Bhavasagara Puja.

(Australia)

1991-04-06 Bhavasagara Puja Talk: Meditation Will Protect You, Brisbane, Australia, 38' Download subtitles: CS,EN,ES,FI,FR,NL,PL,PT,SK,ZH-HANS,ZH-HANTView subtitles: Add subtitles:
Download video (standard quality): View and download on Vimeo: View on Youku: Download audio:
Transcribe/Translate/Verify using oTranscribe


Feedback
Share

Bhavasagara Puja. Brisbane, Australia. 6 de abril de 1991.

Esta es la primera vez que tenemos un puja en Brisbane y estoy muy feliz de que tantos hayáis podido venir hasta aquí, desde varios lugares.

Ya sabéis que, a través del puja, estimuláis los chakras en mi interior y de este modo obtenéis muchas vibraciones. Entonces, repentinamente, conseguís un aumento de consciencia. Obtenéis esto, pero después de un tiempo decís: “¡Madre, de nuevo descendemos!” También decís: “Cuando vamos a India estamos bien y cuando volvemos otra vez descendemos”. Afortunadamente ahora tenemos un ashram, lo cual es algo muy bueno. Tener un ashram es algo muy positivo porque, de este modo, Ganesha se establece en ese lugar. El ashram está para vivir colectivamente, pero para vivir colectivamente la espiritualidad. No es solamente para tener un sitio donde vivir sino para vivir la espiritualidad. Y debemos saber ciertas cosas acerca de la disciplina que debemos mantener, esto es muy importante. Esta no es simplemente una casa donde algunas personas se han unido para vivir juntas sino que debe de haber una disciplina. Solo entonces seréis ayudados. Si no venís al ashram con la idea de que aquí vais a ascender no habrá ninguna diferencia entre vivir en el ashram o en otra casa.

Existen dos tipos de meditación. Una es la meditación que llamamos “Antarmana”, en la cual meditamos en nuestro interior viendo por nosotros mismos qué está mal en nuestro interior y cómo hemos de corregirlo, qué podemos hacer para ello. Otro tipo es “Bahirmana”, que es exterior, cómo hemos de vivir exteriormente. Debéis tener disciplina que no sea impuesta sobre vosotros, sino que vosotros mismos la debéis aceptar y adoptar de un modo alegre. En cualquier arte -no sé si aquí también, pero sí en India- uno tiene que seguir un entrenamiento muy riguroso para alcanzar cierta altura. No podéis hacerlo de cualquier modo. No se puede tomar todo a la ligera. En Sahaja Yoga no existe “tapascharya”, no hay que hacer penitencias. Todo son bendiciones. Pero uno no debería perderse en estas bendiciones si es que realmente queréis entrar en vosotros mismos con profundidad.

Así pues, para el “Antarmana” es importante que meditéis todos los días, por la mañana y por la noche. No pasa nada incluso si no cepilláis vuestros dientes, pero es muy importante que meditéis. Esta es la razón por la que veo que la gente en Occidente se bloquea, de nuevo se limpia y de nuevo se vuelve a bloquear. Cada vez que vengo, descubro que alguien sufre o bien por algún tipo de condicionamiento o por algún badha o por el ego o por alguna otra razón. Desaparece y de nuevo vuelve a aparecer. No es algo de lo que estemos desapegados permanentemente. Igual que tenemos que bañarnos todos los días y tenemos que limpiarnos todos los días, del mismo modo tenemos que limpiarnos interiormente. Así pues, podéis decir que la meditación es el Antarmana Tapaha. Pero en realidad no es un Tapaha. Vosotros no tenéis que ir a los Himalayas y sentaros allí. Simplemente tenéis que hacer esta meditación por la mañana temprano.

