Charla a los Yoguis

Applecross ashram in Perth, Perth (Australia)

Feedback
Share

Charla a los sahaja yoguis Perth, Australia, 1 de marzo de 1990

A todos los sahaja yoguis de Perth debo deciros que todos los sahaja yoguis de India os envían mucho amor y sienten no haber podido venir, aunque los músicos vendrán al otro lado de Australia. Pero en cualquier caso les daré la buena noticia de que vosotros os habéis convertido en músicos y ya no los necesitáis.

Ahora -volviendo a las bases de Sahaja Yoga- debemos saber que en Sahaja Yoga no tenemos normas rígidas ni nada parecido, porque vosotros sois personas despiertas, sois santos, y sabéis lo que es bueno para vosotros. Pero debéis mantener esta cualidad de santidad en vuestro interior y, si es posible, evitar ciertas cosas y si no, observar qué está mal en vuestros centros. Si hay algo erróneo en vuestros centros empezaréis a tener problemas e ideas destructivas. Así pues, lo mejor es que antes de nada juzguéis por vosotros mismos cómo son vuestras vibraciones.

Creo que lo mejor que ha sucedido hasta ahora en Perth -por lo que me siento muy feliz- es que me han asegurado que intentarán conseguir un ashram más grande. Porque ya vísteis ayer y antes de ayer cuánta gente había. Si tenéis que ayudar a la gente de un modo apropiado, entonces, debéis tener un ashram mayor, un lugar amplio donde pueda ir la gente.

Se me ha ocurrido una sugerencia más, si es que la aceptáis, y es que antes de nada podéis conseguir un ashram grande en algún lugar -que haya que renovar- y todos vosotros podéis renovarlo, lo cual no es difícil. Podéis comprar algo que esté en ruinas. Como en Sahaja Yoga, donde la mayoría vienen en ruinas. ¿No es así? Y después lo arreglamos con la vela.

Del mismo modo, nosotros tenemos que reconstruirlo todo, renovarlo todo y crear algo muy grande. Él ha dicho que puede pedir un préstamo para la renovación, que podéis pagar vosotros como una renta. También le podéis decir a la gente que viene de fuera que deben pagar algo, no por Sahaja Yoga sino por este centro más grande. Seguro que a ellos no les importará pagar algo. Pero no por Sahaja Yoga sino solamente para esto. Sería muy bueno si, poco a poco, les introducís esta idea.

Ahora la colectividad debe crecer. Y la colectividad crece con la ayuda de ciertas ideas sutiles que debemos tener acerca de la misma colectividad. Antes de nada todos nosotros somos santos. ¿No es así? Así pues, no podemos hablar mal de los demás en absoluto. Si estamos pensando mal de alguien o criticamos a alguien, entonces, debemos saber que hay algo mal en nosotros mismos.

En Sahaja Yoga no debemos criticar a nadie. Debemos ver la belleza, la gloria de las demás personas, y alabar el gozo que sentís, la alegría que sentís. Porque si queréis recoger espinas, obtendréis espinas, no podréis obtener flores. Pero si queréis recoger flores, entonces obtendréis flores. De modo que nadie debe hablar mal de ningún sahaja yogui porque esto es algo que crea un gran problema en Sahaja Yoga.

Después, lo segundo es que tenéis un líder. Hay un líder y si encontráis algo erróneo en él debéis decírmelo directamente a mí. No lo discutáis entre vosotros y creéis un grupo en contra de él o de ella, porque sólo a través de él yo puedo hablar con vosotros o venir a vosotros.

Por ejemplo, si hay algún problema podéis telefonearme a mí, podéis hacerme una llamada si pensáis que es algo peligroso. Está bien, no importa. Yo puedo hablar con esta persona, preguntaré que ocurre y lo solucionaré. No hay nada malo en esto. Quiero decir que, después de todo, vosotros sois una parte inseparable del Todo. Pero si siempre estáis luchando con esta persona o intentando descubrir algo erróneo en ella o intentando hacer algo que dañará la unidad básica, es algo que está muy mal. Esta es una de las responsabilidades que tenéis.

Cualquier cosa que penséis que se puede hacer debéis darle vuestras sugerencias al líder. Y si pensáis que hay algo muy erróneo en el liderazgo o en algunas decisiones que él o ella ha tomado, entonces sois totalmente libres para escribirme a mí o para telefonearme.

