Shri Hanumana Puja.

(England)


Send Feedback
Share

Shri Hanumana Puja. Margate, Reino Unido. 23 de abril de 1989.

Hoy es un día lleno de gozo; parece que toda la atmósfera emite este gozo, como si todos los ángeles estuvieran cantando. Lo más especial de Hanumana es que Él era un ángel. Los ángeles nacen como ángeles, son ángeles, no son seres humanos. Nacen con las cualidades de los ángeles. Pero ahora, vosotros que nacisteis como seres humanos, os habéis convertido en ángeles; este es el gran logro de Sahaja Yoga.

Las cualidades con las que los ángeles nacen, pueden verse desde su infancia. En primer lugar ellos no temen aquello que no es verdadero, aquello que es falso; no están preocupados por lo que la gente les dirá ni por lo que perderán en la vida. Para ellos, la verdad es su vida entera, respiran la verdad, y no hay ninguna otra cosa que les preocupe. Esta es la primera gran cualidad de un ángel. Harán el máximo posible para establecer y proteger la Verdad e incluso para proteger a aquellos que están en la Verdad.

Hay una amplia gama de estos ángeles por todas partes. En el lado izquierdo se encuentran los ganas, y en el lado derecho los ángeles que, traducido al sánscrito o a cualquier lengua hindú es “Devduti”, que significa “Embajadores de los Dioses”. Vosotros, ahora sois lo mismo, sois ángeles; la única diferencia es que vosotros no sois conscientes de ello, mientras que ellos lo eran desde su infancia. Cuando sabéis que sois ángeles, todas vuestras cualidades comienzan a brillar. Os sorprenderá saber que la cualidad de mantenerse en la verdad, a cualquier precio, es muy fácil de conseguir para vosotros; porque se os ha otorgado el don, se os han dado las bendiciones especiales y la protección del Divino, y así, cuando estáis en el camino de la verdad, de la virtud, se os da toda clase de protección. Los ángeles son conscientes de esto, están seguros de ello, tienen la certeza, pero vosotros no. Todavía pensáis algunas veces: “Puede que sea, puede que no sea”; algo de este estilo continúa en vuestra cabeza. ¡Creedme! Sois ángeles y tenéis todos los poderes, y todos los derechos. Los seres humanos no pueden superar ciertas cosas. Esta es la especialidad de los ángeles, no de los santos. Los santos podían ser manejados, torturados, tener muchos problemas. Las encarnaciones también, porque lo aceptan: Quieren pasar por todo este tipo de penalidades con el fin de crear acontecimientos en su vida que las expresen de una forma más dinámica. Si Ravana no hubiera existido, no habría habido Ramayana. Si Kamsa no hubiera existido, tampoco lo habría hecho Krishna. Las encarnaciones cargan sobre sí mismas los problemas e incluso, la lucha contra el mal. Por eso, algunas veces parece que sufren. No es así.

Los ángeles son de una categoría especial. No cargan con ningún problema, simplemente lo resuelven. Son los ángeles quienes resuelven los problemas tanto si son de los santos como de las encarnaciones. Y a veces hay que decirles: “¡No saltéis ahora! Ahora estamos actuando en el escenario. Saltaréis cuando se os pida”. Están preparados para saltar en cualquier momento, están ansiosos de hacerlo. Los ángeles tienen cualidades inamovibles, podéis confiar en ellos plenamente.

Por ejemplo, Shri Hanumana, que como sabéis es un ángel, tiene grandes capacidades, poderes muy grandes y está en su derecho al usarlos, Él es muy consciente de ello. Todo lo hace de una forma muy divertida. Usa sus poderes de una forma muy divertida. Como cuando quemó toda la ciudad de Shri Lanka mientras se reía de ello. Extendió su cola aprisionando así a muchos rakshasas, simplemente jugaba con ellos, los hacía volar y balancearse por los aires.

Los ángeles juegan así porque están muy seguros de sí mismos. Son absolutamente conscientes y están completamente identificados con su personalidad y sus poderes.