Yo diría que donde mejor está funcionando Sahaja Yoga es en Alemania y en Austria. En estos dos lugares y también en Inglaterra, aunque no tanto. Yo diría que en estos dos lugares es donde mejor está funcionando y el tercer lugar es Roma. Ellos también tienen ashrams del mismo tipo, pero para ellos es muy importante alcanzar la altura de Sahaja Yoga. ¡Absolutamente! Nada es más importante que eso. He visto que las personas en estos ashrams, invariablemente, se levantan a las cuatro de la mañana. Yo también me levanto todos los días a las cuatro. Después puedo dormir pero a las cuatro estoy levantada. Ellos se bañan, se preparan para el puja, después se sientan y hacen un puja a la fotografía durante cinco o diez minutos y después meditan. Después se van a desayunar algo. Cuando vuelven del trabajo también se sientan juntos a meditar, esta es la parte colectiva. O bien discuten todo lo que hay que hacer y cómo propagar Sahaja Yoga. Solo hablan de Sahaja Yoga o bien deciden qué deben hacer y cuál es el mejor modo de resolver los problemas de Sahaja Yoga. Después, por la noche antes de dormir -invariablemente todos ellos, todos ellos, incluso los niños- hacen un baño de pies, se sientan a meditar y se van a dormir. Por esta razón, he visto que Austria ha crecido muy bien al igual que los alemanes. Ya sabéis que los alemanes son así. Si les entra algo en la cabeza, será para ellos lo más importante. No son inconstantes. Sobre esto no hacen concesiones. Hacen que su cuerpo trabaje muy duro.

Ahora bien, ¿qué penitencia estamos haciendo aquí? Nuestro cuerpo está acostumbrado a un tipo de vida. En India, todos nosotros también somos así. Todo el mundo se levanta temprano y después se sientan a hacer el puja o a meditar. Quiero decir que funciona sin necesidad de decirles nada, no hay que decírselo. Porque en India esta es su tradición. Siempre, cuando se levantan, se dan un baño y hacen un puja. Todo el mundo. Si son cristianos también se sentarán a rezar. Los musulmanes harán namaaz. Este es un tipo de práctica y una educación familiar.

He descubierto que aquí, los padres no asumen la responsabilidad de enseñar a los niños cómo disciplinarse a sí mismos. Además los niños son muy agresivos. No quieren saber nada de esto. Los padres tampoco se atreven a decirles: “Esto es bueno para ti, por favor hazlo de este modo, es mejor que medites”. Tienen miedo de perder a sus hijos si les dicen: “¡Reza!, ¡levántate temprano!” No se atreven a decirles que se levanten temprano. Este es el peor crimen que se puede cometer en Occidente, el decirles: “¡Tienes que levantarte a las cuatro de la mañana!” ¡Uy! ¡Es el peor castigo! Pero, una vez que empecéis a levantaros temprano os habituaréis a ello y, de repente, os iréis a dormir temprano. Entonces podéis ir a dormir temprano. Si os levantáis temprano, esto os ayudará durante todo el día. Así pues, comenzad este tipo de práctica. Debéis meditar todos los días. He descubierto que esta es la razón por la que, siempre que he venido, la gente está bloqueada y han sucedido cosas erróneas. Sucede este o aquél problema y os bloqueáis aquí o allá. ¿Por qué debería ocurriros esto? Debéis ascender cada día. Cada día deberíais estar en un estado más elevado. Esta nueva educación ha de venir a nuestro interior. Nosotros somos sahaja yoguis. No estamos aquí solamente para comer buena comida y pasarlo bien o para tener buenas reuniones. Estamos aquí para volvernos esas personalidades únicas, que son necesarias para elevar la humanidad a un estado superior. Así pues, ahora debéis ser responsables de vosotros mismos. Debéis cuidar de vosotros mismos y tenéis que deciros a vosotros mismos: “¡Sr. fulano o mengano, compórtese usted!” De otro modo, Sahaja Yoga no os servirá de nada. No os ayudará demasiado. Podemos aumentar en cantidad pero perderemos la calidad, y entonces un ataque de la negatividad podría acabar con esta cantidad que pensamos que es tan grande. Esto ya ha sucedido en una ocasión.

