Programa público: “Tenemos que ascender y conocer el Absoluto”.

Paris (France)

EN


Send Feedback
Share

Programa público: “Tenemos que ascender y conocer el Absoluto”. París, Francia. 10 de julio de 1989.

Me inclino ante todos los buscadores de la verdad. Se ha de entender que la verdad es lo que es, no podéis conceptualizarla. No podemos alcanzarla con nuestros esfuerzos humanos o proyecciones mentales. Tenéis que ascender a un estado más elevado para conocerla. La canción que acaban de cantar fue escrita en el año 1600 en India por un poeta muy famoso llamado Namadeva que era sastre, y han estado cantando esta canción en las aldeas de India con la misma melodía popular. Dice: “Pediré el Yoga o unión con Dios a la Madre”, “pediré a la Madre que me dé el yoga”. Y el “Ude, Ude, Ambe”, significa: “Madre Kundalini, por favor sube, sube (ude)”. Este conocimiento de las raíces lo tenía mucha gente en todo el mundo, especialmente muchos santos en India.

Este Namadeva fue en una ocasión a conocer a otro santo que era alfarero, hacía cosas de barro, se llamaba Gora. Cuando lo vio, lo describió hermosamente en un par de versos. Dijo: “Vine aquí a contemplar ‘lo sin forma’ (es decir, el Poder Omnipresente) pero lo veo en persona, con forma”. Y lo abrazó con gran gozo. Este es el reconocimiento, el conocimiento de un santo hacia otro santo. No hay celos, no hay competición, no hay nada que saber de la otra persona; simplemente -a través de esto, de la emisión de vibraciones de brisa fresca del Espíritu Santo- podéis comprender quién es santo.

Así pues, ha llegado el momento para nosotros de conocer la verdad, yo lo llamo el tiempo del florecimiento, cuando hay tanta gente buscando la verdad. Por supuesto, es un proceso vivo de una energía viva, de un Dios vivo. No podéis pagar por un proceso viviente. Igual que una semilla germina en la Madre Tierra, vuestra Kundalini germina espontáneamente y obtenéis las bendiciones del Poder divino. Es de este Poder Omnipresente divino del que todas las escrituras han hablado. La esencia de todas las religiones es esta: buscar lo eterno. Y lo transitorio ha de ser tratado con la comprensión de sus propias limitaciones. Pero cuando vemos el problema de las religiones y de la gente religiosa nos empezamos a preguntar de qué va todo esto. Vemos a un cristiano, hindú, musulmán, de cualquier religión, cometer cualquier pecado no hay limitaciones para él. Nadie dice, “soy de esta religión y no puedo cometer esta equivocación”. Por un lado está el fanatismo, por otro la gente que critica a Dios y a todos los grandes profetas, porque no comprenden la Divinidad, y esto ha llevado a una gran confusión en los tiempos modernos. Tenemos que ascender y conocer lo absoluto, y la verdad absoluta.

En Occidente, como veis, tenemos muchas cosas modernas y hemos evolucionado como un árbol, hacia afuera. Pero no conocemos las raíces. Hasta que el árbol no conozca las raíces habrá siempre una tensión de destrucción. Por eso tenemos hoy problemas ecológicos, el sida, drogas, y muchas otras cosas extremas. No tenemos equilibrio. Hacemos máquinas, pero las máquinas son para nosotros, nosotros no somos para las máquinas. Descubrimos la ciencia para nosotros, no para la ciencia misma. Nosotros somos los maestros, entonces, ¿por qué debería haber problemas dentro de nosotros o en el exterior? También nos damos cuenta que no estamos integrados. Hay un pequeño problema, y es que no conocemos lo Absoluto. Y el Absoluto es la Verdad para todos. Os volvéis parte integrada con el Todo. El microcosmos se convierte en el macrocosmos. Como esta mano, que si siente dolor, esta otra viene a aliviarla automáticamente, espontáneamente. Esta mano no da dolor a la otra mano, no quiere hacerle daño. Esta transformación ha de tener lugar entre los seres humanos. Entonces todas las barreras caerán y se disolverán. Y nos daremos cuenta de que hemos sido creados por un mismo Creador y que el mundo es Uno. Organizar fundaciones para la paz, la solidaridad…, todo esto es mental, no va ayudar. Esta transformación ha de tener lugar dentro de nosotros mismos para que se resuelvan nuestros problemas.

