Sahastrara Puja.

Alpe Motta (Italy)


Feedback
Share

Sahastrara Puja. Alpe Motta, Italia. 4 de mayo de 1986.

Hoy es un gran día para todos nosotros, porque es el decimosexto día del Sahastrara. En dieciséis percusiones o dieciséis movimientos alcanzáis una posición más elevada en el poema. Se dice que Shri Krishna es completo, que es una encarnación completa, porque tiene dieciséis pétalos. A esta plenitud se la denomina “Purna”.

Ahora nos estamos moviendo hacia otra dimensión. En la primera etapa recibisteis vuestra Realización. En el proceso evolutivo, los animales no son conscientes de muchas cosas de las que el ser humano si lo es. Por ejemplo, la materia no puede ser utilizada por los animales para su propio provecho. Además, ellos no son conscientes de sí mismos en absoluto. Si mostráis un espejo a un animal, no reaccionará como si estuviera ante un espejo. Excepto si se trata de chimpancés. Esto significa que estamos muy próximos a ellos. Al convertiros en seres humanos, os habéis vuelto conscientes de muchas cosas que eran inconscientes para los animales. Por ejemplo, ellos no entienden que pueden poner la materia a su servicio.

Como seres humanos, no erais conscientes de los chakras que existían en vuestro interior. Así pues, vuestra consciencia todavía estaba trabajando a medias; mediante el trabajo inconsciente de los chakras y el trabajo consciente de la mente. Tampoco sabíais cómo trabajaba vuestro sistema nervioso autónomo o vuestros órganos internos. Ni siquiera habíais sentido cómo os afectan las influencias externas.

Como resultado, con la libertad que alcanzaron o que les fue concedida, los seres humanos acumularon todo tipo de cosas en su cerebro, en su Sahastrara, sin ser conscientes de ello. Utilizaron su Sahastrara, su cerebro, para todo tipo de propósitos sin sentido. De nuevo, no fueron conscientes del aviso que les dio Shri Krishna de que: si utilizaban la consciencia humana para otra cosa que para el ascenso irían hacia abajo, caerían. Se les dijo. No es que no se les hubiera dicho. Lo sabían. Tanto en Oriente como en Occidente todos sabían que había que nacer por segunda vez.

Y lo que sucedió fue que, en Occidente, la gente pensó que utilizando el poder del cerebro se podía dominar la materia y usarla para su propio provecho. Si lo hubiesen hecho después de recibir la Realización, los resultados habrían sido muy diferentes. Porque después de la Realización todos os habéis vuelto conscientes de las vibraciones, que es el Chaitanya, y también de vuestros chakras. Con esta nueva consciencia habríais evitado todo lo que era erróneo. Pero es como una persona muy avariciosa, que gana un poco de dinero y se lo gasta todo.

Este problema ha complicado vuestro cerebro. Tenéis ciertos conceptos que están muy lejos de la realidad. La forma en que empezasteis a usar las máquinas os ha convertido en una máquina más. No tenéis sentimientos y no podéis relacionaros con los demás de un modo natural. En la consciencia humana, habéis aprendido cómo relacionaros con otros y con la naturaleza. Pero con este enfoque desde el ego os habéis alejado de la vida natural y real. Y os hicisteis artificiales.

Todo proviene del concepto de ser artificial. Por ejemplo, ahora dicen que está de moda ser arrogante o pretencioso. Esto es justo lo opuesto al ascenso y al proceso evolutivo. Esto ha sucedido porque habéis perdido el poder de relacionaros con los demás, que adquiristeis como seres humanos. Todas las organizaciones que habéis formado bajo un planteamiento colectivo también son artificiales.

Después comenzó el movimiento de que hay que ser naturales. Esto es otra manera de copiar lo artificial. Ser natural no significa tener una personalidad primitiva. Natural es evolucionar. Todo el propósito de la Creación es evolucionar. Hay otro concepto que aceptáis muy fácilmente, porque tenéis cerebros y aceptáis todo lo que aparece en vuestro camino. Os volvéis tan artificiales que necesitáis tener sensaciones constantemente para sentiros a vosotros mismos.

