Sahastrara Puja: “Cómo se decidió”.

Fregene (Italy)


Feedback
Share

Sahastrara Puja: “Cómo se decidió”. Fregene, Italia. 8 de mayo de 1988.

Hoy es el decimonoveno día del Sahastrara, si contamos el día que se abrió el Sahastrara como el primero. Tengo que contaros la historia del día del Sahastrara, que fue algo que se decidió hace mucho tiempo, antes de que yo encarnara. Hubo una gran reunión en el Cielo y los treinta y cinco “karodes” de Dioses (cerca de un millón) y todas las Deidades estaban presentes para decidir qué había que hacer. Era lo último que había que hacer en los seres humanos, abrir su Sahastrara para abrir su conciencia hacia el Espíritu, hacia el conocimiento real del Divino y para eliminar la oscuridad de la ignorancia. Y debía ser un acontecimiento espontáneo porque debía hacer funcionar la Fuerza Viviente de Dios. Además debía hacerse muy rápidamente. Así que, todos los Dioses me pidieron que yo, la Adi Shakti, tomase nacimiento.

Intentaron hacerlo lo mejor que pudieron. Hicieron todo lo que era posible. Hicieron a los santos, aunque a muy pocos. Ellos mismos encarnaron y la gente creó religiones a partir de ellos, que luego se pervirtieron y trajeron mala fama para ellos. No hay ninguna realidad en estas religiones. Estas religiones estaban orientadas hacia el dinero o hacia el poder. No era una fuerza divina trabajando, en realidad todo era anti-Dios. ¿Cómo apartar a los seres humanos de esas religiones artificiales, de estos caminos pervertidos de destrucción? ¿Cómo hablarles acerca de todas estas organizaciones establecidas, que durante muchos años han estado gobernando acumulando dinero y poder?

Esta era una tarea tremenda y debía realizarse con una gran paciencia y amor. También era un trabajo muy delicado porque la gente simple e inocente creía en estas religiones. Había que alertarles de que todo esto era un sinsentido, de que no eran religiones, de que estaban en contra de las encarnaciones, en contra de los profetas, en contra de todos los santos. Por eso todos los verdaderos santos tenían que sufrir. Este trabajo que había que hacer era muy poderoso y por eso la Adi Shakti tenía que nacer en esta Tierra. Debía ser antes del 6 de mayo, que era el día del Juicio Final de ese año. Se realizó el 5 de mayo, justo a tiempo.

Todo se decidió con antelación y a cada Deidad se le asignó un trabajo. Son Deidades muy eficientes, muy obedientes y que me conocen muy bien. Conocen cada uno de mis cabellos. Yo no tengo que enseñarles protocolo. El amor os enseña el protocolo, pero el Amor que es divino, no el amor egoísta. No es el amor que tenemos por mi hijo, mi esposo, mi país o mis ropas, sino el Amor que es divino y que se extiende desde nuestro corazón, desde nuestro Espíritu, como la Luz del Conocimiento.

Qué tarea tan tremenda es esta. Así que, como ya he dicho, en el Sahastrara yo tenía que ser Mahamaya. Yo tenía que ser Mahamaya. Yo tenía que ser de un modo que la gente no pudiera reconocerme fácilmente. Pero, ¿y las Deidades? Ellas no. Esta Mahamaya tenía que venir a esta Tierra. No la Adi Shakti en su forma más pura porque esto hubiese sido demasiado. Así que, Ella fue revestida con esta Mahamaya.

Ahora hay que ver lo que hemos conseguido en estos diecinueve años. Hay muchos sahaja yoguis sentados delante de mí. La diferencia entre un santo y un yogui es que el santo es correcto, él mismo es sagrado, pero no sabe mucho acerca de la Kundalini. Pero el yogui sabe acerca de la Kundalini. La diferencia entre un yogui y un sahaja yogui es que un sahaja yogui tiene poderes. Un sahaja yogui tiene poderes para dar la Realización a otros. Un yogui puede limpiarse a sí mismo pero no puede limpiar a otros, mientras que un sahaja yogui puede limpiar a otros y a sí mismo. Así pues, este es un estado muy superior que habéis logrado a través de vuestras grandes “punyas”, diría yo.

Muchos de vosotros habéis estado buscando la verdad en vuestras vidas anteriores y ahora estáis aquí para lograr lo que estabais buscando. Todo esto ha sucedido de un modo muy bello. Vosotros ni siquiera sois conscientes de lo que os ha sucedido automáticamente. Espontáneamente, en una décima de segundo, habéis conseguido poderes en vuestro sistema nervioso central. Vuestra atención se ha corregido aunque, aún ahora, en algunas personas no ha sido así. Incluso ahora veo que la atención se tambalea. Pero muchos de vosotros habéis alcanzado el estado que decimos: “Shivo ham, Shivo ham, Shivo ham”. Lo habéis obtenido. Lo que describió Adi Shankaracharya sobre él mismo, lo podéis decir sobre vosotros.