Todas estas cartas pasan por cierto protocolo. Alguien ve si es necesario dármela a mí, en cuyo caso me la dan. En cualquier caso me cuentan lo que dice la carta. Y las cartas que no requieren ningún tipo de respuesta no se responden, aunque de algún modo siempre os llega alguna respuesta. De este modo cuando tenéis un problema, el problema puede ser resuelto.

Pero no es necesario escribir demasiadas cosas. Algunas veces me llega alguna carta de Australia con diez o veinte páginas. En primer lugar, esto os cuesta mucho dinero. Lo segundo es que la gente de Inglaterra empieza a sospechar, no los sahaja yoguis sino la gente de correos. Se preguntan qué habrá en la carta, si será algo político u otra cosa.

No hay necesidad de escribir cartas muy largas, simplemente podéis describir brevemente cómo estáis, cómo estáis gozando de Sahaja Yoga y cómo está todo. Como sabéis, a veces escriben desde América en el día de acción de gracias, cosas muy, muy dulces. Tan solo escriben una frase, pero tan bella que no puedo olvidarla durante mucho tiempo. Yo digo: “¡Dios mío! ¿Habré hecho tanto como ellos describen?” Son cosas muy sutiles y profundas. De modo que cuanto más sutiles os volvéis, menos habláis, menos cosas decís, menos escribís. Como sabéis, en el sistema Zen escriben frases muy cortas, frases muy cortas. Y en esa pequeña frase dicen cosas muy profundas y sutiles. De este modo se crea una relación a nivel sutil, no a nivel superficial.

Lo tercero que diría es que también existe cierta tendencia entre muchas personas. Como Hersh ha estado conmigo -próximo a mí, pero no es el líder- le dicen: “¡Hersh ve y dile tal cosa a Madre, por favor, díselo a Madre!” Y él ha acabado harto de esto, así que dijo: “¡Yo no soy el canal, el líder es el canal! ¿Por qué no se lo dices al líder? Cualquier cosa que quieras dísela al líder y el líder puede decírselo a Madre. Pero yo no voy a hacerlo”. Él se volvió verdaderamente loco, porque todo el mundo empezó a decirle: “¡Dile esto a Madre, dile aquello…!” Pero él no me diría nada. Les dijo: “¡Yo no voy a decirle nada! ¿Por qué me lo contáis a mí?” De modo que no debéis buscar ningún otro canal. Vuestro líder está ahí y a través de él podéis hacerlo.

Ahora él ha sacado el tema de los matrimonios. Normalmente -aunque como he dicho no hay normas fijas ni rígidas- es mejor casarse con una persona que no sea del mismo lugar ni de la misma colectividad. Por esta razón en India, alguien que es de un pueblo no se casará con otra persona del mismo pueblo. Y hace mucho tiempo, incluso no se casaban con alguien que fuera de la misma universidad. Esto sucede incluso hoy día. Alguien que es de una universidad en particular es llamado “gotra”. Por ejemplo, mi “gotra” es Shandilia, de modo que no puedo casarme en el “Shandilia gotra”.

Esto ya sucedía hace miles de años. Mis antepasados también deben haber estudiado en esa universidad en particular, en la universidad de Shandilia; incluso hoy día, yo no puedo casarme con alguien que pertenezca a la misma universidad de Shandilia. Quiero decir que es algo tan exagerado. La razón para esto era que en los colegios o universidades se debía mantener una relación de completo celibato y pureza. De otro modo la pureza se estropea.

Suponiendo que os queréis casar con alguien de la misma zona, está bien, podéis hacerlo, pero esto no debería ser la norma general porque entonces no se puede mantener la pureza. Empezaréis a buscar una chica en el mismo lugar al que pertenecéis. Y lo que sucederá entonces es que los ojos perderán su inocencia. El Muladhara podría bloquearse. Así pues, deberíais casaros con alguien de fuera, de modo que al menos se mantenga la pureza de este lugar.

Todos vosotros sois hermanos y hermanas. Pero si hay alguien que verdaderamente piensa que es importante casarse de este modo y quieren casarse así, no existe una norma fija o rígida, de modo que está bien. Pero normalmente no debería ser así. No debería ser lo habitual porque, entonces, empezaréis a buscar chicas y a mirarlas continuamente pensando: “¿Con quién debería casarme? ¿A quién debería elegir?” Al principio teníamos muchos casos así en India. Teníamos este problema. Y llegó a tal extremo, que la mayoría de los matrimonios de este tipo se volvieron muy dañinos para nosotros.