En todos los aspectos de la vida hay una compresión conceptual artificial. Por ejemplo, el sexo que es una cosa muy natural y normal, no hay nada de extraordinario en ello. Pero habéis hecho de ello algo tan artificial que ahora tenéis el sexo en el cerebro. Con ello no solo habéis silenciado a Shri Ganesha en el Muladhara, sino también a Maha-Ganesha en vuestro cerebro.

Otro aspecto por ejemplo es el arte. El concepto es tan estúpido que propone que arte es aquella idea que tenéis, que el arte ha de tener ciertas normas fijas. Lo que se ha definido como arte es lo que el arte tiene que ser. De este modo se condena a tal artista como barroco o rococó, o esto o aquello. Como cuando llamáis a alguien barroco y lo condenáis, luego rococó, esto, lo otro. Condenáis a todo el mundo. Y finalmente uno llega a la conclusión de que la cosa más insípida es arte. Es como una caña de azúcar a la que se le ha sacado todo el zumo. Lo que queda allí será arte algún día.

Por tanto, el cerebro que no nutre al corazón es un cerebro artificial, igual que un robot. Hay personas que se han vuelto como robots, y un robot puede ser manejado por cualquiera que sea el cerebro. Porque vosotros no tenéis vuestro propio corazón, y el cerebro está bajo el control de alguien que tiene un cerebro más lleno de conceptos.

Todos estos conceptos son destructivos. Por ejemplo, Hitler tenía el concepto de que él era ario, y de una raza superior. Para establecer ese concepto no le importó destruir el mundo entero. Lo mismo ocurrió en el campo de la religión. Todas las religiones se vertieron en las copas de los conceptos. El peor concepto que el ser humano ha alcanzado es que el dinero lo es todo. Primero intentaron la dominación política pensando que esto lo era todo. Y ahora piensan que el dinero lo es todo y que las cosas sublimes solo son imaginarias.

Cuando comencé mi vida, vi los complicados Sahastraras, y cuanto más intentaba resolver las complicaciones en mi propia consciencia, más difícil se hacía. Porque si veis mi época, en cincuenta años, los seres humanos se han vuelto muy difíciles. Después de la apertura del Sahastrara, cuando vine a Occidente, en estos dieciséis años he podido ver que son incorregibles.

Ahora bien, para vosotros ya está preparado el escenario para ascender más alto. Lo que os he descrito es el telón de fondo. Podéis ver cómo, cuando tenéis un programa, acuden quinientas personas y en dos semanas todos desaparecen. Esto sucede porque cuando el ascenso tiene lugar la Kundalini expulsa el ego y lleva a la persona a la realidad; pero de nuevo el ego que ha ido desarrollándose con gran velocidad, sobrepasa la velocidad de la Kundalini y cubre la cabeza. Entonces empieza a sugeriros: “¿Cómo puedes tú llevar una vida divina? Te perderás el alcohol, la locura, todo el divertimento de la vida”. Entonces sentirán que perderán la libertad para volverse locos.

Si lo observáis desde este punto de vista os sorprenderá ver cómo reacciona la gente. Debéis tener algo verdaderamente estúpido si queréis venderlo en el mercado. El otro día oí que alguien se había hecho muy rico vendiendo latas vacías como lámparas. Todo tipo de cosas estúpidas, que no están de ningún modo cerca de la belleza natural, del gozo natural, se aceptan como sofisticadas.

El otro aspecto de esto es que el Asuri Vidya, el Vidya negro, se ha hecho con el poder. Shri Krishna ya advirtió en el capítulo XV del Bhagabad Gita, que cuando el Asuri Vidya se hace con el poder, el Suddha Vidya (conocimiento puro), no puede competir con la velocidad a la que se desarrolla el Asuri Vidya. Por ejemplo, en América ha habido una larga discusión entre los sahaja yoguis sobre sí mi fotografía debía estar en la sala de estar o no.

