Navaratri Puja: “Destruir los demonios en nuestro interior”.

(England)


Send Feedback
Share

Navaratri Puja: “Destruir los demonios en nuestro interior”. Margate, Reino Unido. 8 de octubre de 1989.

De una forma muy espontánea se decidió que debíamos celebrar el Devi Puja en lnglaterra. Y este es el lugar donde realmente debe hacerse el Devi Puja, porque es el lugar de Sadashiva, donde debe ser adorada la Adi Shakti.

Hoy debemos comprender por qué hacemos el Devi Puja. ¿Cuál es la razón para hacer este Devi Puja? ¿Qué es lo que obtenemos con él? ¿Qué se supone que debemos alcanzar en nuestro interior?

Lo primero es que la Kundalini es la Devi. Ella es el reflejo de la Adi Shakti. Así pues, cuando adoráis a la Devi, primero adoráis a vuestra propia Kundalini, reconociendo su mérito al haberos dado la Realización.

Esta es una comprensión del Devi Puja mucho más profunda de la que tiene la gente, porque ellos no son almas realizadas. Su Kundalini no está despierta. Normalmente cuando hacen el Devi Puja, es con el propósito de alcanzar la Realización. Lo hacen para agradar a la Diosa -prasanna- y que Ésta les dé la Realización; o bien para que les dé la oportunidad de encontrar a alguien que les dé la Realización.

Pero vosotros estáis ahora en un nivel diferente. En vuestro caso, es más para agradecer a vuestra propia Kundalini y a la Adi Shakti, glorificando que todo lo que os ha sucedido tan milagrosamente es a causa de la Kundalini, que estaba en vuestro interior y que fue reflejada por la Adi Shakti.

Pero uno ha de saber que sólo el hecho de estar realizados no es la cuestión, tampoco lo es sólo sentir las vibraciones, que podamos dar la Realización a otros tampoco. ¿Cuál es entonces? Lo más importante es el contenido en nuestro interior. Lo que tenemos en nuestro interior es lo importante. Todo lo demás son expresiones de lo que tenemos en nuestro interior.

Supongamos que alguien es generoso, entonces sabéis que es un hombre rico, de otro modo no podría serlo. Debemos ver el contenido que hay en nuestro interior. Cuando empezamos a observar el contenido, ¿dónde encontramos en la naturaleza verdadero contenido? Por ejemplo, el mar; el mar está lleno de agua. Absorbe mucha agua de todas partes y después permite que el sol la evapore y produzca la lluvia.

Pero en realidad el mar está al nivel más bajo, permanece al nivel más bajo y de este modo puede absorber el agua de todas partes. Igualmente un sahaja yogui sabrá que para alcanzar verdaderamente más contenido, no necesitamos estar a un nivel elevado exteriormente. La Biblia dice: “Debéis ser humildes”. Pero creo que esto no se ha explicado a la gente.

Solamente la gente fuerte puede ser humilde, sólo la gente segura puede ser humilde, sólo los ricos en esencia pueden ser humildes; y no la gente insegura. Si son inseguros, ¿cómo pueden ser humildes? Lo mismo sucede con la gente que normalmente consideramos ricos, si no son generosos, si no están satisfechos o no son filántropos, no son ricos en realidad. Aún son mendigos avariciosos.

Debemos ver el contenido de nuestro interior. ¿Cuál es nuestro contenido? Vosotros me amáis y yo os amo, está bien. Pero cuando me amáis debéis saber que hay ciertas cualidades que son muy estimables en un sahaja yogui. En realidad, la gente se pierde incluso después de Sahaja Yoga. Piensan que pueden superar cualquier cosa, que ya están perfectamente bien. Entonces son arrojados por la borda.

Cuando decimos que debemos ser humildes, se trata de un contenido, la humildad es un contenido. ¡Intentadlo! lntentad ser humildes con alguien. Os gustaréis a vosotros mismos. Gozaréis de esta cualidad en vuestro interior. “Ya ves, soy más humilde que otros”.

Otra cosa donde podemos encontrar contenido son las grandes montañas, porque tienen altura y son las únicas que pueden capturar las nubes. Hay una gran relación entre la humildad de los océanos y las alturas de las montañas. Así debe ser un sahaja yogui. Es tan elevado porque hay un gran contenido en ese océano. Después se vuelve bello como las nubes y toca su altura, su Kailasha, donde reside Shiva. Esto da gran gozo.