Los sahaja yoguis, a veces no entendéis que os he convertido en ángeles; no os he convertido en santos, sino en ángeles, y siempre estáis protegidos. Yo no puedo crear santos, solo ángeles. Los santos llegan a ser tales por su propio esfuerzo, pero la creación espontánea y sin esfuerzo es la de Ganesha, Kartikeya, Hanumana y vosotros habéis sido creados de la misma manera. Así que, intentad comprender que lo que yo digo de vosotros es verdad.

Pero, aunque sois ángeles todavía estáis bajo la influencia de los condicionamientos y no sabéis cómo extender vuestras alas. Habéis tenido vuestro segundo nacimiento, y os habéis convertido en ángeles, pero a veces siento que sois como pajaritos salidos del cascarón que aún tienen que aprender a volar.

Debéis ganar confianza con todas las experiencias que habéis tenido en Sahaja Yoga; como los milagros que contabais ayer, milagros que ocurren por todas partes a vuestro alrededor. Todos estos milagros son realizados por los ángeles, intentan convenceros de que sois uno de ellos, de que os unáis a ellos.

Aquí hay ahora muchos ángeles sentados, entonces, ¿por qué no pensar en transformar el mundo? Y además hay una cosa que vosotros tenéis y los ángeles no: “El poder de subir la kundalini”; ellos no pueden, no se preocupan de ello. Ellos están ahí para matar, quemar, suprimir, eliminar a toda la gente maligna que os rodea. Pero los ángeles no pueden transformar. Así pues, vosotros tenéis un derecho mayor en el Reino de Dios y es que podéis subir la Kundalini de las personas y podéis darles la Realización.

Pero los condicionamientos humanos siguen todavía ahí. Por ejemplo, el otro día llevaba yo un anillo y mi hija trató de persuadirme: “Cuando estés con la gente muestra solo este dedo para que así te vean el anillo”. Así pues, en la vida humana mundana tenemos posesiones, poderes; por ejemplo, cuando una persona tiene una posición elevada, enseguida se le nota que tiene la nariz y los labios torcidos hacia arriba. Pero vosotros tenéis miedo de manifestar los poderes que tenéis y de hablar a la gente de ellos, y de usarlos.

Imaginad, con tantos ángeles toda Inglaterra podría recibir la Realización en un instante; pero todavía estamos intentando saber lo que somos. Hanumana en esto no tiene problema, porque desde su infancia sabe que es un ángel y que ha de hacer el trabajo de un ángel. Pero como nosotros hemos nacido humanos y luego hemos llegado a ser ángeles, encontramos difícil el ser tan dinámicos como los ángeles.

Incluso vuestro pensamiento colectivo, incluso vuestro pensamiento individual es poderoso y vuestra atención es poderosa. Pero, a causa de los condicionamientos o de vuestro ego, todavía seguís dependiendo de cosas falsas y esa fuerza o dinamismo no se expresa. Podemos culpar a cualquier cosa; al letargo de un país, al ego de un país… Pero ahora, vosotros habéis perdido vuestro propio país: Habéis entrado en el Reino de Dios. Vivís en un país que no tiene fronteras ni límites. Y estos condicionamientos que todavía siguen pegados a vosotros no deberían molestaros en absoluto, ni impediros hacer vuestro trabajo.

Imaginad, Hanumana como Gabriel, tuvo que ir a decirle a María que tendría un Hijo que sería una Encarnación, que sería el Mesías. María era una jovencísima Virgen. Dar una noticia así era horrible teniendo en cuenta los condicionamientos de la época. Pero Él lo hizo. “Si he de hacerlo, lo haré; si esa es la orden, la llevaré a cabo”. Porque sabe que esta es su naturaleza, el cumplir las órdenes es algo innato en Él. No duda, simplemente se le dice algo y lo cumple.