Tuvimos un gran percance en Austria. Había una chica que quería casarse con alguien. Yo le dije: “¡Muy bien!” Yo no puedo forzar a nadie de este modo. “¡Cásate!” Ambos eran sahaja yoguis. Después esta chica se enamoró de otro sahaja yogui y después de otro más. Se quedó embarazada de otro hombre cuando este sahaja yogui estaba fuera. Era tal problema que yo no sabía que hacer. Simplemente no sabía qué hacer. Entonces este sahaja yogui – el primero, su marido- la rechazó. El otro sahaja yogui no decía que el niño era hijo suyo y surgió un gran problema, porque esta mujer perdió totalmente el sentido y empezó a ir de un hombre a otro. Si hacéis esto no hay final para ello. Fue un gran problema. Aún continúa ahí, pero ahora ella está sola. Nadie está con ella.

Lo primero es que no debemos poner demasiada atención en esto. En Sahaja Yoga esto no es importante. Lo más importante es que intentéis manteneros vosotros mismos puros, que vuestras vibraciones estén bien y sin problemas.

Si hay algún sahaja yogui que quiere tener una relación fuera de Sahaja Yoga, debe tener mucho cuidado, porque no sabemos qué tipo de Muladhara tendrán, qué tipo de problemas tendrán, y podéis ir hacia un problema muy serio. Entonces volveréis con este serio problema diciéndome: “¡Madre, tengo este problema!” Como sabéis muy bien, en Australia alguien fue con otra persona y desarrolló herpes; ahora es muy difícil casarla.

En Sahaja Yoga debemos entender que el matrimonio debe ser respetado, pero debe ser monógamo. No podemos tener “mono androus” y monógamos. Nosotros no creemos en estar casada con un hombre, vivir con otro hombre y correr detrás de un tercero. Porque como podéis ver, lo que he estado diciendo, ahora, se está haciendo realidad y la gente está desarrollando el sida y todo tipo de enfermedades.

Ahora, en América, también piensan que la monogamia es lo mejor. Y después de todo es lo natural, porque suponiendo que un hombre está casado con una mujer, la mujer querrá que en privado el hombre sea solo suyo. Y el hombre también querrá lo mismo. Si no es así sentirán celos. Y además nunca serán felices. Y si una persona no está feliz con este tipo de vida, entonces, ¿de qué sirve hacerlo?

La primera señal de un buen matrimonio es que debe hacer a todo el mundo feliz. Si el matrimonio no hace a todo el mundo feliz, entonces este matrimonio será una maldición para la sociedad. Además estos matrimonios tampoco perduran, porque se debe tener el soporte del colectivo. Si tenéis el soporte del colectivo y si este matrimonio genera gozo y felicidad, los niños estarán mejor, la sociedad estará mejor, y toda la situación será tan buena que gozaréis de estos matrimonios.

Pero cuando descubrís que algo va mal os volvéis muy serios y no os gusta. Como ya sabéis, en Inglaterra tuvieron problemas con la familia real y había un rumor de que la princesa Diana se iba a divorciar. Todo el mundo se sentía muy infeliz por ello, porque pensaban que eran como Romeo y Julieta. Todas estas ideas estaban en su cabeza y de repente leyeron algo tan horrible, y la gente se puso muy nerviosa e infeliz por todo ello.

Así pues, el matrimonio es el mejor modo para dar felicidad a los demás. Teniendo dulces niños, teniendo una buena familia y llevando una vida sensata damos mucho gozo a toda la colectividad. Por esta razón es importante en Sahaja Yoga que tengamos matrimonios que sean un éxito, que sean sensatos, que sean equilibrados y que creen bellos niños. Como os he dicho hay muchos niños que están ansiosos por nacer de los sahaja yoguis, porque son grandes almas y quieren tener padres buenos y sensatos.

Debemos entender la esencia de todo esto y por qué en Sahaja Yoga lo preferimos así. Pero, por supuesto, no hay normas fijas o rígidas. Si queréis experimentar con algo podéis hacerlo, pero cuando empecéis a sufrir, Sahaja Yoga no podrá ayudaros. Así pues, cualquier cosa que sea necesaria, cualquier cosa que sea buena, ha de ser comunicada y seguida. Debemos vivir con esa idea.

Creo que otra cosa que afecta a la colectividad es la idea de tener una casa separada. Esto es algo muy común con los indios, así que, ¡tened cuidado con ellos! Los indios encontrarán diez excusas para tener su propia casa. Esta es la peor parte de los indios, no pueden llevar una vida colectiva.

