Shri Paramchaitanya Puja.

Germany (Taufkirchen)



Send Feedback
Share

Shri Paramchaitanya Puja. Taufkirchen, Munich, Alemania. 19 de julio de 1989.

Me preguntaron, ¿qué puja vamos a tener hoy? Yo lo mantuve en secreto. Hoy debemos adorar al Paramchaitanya, al Poder Omnipresente del Amor de Dios. Nosotros somos conscientes de que el Paramchaitanya lo hace todo. Al menos sabemos mentalmente que todo funciona por la gracia del Paramchaitanya, que es el Poder de la Adi Shakti, pero aún no está completamente en nuestro corazón ni en nuestra atención.

Podemos considerar al Paramchaitanya como un océano, un océano que contiene Todo en su interior. Todo, todo el trabajo, todo está dentro de sus propios límites. Por tanto no puede ser comparado con algo limitado. No podéis compararlo. Si os fijáis en el Sol, veis que del Sol tienen que salir los rayos para trabajar. Si veis a alguien, por ejemplo, una persona que tiene alguna autoridad, esta tiene que afirmar su poder exteriormente. Así pues, desde su interior no funciona. Por ejemplo, en el interior de una semilla, el árbol crece y aparecen las frutas y después son vendidas y la gente las come, y todo está en el interior de dicha semilla; algo así es el Paramchaitanya.

Así pues, todos estamos envueltos por Él. Y solo vemos las olas, estamos en las olas, de modo que lo vemos desplazado, separado. Como cuando sentimos: “Esto es Alemania” o “esto es Inglaterra”, “esto es India”. Esto son simplemente los pliegues del sari del Paramchaitanya, que parecen separados pero que no lo están, son continuos. Así pues, la conexión es absolutamente completa. Si yo tiro de un hilo de aquí, el hilo saldrá totalmente. Del mismo modo este Paramchaitanya está trabajando en su interior y no hay nada fuera de Él. Cuando sois sahaja yoguis pone una atención especial en vosotros; o yo diría que se vuelve absolutamente Uno con vosotros. Cualquier cosa que deseéis, cualquier cosa que queráis vendrá del Paramchaitanya si sois “Uno con Él”.

Como por ejemplo en un océano turbulento algunas gotas de agua pueden volar por el aire y empezar a pensar: “Estamos por encima, estamos lejos del mundo, lejos del océano”; pero de nuevo han de caer en el océano. Por tanto, esta energía sin forma que tiene toda la inteligencia, toda la coordinación, todas las organizaciones, todos los ordenadores, todas las televisiones, todo lo que podáis pensar de comunicaciones, de gobiernos, de administraciones, por encima de todo es el Amor. Es el Amor de Dios y el Amor de vuestra Madre.

Así pues, para ser uno con este Paramchaitanya, tenéis que saber que debéis convertiros en la realidad. Por ejemplo, si tomáis una fotografía mía sentada aquí, quizá mi fotografía pueda daros vibraciones vivas, aunque solo sea una fotografía. Pero si cogéis la fotografía de cualquier otra persona, Sahaja Yoga no funcionará. La razón es que cualquier otra persona no se ha vuelto la realidad. Es como en cualquier otra pintura, como cuando veis una pintura donde está lloviendo. Esta lluvia no nutre a las flores, no moja las ropas de la gente que está allí. Es estática. Por tanto, en la ignorancia, tenemos una imagen de la realidad que es estática. Esta es la razón por la que pensamos que nosotros mismos podemos hacerlo todo.

Si alguien dijera: “Veo esa pintura, muy bien, yo haré esa lluvia real”, no podéis. Intentad lo que queráis. Poned el color que queráis. Puede parecer, se parecerá con gran esfuerzo; pero no tendrá la capacidad ni la naturaleza de la realidad. Así pues, los seres humanos siempre tratan con cosas irreales, pensando que hacen algo muy grande. Podemos obtener flores que son reales, por supuesto, podemos sentirlas. Podemos crear flores de plástico. Podemos crear pinturas exactamente igual que las flores. Pero no podemos producir una sola flor por nosotros mismos. Tendremos que ir a la realidad: que la Madre Tierra es la que tiene que producirla o que es el Sol el que tiene que ayudar a la Madre Tierra.

Así que, todos vosotros -sahaja yoguis- debéis saber que en la realidad vosotros no hacéis nada y que todo es hecho por el Paramchaitanya. Esta es la diferencia entre un no sahaja yogui y un sahaja yogui. El no sahaja yogui no lo sabe. O incluso si lo sabe, esta no es una verdad en su corazón. No es parte de su Ser. Pero el sahaja yogui sabe que la realidad es el Paramchaitanya, y que es la realidad la que hace que todo funcione.