Dentro de nosotros ha de haber un gran entendimiento de que estamos creciendo interiormente, pero que si no lo manifestamos, si no expresamos cualidades, si no lo mostramos en nuestras vidas, en nuestros actos, en nuestros pensamientos, en el significado de nuestras vidas, entonces Sahaja Yoga no va a extenderse ni tampoco os va a ayudar mucho. El tipo de trabajo que tenéis que hacer no os crea problemas. Yo tengo problemas, vosotros no. Id simplemente a alguien y habladle de lo que queráis, os escuchará o no, pero no puede dañaros, no os pueden hacer nada. Esta es la gran protección que tenéis. No os pueden impedir el trabajo.

Hoy hay que mirar lo que hemos ganado, lo que hemos obtenido al venir a Sahaja Yoga. Hay personas que dicen: “Yo he trabajado mucho por Sahaja Yoga, ¿y qué me ha dado Sahaja Yoga a mí? “Os ha dado vuestra Realización, os ha dado el estatus de un ángel. Si hacéis alguna otra práctica, ¿podéis obtener esto? ¡No, no podéis! Sahaja Yoga os ha dado ese “estatus”, ¿qué más queréis? Esto jamás había sido posible antes, creedme, esta situación no era posible antes. Si en alguna medida lo hubiera sido, Ganeshwara no habría entrado en Samaddhi a una edad tan temprana, ni Kabir hubiera dicho “¡Oh Dios mío! ¿Qué voy a hacer? ¡Este mundo está ciego!”

Así que, vosotros tenéis este poder sutil dentro de vosotros por el que podéis trabajar sobre la Kundalini de otras personas, incluso sin que ellas sean conscientes de ello. Cuando os sentéis en meditación debéis aceptar “yo soy un ángel y, siendo un ángel, no tengo otro apego que el del trabajo de Dios”. He visto que en Sahaja Yoga todavía hay muchos apegos, como el apego en los matrimonios. Muchos se han ido fuera solo por el apego a sus mujeres. Luego está el apego a vuestros niños. Muchos caerán también por el apego a sus niños. Como os dije ayer, todos los niños yoguis del mundo son vuestros hijos. Sois los padres de todos los niños. Por ejemplo, si los niños duermen, no tenéis que arropar solo a vuestro niño, sino a todos los niños, tenéis que cuidar de todos los niños que duermen. ¿Os podéis imaginar a Hanumana en esta situación cubriendo solamente el cuerpo de un niño? Imposible, porque Él es un ser universal. Por tanto, debéis amar y cuidar a todos los niños por igual.

Hay otros apegos: posesiones, posiciones, trabajos, miles de apegos. Yo no tengo apegos, excepto uno: Cuando os veo venir tan amorosamente a la estación y todo el corazón se convierte en el océano; y es como si subiera la marea en este océano y después, cuando tengo que dejaros, baja la marea. Es algo como la luna y el mar, cuando este reacciona ante la belleza, el gozo y el amor de la luna. De la misma manera veo el amor que hay en un nido donde un pájaro está alimentando a sus crías. También vemos este amor en el cielo, y luego en vuestro corazón, y lo único que podéis describir es cómo fluye el océano de amor en vuestro interior.

Los apegos os impiden tener esta capacidad de gozar del océano. Si os quedáis en la orilla, ¿cómo podréis gozar del océano? Tenéis que saltar al agua. Pero tenéis el ancla enganchada en diferentes cosas y esto os impide saltar. Y estáis muy a salvo porque sabéis nadar, sabéis cómo matar un tiburón. Incluso solo una mirada vuestra es suficiente. Pero como no sois conscientes, esto no está actuando. Se trata única y exclusivamente de esto. He visto gente que alcanza posiciones insignificantes en la vida y comienzan a alardear de ello: “Tuve una entrevista con tal y cual persona, y tal cosa pasó…”A uno le dan ganas de reír cuando oye algo así. Pero vosotros habéis llegado a Sahaja Yoga y aquí habéis crecido, os habéis nutrido y os habéis convertido en algo grande.

