. Tratar de perdonar a los otros constantemente es la mejor forma de que funcione. Pero no, tratamos de perdonarnos a nosotros mismos todo el tiempo y no perdonar a los demás. Todo lo hacéis al revés. Somos sahaja yoguis. Somos yoguis, santos. Así que, tenéis que ser el guru. Yo misma soy un Guru. ¿Y cuál es el vehículo de un guru? ¿Qué animal tiene? El perro. ¿Sabéis lo que es un perro? ¿Conocéis las cualidades de un perro? Ama a su amo, dará su vida por su señor. No se dormirá hasta que vea que su amo vuelve. Sea la hora que sea.
Tuvimos un perro y cada vez que yo me iba, salía y se sentaba en la puerta esperándome. Y unas personas le dieron a probar algo muy fuerte ‐unos vegetarianos‐ y estaba a punto de morir. Lo llevamos al hospital. Cuando llegué, me senté ante él. Tan solo estiró todo su cuerpo, puso la cabeza en mis pies y murió. Es un perro, un animal. Cuando me iba, cuando salía de casa, el perro no comía nada hasta que yo volvía. Me iba a cualquier país y no comía nada durante todos esos días; no tomaba su comida hasta que yo volvía. No me molestaba, solo se sentaba fuera a esperar a que me levantara. Eso es un discípulo. Hasta que no os convirtáis en buenos discípulos, ¿cómo vais a convertiros en gurus? ¿De qué sirve que os hable de todo eso? No tenéis ningún tipo de disciplina con vosotros mismos. ¿Cómo vais a dar disciplina a los demás? Vosotros mismos estáis tentados por toda clase de cosas. ¿Cómo lo haréis funcionar? ¿Cómo vais a hacer que otros os entiendan? ¿Qué tenéis para convertiros en guru? ¿Qué podéis dar?Todos los santos han gastado su propio dinero; por todo el mundo y en cualquier sitio es así. Para extender Sahaja Yoga, ¿cuánto dinero vuestro habéis gastado? ¿Cuánto habéis gastado de vuestro propio dinero para extender Sahaja Yoga? La gente solía privarse de comida para conseguir algo (de dinero). Yo he gastado muchísimo, lo sabéis muy bien. Sabéis claramente cuántos miles he gastado en vosotros. Incluso el dinero que consigo del Puja, sabéis que todo lo he usado para compraros objetos de plata. No debería ser para vosotros, sino más bien para mí, pero lo hago.
Todos los santos solían gastar dinero; Cristo tuvo que gastar dinero para extender su cristianismo. Él nunca extendió el cristianismo, sino su propio mensaje. Tukarama tuvo que hacerlo, Ganeshwara tuvo que hacerlo. Tuvieran lo que tuvieran usaban ese dinero, cualquier cosa que tuvieran, para extender Sahaja Yoga. Y lo más grande que he observado es que todo el mundo tiene muchas bendiciones. Tienen bonitas casas, bellos ashrams, todas las comodidades, todo bien hecho. Tienen muchas bendiciones. Dios los cuida, todos sus problemas se resuelven. Quieren casarse, pues se hacen buenos matrimonios, todo se hace bien. Todo se soluciona. Solo hay bendiciones, no hay obligaciones.
¿Cuánto dinero habéis gastado para Sahaja Yoga? En primer lugar deberíais haceros esta pregunta: “¿Cuánto tiempo le he dedicado a Sahaja Yoga? ¿A cuánta gente le he dado la Realización? ¿Cómo he sido de recto y virtuoso? ¿Qué he hecho para engrandecer el nombre de Sahaja Yoga? ¿Cómo es mi comportamiento personal? ¿Cómo he vivido?” Arneau ha gastado un montón de dinero, lo sé; él y su esposa. Lo sé de cada uno. Tenéis que dar tiempo, dinero, todo; vuestro trabajo, tenéis que abandonarlo todo. La gente ha dejado sus trabajos. Ya os he contado historias de cómo la gente se ha sacrificado por cosas corrientes, como la lucha por la libertad y todo eso.