Igual que me habéis pintado ahí, es cierto que esa era mi situación hace algún tiempo. Hoy, sin duda, también lo es de un modo sutil, porque hay mucha negatividad y tengo que trabajarlo en muchos niveles diferentes. Ningún ser humano tiene excusa para ser un demonio, no hay excusa. Y para un sahaja yogui no hay excusa en absoluto.

Pero cuando os he llamado hijos míos, mis niños, hay una pequeña bendición. Fluye hacia vosotros como por una larga cuerda. Pero esta cuerda no debería preocuparos. Debéis cuidar sólo de vuestra propia calidad, de vuestra capacidad interna para absorber.

Observar el océano. Todo lo que está a su alrededor cae al interior del océano, todo. Después el Sol, podemos decir que es el Espíritu, lo evapora. Esto sólo ocurre en el océano. No se evaporan del mismo modo los ríos porque el océano es tan vasto y profundo que es inagotable. A continuación surge de él una materia absolutamente pura y puede alcanzar y tocar el corazón. Porque los corazones de los sahaja yoguis están a un nivel muy elevado donde reside Shiva. Nada puede llegar allí excepto la pureza, y a menos que tengáis esta amplitud, esta profundidad, esta humildad, y las maryadas.

Sabéis que el mar nunca traspasa sus propias maryadas. Si le presionáis por un lado se expresará en el otro pero nunca traspasa sus límites. Si el Océano Pacífico fuese tan solo cien pies más profundo habría problemas. Incluso en la profundidad, en la altura y en su extensión, tiene sus propias maryadas. Pero en sus maryadas tiene el sentimiento de que es uno con la naturaleza, uno con Madre. No perturba a la Madre Tierra, simplemente está agradablemente situado en el cuerpo de la Madre Tierra.

La naturaleza está limitada por el Divino. El Divino cuida de la naturaleza. De modo que todo funciona de un modo muy bello y vosotros tenéis libertad. Y después de Sahaja Yoga tenéis una libertad aún mayor, una libertad absoluta porque no podéis ser limitados por ninguna tontería, por nada pecaminoso, por nada muy básico. Estáis por encima como una montaña.

Dondequiera que haya una combinación de una montaña con un océano, pueden llegar los barcos. La gente profunda sólo puede venir a playas profundas. De este modo alcanzáis profundidad entre el Corazón y el Bhavasagara. En esa bella área la gente puede venir a vosotros y simplemente sabrán que esto es algo grandioso, todo el mundo lo sabrá.

Habéis visto que yo parezco como cualquier otra mujer. No sé, quizá pensáis que soy diferente, pero normalmente… ¿Pero cuánta gente viene a mi programa? ¿Por qué vienen a mi programa? En Colombia que nadie había ni siquiera oído mi nombre, vinieron miles. Quiero decir que es muy sorprendente. La gente no tenía sitio para sentarse. En Rusia también, donde por supuesto tampoco conocen mi nombre, ni hay libros publicados ni nada.

Podríais decir: “Madre, tú lo manipulas a través del lnconsciente colectivo”. Yo no lo hago, lo hace él sólo, eso pienso yo. Cuando los sahaja yoguis tengan este contenido en su interior, el Inconsciente colectivo, el Divino, actuará, definitivamente actuará. Igual que una persona que se anuncia que hace esto o aquello. La gente vendrá porque cobra dinero y piensan que pueden comprar a ese hombre. Pero cuando no hay dinero involucrado ni ningún negocio, nada… Vosotros sois gente sencilla igual que ellos.

Todo lo hace el Divino, ¿no? El Divino mueve todo. Pero si los sahaja yoguis de un lugar son inútiles, entonces incluso aunque yo esté allí no funcionará. Si es gente a medias tintas no funciona. Esto no es para desanimaros en absoluto, sino para deciros que debéis desarrollar el contenido en vuestro interior, una completa fe en vosotros mismos. Esta es la mayor pertenencia de un sahaja yogui.