Con todo esto debemos seguir la línea de Hanumana. Él pensó que el Sol era muy egoísta, porque intentaba quemar a la gente, y a veces daba excesivo calor. Los que adoran al sol, también son personas egóticas, tienen mucho ego. Si decís mal una palabra en su idioma o si no seguís sus costumbres al coger el tenedor, estáis acabados, para ellos sois la peor persona del mundo y la que ha cometido el pecado más grande. Todas estas pequeñas y estúpidas ideas vienen de un ego muy depravado. El ego se vuelve tan depravado cuando uno piensa que es el mejor. Uno se cree que lo es todo, que sabe todo, “esta costumbre mía es la mejor o esa alfombra es la mejor”; todo es yo, yo, yo, “a mí me gusta, a mí no me gusta”. ¿Pero quién eres tú? ¿Quién eres tú para que te guste o no te guste algo?

Y en el otro extremo las personas con ego se vuelven esclavos. He pasado por países que siguen normas que fueron dictadas por el ego, por ejemplo: Un artista crea por su propio placer. Pero debe someterse a la crítica de todo el mundo, la crítica consiste en “no me gusta esto, este color no es bueno, etc.” Los críticos son profesionales; pero luego dadles un pincel y no saben hacer ni una raya. Y creen que han escrito tesis y teorías. El arte tiene que ver con el corazón y no con el cerebro. Así es cómo habéis aniquilado a muchos artistas, y ahora todo pintor tiene que pensar “¿Qué dirá la gente de esto?” Como consecuencia de ello surge algo que es muy absurdo, algo que no expresa nada sutil. Esto es debido al ego, que ha aniquilado cualquier proceso correcto, viviente, espontáneo; de nuestro pensamiento, de nuestro arte o de nuestra vida. Creo que esto es mucho peor que el problema de contaminación del que se habla, peor que los problemas ecológicos. Es la mente humana la que ha creado estas áreas sofocantes donde nadie puede expresar nada. Domina el que tiene el ego más grande. Tal libro ha sido escrito por fulano o mengano, y cuando lo leéis os dan ganas de saltar al mar. Por tanto, todo lo que está escrito no es la Biblia, y normalmente los autores de los libros son personas con las que uno no debería encontrarse nunca ni de lejos.

Cualquier cosa que se exprese en el vestir, en relación con los niños, en relación con los maestros, o con quien sea, tiene que ser así, así. Hay que decir “gracias” muchas veces, o “lo siento”, etc.; estamos tan enterrados en formas artificiales que pronto no quedará nada de arte, no se producirá nada de arte. No hay exuberancia, se tiene miedo. No sé si vosotros habréis percibido esto o no, pero aquellos que van a un museo o a una exposición se creen personalidades divinas y que pueden juzgar a todo el mundo. Juzgamos por medio del Agnya. Esto es lo que Hanumana quería comerse para siempre. Hay un movimiento del Agnya de izquierda a derecha, continuo que hace que se exprese nuestra tonta y absurda personalidad del ego. Este Agnya es el que Hanumana quería controlar y comérselo entero. De la misma manera que yo como bhuts. Él quería comerse este Sol.

Para un ángel es importante saber que dentro de sí mismo no hay ego. Hay algunos sahaja yoguis que dicen: “Madre, no quería hacer cosas de Sahaja Yoga porque mi ego iba a subir y no quiero que mi ego se exprese”; ¿y por qué quieres destruir tu ego? ¿Para qué?, para Sahaja Yoga, ¿no?”. ¡Qué círculo vicioso! Decimos que queremos mantenernos atrás para que nuestro ego no crezca. ¡Pero estáis pensando solo en vosotros! No pensáis en Sahaja Yoga. Ahora la moda es decir: “¡Es mejor estar a salvo!” Esto es así porque habéis visto algunas personas que eran muy egoístas, altivas que alardeaban con Sahaja Yoga y tenían que caer. Y debido a esto, ha empezado la moda de “estar a salvo”. Pero entre estas dos actitudes, Sahaja Yoga se perderá.