Sin embargo si les pedís que se pinten las uñas de negro, la cara de negro y que lleven ropas negras como las brujas, lo harán. Así pues, a pesar de ser un sahaja yogui, somos tímidos con nuestra vida divina. Cuando se hicieron hippies o punks o cualquier otra cosa estúpida de ese tipo, dieron toda su vida, todo su tiempo y todo su dinero para ello. Cambiaron sus ropas, su vida familiar, su estilo de vida, cambiaron todo, pusieron toda la carne en el asador.

Ahora bien, incluso cuando los sahaja yoguis están plenamente convencidos de la espiritualidad y divinidad de Sahaja Yoga, siguen siendo tímidos respecto a ello. Sabéis que vuestra Madre no os pide ningún dinero, por el contrario, gasta dinero en vosotros. Vosotros salís ganando. Pero cuando llega el momento de dar, todo el mundo se siente tímido.

Con estos antecedentes llegáis a la Luz de la Gracia de Dios. Pero no queréis apresuraros, queréis tomaros vuestro tiempo. Queréis hacerlo lentamente, tan lentamente que podríais perder vuestra oportunidad. A pesar de la consciencia de sahaja yoguis en la que sabéis todo sobre vuestros chakras, sobre las vibraciones, sobre cómo relacionaros con los demás, todavía este conocimiento es utilizado para ventajas personales.

Por esta razón, la sombra del pasado aún continúa a pesar de tener esta nueva consciencia. Los animales nadan espontáneamente, no tienen que aprender. Pero los seres humanos necesitan aprender a nadar. Han olvidado la técnica que conocen los animales y se han vuelto hacia las técnicas de los seres humanos.

Pero en Sahaja Yoga habéis obtenido vuestra Realización, en esta vida, y en el tiempo de esta vida tenéis que crecer. En esta vida tenéis que obtener lo más alto. El tiempo es muy corto y el pasado muy oscuro. Estáis rodeados de personas que desde la mañana hasta la noche están lanzando conceptos destructivos.

Sois vosotros los que debéis evolucionar mucho más rápido que todos ellos. Pero una especie de letargo, aunque entendéis que vuestra consciencia es muy distinta a la de ellos, una especie de letargo no os deja aceptarlo de la forma en que Sahaja Yoga debería ser aceptado. Todos y cada uno de vosotros deberíais pensar cada día: “¿Qué he hecho hoy por Sahaja Yoga?” Pero todavía estáis muy ocupados con vuestros trabajos, con ganar más dinero, con tener relaciones con personas que no tienen nada que ver con Sahaja Yoga.

Tenéis que hacer el máximo esfuerzo para ascender hasta un punto en el que cualquier cosa que conozcáis: creáis en ello, actuéis de acuerdo con ello y os hagáis uno con ello. Esto podéis hacerlo con conceptos pero no con la realidad, este es el problema. Voy a explicar este punto: como un fanático que piensa que en su religión puede hacer tal o cual cosa, y lo hará. Cuando el concepto no tiene realidad, cuando no ha beneficiado a nadie, cuando ha mostrado no tener sustancia, a pesar de ello la gente lo hace.

Lo he visto en mi propio país, en la lucha por la libertad, mi padre entregó todos sus bienes, sus ocupaciones, incluso teniendo once hijos en la familia. De vivir en palacios pasamos a vivir en cabañas durante muchos años, durante muchos años. Por la libertad grosera hacemos cualquier cosa. Así pues, por la libertad más sutil los sahaja yoguis deberían hacer cualquier cosa que les fuese posible.

Lo primero es darse cuenta, ser conscientes, saber en vuestra mente consciente, constantemente, que sois yoguis. Sois seres más elevados que el resto de la humanidad. La salvación de toda la Humanidad depende de vosotros. El propósito de la Creación será atendido por vosotros. Así pues, antes de nada debéis ser conscientes en vuestra consciencia de que sois muy importantes y que por esta razón se os ha dado la Realización.