Ahora hemos construido un ashram muy bonito para ellos, en Delhi, y hemos gastado mucho dinero. Os puedo decir que incluso yo les he dado mucho dinero y ni siquiera hay una rata viviendo allí. Yo dije: “¿Qué es esto? ¡Nadie vive aquí! Ellos dijeron: “¡Madre, puedes vivir Tú!” Les dije: “Yo soy la única que tiene que vivir en tantos ashrams. ¿Para qué malgastar entonces el dinero en los ashrams? ¿De qué vale? No hay ninguna necesidad de construir ningún ashram si no vais a vivir allí juntos”. Si vosotros no podéis vivir juntos, ¿cómo podrá vivir el resto del mundo? Solamente cuando todos vosotros estáis juntos mi atención está allí.

Ahora tenemos algunos ashrams muy buenos, muy buenos ashrams, y han hecho maravillas. Han hecho maravillas allí donde el líder era amable, compasivo, amoroso, aunque también corriga. Si amáis a alguien, entonces a esta persona no le importa que la corrijáis, no le importará. Yo también os digo muchas cosas y a vosotros no os importa, porque sabéis que os amo mucho. Este amor es lo que verdaderamente corrige.

Así pues, si el líder es amoroso, afectuoso y compasivo, y os dice que algo no es bueno para vosotros, que no es beneficioso para vosotros, nadie debe molestarse porque es por vuestro bien. Es por vuestro bien, por el bien de vuestra sociedad, por el bien de vuestro país y por el bien de todo el mundo.

De modo que debemos darnos cuenta de que estamos aquí para una tarea tremenda. Hasta ahora nadie había hecho un trabajo como este. Ningún santo hizo algo así. Los pobres nacían uno aquí, otro allá y otro en otro lugar. O bien eran asesinados o les daban veneno o los desterraban o los torturaban. Pero vosotros no sois uno, sois muchos en todo el mundo, tenéis amigos en todas partes, tenéis familiares en todas partes y además son muy dulces.

Otro punto es que la gente que viene a Ganapatipule, muchos de vosotros, no deberíais formar un grupo australiano. En cierta ocasión descubrimos esto. Estaban diciendo que Australia era grande, que era tal o cual cosa y después cayeron. Dios ha creado un solo mundo. Verdaderamente. Pero los seres humanos lo llaman Australia, India, Inglaterra y de otros modos. Pero esta es solo su propia acción. Es su problema, no el nuestro. Nosotros somos todos uno. De modo que cuando venís a Ganapatipule, debéis saber que debéis mezclaros con la otra gente, debéis conocerlos, debéis escribirles, y deberíais divertiros mucho unos con otros. Es algo muy gozoso.

Solamente después de Sahaja Yoga empezáis a ver qué está mal en Australia o qué está mal en India o en Inglaterra. Porque estáis tan desapegados que empezáis a ver lo que está equivocado, y gozáis de ello. Yo realmente gozo mucho cuando bromeáis unos con otros, cuando gozáis de la compañía de los demás, cuando sois amables y cuando gozáis unos de otros tan dulcemente. Este es el mayor gozo para mí. Gozo cuando veo que la gente está en un humor muy alegre, en un humor comprensivo, cuando están juntas personas de todas las naciones. Ahora estamos en cuarenta naciones. ¿Podéis creerlo? Si podemos olvidar que pertenecemos a una nación en particular y, por el contrario, entendemos que pertenecemos a la nación del Reino de Dios, todo funcionará muy bien.

Y debemos ser gente muy bella, de otro modo los demás nos verán y dirán: “¡Oh!, tal hombre o tal persona estaba allí e hizo tal cosa”. No hay ninguna necesidad en absoluto de hablar arrogantemente con nadie. No hay ninguna necesidad. Debemos ser extremadamente amorosos. Aunque algunas personas piensan que amar es debilidad no lo es. ¡No lo es! Es lo más poderoso que hay.

Podéis ver en mí que, en cierto sentido, soy una extranjera en vuestro país pero he venido a vosotros y el amor lo ha hecho funcionar. Así pues el amor es lo más poderoso que existe. Pero nosotros nunca hemos usado el poder del amor. Aunque por supuesto vosotros sabéis cómo dar bandhans y cómo hacer funcionar vuestro amor. Así pues, tened fe en vosotros mismos, en que sois amorosos, en que sois compasivos, y en que por esa razón sois dinámicos. Porque el amor es dinámico. Todas estas cosas os ayudarán.