Pero, aun así, yo soy Mahamaya. Yo me comporto como vosotros. También tengo una familia, tengo hijos que se puede considerar que son míos, al igual que todos vosotros, que también sois mis hijos. Así que, cuando maduráis suficientemente, el primer signo es que obtenéis discreción. Esta Discreción divina es de nuevo Amor. Pero he visto que la gente duda. No les importa decir: “¡Madre, mi Agnya está obstruido!” ¿Por qué? Sabéis cómo solucionarlo. ¿Por qué no lo curáis? ¿Por qué no os ponéis a ello? ¿Qué es lo que pasa? ¡La maya!

Primero empieza el problema con la familia: mi esposa, mi madre, mi hermano, mi marido, mis hijos. Esto es maya. Con esto os vienen dudas y de nuevo os hacen descender. Después esta maya se vuelve más y más sutil. La situación de la familia mejora, esto lo sabéis todos. Pero muchos dudan y se pierden en Sahaja Yoga porque tienen una mala esposa o un mal marido. Vosotros tenéis que ascender solos, por vosotros mismos. No tenéis que depender de otros. Y aquellos que no os permiten ascender deben ser expulsados. Nada es más importante que vuestro ascenso, que ha de ser más y más elevado, porque tiene un gran propósito divino. Su culminación será cuando toda la Humanidad sea salvada a través de vuestros esfuerzos. Vosotros tenéis que hacerlo funcionar. Y en esta situación veremos los mil pétalos. Estos son los Poderes del Virata en vuestro interior. Y aquí es donde vacilamos, en que la Luz del Sahastrara es el Brahmarandra, que es vuestro chakra del Corazón.

El chakra del Corazón también puede ser muy mal entendido. Y este malentendido viene de Mahamaya para probarnos. Como cuando decimos que tenemos que tener una familia. Debemos tener buenas familias, debemos tener buenos niños. Inmediatamente Mahamaya actúa. Nos empezamos a preocupar por el marido, por la familia. Nosotros debemos ser vuestra familia. Hay un proverbio en sánscrito que dice que, para aquel que tiene la personalidad de un santo, el mundo entero es su familia. Vosotros os preocupáis por la familia individual y el colectivo sufre. Si existe tal atadura familiar es mejor librarse de ella. Tenéis que sacrificaros. Aunque no es un sacrificio sino librarse de una enfermedad. Así que, malgastamos nuestro tiempo con nuestros niños y con nuestra familia que es muy pequeña. Entonces, en diferentes aspectos como: la compasión, el amor y el afecto, nuestra situación cambia.

Nosotros creemos que debemos amar a los sahaja yoguis. Le pedí a alguien que se marchara porque tenía una enfermedad y me decía mentiras. Entonces la atención de una persona negativa irá más hacia él y tratará de cuidarle más que a otros sahaja yoguis. ¿Acaso tenéis vosotros más compasión y amor que yo? ¿Por qué os sentís atraídos hacia personas que están fuera de Sahaja Yoga? ¿Por qué simpatizáis con personas de este tipo? Vosotros no estáis aquí para ayudar a los oprimidos ni a los pobres, ni a la así llamada gente que sufre. Vosotros no sois encarnaciones. Vosotros no estáis aquí para ayudar a mujeres que están todo el tiempo llorando, ni para ayudar a niños que tienen que ser separados de sus padres. ¿Acaso es esto un hospital? Todos nosotros nos estamos curando. ¿Habéis oído alguna vez que un paciente vaya a curar a otros pacientes? Es el doctor el que ha de hacer este trabajo.

Pero al principio, los sahaja yoguis siempre caen presa de este tipo de atracción. Es como una manzana podrida y muchas manzanas buenas. ¿Cómo pueden las manzanas buenas curar a una manzana podrida? Incluso aunque pongáis veinte mil manzanas buenas sobre la manzana podrida, esta estropeará a todas las demás. Este no es vuestro trabajo, es el trabajo de Dios. Lo único que podéis hacer vosotros es llevar a esa persona hacia el colectivo mostrándole que lo que hace es equivocado, que está equivocada y que debe estar bien. Pero no sé de dónde ha salido la idea de que no hay nada maligno en este mundo, que no hay nada que sea malo en este mundo. Existe el demonio y hay cosas malas y lo sabréis si vuestras vibraciones y vuestra discreción son correctas; lo sabréis inmediatamente. Así, malgastáis vuestras energías intentado corregir a personas que nunca pueden ser corregidas y no os dais cuenta de que no habéis corregido a esta persona sino que, por el contrario, vosotros os habéis corrompido. Esto significa que aún no sois suficientemente maduros.