¿Cómo podéis seguir viviendo con vuestros condicionamientos y vuestro ego? Los condicionamientos son así. Si venís de una religión cristiana, entonces tendréis que traer un poco de esa religión a Sahaja Yoga. O si procedéis de la religión hindú querréis traer un poco de eso. Tenemos la esencia de todo eso en Sahaja Yoga, las puras esencias. Pero aquí no podemos tener el burdo sinsentido. Todas estas cosas son como suciedad sobre nuestro Sahastrara, que ha de despojarse de ello.

Aunque ahora sois conscientes de vuestros chakras no los mantenéis limpios. Incluso los seres humanos ordinarios, si tienen ropas o una casa, intentan mantenerla limpia. Pero vosotros ni siquiera os sentís avergonzados de que vuestros chakras estén en malas condiciones. Porque, después de algún tiempo, incluso perdéis la consciencia de ellos.

Os habéis transformado en algo más sutil, pero en vuestra consciencia, aún no sois sutiles. Hay muchas cosas que sabéis y que la gente que no es realizada desconoce, cosas que son la Verdad Absoluta. Por ejemplo, ni siquiera utilizáis las vibraciones. En cualquier caso en que se necesitan no las utilizáis. O lo hacéis mecánicamente, dando bhandans como una máquina.

Así pues, todavía no sois conscientes de vuestros chakras. Cuando ponéis vuestra atención en ello sois ligeramente conscientes, pero aún no sois conscientes en vuestro sistema nervioso central. Esta es la razón por la que no sabéis por qué tenéis que hacer cierta cosa en un tiempo particular. A menos y hasta que ascendáis al estado de Nirvikalpa no podréis ir más allá.

Por ejemplo, yo sé todo lo que estoy haciendo. Puedo manejar cualquier poder cuando yo quiera. Puedo absorber cualquier negatividad que quiera, así como no necesito absorber cualquier negatividad que yo no quiera. Puede que estéis a miles de kilómetros de mí, pero os conozco a todos vosotros. Puede que no conozca vuestros respectivos nombres, pero os conozco como una parte de mi Ser.

Además, yo puedo comportarme exactamente como un ser humano, exactamente igual que vosotros. Envejezco como vosotros, uso gafas, hago todo lo que haría de mí un auténtico ser humano. Yo he aceptado este papel conscientemente, no inconscientemente. Para mí nada es inconsciente. Si tenéis que ser conscientes de lo que estáis haciendo, debéis estar alerta.

Lo primero que habéis alcanzado es la paz, la paz. Pero incluso ahora, veo que la paz que debería convertirse en gozo se convierte en una lucha. La verdad es solo una, no podéis discutir sobre la Verdad. Es homogénea y nunca te hace discutir con los demás. Por ejemplo, vosotros no sois conscientes de vuestros dedos pero cuando tienen que sujetar algo, todos ellos se unen y lo hacen.

Por tanto, la parte del cerebro que todavía realiza el trabajo de un modo inconsciente ha de hacerse consciente. Esto es la evolución. La adhesión a cualquier concepto está en contra de la evolución. Debéis aprender a afrontar la realidad, a aceptar la realidad y a actuar de un modo real. Puede que en un momento dado digáis: “¡Madre, esto es un milagro!” A veces decís: “¡Esto es un milagro!” Quizá lo sea para los seres humanos, incluso para los sahaja yoguis, pero no para mí; porque yo sé de qué se trata. De modo que, para ascender por encima de esta consciencia “a medias”, tenéis que ver que sois vosotros mismos los que lo estáis haciendo.

Todo el sistema de relacionaros unos con otros debe cambiar completamente. Esto es muy importante, al menos para los occidentales. Porque, al menos en India, todo el mundo sabe que los esfuerzos humanos no nos conducen a ninguna parte. Que debemos ascender. Quiero decir los verdaderos indios. Algunos se aprovechan de Sahaja Yoga y después desaparecen. Pero en general, la mayoría saben que debemos ser conscientes de lo que hemos alcanzado.