Y esta Realidad es el Amor divino. Nosotros siempre separamos el amor de la acción. Para nosotros amor significa un tipo de comportamiento alocado hacia alguna persona. No hay una técnica de cómo amar. Funciona sin ningún entendimiento. Cuando amamos a alguien no sabemos qué hacemos. Creemos que le amamos; y al día siguiente empezamos a decir: “¡Te odio!” Entonces, ¿cómo puede ser esto amor? Amamos a nuestros propios hijos, amamos a nuestra propia familia, amamos a nuestros propios amigos, lo cual es muy irreal. Si fuese real nunca fracasaría. No podéis decir con total certeza que hoy trabajaréis por vuestro hijo y seréis muy egoístas acerca de vuestro hijo, pero no podéis decir cómo os tratará él o cómo le trataréis vosotros mañana.

Pero el Paramchaitanya sabe. Sabe cómo expresar su Amor. No solo eso, sino que, es un sentimiento eterno de amor el cual puede cambiar su matiz, su color; pero la preocupación de ese amor será siempre la misma. La esencia del amor es interés. Incluso aunque alguien haga algo erróneo, la preocupación del Divino será corregir a esa persona. Esto lo llamamos “hita”, es la benevolencia. Por tanto, el interés por la benevolencia siempre estará ahí, ya parezca ser a veces cruel o muy afectuoso, puede parecer ser demasiado indulgente; cualquiera que sea la forma que adopte, como una ola. De cualquier modo que aparezca, en realidad es por vuestra benevolencia. Trabaja para vuestra benevolencia. No solo para vuestra benevolencia sino por la benevolencia colectiva. Y sabe muy bien qué hacer, cómo hay que hacerlo funcionar. No tiene que ir a ningún lugar a aprender, porque el conocimiento completo de cómo hacerlo también está en su interior. Es un gran almacén de sabiduría, conocimiento y amor. Así pues, no se equivoca.

Una vez que os convertís en sahaja yoguis, la preocupación por vuestra benevolencia está todo el tiempo allí. El que seáis castigados o no es una cuestión diferente. Algunas personas pueden conseguir trabajo. Otras no conseguirán trabajo. En algunas personas funcionará de un modo y en otras no lo hará del mismo modo. Entonces uno puede decir: “¿Por qué se comporta así el Paramchaitanya?” Es para vuestra corrección. Es un camino largo; y todo lo que ocurre es para vuestra corrección y por vuestro bien. Si entendéis este punto, entonces nunca os sentiréis decepcionados en vuestra vida.

Y no tiene ninguna preocupación por su propia benevolencia, porque es la completa benevolencia en Sí mismo. Nunca piensa cómo va a ser benevolente o cómo ayudar, porque no tiene ninguna preocupación acerca de esto. Un hombre que tiene todo, todas las cosas materiales, aun así puede estar preocupado por obtener más, tendrá avaricia. Pero como el Paramchaitanya es completo, “purna”, no tiene avaricia, está totalmente satisfecho con Él mismo; y como es tan poderoso, tan sabio, no tiene dudas, ningún tipo de dudas. Y como no hay nadie que pueda dañarle, no tiene miedo.

Y todos vosotros habéis sentido al Paramchaitanya. Esto debería daros una vida sin ningún miedo, una vida pacífica y gozosa, como un niño que encuentra a su madre y entonces deja de llorar. No llora más, ahora ha encontrado a su madre. Del mismo modo vosotros habéis encontrado al Paramchaitanya y la conexión con Él, de modo que no debéis preocuparos por nada, no tenéis que pensar en nada, no tenéis que planear nada. Solo debéis saltar a Él, simplemente saltad a Él y sabed que os habéis convertido en parte de la Realidad. Si entendéis esto pienso que habremos hecho un gran trabajo.

Ahora estamos en Alemania y, como sabéis, en Alemania ha habido gente que han intentado hacer añicos las esperanzas de los seres humanos. Pero incluso estos acontecimientos que ocurrieron, todas aquellas cosas horribles que sucedieron donde murió tanta gente, aunque por supuesto han vuelto a nacer, no hay problema; y aparecieron tales problemas que pensaban que todo el mundo sería destruido. Estaban tan preocupados, pensaban que el mundo entero sería destruido. Pero no fue así.

Pero esta guerra nos ha enseñado una lección. Nos ha hecho más colectivos. Nos ha hecho entender a los demás. De otro modo, ¿cómo podemos salir de la ignorancia de “pertenecemos a este país”, “somos de este país”, del racismo, del así llamado nacionalismo, del patriotismo y de todas estas fuerzas segregadoras que nos dividen? Así que, claramente todos somos seres humanos y debemos ser tratados como seres humanos.