Como resultado de este acontecimiento, obtenéis el poder de dar la Realización a otros y transformar a otros. Se os da el poder de curar a otros y de hacer sentir bien a otros. Obtenéis el poder de aconsejar a otros sobre la realidad. Por encima de todo os convertís vosotros mismos en paz. Sentís vuestra paz y adondequiera que vayáis emitís paz y dicha. Os convertís en gozo y adondequiera que vayáis, emitís este gozo. Un gozo que no contiene la dualidad de felicidad/infelicidad. Suena fantástico, pero los seres humanos son fantásticos. No conocen su gloria, no son conscientes de ello.

Por ejemplo, si este instrumento no está conectado a la electricidad, no tiene significado; la gente busca su significado. ¡Conectaos primero con el Todo! Uno tiene que conectarse con este poder que es un poder sutil y que hace todo el trabajo vivo. Si miramos las flores y los árboles que dan frutos diferentes, ¿quién toma las decisiones y hace todo esto? Simplemente observad nuestros ojos: son las mejores cámaras que jamás pudiéramos imaginar. Estamos programados para funcionar como un ordenador, no pensamos, simplemente funciona. Pero ahora os tenéis que convertir en el ordenador divino. Hasta que esto no ocurra, tendremos más y más problemas. Así que, tenemos que convertirnos en esta personalidad poderosa, llena de compasión y dinamismo. Y deberéis conocer todos vuestros poderes. Todo esto es absolutamente fácil. Tenemos mucho tiempo y muchos relojes para ahorrarlo pero, ¿en qué gastamos nuestro tiempo? Si pudiésemos pasar un poco de tiempo con nosotros mismos no necesitaríamos el reloj, funciona.

Entonces entráis en el Reino de Dios, que es milagroso. Y veis milagros de todas clases y os sorprendéis. Hay aquí muchos sahaja yogis de todo el mundo; está funcionando en treinta países y os pueden decir todos los milagros que han presenciado. En Delhi, la Universidad ha reconocido Sahaja Yoga para un curso de Medicina y hay tres doctores que han hecho su tesis doctoral sobre Sahaja Yoga. Han escogido temas como bienestar físico, enfermedades psicosomáticas como el cáncer y, en tercer lugar, la epilepsia.

Pero es nuestra responsabilidad conocernos a nosotros mismos y disfrutar de nosotros mismos y de otros. No es frívolo, pero tampoco es serio. Es regocijo y alegría. “Regocijo”, ¿no existe este término en francés? Tendremos que introducir esta palabra en francés. La primera vez que vine a Francia me encontré a una sahaja yogini de Londres que me dijo: “Allí no deberías sonreír en absoluto, porque los franceses piensan que toda la vida es miseria. Si no te sientes triste es que no sabes nada de la vida, eres una ignorante”. Yo había leído la novela de Víctor Hugo, “Los Miserables”, así que, comencé la charla dirigiéndome a ellos como “los miserables”. Pero no es así. El Creador creó esta Creación y nunca permitiría que se destruyese. También os ha creado a vosotros de manera tan hermosa, tan cuidadosa que todo reside ya dentro de vosotros. Cualquiera que sea vuestro pasado, por favor, olvidadlo, y el futuro no existe. En el presente todos vais a conseguir vuestra Realización. Que Dios os bendiga.

(¿Debería pedirles que hagan preguntas? Entonces se prolongará mucho. ¿Qué dices?). Si queréis hacerme preguntas, hacedlas, pero si hacéis preguntas de las que conocéis la respuesta, la Kundalini no sube. Os digo la verdad. Si tenéis preguntas, adelante.

– “¿La técnica del “japa” es buena para la Realización?”

¡No, mi niño, no lo es! En el “japa” os dan un nombre o algo para recitar. Es como un coche. Cuando hace ignición y empieza a moverse vosotros sabéis dónde está la obstrucción. Supongamos que estoy en Londres y he de venir a París. Sin moverme nada, sentada en Londres digo: “Abre la puerta de Paris”, ¿de qué sirve? La Kundalini tiene que ascender y ha de atravesar seis centros. Si cualquiera de ellos está obstruido… (Y lo puedes saber tú, lo sabemos nosotros y ellos también lo pueden saber), os estoy hablando de algo que os voy a mostrar a continuación, en la meditación, pero la Kundalini tiene que arrancar.