¿Y qué es este océano? Es amor, amor y amor. No habla, no hace demasiado, no necesita hacer nada. Simplemente funciona de un modo espontáneo. Cuanto menos hagáis mejor. Cuanto más intentéis hacer, peor: “Haré esto, manipularé aquello”. Simplemente desarrollad el contenido en vuestro interior.

Imaginad. Sois muy afortunados porque tenéis muchos más recursos que nadie tuvo antes. Antes tenían que ir a la jungla, se tragaban toda la ira de sus gurus y no tenían a nadie para protegerles. Y nunca tuvieron a la Adi Shakti para adorarla.

De otro modo se romperá. Y esta fortaleza, es que debéis saber que estáis completamente protegidos. Nadie puede dañaros. Aunque lo intentarán. ¡Así ha de ser! De otro modo, ¿cómo probaréis que estáis absolutamente protegidos? Por esta razón alguien intentará algún truco, pero vosotros simplemente observad cómo alcanzáis el éxito. Os sorprenderá que sin hacer nada todo se solucionará. Ni siquiera sabréis cómo se ha solucionado, cómo todo se ha arreglado. De este modo desarrolláis la fortaleza. De nuevo la cuestión es: “¿Cómo se desarrolla la fortaleza en un sahaja yogui?”

Yo diría que es shraddha. Shraddha no es fe ciega. Después de Sahaja Yoga, después de la Realización lo sabéis todo. Habéis visto mis fotografías, habéis visto cómo funciona Sahaja Yoga, habéis visto cómo podéis elevar la Kundalini de la gente, podéis sentir las vibraciones, podéis sentir a los demás, podéis curar a los demás. Todo este poder está en vuestro interior. Y darse cuenta de este poder sin ningún ego es vuestra fuerza.

Cuando sois poderosos no tenéis ego porque, ¿para qué? El ego está ahí solamente cuando no tenéis poder porque queréis tener más y más y más. Pero cuando estáis totalmente allí no hay ego. Primero hay que establecer este poder para descubrir si sois poderosos o no. Primero descubridlo. Después igual que cuando me tengo que sentar en una silla, tendré que ver si la silla está bien o si se tambalea. Si está bien me puedo sentar.

Muchos sahaja yoguis aún continúan en la periferia. A veces hay una gran brecha entre algunos que han alcanzado grandes alturas y otros que están fuera. Todo esto son las fuerzas negativas que fueron eliminadas hace mucho tiempo. Únicamente una Shakti fue suficiente para matarlas a todas, Kali Shakti o Durga Shakti. Pero vosotros tenéis muchas shaktis. Tenéis Mahalakshmi Shakti, Saraswati Shakti, tenéis a las doce Deidades trabajando para vosotros. Darse cuenta de esto significa que debéis tener una completa fe en vosotros mismos.

Pero si aún dudáis de vosotros mismos esta es también una cualidad humana. Quiero decir que un perro sabe que es un perro. No duda si es un perro o un gato. ¿No es así? Un tigre sabe que es un tigre y sabe las capacidades que tiene. Solamente los seres humanos, entre otras cualidades estúpidas, tienen la cualidad de dudar de ellos mismos. Y esta cualidad de dudar les ha hecho cobardes.

En Sahaja Yoga no debéis tener dudas de vosotros mismos. “Madre, todavía hago esto, todavía hago aquello. ¿Por qué?” ¡Simplemente dejadlo! Quiero decir, ¿cómo puedo yo solucionar vuestro problema si queréis seguir cargando un mono a la espalda? Si veis que aún seguís cargando un mono a la espalda, simplemente dejad al mono y se acabó. Es muy sencillo. Para mi simple lógica, esta es la respuesta. ¿Por qué queréis seguir cargando con el mono y después venir a decirme: “Madre estoy cargando con el mono”? ¡Yo puedo verlo! ¡Quitadlo de vuestra cabeza, quitadlo de vuestra espalda! Es muy sencillo, sois un sahaja yogui.