Ahora viviendo juntos también podéis hacer algo colectivo. Yo os he estado dando algunas ideas que podéis trabajar de este o aquel modo. Podemos hacer muchas cosas para establecer un tipo de sociedad apropiada de sahaja yoguis. Como sabéis, Vishwa Nirmala Dharma ha sido aceptada como religión federal en América. Como religión federal en América. Aquí también debemos establecerla. Una vez que logréis esto, todos estos condicionamientos y todo este ego simplemente caerán y os volveréis puros y gente hermosa. Podéis hacerlo.

Quiero decir que esto es propiedad vuestra, está en vuestro interior. Entonces, ¿por qué no conseguirlo? ¿Por qué arruinaros a vosotros mismos por otra cosa que el ascenso? Y, cuando ascendéis, nunca podéis tener problemas. Nunca tendréis ningún problema.

Ahora tenemos que ayudar a muchas personas. Hay gente sufriendo de alcoholismo, de drogadicción, y por muchas otras cosas, por problemas mentales, problemas físicos, y por todo tipo de cosas. Vosotros podéis hacer mucho por ellos. Una sola persona puede salvar a mucha gente. Así pues, ahora todos vosotros debéis decidir con cuantas personas os vais a reunir, a cuanta gente le vais a dar la Realización, y a cuantas personas vais a atender.

Cuando estas personas nuevas vengan, también debéis tener cuidado de no decirles inmediatamente: “¡Tú eres un bhut, eres esto o aquello!” Ellos no entienden vuestro lenguaje. Debéis entender que vuestro lenguaje de los chakras es diferente. Lo mejor es hablar con ellos suavemente, diciéndoles poco a poco qué es Sahaja Yoga. Porque para ellos esta es una ciencia absolutamente nueva. Ellos piensan que es una nueva filosofía. Aunque no lo es, es ancestral. Pero ellos piensan de este modo; así que, lo mejor es que les mostremos todo de tal manera que ellos entiendan que los estáis tratando de un modo muy sutil y bello.

Simplemente intentad no ser agresivos. La agresividad no es señal de un santo. Debéis ser muy amables, muy gentiles, muy dulces, y debéis comprender que ellos aún no son almas realizadas, que acaban de llegar a Sahaja Yoga y aún no están establecidos como sahaja yoguis. Esta es la señal de un buen sahaja yogui. Si queréis pedirme algo más hacedlo. Yo definitivamente intentaré hacerlo funcionar.

Otra cosa que he observado es que cuanta mayor profundidad tengamos mejor funcionará. A veces es muy notable. Hay un individuo llamado Alok que vino a mí en Madrás, hace solamente un año y medio más o menos. E imagináoslo, él simplemente saltó al océano. Es un gran sahaja yogui.

Después, mientras estaba en Bombay, recibió la noticia de que su madre estaba gravemente enferma. Fue desde Bombay hasta Rotak, y cuando llegó a Rotak descubrió que su madre estaba a punto de morir. El doctor le dijo: “¡Morirá en tres días!” Entonces únicamente puso mi fotografía y rezó delante de ella: “¡Madre, por favor cura a mi madre!” Eso es todo. ¿Y podéis imaginároslo? En tres días mejoró tanto que la llevó todo el camino hasta Bombay. Él se la llevó porque le dijeron que era un tipo de cáncer muy serio. Se la llevó a un hospital muy famoso de Bombay, al hospital Thata, para que confirmaran el cáncer. Y os sorprenderá saber que le dijeron que todos los resultados eran negativos, que no tenía ningún cáncer.

De este modo actúa la profundidad en vuestro interior. No se trata de fe ciega, sino de la profundidad, de lo profundamente que estáis en Sahaja Yoga. Pero este hombre solo ha estado aquí durante un año y medio.

Entonces dijo: “Ahora quiero dejar mi trabajo. ¿De qué sirve hacer este trabajo? Mejor haré el trabajo de Sahaja Yoga”. Yo le dije: “¡Tú ya estás haciendo el trabajo de Sahaja Yoga muy bien, no abandones tu trabajo!” ¡No hay necesidad de abandonar nada! Así pues, crecéis igual que un árbol, que aunque está asentado en un lugar crece. Del mismo modo debéis crecer vosotros, y así funcionará muy bien.

Espero… ¡Cómo expresan su amor! No hay nada como lo niños en este mundo, os lo aseguro. También me habéis preguntado acerca de comenzar una escuela aquí. Es una buena idea. Sería buena idea comenzar una escuela. Sería muy bueno para los niños pequeños. Después, cuando crezcan, ellos verán… ¡Esta es una buena idea! En un lugar como este podéis tener una escuela. Si tenéis un sótano grande o algo así podéis hacer una escuela allí o bien podéis tener un centro de meditación.