Supongamos que quiero encontrarme con el Sr. Mitterrand. Supongamos que para encontrarme con él voy a su puerta y empiezo a gritar: “Mitterrand, Mitterrand, Mitterrand”… La policía me arrestará. Debo tener el permiso, debo seguir el protocolo para poder entrar al interior, de otro modo no será posible. De la misma manera, si cogéis el nombre de cualquiera de las deidades sin el despertar de la Kundalini, sin el protocolo adecuado, las puertas permanecen cerradas -no solo eso sino que los chakras se estropean- y vosotros seréis arrestados. Esto en el caso de un presidente, pero yo estoy hablando de Dios Todopoderoso que es el Presidente de todos los presidentes. ¿Cómo puedes hacerlo entonces? No puedes, no tienes la autorización.

-“¿Es posible entonces, conectarse con el Divino sin el despertar de la Kundalini?”

¡No! No podéis crear un árbol sin germinar la semilla. Esto es lo que Cristo dijo: “Conócete a ti mismo”, sin la Kundalini no podéis conoceros a vosotros mismos. También se describe en la Biblia como el Árbol de la vida.

-“¿Cómo puede ayudar el pranayama?”

El pranayama no te va ayudar en absoluto, es más físico. Nosotros también hacemos pranayama en Sahaja Yoga si es necesario, pero es muy científico. La gente hace este pranayama y todos los ejercicios de yoga como si se tomasen todas las medicinas del botiquín sin preguntarle al médico. La mejor manera de saber es esta: Seguro que habéis visto mucha gente, haciendo pranayama, yoga y otras cosas como jogging (correr); todos corren como locos, En América todos corren como si hubiera un terremoto, jóvenes o no. Con cualquier cosa que hagáis, lo que tenéis que mirar es qué tipo de transformación ha tenido lugar en esa persona, ¿es dulce, tiene paz? En concreto, los hatha yoguis tienen un temperamento horrible, si aparecen por una puerta, mejor salid corriendo por la otra. La mayoría se divorcia de sus esposas, dejan a sus hijos, no tienen dulzura. Hitler era un hatha yogui, ¿sabíais eso?, y seguidor de un lama.

-“¿Qué opina del Bhakti yoga?”

¿Quién es un bhakta yogui? No lo sé. ¿Qué opina usted? Hay tantos bhakta, shakta, khakta, ¿cómo puedo conocerlos todos? Lo único que puedo deciros es que veáis por vosotros mismos, vosotros mismos lo podéis saber. Debéis saber que los indios pueden ser gente muy astuta, siento decirlo, porque tuvimos durante trescientos años la compañía de los ingleses. Todo aquello por lo que tenéis que pagar es falso, así de simple. Vosotros sois muy vulnerables, porque sois buscadores. Así que, tened cuidado, no os perdáis.

-“¿Cómo se protege uno a sí mismo de las malas vibraciones?”

Va a haber un curso donde se os explicará todo. Seréis expertos y ninguna fuerza negativa se acercará a vosotros, todas saldrán corriendo. Primero saldrán corriendo de París, después de toda Francia.

-“¿Cómo conseguimos la completa maestría sobre nosotros mismos, respecto a los demás, cuando los demás no nos comprenden?”

Os comprenderán, todo el mundo comprende poco a poco.

-“¿Qué opina usted del movimiento de Krishna?”

Júzgalo por ti mismo. En India solemos decir el nombre Rama cuando nos levantamos. Cuando decimos buenos días, decimos Rama, cuando decimos buenas tardes, Rama; ¿qué hemos conseguido? Krishna se supone que es Kubera, el Señor de la riqueza, y sus discípulos mendigan por la calle, ¿cómo puede ser esto?

-“¿Puede alguien que no tiene ningún conocimiento de la Kundalini obtener su Realización?”

Por supuesto, es mejor, es mucho mejor, eso es inocencia. Los que saben algo de la Kundalini, la mayoría son gente muy deshonesta y utilizan mal este conocimiento, asustan a la gente. En realidad, no hay nada que deba saberse sobre la Kundalini. Pero claro, sois franceses y no se os puede decir “venga toma tu Realización”, os tengo que decir “algo sobre ella”. Como por ejemplo, si entráis aquí y tenéis que dar la luz, daréis la luz. No tenéis que preguntar cuál es la historia, de dónde viene, etc., pero si es un francés puede que tengáis que explicarle un poquito.