Podemos decir que habéis obtenido el autoconocimiento, pero no tenéis la autoconsciencia. Por ejemplo, si decís el nombre de una persona -pongamos una persona muy santa- sentiréis las vibraciones fluyendo. También sabéis que esto ocurre porque es una persona santa. Pero, ¿por qué no sucede lo mismo con los sahaja yoguis? ¿Por qué si se pronuncia alguno de vuestros nombres las vibraciones no fluyen de la misma manera? Además, vosotros tenéis una gran ventaja en esto, porque la Adi Shakti en persona está delante de vosotros. Ellos no tenían a nadie que les dijese todo esto. Pero la desventaja es que lo dais todo por sentado.

En la expresión: cuando decís algo, cuando expresáis algo, ¿sois naturales?, ¿lo hacéis desde vuestro corazón? La consciencia de que: “Lo estoy haciendo desde mi corazón”, es lo que quiero que alcancéis. Hay personas que trabajan muy duro en Sahaja Yoga, pero otros lo dan todo por hecho. No quieren ayudar. Quieren tenerlo todo servido. Esto demuestra que no son conscientes de sus propios poderes de gozo. Si lo hicieran desde su corazón, nunca sentirían el esfuerzo que han hecho, solo sentirían las bendiciones que han recibido y lo que han alcanzado. El sentido de satisfacción por el deber cumplido os ayudará a superar todos vuestros problemas, especialmente los del Vishuddhi izquierdo.

El segundo estado es aquel en el que sois conscientes de lo que estáis haciendo. En ese estado no habría fallos, no cometeríais faltas. Incluso si hicieseis algo que pareciese ser un error resultaría estar bien. Pero debo decir que todavía no hay nadie que haya llegado a ese estado. Lo digo porque hay algunos que cuando digo alguna alabanza enseguida piensan que se lo digo a ellos. Por ejemplo, hoy mismo quería poner mi reloj en hora y al hacerlo saqué del todo la manecilla. Esto lo hice, digamos, inconscientemente, pero al mismo tiempo siendo muy consciente. De modo que el reloj se detuvo, aunque yo sabía a qué hora debía estar en el Puja. Así que, de un modo consciente me puse a mí misma en contra de mí misma. Si el reloj no se hubiera parado yo habría llegado antes. Pero ese no era el momento en el que tenía que llegar. Así que, tuve que arrancar la manecilla del reloj para mantenerlo parado.

De este modo, cualquier cosa que hagáis mal, sabéis su porqué. Podéis también jugar con vosotros mismos haciendo un drama y diciendo: “¡Oh, vaya, he cometido tal o cual error!” aunque en realidad no hay ninguna razón para ello. Pero debo decir que este estado aún está lejos.

En el estado en que estáis ahora todavía cometéis muchos errores porque no sois conscientes de vosotros mismos. A nivel grosero, entendéis ser consciente como cuando una persona tiene que ir a una entrevista y debe llevar un traje apropiado, peinarse bien, limpiarse la garganta…” Será muy consciente de ello.

Pero cuando se refiere a vuestro ascenso, ¿estamos alerta? ¿O damos por sentado que Madre nos dará un buen baño, nos pondrá en la cuna y nos llevará hasta allí? ¡Esto es muy infantil! Debéis madurar en vuestro ascenso.

Puede que digáis: “¿Y qué debemos hacer?” ¡Afrontaos y observaos a vosotros mismos todos los días! Ved en realidad cuánto tiempo gastáis en preocupaciones mundanas y cuánto en vuestro ascenso. ¿Habéis dejado todas vuestras preocupaciones a Dios Todopoderoso? ¿Habéis saltado plenamente fuera de vuestro pasado? ¿Habéis abandonado todo lo que es tonto y sin sentido?

¿Cómo os relacionáis con los demás? ¿Cómo habláis a los demás sahaja yoguis? A veces me sorprende ver que, si un sahaja yogui es atacado por una persona que no es sahaja yogui, otro grupo de sahaja yoguis apoyará más al que no es sahaja yogui.