Si sabéis que sois ángeles no tendréis ego. Cualquiera que conozca que su naturaleza es hacer algo, lo hará. Hoy mi marido me alababa diciendo: “Eres Tú quien ha hecho todo esto”. “¡No, no he sido yo!” “¿Cómo puedes decir que no? “No he sido yo, todo esto es algo innato en ellos, todo está ya en su interior; si se planta una semilla en la Madre Tierra, simplemente florece. Lo mismo ocurre con la Kundalini de ellos, que simplemente florece; así que, yo no he hecho nada”. Él dijo: “Sí, pero entonces, en el ejemplo, es la Madre Tierra la que lo ha hecho”. Le conteste: “No, es la cualidad innata a la Madre Tierra la que lo ha hecho”. Dijo: “Entonces, ¿quién ha hecho todo esto? Y le contesté: “Lo ha hecho la Adi Shakti, estoy de acuerdo, pero Sahaja Yoga no ha sido creado por la Adi Shakti. Ella ha creado estos poderes en todos nosotros y funcionan; pero Sahaja Yoga funciona a través de la cualidad que tiene innata la Madre Tierra y la semilla. Por tanto, yo estoy aquí, no como la Adi Shakti, sino como Madre, como la Madre Santa, para guiarles. Podéis decir que soy como la Madre Tierra que hace florecer la semilla”.

Así pues, podéis alcanzar desapego, porque estos poderes han sido iluminados por la naturaleza innata a vuestra Kundalini y vosotros mismos tenéis, pues, estos poderes. Todo este poder está dentro de vosotros aunque soy solo yo la que os lo dice, os lo digo como si hablase a un espejo. “Sois eso, vosotros sois eso”. Pero tenéis que comprobarlo por vosotros mismos. Si no, ¿cómo vais a tener certeza de ello?

Así, podéis tener el desapego para comprender que los poderes que tenéis son para Sahaja Yoga, de la misma manera que los poderes que Madre tiene son para Sahaja Yoga. Tenemos estos poderes para trabajar en Sahaja Yoga y hemos de trabajar de la misma manera que Madre lo hace.

Pero ahora viene aquí un desapego del tipo: “Madre lo hace todo, ¿qué podríamos hacer nosotros? No, tenéis que hacerlo vosotros. Os estoy hablando de un desapego importante y es que “vosotros tenéis que hacerlo”, no se trata de decir: “¡Madre lo hará, al fin y al cabo, Ella lo hace todo!” Ella lo hace todo, esto es correcto, pero solo en cierta medida, porque vosotros sois el instrumento. La electricidad lo hace todo, pero este micrófono tiene que funcionar. Por tanto, la fuente es necesaria, pero es el instrumento el que extiende los bienes de ésta, y como Hanumana, vosotros sois el instrumento que debe hacer el trabajo. Debéis llegar a esto de una forma dinámica.

Otra cualidad de Hanumana, es que Él siempre estaba alerta, estaba más allá del tiempo. Cuando Él mismo se come el Sol, ¿dónde está el tiempo? Está más allá del tiempo. Debido a esto, todo lo que Él hacía lo hacía de una manera rápida. Nosotros, por ejemplo, llevamos preparando un libro de Sahaja Yoga desde hace dieciséis años, y todavía se está trabajando en él. También queremos organizar la recopilación de los relatos de la gente que estaba enferma y que han sido curados en Sahaja Yoga. O queremos ir a Rusia a extender Sahaja Yoga; todos los demonios han llegado ya allí, pero los ángeles están todavía organizándose, muy pacientemente. Son ángeles muy pacientes.