(Shri Mataji va a dar la Realización)

Hay dos condiciones. Una es que no tenéis que sentiros culpables en absoluto, olvidad el pasado. La segunda condición es que tenéis que perdonar a todo el mundo. Porque las dos cosas son mitos. Perdonéis o no perdonéis, no hacéis nada. Pero si no perdonáis sois manipulados (por la negatividad). No digáis que es difícil, es la cosa más fácil perdonar a todo el mundo. Una vez que perdonáis, el Divino se hace cargo. Así pues, tenéis que cumplir estas dos condiciones. Si queréis obtener la Realización tenéis que ayudar tal como os diré, pero si no queréis tenerla yo no os puedo forzar, es en vuestra libertad y en vuestra gloria cómo habéis de obtenerla. Así que, aquellas personas que no quieran, pueden dejar la sala, no se les puede forzar.

Tenemos que ayudarnos de la Madre Tierra, así que, si no os importa, quitaos los zapatos. Tenéis que sentaros confortablemente, con los dos pies separados. Mañana os hablaré más de los canales izquierdo y derecho y sus energías, pero hoy recordad que izquierda y derecha son dos energías dentro de nosotros. Así pues, poned la mano izquierda hacia mí así, y la mano derecha tenemos que usarla para la “acción”. Me levantaré para que veáis bien.

Primero os lo mostraré y después habréis de cerrar los ojos. Tenéis que poner la mano izquierda hacia mí así…, creo que la mayoría obtuvo su Realización solo con la música…, y la mano derecha hemos de usarla para dar energía a los centros, en el lado izquierdo del cuerpo. Ponemos la mano izquierda hacia mí así, simbolizando el deseo de obtener la Realización. La mano derecha se coloca sobre nuestro corazón; en el Corazón reside el Espíritu, el cual es el reflejo de Dios Todopoderoso, el Creador, en nuestro Corazón. Después bajamos la mano derecha hacia la parte de arriba de nuestro abdomen. Este es el centro de nuestra maestría. Todos los profetas y maestros han construido este centro para nosotros. Después bajamos la mano derecha hacia la parte inferior del abdomen, en el lado izquierdo.

Este es el centro del conocimiento puro. El conocimiento que se manifiesta a través de nuestro sistema nervioso central, más allá de las proyecciones mentales.

Después subimos la mano hasta la parte superior de nuestro abdomen, de nuevo en el lado izquierdo, después a nuestro corazón. Después subimos nuestra mano hasta el ángulo entre el hombro y el cuello y giramos la cabeza a la derecha. (Patrick, hazlo tú también para que todo el mundo lo vaya viendo). Aquí está el centro que obstruimos cuando nos sentimos culpables. Llevamos la mano a la frente y la colocamos a lo largo, presionando a ambos lados, inclinamos la cabeza a la vez que presionamos. Este es el centro del perdón. Después llevamos la mano a la parte de atrás de la cabeza, dejando reposar esta en la mano. Este es el centro donde hemos de pedir perdón sin sentirnos culpables.

Ahora estiramos la mano bien y colocamos el centro de la palma encima del área del hueso de la fontanela, que era un hueso blando en nuestra niñez. Inclinamos la cabeza adelante y estiramos los dedos hacia atrás y presionamos el cuero cabelludo con fuerza y lo movemos lentamente siete veces en el sentido horario. Eso es todo lo que tenemos que hacer, lo único hay que recordar no poner la mano (en el cuello) por este lado y estirar bien los dedos para hacer presión.

Ahora cerraremos los ojos. Podéis quitaros las gafas si queréis, y no abriréis los ojos hasta que yo os lo diga. Colocad pues primero la mano derecha sobre el corazón. La mano izquierda hacia mí y los pies separados uno del otro. Aquí tenéis que plantearme una pregunta muy importante: “Madre, ¿soy yo el Espíritu?” Haced esta pregunta tres veces. Si sois el Espíritu, sois vuestro propio maestro, sois vuestro guía.

Poned ahora la mano derecha en la parte superior del abdomen y plantead otra pregunta. Podéis llamarme Madre o Shri Mataji, lo que os vaya mejor. Preguntad: “Madre, “¿soy yo mi propio maestro?” Haced esta pregunta tres veces. Ya os he dicho varias veces que yo no puedo forzar conocimiento puro sobre vosotros, tenéis que conocerlo en vuestra propia libertad. Yo respeto vuestra libertad.