La sala de meditación debe estar separada. No deberíais llevar a todo el mundo delante de una fotografía con corona y todo eso, ya que les resultará muy chocante. Podéis tener únicamente una fotografía normal como esta para meditar. Para la sala de meditación podéis tener todo lo que queráis, pero para un centro general no necesitáis tener todas estas cosas, porque al principio les resultan chocantes.

También podéis hacer allí algo para los niños o una sala de exposiciones o algo así.

Otra cosa que he visto es que Australia es un lugar muy caro, no hay duda, es muy, muy caro. Así que, pienso que cuando vayáis a India debéis llevar una lista con las cosas que necesitáis y podéis comprarlas allí. Porque aquí es terrible, simplemente no puedo explicarme cómo es tan caro. También podéis comprar cosas para otras personas de aquí y traérselas. Creo que este es uno de los lugares más caros que hay. No sé, quizás Helsinki es otro lugar. Pero en algunas cosas este es un lugar muy caro, excepto en la comida. La comida está bien. Pero el resto de las cosas son muy caras. Así pues, cuando vayáis a India recordad que allí podéis ir a comprar muy bien, y también podéis conseguir cosas para los sahaja yoguis que no han podido ir.

Espero veros la próxima vez en Ganapatipule. Ya sé que Ganapatipule es bastante caro, pero estamos intentando abaratarlo un poco. Aunque según va pasando el tiempo y la inflación va subiendo, incluso la comida en India está subiendo de precio. No sé cómo vamos a abaratarlo. Pero hemos mantenido el mismo precio los últimos tres años y este año quizás lo bajemos un poco más, si es que logramos algún tipo de acuerdo con algunas cosas. Pero os aseguro que un mes en Australia sería mucho más caro que en India. El problema son vuestros viajes, que debemos organizar un poco. Pero como suelen decir, cuanto más sean más felices estaréis.

Aun así, los australianos no deben estar juntos. Debéis mezclaros con otra gente, hacer amigos, debéis ser capaces de escribirles cartas. Porque estoy hablando aquí de la colectividad de todo el mundo a la cual pertenecéis vosotros. A cualquier sitio que vayáis, en cualquier lugar, es sorprendente cómo a veces os encontráis con otros sahaja yoguis.

Por ejemplo, teníamos una chica que fue a Sicilia y otra fue desde Austria. Ambas estaban sentadas en un restaurante. Una estaba sentada en un lugar y la otra en otro. De repente, las vibraciones las atrajeron entre sí. No sabían porque se habían atraído, de modo que una fue y le preguntó a la otra: “¿De dónde vienes?” Ella dijo: “Vengo de Austria”. Entonces ella puso su mano debajo de la mesa y le preguntó: “¿Eres sahaja yoguini?” ¡Sí! ¡Sí!, ¿cómo lo sabes? ¿Eres tú también sahaja yoguini? “¡Sí, lo soy!” Después sintieron un gran amor entre ellas y me lo describieron de un modo muy bello, como una poesía. Estaban muy felices de que en un lugar tan apartado como Sicilia, se hubiesen reunido desde dos países diferentes. Estaban muy felices. Y simplemente lo sintieron a través de las vibraciones.

Lo mismo ocurre a veces cuando vienen algunas personas que no llevan chapas ni nada pero, simplemente con las vibraciones, sabéis que son sahaja yoguis. En todo el mundo tenéis hermanos y hermanas. Nunca podéis perderos, incluso aunque lo intentéis. Es así.

Si tenéis algún problema podéis decírmelo. Sobre este matrimonio que me habéis preguntado no tengo ninguna objeción. Pero es una gran responsabilidad, aunque no tanto mía como vuestra. ¿De acuerdo?

Y el segundo problema es el de esa mujer que tiene dos niños. Ella es una sahaja yoguini y a nosotros no nos gusta que la gente viva con alguien, de este modo. Debemos tener respeto por nosotros mismos. Si vivís con alguien sin estar casados es un estigma para vosotros y también para los niños. Yo no estoy de acuerdo en que viváis con alguien sin estar casados. No sabéis como os tratarán o qué harán.