Así que hoy, como os dije, tenéis que solucionar eso: vamos a obtener el crecimiento en nuestro interior a través de nuestro “shradha” y de nuestra entrega. Solo a través de la meditación podéis conseguirlo. “¡Todos nosotros vamos a crecer en esto, Madre!” Esto es lo que tenéis que prometerme ahora que estoy delante de vosotros como Guru. ¿De acuerdo? Ahora tendremos el Guru Puja; el Puja a Madre no siento deseo de celebrarlo.
Empezad el Guru Puja. ¡Acercaos! Cuando os digo algo, sonreís y me habláis; os reís con una risilla tonta también en el programa. En la Iglesia os estáis quietos. Si está allí el bhut de un papa sentado, os quedáis en silencio. No tenéis educación, sois unos mal educados, habéis sido malcriados. Es como cuando un perro se vuelve loco; sabéis que a esos perros se les mata. No se les mantiene en público. Mirad, los italianos han traído unos perros muy hermosos para que los veáis. (Un sahaja yogui dice: “Esos son los perros elegidos por Shri Mataji”). Yo también os elegí. Os he elegido también a vosotros. Pero mirad qué dulces son; dan tanta alegría, tanto gozo. Son tan oportunos que absorberán todo el enfado de las Deidades, estoy segura; sentados aquí como deidades, de una manera hermosa. (Alguien dice: “Shri Mataji, ¿te gustaría unos perros alemanes?”) Ese es el que tenéis aquí para que ladre a la gente. Para aquellos que no se porten bien, (rechazados), como el perro alemán. Son tan dulces; son preciosos.
¡No os perdonéis a vosotros mismos, perdonad a los demás! Entonces os convertiréis en gurus. Vuestra vida debería ser de tal manera, que aquellos que llegaran a tener un contacto próximo a vosotros, deberían mostraros respeto porque sois muy disciplinados. He visto esto. Mi marido viene mañana. Tendremos un programa y he visto una cosa en su vida, una cosa que tengo que deciros, algo que le ha hecho ser un hombre tan grande: es un hombre extremadamente disciplinado; extremadamente disciplinado. El que no tiene disciplina es como un perro furioso que tiene la rabia. Después de la Realización tenéis que ser personas disciplinadas. Disciplinaos a vosotros mismos. Esto es lo que dije en el ochenta y dos y de nuevo lo repito. Pero ahora la segunda parte de lo que dije lo contaré en India, lo cual espero que os lo manden. Ahora podéis decir los mantras. Ya Devi Sarva Bhuteshu. (Se recita) Decid los mantras del Sahasrara.
(Se recitan)
Ahora decid los 108 nombres del Guru.
Eso es: “Lo rendimos todo a Ti”. Cuando lo dais todo, después tenéis que coger una hoja de Tulsi y ponerle agua, (lo cual significa) “Te rendimos todo a Ti”. “Todo; toda nuestra salud, toda nuestra riqueza, todo lo que tenemos, te entregamos todo a Ti”. Es algo simbólico. “Todo: nuestro cuerpo, nuestro “mana”, nuestra mente, nuestra conversación, nuestro habla, nuestro pensamiento, todo te lo entregamos a Ti. Todas nuestras ocupaciones, nuestro trabajo, nuestras responsabilidades, todo te lo entregamos a Ti. Todas nuestras propiedades, nuestra riqueza, nuestro dinero, todo te lo entregamos a Ti. Todos nuestros familiares, todas nuestras relaciones, todos nuestros amigos, todas nuestras naciones, el mundo entero te lo entregamos a Ti. Toda nuestra educación, todas nuestras lecturas, todos nuestros libros, todo lo que hemos hecho hasta ahora te lo entregamos a Ti”.
Espero que lo hayáis escuchado y que lo mantengáis en vuestra cabeza. Meditad sobre este punto: rendirlo todo. “Nada nos pertenece”. Ahora los mantras. Primero decís el nombre y después tenéis que repetirlo. Se dice un mantra y luego tenéis que repetirlo. Tenéis que completarlo. Decid solo el primer nombre del Guru. Ahora escuchad y entended lo que significa.
(Se dicen los nombres)