Así que, una de las cualidades de Shri Hanumana es que era una personalidad rápida. Hacía el trabajo mucho antes que nadie. Era muy veloz. Está muy bien haber luchado en Trafalgar y haber derrotado a Napoleón; pero en el campo de batalla del dharma, de Sahaja Yoga, vemos que la gente no entiende la importancia del tiempo. Vamos retrasados. Somos gente con malos hábitos de retraso. Decimos, “¡Ah!, sí, ya le telefonearé y me enteraré de lo que pasó”. Este es uno de los defectos más grandes que tenemos y hemos de aprender de Hanumana. Rama quería enviarle unas palabras a Sita y le envió su anillo con Hanumana. Rama nunca hubiera podido hacerlo tan rápido. Luego, Rama quería un tipo de hierba (Sanjiwini) y le mandó a una montaña concreta a encontrarla. Hanumana pensó: “¿Por qué malgastar el tiempo buscando? Le llevaré toda la montaña”. Lo mejor es hacerlo todo rápido, deprisa; es el tiempo de hacerlo. Pero nuestra actitud no es esa. Después de un año aún decimos: “Madre, después de Ganapatipule lo consideraremos, lo pensaremos, lo discutiremos, etc.” Esta cualidad de Hanumana debemos aprenderla hoy, cuando le adoramos, debemos tener dentro de nosotros esta rapidez. Las cosas han de hacerse ahora, no hay que posponerlas, ya llevamos bastante retraso.

He visto que las niñas ya se han hecho mujeres con edad suficiente para casarse. Creo que me voy a pasar toda la vida casando sahaja yoguis. Para ver los resultados tenéis que ser gente rápida y no quedaros colgados ni sentiros satisfechos con otras cosas. Hemos de ver qué cosas positivas hemos hecho. Por ejemplo, los niños que ya han crecido tanto, han hecho esta obra con la que yo he disfrutado mucho, y los demás también. Pero hay mucho trabajo y debemos hacerlo. La atención debe estar en el trabajo. ¿Y qué hemos hecho al respecto?

Me alegró la sugerencia que llegó de América de hacer una grabación de vídeo, etc. Pero luego surgen obstrucciones del tipo: “¿Cómo voy a obtener dinero? ¿Qué va a ocurrir? No os preocupéis. Comenzad a hacerlo y lo obtendréis. Tenéis poderes. Todo se sincronizará adecuadamente, simplemente comenzad. Pero si os comportáis como los humanos: Primero lo piensan, luego lo planean y, luego…lo cancelan. Así no va a funcionar. Hanumana está presente constantemente en nuestro Pingala Nadi y lo que hace es echar a perder nuestros planes, porque en lugar de dejarle a Él gobernar el Pingala Nadi lo gobernamos nosotros. Entonces Él dice: “Vale, tú gobiernas, pero yo te voy a corregir”. Y lo que hace es desbaratar todos nuestros planes; así es cómo todos nuestros planes fracasan.

Somos muy particulares con el tiempo, y con muchas cosas que no tienen importancia. Pero, sin embargo, no nos preocupamos del tiempo cuando se trata de nuestro progreso en Sahaja Yoga. Debemos tener metas y tiempos concretos. “Para tal momento debo haber logrado esto”. Es mejor ir siempre más rápido. El resto de las cosas serán cuidadas, pero esto concretamente, solo puede llevarse a cabo por vosotros, es vuestro trabajo. No vais a guiar trenes ni a pilotar aviones, ni vais a dirigir una administración o esta estúpida política de hoy día. Pero sí que tenéis que trabajar para Sahaja Yoga, tenéis que extender Sahaja Yoga y llevarlo a un nivel en el que la gente lo vea. Han pasado ya dieciocho años, este es el decimonoveno.

Hoy es el primer día del Puja a Hanumana, y debo decir que tenéis que lanzaros, sin ningún temor, tanto colectivamente como individualmente, olvidándoos de lo que pueda ocurrir. No vais a ir a la cárcel, ni seréis crucificados, estad seguros de ello. Si perdéis vuestro trabajo, podéis obtener otro, y si no lo conseguís, os darán el paro. Así que, no tenéis que preocuparos de todas estas cosas inútiles por las que los seres humanos se preocupan, sino que, en lugar de ello, tenéis que realizar vuestro trabajo. Los humanos mismos hacen su trabajo de una manera muy obediente, lo he visto en mi propia familia; se levantan temprano, hacen esto o aquello. Pero vosotros que sois ángeles no sois conscientes de que este es vuestro trabajo; que debéis dedicaros a este trabajo y a nada más, nada más es importante. Espero que con el puja de hoy este entusiasmo, esta naturaleza emprendedora, dé vibraciones a vuestro Pingala Nadi; y que, sin ningún ego, y de la manera más humilde, como Hanumana, realizaréis el trabajo.