Si veis la historia, después de cada guerra ha habido un movimiento muy rápido hacia el conocimiento, hacia el conocimiento de la unidad del mundo. Es igual que en una nave espacial, en la cual una cápsula es construida dentro de otra y, cuando todo va a cierta velocidad, la cápsula inferior se inflama o explota. Cuando esta explota le da mayor velocidad al resto de la nave y así se acelera la velocidad. De este modo uno puede llegar al espacio. Del mismo modo, todas estas cosas horribles que han sucedido son explosiones que os llevan al conocimiento de que hay algo equivocado en nosotros, que estamos viviendo con algo irreal.

Los problemas actuales, como el problema ecológico, sida, drogas, todos estos problemas modernos y la pobreza, si los veis como un testigo veréis que son muy chocantes. Son cosas muy chocantes. Y todas estas cosas chocantes deberían realmente sacudir nuestra mente, deberían sacudir nuestra mente: ¿Por qué tenemos estos problemas? Y ante estos problemas algunos líderes estúpidos piensan que podemos resolverlos haciendo más dinero. Podemos protegernos de la ecología si tenemos más dinero. Podemos contaminar más la atmósfera porque tendremos más dinero. Y entonces podemos protegernos a nosotros mismos de modo que todo el mundo tendrá que llevar una máscara para moverse a cualquier lugar. Pero debemos hacer más dinero para protegernos a nosotros mismos; no importa si hay un problema ecológico, no importa. Así que, os movéis como una persona que entra en una zona llena de humos.

Todas estas ideas estúpidas vienen porque no ven lo que es la dignidad humana, que los seres humanos están por encima de todas las demás cosas: por encima de la maquinaria, por encima de todas las cosas materiales del mundo. Ellos no dirán: “La maquinaria ha de estar en equilibrio”, no. Lo que dirán es que haremos al hombre un esclavo -aún mayor- de la maquinaria porque debemos ganar más dinero, debemos tener más dinero y con ese dinero podemos protegernos contra el problema ecológico. Esto es absurdo. Pero si entendéis la dignidad humana, entonces debéis entender que -como seres humanos- debemos tomar una medida positiva y sabia para parar todo el sinsentido que hemos estado haciendo.

Como ahora, que la mayoría de la costa francesa, las playas, están contaminadas; es natural porque han empezado algo extraño llamado vacaciones en la playa. Así que, este es el resultado. Ahora haced lo que queráis, pero no podéis hacer todo esto. Y ahora esto se ha parado. En vez de esto, el cerebro humano es de tal modo que, en lugar de entender que lo que estaban haciendo estaba mal, dirán: “¡Oh!, empezaremos un nuevo método para limpiar todo esto”. Nunca condenarán lo que ha ido mal en ellos mismos, el que se hayan vuelto tan adictos a este tipo extraño de vida que tienen en la costa.

Ahora el sida. Os sorprenderá que, en América, dijeran que en Los Ángeles había 700.000 personas que se glorificaban a sí mismos como mártires del sida; porque habían logrado esta gran meta al llevar una vida tan disparatada. Como si fuese una gran revolución. Y pensando que eran unos grandes revolucionarios, grandes personas, porque soportaban la enfermedad del sida y se glorificaban por ello. ¿Creéis que este tipo de afirmación será aceptada? La gente se reirá de ello. Porque todo está muy orientado al dinero. Ellos lo anunciarán, querrán hablar de cómo les puede ayudar el dinero. Querrán decir que esto sucede porque si tuviesen más dinero, habrían tomado más medicinas. Como no tienen dinero por eso tienen que robar. Así que, debemos darles dinero para que puedan tomar fármacos o para que puedan llevar este tipo de vida.

Y por encima de todo, si observáis, la gente ha vivido con algo que es irreal durante toda su vida, absolutamente irreal. Y cuando llega el momento de afrontar que hemos cometido un error, que no deberíamos haber cometido ese error, entonces se retiran y toman otra imagen gloriosa, artificial e irreal, diciendo: “¡Oh, somos grandes, somos mártires!” Y esto es lo que llamamos Kali Yuga, donde todo lo que es innoble -todo lo que ha de ser detestado, todo aquello de lo que deberíamos estar protegidos- se convierte en la meta que la gente ha de alcanzar.

Espero que hayáis entendido que el Poder Omnipresente a nuestro alrededor es el que está haciendo Sahaja Yoga, es el que os ha traído a Sahaja Yoga y es el que os ha dado las bendiciones. Es a través de este Paramchaitanya que todo ha funcionado. Así pues, la oración de hoy debería ser que vamos a ser más y más conscientes de que somos una parte del Paramchaitanya y que podemos sentirlo, podemos usar este Poder, podemos hacerlo funcionar. Si lo sentimos de este modo hoy, pienso que hemos hecho ya un gran trabajo y que Dios os bendiga por ello.

Mientras hacéis este Puja, por favor, recordad que me estáis adorando como Paramchaitanya y debéis pensar que estáis tratando con la Realidad misma. Con esta comprensión debéis hacer el Puja.

Que Dios os bendiga.