Y deben ser sahaja yoguis, porque sólo entonces podremos ver que no se comportan mal. Por supuesto, yo no diría que el cien por cien de los matrimonios tienen éxito, pero al menos el noventa y nueve por ciento tienen éxito en nuestro intento de alcanzar una vida matrimonial muy bella, próspera, y feliz. De otro modo, ¿de qué sirve estar todo el tiempo discutiendo y luchando? ¿De qué sirve? Así pues, sería buena idea tener matrimonios sanos, lo cual es algo muy sensato y definitivamente os ayudará a estableceros. Si no, todo el tiempo estaréis infelices e inseguros.

Aquellos que no pueden casarse porque no pueden ir a Ganapatipule, pueden enviar sus fotografías y todas estas cosas, y nosotros lo decidiremos allí. Quiero decir que pueden prometerse y después casarse, esto no es tanto problema. También pueden casarse aquí, pero deben enviar sus fotografías apropiadamente igual que los demás. Y suponiendo que encontremos a alguien para vosotros allí, muy bien, entonces os enviaremos un mensaje y la colectividad puede pagar para que vengáis y podáis estar con esa persona durante un mes, conocerla y si os gusta podéis casaros.

Pero no hay ninguna obligación de que os caséis con nadie, ni tampoco hay ninguna obligación de que tengáis que casaros. En absoluto. Si queréis casaros apuntaros en la lista y enviadla. Yo lo decido con las vibraciones y funciona. Debo decir que la elección funciona mejor con las vibraciones, ya sea la pareja de este o de aquel modo.

Igual que algo muy notable que nos sucedió en esta ocasión. Tenemos un sahaja yogui muy bueno en Londres, llamado Chris Marlowe. Él es muy buen sahaja yogui y me dijo que quería casarse con una mujer india que tuviese muy buenas vibraciones. Yo le dije: “¿Te importa el color o la forma u otra cosa? ¡No!, no me importa nada mientras sea un haz de vibraciones. ¡Sólo me importa eso, Madre!”

Yo no entendía lo que él estaba diciendo. Pero para su edad sólo había una chica disponible que era del sur, una chica muy oscura. Aunque yo diría que para mí ella era bastante bien parecida, no sé según vuestra normas. Pero era un poco oscura y rolliza. Él también quería una mujer rolliza. Él dijo: “¡No quiero tener un montón de huesos alrededor de mi brazo!” Así que esto no era problema. Aun así no la llamaría guapa según la mente occidental, podría ser fea. Le dije a él todo esto y también le dije: “Esta es la fotografía de esta chica. Si te gusta y verdaderamente quieres casarte, si realmente quieres casarte con ella puedes hacerlo”.

Cuando la vio empezó a saltar. Dijo: “¡Esta es la mujer para mí!” Yo estaba muy sorprendida. Le dije: “¿Por qué?” Él dijo: “¡Es tremenda! Incluso salen vibraciones de sus ojos, tiene muchas vibraciones y unos ojos muy inocentes”. Él se enamoró de ella, y ahora es tan feliz que no podéis imaginarlo.

Mientras que cuando vosotros veis a alguien, no sé cuál es la razón pero, de repente, podéis decir cualquier cosa. Podrías decir que no os gusta porque tiene el pelo negro o porque tiene el pelo gris. Podríais decir: “¡No me gustan los rubios!”, “¡o no me gustan los morenos!” Todas estas ideas estúpidas tenéis. Esto es algo muy superficial. Quiero decir que el pelo siempre os lo podéis teñir. Incluso algunas personas podrían decir que tienen la nariz larga.

Después de todo, Dios ha hecho a todo el mundo diferente. No pueden ser todos iguales, no son de plástico. Deben ser diferentes, las caras han de ser diferentes. Pero en Sahaja Yoga tienen la belleza interior brillando en sus caras, la cual podéis ver. Si entendéis este punto no diréis: “¡No, porque esto es de tal modo!”. Aunque, por supuesto, si hay alguna razón para decir “no”, yo diré: “¡Muy bien, no os caséis!”

Incluso después del matrimonio he visto a personas que se vuelven tan chiflados y locos, que no puedo entender qué les ha sucedido. En cierta ocasión tuvimos un matrimonio de un chico que es muy buen sahaja yogui de India, con una chica muy guapa, muy, muy guapa y también buena sahaja yoguini. Pero después ella se volvió loca. Enloqueció. Se llevó a este chico a Kashmir para la luna de miel.