Y lo que he descubierto de los rusos es muy sorprendente, ellos no llevan ningún mono. Creo que allí no hay ningún mono en absoluto. ¡Ninguno de ellos! No tienen problemas privados, no tienen problemas públicos ni ningún otro problema, nada de nada. No discuten nada. Ellos podrían decir: “Nuestro gobierno es tal o cual…” Pero no, nada de nada. Creo que ya han debido tener bastante de todo esto. Son gente muy instruída y educada, profesionales muy cualificados pero muy humildes y con el corazón abierto. Solamente quieren la Realización, nada más. Dicen: “Has venido aquí para nuestra liberación”. Ni siquiera tocarán mi sari. Por los lugares donde caminaba, ni siquiera tocaban mi sari, ¡imaginadlo! ¿Quién les ha hablado de las vibraciones? Yo nunca les dije que soy la Adi Shakti. ¿Cómo me reconocieron? Ellos desarrollaron esta fuerza en su interior, esa shraddha. Y nunca hablaron de Dios en ese país.

Tienen alguna gente estúpida que tienen iglesias, instituciones islámicas y cosas así; pero la mayoría es gente muy fuerte y su contenido se muestra. Imaginad, cada vez que tienen un programa, ahora incluso en los programas de seguimiento, al menos vienen mil personas. Aquí en lnglaterra ni siquiera reunimos mil personas para el Devi Puja. Y vienen desde miles de kilómetros, de Siberia, de aquí y allá.

Ellos mismos reservan la sala porque allí hay que pagar por la sala. Aunque los sahaja yoguis no cobran nada tienen que pagar por la sala. Pero la mediocridad es: estar en la periferia, no ponerlo en marcha, tomarlo a la ligera. Ese no es el modo de hacer Sahaja Yoga.

Nosotros no tenemos que matar demonios. No tenemos que ir a ninguna guerra ni luchar como soldados, igual que se luchó con la Devi, nada de eso. Simplemente debéis eliminar la negatividad de vuestro interior, el letargo, y ponerlo en marcha.

Decimos mantras, conocemos los poderes de los mantras, pero debéis mantenerlos despiertos. Para ello os he dicho cientos de veces que debéis meditar. Pero el modo de meditar no es como si fuésemos a jugar al golf. Este no es el modo. Es algo muy serio, estáis adorando a la Adi Shakti. Debéis hacerlo con esa completa comprensión y dedicación, no de un modo mecánico. No es un juego, es algo muy sutil y especial. No podemos describirlo con ninguna acción, es simplemente un sentimiento muy profundo. A esa profundidad no llega ningún otro sentimiento, con ese sentimiento debéis meditar. Y entonces observad los resultados.

Mucha gente dice: “He hecho tal o cual cosa Madre, pero aún tengo esto”. Porque aún no sois lo suficientemente profundos. No se trata de cuánto oráis ni de cuántas palabras usáis en vuestras oraciones, lo importante es con qué profundidad habéis tocado los Pies del Divino.

Hoy debemos ver que la Devi está usando su espada para penetrar en nuestro corazón de modo que toda la negatividad desaparezca. De este modo Ella quiere plantar un loto para que se establezca Shiva. Ella quiere eliminar toda la fealdad de nuestro interior. Es como una operación, pero es realizada de un modo tan delicado y bello que vosotros ni siquiera lo notáis.

El otro día alguien me dio un libro “…” donde llamaban a las vibraciones “spanda”, que significa pulsación. Es correcto, no hay duda. En sánscrito se les lIama anahata, que significa sin percusión. Estaba leyendo este libro y pensé: “da vueltas y vueltas, sube y baja, se enrolla con esto, aquello” ¿Cómo puede nadie comprender este libro? ¡Es terrible! Mientras que yo he dicho todas estas cosas, y mucho más, de un modo muy sencillo. Si leéis dos páginas de este libro tendréis dolor de cabeza, os lo aseguro.

Pero todo el conocimiento de Sahaja Yoga ha venido a vosotros de un modo muy bello. Es asombroso, os lo aseguro. Si leéis los mantras, os explican cosas creo que no tienen nada que ver con la realidad. Pero incluso aunque lo tengan son muy enrevesados y complicados.

Yo diría que Adi Shankaracharya se dio cuenta de esto y por eso abandonó la idea de escribir ningún tratado. Dijo: “Hagámoslo sencillo, simplemente adoremos a Madre y ya está. Si adoráis a la Madre todo irá bien”. Pero no es así, encuentro que no es así, aunque es fácil.