En la apertura del Sahastrara, nunca he sentido que haya algo incompleto, es un trabajo perfecto. Vuestros nervios no se han dañado. Y una Kundalini muy poderosa se ha elevado. Qué dulce y bellamente, qué delicadamente se ha abierto camino. Solo un hilo ha salido. Y entonces se ha establecido esta conexión y comienza esta relajación en el sistema simpático. Qué bellamente se abren los chakras y más de estos hilos se elevan.

También se os ha dicho cómo hacerlo funcionar. Sabéis toda la técnica de cómo hacerlo. Pero lo que no sabéis es que aún no sois una persona perfecta. Tenéis que perfeccionaros a vosotros mismos, y además está Mahamaya. Ella no os considera fuera de toda duda, ese es el problema. Ella os pone tentaciones deliberadamente. Os da deliberadamente vuestra posición. Ahora líderes, líderes mundiales, líderes universales. Primero desarrolláis un dolor, luego un cuerno y después algo sale del Sahastrara. Parecéis un payaso. Para probaros puede que os case con alguna persona extraña. Estas pruebas han de hacerse. Este es el trabajo de Mahamaya. Ella tiene que probaros.

El oro ha de ser probado. Los diamantes han de ser probados. Todo lo que tiene valor ha de ser probado, si no, ¿cómo podéis certificarlo? Esto no es como ir a la iglesia donde alguien pone agua sobre vuestra cabeza y ya está, ya estáis bautizados. Ya está, ahora sois los elegidos. El agua se evaporará muy rápidamente y cuando vayáis a Dios dirá: “¿Cómo os han bautizado, con agua? ¿Dónde está? No puedo verla”. Así que, todo esto ha de ser entendido en la perspectiva correcta. Es para vuestro ascenso, para vuestro bien, para alcanzar un estado más elevado. Pero para ello debéis saber que tenemos que arreglar todo nuestro deseo.

Por ejemplo, cuando la gente escala los Himalayas, ¿qué es lo que hacen? Cogen un gran clavo y lo clavan en un punto elevado, entonces atan una cuerda y trepan hasta allí. No miran hacia abajo. Después ponen otro clavo y trepan hasta allí. Así es cómo escalan los Himalayas. Ahora, ¿qué es lo que hacemos en Sahaja Yoga? Nosotros tomamos un clavo y desde lo alto lo clavamos abajo.

El primer día, cuando tenéis la Realización, la experiencia es tremenda. Después poco a poco empezáis a descender. Es justo al revés. Pero si sois suficientemente inteligentes, tan pronto como recibís la Realización decidís: “¿Cómo podría establecerme a mí mismo? Como por ejemplo, si os gusta mucho la leche deberíais decir: “Hasta que no haya alcanzado un cierto estado no tomaré leche”. Pero esto no se debería considerar como un sacrificio sino como un ascenso gozoso.

¿Acaso las personas que escalaban para llegar a la cima de los Himalayas sentían que estaban sacrificando algo? Si empezáis a sentir: “¡Oh Dios mío, he sacrificado la leche!” Entonces estáis acabados, empieza el movimiento descendente. Pero si os gusta algo tenéis que decir: “Muy bien, si me gusta esto, permíteme que me guste más mi ascenso. Hasta que haya ascendido no lo tomaré.” Debería haber esta determinación. Sin ello, ¿cómo pensáis que podéis superar la horrible y monstruosa montaña de ignorancia que tenéis?

En realidad con la Realización yo os he colocado en la cima de la montaña. Pero empezáis a deslizaros hacia abajo. Así que, tenéis que manteneros en el punto más alto. Yo os hablo de todo. Preguntad a cualquiera de los santos o de las grandes encarnaciones, ¿acaso sabían ellos tanto acerca de la Kundalini? Si lo hubiesen sabido habrían escrito sobre ello. Nunca escribieron nada sobre la Kundalini. Si hay algo escrito es muy poco. Hasta tal punto que actúa en vuestros dedos. Ahora hemos acercado la ciencia a la Realidad, a la Verdad, al Divino, hemos explicado todo científicamente. Se ha integrado completamente con nosotros mismos. Sahaja Yoga es lo más científico que podáis pensar, es exacto. El mayor ordenador que podáis ser, pero el ordenador ha de ser utilizable. Y ahí es donde hemos fallado y fallamos cada día. A veces es un auténtico desastre, horrible.