Así pues, ahora, todos vosotros debéis desarrollar esta dedicación a vosotros mismos para descubrir cuál es vuestro problema y cómo corregirlo. Si hacemos esto, todos los días, os puedo asegurar que no tendréis ningún tipo de problemas. Vuestros pensamientos pararán, vuestros problemas se resolverán y no tendréis ningún bloqueo porque los habréis limpiado. Pero si los dejáis en vuestro Ser, entonces, crecerán y se harán muy grandes. No debería haber letargo en lo que se refiere a la meditación. Después de algún tiempo empezaréis a hacerlo de un modo gozoso. No estaréis felices si no lo habéis hecho. Pero al principio debéis empujaros y deciros a vosotros mismos que este cuerpo ha de estar limpio. Y aún más que este cuerpo, esta mente e intelecto han de ser corregidos. Para ser un instrumento de Dios debéis ser perfectos, personalidades perfectas. De otro modo podríais no ser capaces de comunicar el mensaje de Sahaja Yoga de un modo apropiado. Muchas personas dicen: “Nosotros estamos entregados a Madre, estamos entregados a Ella, y a través de nuestra entrega conseguiremos todo”. Pero, ¿qué estáis entregando? ¿Acaso es un Corazón limpio? ¿O es un Corazón lleno de todo tipo de cosas erróneas? ¿O es la inteligencia que es un tipo superior de pura inteligencia? ¿O acaso estáis presentándoos con toda vuestra arrogancia? Así pues, aunque existe el rio Ganges de Sahaja Yoga fluyendo, aun así, vosotros debéis tener la profundidad de un cántaro. Una piedra no puede recoger nada de agua. Lo mismo ocurre con los niños. Por supuesto, como ellos van a ir a India, estoy segura de que se crearán procedimientos apropiados y se establecerán métodos adecuados de meditación.

Es obvio que en Occidente nunca hemos tenido el sentido de la Divinidad. Todo lo que habéis tenido, todo lo que habéis recibido de la iglesia o de cualquier sinagoga o algo así solo era de domingo a domingo. Para los musulmanes era de viernes a viernes, y se acabó. Pero esto no les ha conducido a ninguna parte. De modo que debemos hacer algo al respecto. Los problemas se resolverán rápidamente. No tenéis que sentaros y contemplarlos, y preocuparos por cómo resolver los problemas. Se resolverán. Pero lo que no se puede resolver son estos hábitos que habéis desarrollado, estos hábitos de letargo. Puedo entender que la gente sea letárgica en Londres, pero no lo son. Se han vuelto extremadamente, extremadamente trabajadores, activos, y también dedicados. ¿Cómo lo han logrado? Solamente sabiendo que esta dedicación les purifica totalmente, y les otorga todos los poderes. Ahora imaginemos que este instrumento no está limpio, ni siquiera seríais capaces de oírme, sería inútil. Así pues, nuestro instrumento ha de ser perfecto para manifestar Sahaja Yoga. Si no lo es, todos los defectos pueden tener un doble efecto. Primero os afectará a vosotros mismos y no podréis tener el completo provecho de Sahaja Yoga. Lo segundo es que esto afectará a la gente con la que os encontréis y ellos poco a poco se darán cuenta que hay algo erróneo en vosotros. “Un tipo de tenue locura”. Ellos dirán: “¿Es esto Sahaja Yoga? Porque no veo nada especial en este hombre. Está a mitad de camino entre aquí y allá”.

Una vez que empecéis a profundizar en vuestro Ser os sorprenderá ver cómo podéis desarrollar tales capacidades que os asombraréis de vosotros mismos. Por supuesto hay bendiciones, hay milagros, pero pensad en vuestras propias capacidades. ¿Cuáles son vuestras capacidades? ¿Hasta qué punto sois capaces de curar a los demás? Tenemos unas pocas personas en Bombay y otras pocas en Puna que son capaces de curar. Algunas de ellas van a los pueblos. Ahora me han pedido que les dé un jeep para poder hacer fiestas musicales en los pueblos y cantar allí y, de este modo, conseguir un número mayor de sahaja yoguis. Pero cuando vuelven, ya lleguen de día o de noche, inmediatamente hacen un baño de pies frente a la fotografía. Además, para protegeros, debéis continuamente daros un bandhan. No debéis decir: “¡Ahora, yo ya estoy bien!” No debéis decir: “¡Yo soy perfecto!” No debéis decir: “¡Ahora yo soy un sahaja yogui!” ¡Nunca, nunca penséis de este modo! En el momento en que empecéis a pensar que sois perfectos, estaréis acabados. Así que, antes de salir, debéis daros un bandhan. También antes de dormir debéis daros un bandhan. Poned vuestra atención en el Sahasrara y entonces dormid.

Es muy sorprendente cómo funcionan las cosas. Inmediatamente sabréis si una persona está meditando o no, inmediatamente. Es como una persona que ha dado un baño a un niño. Aunque le ha dado el baño al niño, ella aún no se ha bañado. Y podéis ver la diferencia entre los dos. Del mismo modo podéis diferenciar a aquellos que meditan todos los días por la mañana y por la noche. No es necesario mucho tiempo. Nosotros malgastamos todo nuestro tiempo en cosas estúpidas. Cuando tengáis una completa comprensión de vosotros mismos y una completa comprensión de las vibraciones, solo entonces podréis manejarlas apropiadamente. Todo este conocimiento es para vosotros. Como sabéis es absolutamente gratis. Toda esta maestría puede ser vuestra. No os sintáis satisfechos simplemente diciendo: “Muy bien, hoy es domingo e iré a la iglesia, cantaré algunos himnos, cantaré el himno numero tal y cual, me sentaré de nuevo, me levantaré y me volveré a sentar”, porque volveréis a casa igual que estabais.