Nosotros no tenemos luna de miel, porque en Sahaja Yoga tenemos luna de miel constantemente. No hay necesidad de ir de luna de miel en absoluto. Pero ella fue de luna de miel y gastó dos lacks de rupias de este chico. Después empezó a pedirle esto o aquello, y empezó a causar todo tipo de problemas a la suegra y al suegro, ya que vivían en su casa. “¡Oh!, ¡debo tener otra casa, debemos salir de aquí!” En un mes todo el mundo se había vuelto loco. Mientras caminaban por la calle de Puna lo besaba y lo abrazaba, lo que era muy embarazoso para los otros sahaja yoguis. Vinieron a decirme: “¡Madre! ¿Qué es esta mujer?” Además el chico se asustó de ella. Dijo: “¡Madre, por favor, apártala de mí! ¡No puedo soportarlo más! ¡Es demasiado!”

Ahora ella se ha ido y ha mejorado. Me dijo: “¡Madre, estaba poseída, era un bhut!”. “Tú culpas al bhut, pero eres una sahaja yoguini. ¿Cómo has entrado en este tipo de locura? Sólo porque el chico era rico, no deberías haber entrado en estas ideas absurdas. Debes entender que él es un sahaja yogui y tú eres una sahaja yoguini”. Y toda la situación es tan absurda que ahora este chico dice: “¡No, Madre, no con ella!” Él está muy asustado de ella. Aunque ella dice: “Ahora estoy bien, el bhut ya se ha ido, esto o aquello”.

En realidad yo no la casé a ella. Esto debo aclararlo. Porque había alguna objeción del líder respecto a ella. De modo que yo simplemente lo deje en estado de espera. Dije: “¡Ya veremos el año que viene!” Pero ella se quedó atrás porque estaba ansiosa de casarse y estuvieron viviendo en la misma casa que él. Entonces yo creo que ella le manipuló y por esa razón sucedieron tantos problemas, que este chico está completamente destrozado. Es muy buen sahaja yogui. A veces también suceden este tipo de cosas sin mi conocimiento.

Pero debéis saber que todo lo que debáis pensar, todo lo que debáis analizar, todo lo que debáis decidir, debéis hacerlo antes del matrimonio, no después. Pero antes del matrimonio nunca piensan. “¡Madre ha decidido esto, muy bien, me gusta!” Pero después del matrimonio: “¡Oh, esto es así, esto es asá…!” Es algo muy extraño.

Una vez que lo habéis aceptado no es un chiste, no es un juego, no es algo tan vulgar. Os habéis casado con alguien y no tenéis ningún derecho a arruinarle la vida de ese modo. Empezar a pensar después del matrimonio es algo muy erróneo. Debéis decidirlo antes del matrimonio. Esta es una de las maldiciones de la sociedad occidental, que no deberíamos traer a Sahaja Yoga.

No tenemos ningún derecho a dañar a nadie. Debéis decidirlo con antelación. Incluso si me decís en el último momento que no os queréis casar, es perfectamente correcto. Pero después de haberos casado no tenéis derecho a hacer daño a nadie. Esto es algo muy siniestro que podría aparecer, y de este modo intentaréis hacer daño a alguien. Este no es el modo.

Así pues, antes del matrimonio debéis decidirlo y después del matrimonio debéis aceptarlo, y hacer que sea un matrimonio muy bello. Podréis mostrarle a la gente que hay personas que han sido muy, muy felices casadas.

Tampoco debería existir la situación en la que el esposo o la esposa sean dominantes. Como ya os he dicho, vosotros sois como las dos ruedas de una carreta. Pero la rueda izquierda está en la izquierda y la derecha en la derecha. Si intentáis colocar la izquierda en la derecha será un desastre para todo el mundo, igual que si una rueda es más pequeña que la otra. Ambas son iguales pero no similares porque, si no, la carreta dará vueltas y vueltas.

Así pues, en Sahaja Yoga debemos respetar la igualdad de las sahaja yoguinis y los sahaja yoguis, pero también debemos saber que no sois similares. Una mujer es una mujer y un hombre es un hombre.

A veces pienso que es bueno ser mujer, porque los pobres hombres tienen que contentar a mucha gente en este mundo, mientras que la mujer tan solo debe agradar a su marido y nada más. Es un trabajo más sencillo. Pero en cualquier caso, debéis sentiros orgullosos de ser mujer u hombre.

¿Para qué esta lucha con los hombres? No es necesario luchar con los hombres por los trabajos o por otras cosas. ¿Por qué hay que luchar con los hombres por los trabajos o por conseguir algo mejor que ellos? Después de todo, esto es algo muy materialista. Debemos entender verdaderamente que somos la fuente del poder, somos como la Madre Tierra, que da todo lo que tiene y aun así es grandiosa.