Pero los seres humanos son grandes expertos, pueden ser como radios pronunciando alabanzas, pero sin que nada venga del corazón. Debéis desarrollar esta profundidad. En Sahaja Yoga trabajamos a través del corazón y no de nuestros cerebros. Debéis desarrollar este corazón y recibir en él la grandeza de otras personas.

La gente puede ver lo que está mal en los demás muy fácilmente, pero no quieren ver lo que está mal en ellos mismos. Cualquier hombre inteligente puede ver esto, no hace falta tener la Realización. Pero una persona sabia verá lo que está mal en ella misma y confiará, confiará en sí misma porque es sabia. No dudará, sabe que es sabia. Sabe lo que está mal en ella misma y lo que debe hacer.

Podéis ver claramente que el trabajo de la Diosa, hoy día, es muy diferente. Por supuesto, simbólicamente es el mismo. Pero se ha vuelto muy, muy sutil. El primer trabajo es destruir la negatividad que, como sabéis, está operando. Cuanta más luz venga, más desaparecerá la ignorancia. Esta luz se extenderá y toda la oscuridad desaparecerá. Pero vosotros sois las luces. Debéis encender y cuidar de vuestra luz y debéis hacer la luz eterna. Este es el trabajo que estáis haciendo. Estáis haciendo un bello trabajo de la Diosa: extender la luz e iluminar a la gente.

La negatividad que está a vuestro alrededor no es tan peligrosa como la que está en vuestro interior. Hoy se ha vuelto más sutil. La negatividad se ha vuelto sutil. Ha entrado en vuestro ser y debéis tener cuidado porque en cualquier momento puede derrumbaros. Cuando estáis escalando, tan sólo un paso erróneo os puede hacer caer. Uno ha de estar alerta pero sin tensión. Debéis estar alertas pero sin tensión. Y el estado de alerta se desarrolla. Cuando la luz viene a vuestro interior empezáis a verla. Inmediatamente lo veis: “¡Oh, eso es! ¡Hice tal cosa!” Sabéis como corregirlo y arreglarlo, inmediatamente os ponéis a hacerlo. Igual que cuando en un buen sari cae alguna mancha, lo limpiáis inmediatamente. Del mismo modo debemos estar muy, muy alertas; “daksha” es la palabra para ello.

Este era el trabajo de la Diosa anteriormente. La Diosa solía daros la iluminación y estaba alerta por vosotros. Ella se sentaría como una tigresa por sus niños. Ellos estaban rezando, haciendo un puja, o algún homa o havan, y la Diosa estaría sentada para protegerles de cualquier negatividad que pudiese venir, de todos los rakshasas que se acercasen, los mataba o hacía lo que fuesen.

Pero ahora esa etapa ha pasado. Ahora ella ha entrado en vosotros. Tenéis que matar vuestra negatividad porque ahora sois tan poderosos como vuestra Madre. Ninguna negatividad puede tocaros. Podéis dar la Realización, tenéis ese poder, y podéis ver vuestros defectos, más que los defectos de los demás. E intentáis eliminarlos porque no son buenos, ni para vosotros ni para vuestro ascenso. No ganáis nada manteniéndolos en vosotros.

A nivel colectivo funciona de un modo automático. No debéis preocuparos por eso. Se llega hasta un punto culminante y entonces la persona sale fuera, igual que un ciego que asciende una cima y salta hacia abajo. No debéis preocuparos demasiado por eso. Simplemente funciona. Ya habéis visto que funciona de este modo.

Otra cualidad que tenéis: creer que la Diosa trabaja a través de vosotros. Ella reside en vosotros, tenéis sus poderes. Penetra en vosotros y por esta razón podéis confortar a la gente, podéis curarles, podéis darles paz y dicha. Lo que la Diosa ha hecho en vosotros es daros la dicha y vosotros os habéis transformado en la dicha. Igual que de un aparato de aire acondicionado sale aire fresco. Del mismo modo, vosotros emitís gozo, dais gozo a los demás. Pero si no hay gozo en vuestro interior, ¿qué gozo podéis dar a los demás? De modo que un sahaja yogui ha de ser gozoso como la Diosa.

Ella tiene aspectos de su personalidad muy extremos. Como debéis saber, ella es extremadamente cruel, puede llegar a ser muy cruel y al mismo tiempo puede ser extremadamente gentil, igual que las dos ragas de ayer. Puede ser extremadamente dura, extremadamente dura, más allá de toda comprensión humana y al mismo tiempo puede ser extremadamente apacible y suave.