Sita le regaló a Hanumana un hermoso collar de grandes bolas de oro para que lo llevara y Él abrió una por una. “En este oro no veo a Rama, ¿qué voy a hacer con él?” Ella le preguntó: “¿Dónde está Rama?” Él abrió su corazón y le mostró: “Mira, Rama está aquí”. Si Rama se encuentra allí, uno no puede tener ego.

Hanumana tiene mucho dinamismo y mucha humildad, es una combinación maravillosa; esta combinación es la que vosotros debéis manifestar. Cuanto más trabajéis y cuanto más os afirméis en Sahaja Yoga, veréis que la humildad es lo único que ayuda. La obediencia es lo único que ayuda a cumplir un trabajo, y os haréis más y más humildes. Si pensáis: “¡Oh!, yo he hecho este trabajo”, entonces estáis perdidos. Pero si sabéis que todo lo hace el Divino, el Paramchaitanya y que simplemente sois un instrumento, entonces tendréis humildad y seréis un instrumento eficaz.

Este país necesita un Puja a Hanumana, todo ha sido organizado por los ángeles, el tiempo también ha sido el correcto. Este puja es muy bueno para vosotros. Id a ver a la gente de los medios de comunicación, a los ministros, al Príncipe de Gales, encontraos con la gente, tened comités, reuniones, ved todo lo que podéis hacer. Poned vuestra atención en ello. ¿Qué vamos a hacer? Pero no, aquí solamente hay cosas del tipo: “mi madre está enferma, mi hijo está enfermo, mi amiga está enferma, etc., etc.” Todavía estáis así. Si os dedicáis al trabajo de Dios, todas vuestras preocupaciones se resuelven, no tenéis que preocuparos por nada, todo se os resuelve.

Pero no se trata de una “autopropaganda”, sino de extender la colectividad. Espero que hoy hayáis comprendido esta parte sutil de vuestro Ser, puesto que está ahí, se manifiesta en sí misma, puedo verla claramente. En vuestra meditación todos vosotros llegaréis a ser conscientes de lo que tenéis en vuestro interior; esto es lo que más agradará al Divino, y el Divino cuidará de vosotros.

Con la misma confianza que los ángeles, que Hanumana, tenéis que ir más lejos y hacer que todo funcione.

Que Dios os bendiga.

En lo que se refiere al ego, la cuestión en Occidente es: ¿Por qué aquí la gente tiene más ego que en la India? Ya os he dicho muchas veces que el lado derecho es como un acelerador, y el lado izquierdo es el freno. Si el Muladhara no está bajo control, es decir, si el freno no funciona, entonces el acelerador no puede ser controlado, por tanto, lo básico y principal, es cuidar y limpiar el Muladhara. Deberíamos trabajar duro para conseguir esto, porque entonces, vuestro freno se verá establecido y así, con cualquier trabajo que hagáis por Sahaja Yoga, no caeréis en “asuntos del ego”, y al mismo tiempo, el ego no podrá controlaros. Esto es muy importante, especialmente en Occidente, donde esta idea de auspiciosidad y pureza ha sido tan peligrosamente destruida. El poder de los ángeles ha de establecerse y consolidarse dentro de nosotros. Y es con este poder con el que realizaremos el trabajo; es un poder que os da discriminación y ausencia de ego.

Espero que estas dos cosas funcionen hoy de manera que cobremos gran confianza en nosotros mismos como seres realizados y que se pueda hablar de nosotros como ángeles de los tiempos modernos.