Durante diecinueve años hemos tenido el día del Sahastrara y durante dieciocho años Yo he trabajado. Ahora vosotros tenéis que entender vuestra responsabilidad. Tenemos que emancipar a los seres humanos. Nosotros no queremos hacer nada que esté fuera del camino.

El día del Sahastrara es el día 5, pero nosotros tenemos que celebrarlo hoy porque todo el mundo ha de tener vacaciones el domingo. Tenemos que hacer Sahaja Yoga de acuerdo a vuestra conveniencia. De acuerdo, no importa. Las Deidades trabajan veinticuatro horas al día todos los meses todo el año para lograr esto, porque ellos tienen un suministro continuo de energía, el cual vosotros también podéis tener. La importancia que le dais a vuestro ascenso es muy pequeña, si vemos el crecimiento que hemos tenido durante estos dieciocho años. Como sabéis, en los países occidentales después de los dieciocho años se os considera adultos, ya no sois niños, todos os volvéis adultos. Sois adultos, de acuerdo, pero yo no sé hasta qué punto habéis crecido. En realidad no lo sé. ¿Sois como bebés grandes o habéis alcanzado la mayoría de edad? Y en ese momento se os hacen muchas concesiones, se os dan muchas libertades y derechos.

Vosotros ya tenéis todos los derechos. Si queréis ir al Cielo podéis ir, si queréis ir al Infierno también podéis ir, tenéis total libertad, no hay problema en ello. Adultos son aquellos que tienen discriminación, que saben cuál es el propósito de su vida y que pueden hacer cualquier cosa por lograr este propósito. Aquellos que tienen poderes para luchar y entender. Mientras que yo me encuentro con gente, incluso que han crecido en Sahaja Yoga, comportándose de un modo inadecuado. Me sorprende mucho que os impresione gente superficial y la superficialidad. Si hay alguien que habla muy dulcemente, esto no significa que esta persona sea buena o divina y que por eso hable así. Por el contrario, una persona divina nunca es tan dulce que os ponéis enfermos con tanta dulzura. Él tiene que mantener los dos campos en sus manos. Sí, la libertad muy bien, el acelerador muy bien, pero también el freno. Pero a vosotros siempre os gustan las personas que miman vuestro ego y os dicen cosas muy dulces. Y qué valor tiene decir cosas dulces, cuando hoy día la gente se entrena en este tipo de artificialidad.

Debéis juzgar a las personas por sus vibraciones. Pero a causa de que sois superficiales no podéis sentir las vibraciones. Ponéis vuestra atención en personas absurdas. Así que, aceptad que aún debéis madurar. Pero esto no lo aceptáis, porque entonces vuestro ego aparecerá: “¡Oh Dios!” Tal vez os sentiréis culpables. ¿Cómo podéis actuar así? Lo único que tenéis que hacer es subir completamente al barco, eso es todo. Pero aquí ponéis un pie en la boca de un cocodrilo. Si lo sacáis de allí lo pondréis en la boca de un tiburón mientras el barco tira de vosotros. ¿De qué lado estáis? Pero los peores son los humanos tiburones y los humanos cocodrilos porque ellos nunca muestran sus dientes. Nunca muestran sus ojos. Se cubren a sí mismos con una apariencia falsa, con comportamientos dudosos, de modo que vosotros no podéis verlos a menos que seáis un alma realizada.

Así que, ahora vamos hacia nuestra mayoría de edad. Una mujer a la que se ha educado apropiadamente, en su mayoría de edad desarrolla cierta timidez, cierta vergüenza, un sentido de castidad. Cuando es una niña no sabe nada de esto. Pero aquí es justo al revés, tan pronto como son adultos se vuelven locos, los chicos se vuelven vagabundos. Esta es la mayoría de edad. Esto nunca sucede con los animales. Yo no sé qué es esto. Nosotros somos sahaja yoguis y tenemos nuestra cultura sahaja. Vivimos con nuestra cultura, estamos orgullosos de ella y es nuestra religión. Tenemos nuestra religión pura en la cual crecemos y no vamos a cambiarla. Nosotros mismos vamos a cambiar al mundo entero. Nosotros tenemos nuestra propia cultura y nos vamos a comportar de modo que transformemos al mundo entero. Esta es nuestra responsabilidad. Vosotros sois los elegidos para este trabajo. Sois realmente los elegidos. Sois verdaderamente gente pura.

Sed conscientes de esto, de vuestra responsabilidad. Sed conscientes de vuestros poderes. El poder más grande que tenéis es el Amor divino, no el amor estúpido que os ciega cuando os enamoráis, sino el amor que os eleva.