Llevad la mano a la parte inferior de vuestro abdomen en el lado izquierdo y presionad fuerte. Aquí decid: “Madre, por favor, dame el conocimiento puro”, yo no os lo puedo imponer; decidlo seis veces, pues este centro tiene seis pétalos o subplexos. Tan pronto como pedís conocimiento puro, vuestra Kundalini empieza a moverse hacia arriba; nosotros tenemos que apoyar a los centros de más arriba con plena confianza.

Subid ahora la mano a la parte superior del abdomen en el lado izquierdo. Aquí, con plena confianza, tenéis que decir: “Yo soy mi propio maestro”, decidlo diez veces. Tenemos que saber que no somos este cuerpo, no somos esta mente, no somos este intelecto. No somos nuestras emociones, no somos nuestros condicionamientos ni nuestro ego, somos puro Espíritu. Por favor, subid vuestra mano a vuestro corazón y decid con plena confianza doce veces: “Madre, yo soy el Espíritu”. Ya os he dicho que no debéis sentiros culpables en absoluto. Tenemos que saber que el Divino es el océano de Amor y Compasión. Es el océano de gozo y bienaventuranza. Pero, por encima de todo, es el océano de perdón. Así pues, los errores que hayamos cometido se disuelven en este océano de perdón. Poned ahora la mano en el ángulo entre el hombro y el cuello y volved la cabeza a la derecha. Aquí tenéis que decir, con plena confianza, dieciséis veces: “Madre no soy culpable de nada”, decidlo con plena confianza.

Ahora, como ya os he dicho, perdonemos o no perdonemos, es un mito. Pero si no perdonamos hacemos el juego a la negatividad, y además el Divino dice: “Vale, encárgate tú mismo”. Así pues, dejádselo al Divino. Poned la mano sobre la frente e inclinad un poco la cabeza. Presionad fuerte. Aquí tenéis que decir: “Madre yo perdono a todo el mundo”, por favor hacedlo. A causa de esto he visto mucha gente que no ha podido obtener su Realización. Decidlo de corazón, sin importar el número de veces. Llevad la mano a la parte de atrás de la cabeza y reclinad lentamente la cabeza sobre ella, presionando con la mano. Aquí tenéis que decir sin sentiros culpables, sin contar vuestros errores, desde vuestro corazón: “Oh Divino, si he cometido algún error, por favor, perdóname”. Decidlo de corazón.

Estirad la mano, con los dedos bien para atrás y colocad el centro de vuestra palma encima del área del hueso de la fontanela, que era un hueso blando en vuestra niñez. Esto es muy importante porque es la actualización del bautismo. Echad los dedos bien hacia atrás y presionad fuerte vuestro cuero cabelludo y movedla siete veces. Pero aquí, de nuevo, yo no puedo quitaros vuestra libertad. Así que, tenéis que decir siete veces: “Madre, por favor, dame mi Realización”, no os la puedo imponer, respeto vuestra libertad.

Ahora bajad vuestra mano, ved por vosotros mismos, abrid vuestros ojos lentamente. Poned vuestra mano derecha hacia mí, inclinad la cabeza y ved si en la mano izquierda sentís una brisa fresca saliendo del área de la fontanela, fría o caliente. Ahora bajad la mano izquierda y probad con la mano derecha, inclinad la cabeza. Probad de nuevo con la mano derecha. Inclinad la cabeza, es mejor. Ahora subid las manos así, y preguntad tres veces: “Madre, ¿es esta la brisa fresca del Espíritu Santo? ¿Es este el Poder Omnipresente del Amor de Dios? ¿Es este el Brahmachaitanya?”. Haced cualquiera de estas preguntas tres veces. Bajad las manos. Ahora miradme sin pensar, podéis hacerlo. Aquellos que han sentido la brisa fresca saliendo de su cabeza o de las manos, o incluso el calor, por favor, subid las dos manos.

¡Oh, Dios mío, mirad Francia! Que Dios os bendiga a todos. ¡Tantos…!Estad en silencio ahora. No os plantéis preguntas. Mañana vuelvo, si todos llegáis temprano, podremos empezar el programa a la hora. Y mañana me gustaría veros a todos personalmente. Que Dios os bendiga. Tantos lo han sentido.