O bien un sahaja yogui que tiene que crecer, y presta más atención a la gente negativa que a la positiva. Se comporta mejor con las personas negativas que con las positivas. Es más amistoso y abierto con la gente negativa que con la positiva. Tenéis que uniros a la gente positiva. Pero siempre ocurre al revés, porque ahí hay un ego muy sutil.

Toda la compresión de lo sutil os la he explicado muchas veces. Pero con vuestro complicado cerebro -que es como una máquina, como un ordenador estropeado- podéis llegar a conclusiones sobre lo que yo he dicho, que son justamente lo contrario. Supongamos, por ejemplo, que he dicho que olvidéis el pasado. Algo muy sencillo. ¿Significa esto que olvidéis lo que es bueno del pasado? Esto sería como decir que no debéis comprender por qué os comportáis cómo lo hacéis. Olvidar el pasado significa que no permitáis que el pasado os domine.

Un cerebro que es sencillo, que es firme, que tiene amor, puede entender lo que digo directa e inmediatamente. Este cerebro complicado ha de corregirse. Y la mejor manera es dejar de pensar. ¡Dejad de pensar! Esto es lo que tenéis que hacer.

Pero vosotros sentís que si dejáis de pensar, entonces, no podréis hacer nada. Sin embargo, solamente pensando es cómo no hacéis nada. Por ejemplo, ahora tengo que daros una charla. Pero me pongo a pensar sobre ello, ¿qué oiréis? ¿Oiréis mi pensar? Supongamos que tenéis que encender estas luces. Entonces empezáis a pensar: “Tengo que encenderlas”. ¿Acaso se encenderán de este modo? Debéis entender que pensando no hacéis nada. El pensamiento es el distintivo del hombre perezoso y se utiliza para evitar el trabajo.

En cierta ocasión le dije a una señora que había en casa: “Vamos a salir fuera. ¿Puedes cocinar algo para nosotros?” Pero cuando volvimos no había cocinado nada. Yo solía cocinar todos los días, pero ella no cocinó nada. Le dije: “¿Por qué no has cocinado nada para nosotros?” Me contesto: “Pensé que quizá comeríais fuera”. Ella era occidental. Mi marido dijo: “Vale, vamos a comer fuera y tú te quedas en casa”. Yo le dije: “Eso no es agradable”. A lo que él contestó: “No, deja que vea si lo que ella pensó está bien para ella misma”.

Así que, esto es solo un escape que habéis aprendido hace tiempo, una astucia. No discutáis sobre nada. No discutáis sobre Sahaja Yoga. No discutáis con los líderes. Aunque seáis su esposa, no discutáis. Últimamente estamos teniendo problemas con algunas mujeres de los líderes, porque intentan influenciar a sus maridos. Pero en lo que a Sahaja Yoga se refiere, no tienen absolutamente nada que hacer. Supongamos que estáis trabajando en una oficina donde vuestro marido es el jefe y vosotras sois una empleada. ¿Corregiríais a vuestro marido? En este caso lo que la mujer tiene que hacer es nutrir la organización. Nutrir al marido con amor. Desde el corazón y no desde el cerebro.

Creo que es algo muy grande haber nacido yo misma como mujer, porque puedo gozar del corazón, de las emociones. Las emociones de mi Amor, el funcionamiento y el juego de mi Amor. Es algo tan grande que ninguna encarnación ha gozado de esto como yo. Así pues, la mujer no debería sentirse degradada si tiene que dedicarse a cuidar el corazón. En cierto aspecto ellas están en una posición más elevada. Podéis hacerlo sin pensamiento pero no sin el corazón.

De modo que las mujeres no deben discutir con sus maridos si son líderes, no deben discutir en ningún caso. Porque he visto que, si las mujeres discuten mucho, los hombres se vuelven sordos. No oyen lo que las mujeres están diciendo. Si ellas son muy agresivas, los hombres quedan anulados. Así pues, en la relación con los demás debéis comportaros de un modo natural, uno es un hombre y otra una mujer. Deberíais convertiros en más mujer y más hombre respectivamente. Entonces podréis ver lo divertido que es. Imaginad este mundo solo con hombres o solo con mujeres. ¿Qué sucedería?