El modo en que hablamos, el modo en que andamos, el modo en que vivimos, el modo en que nos comportamos, todo ha de ser sahaja. Esta es en realidad, una cultura viva de gente hermosa en este mundo. Podemos verlo en los animales y los pájaros. Entre los animales, los elefantes tienen sabiduría y el cisne sabe cómo separar el agua de la leche. Entre los seres humanos hoy día, los sahaja yoguis en estos tiempos modernos. Yo creo que a los veintiún años estaremos muy bien establecidos y maduros. Y seremos sahaja yoguis maravillosos, sacando a este mundo loco de su ignorancia y de su maya. Seréis personas con el poder del amor, del entendimiento, de la discreción y de la humildad. Me gustaría ver esos días en mi tiempo de vida.

Debéis saber que había solo una cuestión que fue fijada en aquella reunión de los Devas, y que yo no puedo contradecir. Dijeron que tolerarían cualquier tontería porque venía de la ignorancia, pero a cualquiera que no me amase, que me insultara, que se aprovechara de Mí, que me explotara, que careciera de protocolo o que no me reconociera, le golpearían muy fuertemente y yo debía darles permiso para ello o, de otro modo, no se preocuparían por este mundo. Yo tuve que dárselo. Así que, tened mucho cuidado, os lo aviso, no me toquéis, tened cuidado. Algunas personas intentan colocar bien mi sari. Vosotros no tenéis que hacer esto, no tenéis que hacerlo. No juguéis con mi dinero ni con mi hospitalidad, tened cuidado.

Os lo digo tan claro como puedo, porque es así. Por un lado está Mahamaya y por el otro las Deidades, y los pobres sahaja yoguis están en medio. Yo simpatizo con vosotros, lo sé, pero es mejor que tengáis cuidado. Esto es como el filo de una navaja, aunque por otro lado también es maravilloso.

Si sabéis estas dos cosas: que esto es Mahamaya y que las Deidades están sentadas a vuestro lado, todas Ellas observándoos con atención, todas Ellas juzgándoos, teniendo grandes reuniones para ver “quién es quién, dónde está la atención de este hombre, dónde está mirando, qué está haciendo.” Todas están sentadas aquí. Pero al mismo tiempo Ellas son flores, flores divinas, bendiciones divinas. Y todos los ángeles están a su alrededor. Yo puedo verlos. Vuestras cámaras pueden atraparlos. Habéis obtenido fotografías que os muestran que están aquí sentados. Ya se predijo que el mundo entero bajaría a los Pies de Loto de vuestra Madre y que vosotros decidiríais el futuro de este mundo. Ya se escribió todo hace catorce mil años y hay otras escrituras que profetizan esto mismo.

Así que, tenéis que ser conscientes. ¿Dónde está vuestra atención? ¿Por qué os estáis preocupando? ¿En qué estáis empleando vuestro tiempo? Dejadme vuestros niños a mí. Dejadme vuestras familias a mí. Podéis quedaros vuestra cartera, pero todo lo demás dejádmelo a mí. Podéis dejarme todas vuestras preocupaciones a mí. Mahamaya conoce todos vuestros trucos, todo, tanto dentro como fuera. Si yo quiero saberlo, puedo saber todo acerca vuestro, aunque yo no quiero saberlo. Bajo estas circunstancias somos mantenidos, cuidados, manejados, llevados a la realidad fácilmente con mucha atención y cuidado. Vosotros me decís: “Madre, fui a tal lugar y de repente me encontré con sahaja yoguis. Quería encontrar a tal persona y simplemente apareció. ¿Cómo es esto?”

Vosotros estáis asistidos. Aquí los presidentes del gobierno tienen solo cinco o seis guardaespaldas, pero vosotros tenéis millones y millones. Cada uno de vosotros. Nadie puede tocaros, solo vosotros mismos podéis dañaros. Nadie puede haceros daño.

Así que, hoy debe ser un día de gran determinación y os pido la promesa de que para nosotros nuestro ascenso sea nuestra única preocupación y ninguna más. Entonces funcionará. Todo lo demás será cuidado. Tenéis a todos los mecánicos para hacerlo, pero primero dádselo a los mecánicos para que lo arreglen. Todo funcionará como un acto reflejo. Limpiad vuestros chakras. No digáis que tenéis este o aquel problema, simplemente limpiadlo. ¿Cómo me atrevo a tener estos problemas? Limpiadlo desde la mañana hasta la noche. Limpiadlo.

Estoy segura de que funcionará. El próximo año espero tener buenas noticias.

Que Dios os bendiga.