Vosotros no necesitáis tener su parte dura. Simplemente funcionará. Esta parte está únicamente reservada al Divino. Vosotros ocuparos sólo del otro aspecto. Dejad que el divino se ocupe de la parte terrible. Porque el Divino también tiene que hacer algún trabajo. Si vosotros hacéis todo el trabajo, ¿qué hará el Divino? De modo que el Divino cuidará de esta parte.

Vosotros debéis gozar de vosotros mismos igual que la Diosa goza de sí misma, goza de su dicha, de su paz, goza de todo en ella: “Su creación, sus niños, su amor, goza de todo”. Del mismo modo vosotros debéis gozar. Debéis conocerlo todo, debéis ser absolutamente eruditos.

Únicamente necesitamos decir: “¡Oh Divino, por favor protégenos!” Incluso aunque no lo digáis no pasa nada, seréis cuidados. El Divino está trabajando en todo el escenario. No lo veis pero está allí, invisible. Vosotros estáis en el escenario y ellos se encargan de enfocar la luz, dónde ponerla, qué luz hay que poner, qué es necesario hacer, qué hay que cambiar, ellos se encargan de todo. Y vosotros estáis allí, muy bien situados. Vosotros no necesitáis hacer ese trabajo.

Simplemente haced vuestro trabajo de actuar y decir los diálogos, ese es vuestro trabajo. Y dejad que ellos hagan su trabajo, que lo hacen muy bien. Están colocados de un modo excelente y son expertos. Dejar ciertas cosas en manos del Divino es lo que llamamos entrega. Si hacéis tan solo esto, la mayoría de vuestros problemas se solucionarán de un modo milagroso. Quiero decir que os sorprenderá: “¿Cómo ha solucionado Madre esto? No lo esperábamos. ¿Cómo se ha arreglado todo?”

Hay una gran, gran fuerza trabajando. La fuerza, la energía que es la Fuente de todas las energías, que ha creado este universo, que ha creado esta Madre Tierra, que ha creado el Sol y que os ha creado a vosotros de un modo muy delicado. Esta fuerza está trabajando. Y esta fuerza está cuidando de vosotros y está muy orgullosa de que ahora estéis vosotros en el escenario.

Hoy estamos rezando a la Diosa: “Ayúdanos a luchar contra nuestra negatividad en nuestro interior. Danos tu tigre para que podamos luchar, danos tu león para que podamos luchar. Permítenos luchar contra todos estos horribles animales que hay en nuestro interior, todas estas cosas horribles que están escondidas en nuestro interior.”

Debéis deshaceros de todos estos horribles condicionamientos que tenemos. Si os observáis a vosotros mismos veréis que aún tenéis muchos condicionamientos. Si los observáis, están cubiertos con unas finas cortinas y por eso no podéis verlos, pero están ahí. Permitid que el tigre entre en esas guaridas y los descubra. Y vosotros simplemente gozad cabalgando sobre el caballo, sobre el león y sobre el tigre, igual que una Diosa. ¿Por qué no hacerlo?

Después de todo los niños reciben toda la herencia de la madre. ¿No es así? Vosotros tenéis toda la herencia disponible para vosotros. Pero debéis merecerlo, en el sentido de que debéis saber que lo merecéis, eso es todo. Simplemente debéis saber que lo merecéis y que podéis hacerlo.

De nuevo, hoy estamos aquí para hacer este puja que podría haber sido en Perth; pero de algún modo no lo fue. Sois afortunados de poder hacer este puja. Es de una naturaleza muy profunda y sutil.

Es como vuestra sangre porque en el séptimo día se dice que la Diosa ha de vestir siempre de color rojo que es el color de la sangre. El primer color que veis en el útero de vuestra madre es rojo, es la seguridad. Por un lado es la capa roja y por otro es la seguridad. Para vosotros es la seguridad a vuestro alrededor. A cualquier lugar que vayáis, simplemente estará allí, ¡sentidlo!

Debo decir que habéis entrado en el Reino de Dios no hay ninguna duda de esto. Todos vosotros habéis entrado y estáis establecidos allí de un modo muy bello.

Que Dios os bendiga.