Debemos ser conscientes de hasta qué punto hemos alcanzado la consciencia en nuestra relación con los demás. Esta es la consciencia colectiva del Virata, del cerebro, del Sahastrara. En principio, el Sahastrara es el Vishnu Tattwa. Pero la deidad es Mataji Nirmala Devi. Podéis ver de qué modo tan hermoso se ha llevado a cabo la integración. Todos los poderes de Shri Vishnu tienen que actuar de acuerdo con la Deidad, completamente rendidos a los Pies de Loto de la Deidad. Así, la consciencia de Shri Vishnu está absolutamente en manos de la Deidad. No quiero hablaros de esta tremenda Deidad, sería demasiado, os llenaría de asombro. De modo que cualquier cosa que funcione o esté funcionando, dejad que funcione. Se dice: “Rendid vuestro Sahastrara a esta Deidad”. Para vosotros debería ser muy sencillo, porque tenéis a la Deidad y tenéis vuestro propio Sahastrara. Y sois solo vosotros, los sahaja yoguis de estos tiempos modernos, los que habéis visto a esta Deidad.

Se dice que tenéis que pedir a Dios tres cosas: salokya, samipya y sanidhya. Salokya significa ver a Dios; samipya es la cercanía con Dios y sanidhya es la compañía de Dios. Pero vosotros tenéis tadatmya que es la unión con Dios. Aunque no del mismo modo que tenían los yoguis y santos anteriores a vosotros. Esta unión la tenéis estando fuera de mi cuerpo, mientras que ellos la tenían solo cuando estaban dentro del mío y no eran más.

Por tanto, deberíais entender el límite del tiempo. Deberíais entender vuestra grandeza, y deberíais entender cómo vosotros habéis sido elegidos para el trabajo más grande de esta Creación. No queda tiempo para el letargo. Tenéis que ascender y despertar. Hoy es el día en el que espero que saltéis al estado de Nirvikalpa. Pero solo permaneceréis allí a través del esfuerzo, de lo contrario caeréis de nuevo. Repasad esta charla una y otra vez y no penséis sobre ella. No penséis que es para otra persona, es para vosotros, para cada uno de vosotros. Y debéis ver cada día cuánto avanzáis vosotros mismos.

Hoy es un día del Sahastrara especial. En realidad, de acuerdo con el calendario solar el día del Sahastrara sería mañana. El día del Sahastrara es el lunes. Imaginaros, estáis teniendo el Puja un día antes. Tenéis que saber que el calendario de Dios no tiene nada que ver con el calendario de los seres humanos. Según ciertos calendarios yo debería haber venido a la Tierra dos mil años más tarde y según otros dos mil años antes. En esta misma forma. De modo que el calendario está bien, el tiempo es correcto, todo está bien.

Vosotros no sois robots ni máquinas, habéis evolucionado a través del proceso evolutivo y solo a través del proceso evolutivo tenéis que alcanzar la personalidad más elevada. Por tanto, cualquier cosa que hagamos, cualquier cosa que consigamos, sois vosotros quienes tenéis que mostrarlo. Puede que yo ilumine en gran medida vuestro Sahastrara, pero de nuevo se cerrará. Tenéis que saber que cualquier altura a la que seáis elevados, sois vosotros a través de vuestro poder de deseo y acción, los que tenéis que mantenerlo.

Que Dios os bendiga.

Esta charla expresa la preocupación de vuestra Madre, no la toméis como algo más. Todo esto no podría haberlo dicho hace dos años, ni siquiera el año pasado. Porque es ahora cuando estáis en un estado en el que os lo puedo decir. Podéis entenderlo, pero tiene que pasar a formar parte de vuestra consciencia. Estamos en el estado donde podemos comprenderlo, pero debería convertirse en vuestra consciencia. Con lo que hoy va a ocurrir así debería ser, si es que lo mantenéis apropiadamente.

De nuevo, que Dios os bendiga.

Hay algunas personas que son nuevas. Deben disculparme pero tenía que decir estas cosas hoy.