Hoy, realmente, pensé deciros a todos vosotros que debéis desarrollar la profundidad en vuestro interior. Si no podéis desarrollar esta profundidad, entonces, continuaréis siendo mediocres. En realidad todos estos secretos acerca de la Diosa y de sus poderes, nunca antes fueron contados de este modo. ¡Nunca! Solamente lo lograban cuando habían completado su unidad, yo diría que cuando habían alcanzado la completa comprensión entre la unidad de Dios y su relación con ello. Absolutamente nadie podía hacer nada antes de eso.

Ahora los tiempos de Sahaja Yoga son tan sencillos que -tan pronto como conseguís vuestra Realización- podéis empezar a dar la Realización a los demás. ¡Inmediatamente! Veréis que -simplemente con vuestra mano- la Kundalini se moverá. Ponéis vuestra mano sobre la cabeza de alguien y esta persona recibe su Realización. Esto es un hecho. Simplemente funciona de este modo. Pero para muchos esto significa: “¡Oh, no hay que hacer nada!” ¡Después de todo, todo lo hace Madre! Nosotros simplemente hemos alcanzado algo”. Podéis entender que Madre solo puede trabajar a través de un instrumento muy bueno, y no de un instrumento débil. Ahora tenemos algunos sahaja yoguis muy buenos, que han profundizado mucho. Invariablemente, cuando quiera que les pregunte, me responden: “¡Madre, nosotros hacemos adoración todos los días!” Adoramos todos los días por la mañana y por la noche. O bien hacemos un baño de pies frente a tu fotografía o adoramos tu fotografía. Por la mañana también hacemos lo mismo”. Y sorprendentemente los podéis diferenciar inmediatamente. Puede que haya seiscientas personas en el aeropuerto pero yo, inmediatamente, sé cuáles han meditado todos los días.

Ahora depende de nosotros. Hemos estado practicando Sahaja Yoga al menos los últimos veinte años y podemos decir que ahora estamos empezando el año veintiuno. Pero yo ya estoy lista. Es de este modo. Empezamos en 1970 y ahora estamos en 1990, y además tenemos el 91. Hemos tenido mucho tiempo. Por supuesto, yo diría que no obtuvisteis la Realización en aquel momento. Sea el que sea el momento en que obtuvisteis vuestra Realización, yo no voy a juzgar hasta dónde habéis llegado. Yo dije: “¡Primero dejad que tengan la Realización!” Obtuvisteis la Realización. Cuando recibisteis la Realización, las personas que verdaderamente sintieron la responsabilidad lo hicieron desde el primer día, desde el primer día. Yo no tuve que decírselo. No estoy hablando de los indios, sino de los demás. Y ellos lo han logrado, han mostrado una tremenda mejoría, tremenda. Hemos estado enviando chicos y chicas de India, simplemente para que sepáis que ellos también pueden ayudaros en Sahaja Yoga. Definitivamente pueden ayudaros. Debéis tener el tipo apropiado de personas y os sorprenderá ver cómo son, cómo pueden transmitirlo todo y cómo no les preocupa su ego. No tienen ningún ego en absoluto. Vosotros no podéis alcanzar todo esto con vuestro ego. Lo alcanzáis porque sois buscadores. Y ahora os habéis convertido en sahaja yoguis. Así pues, debéis entender que aquí no se trata de alcanzar algún tipo de provecho en lo que respecta al dinero o en conseguir poder o esto o aquello. Porque, si no meditáis, vuestra atención se irá hacia estas cosas. Inmediatamente empezaréis a pensar: “¿Podría yo convertirme en el líder?” Y si no es así pensaríais: “¿Debería desbancar al líder? ¿Cómo podría insultarle? ¿Cómo podría luchar con él? ¿Cómo podría hacer tal cosa? ¿Cómo podría hacerlo funcionar?” A veces vosotros también intentáis insultar. Si no es así, a veces podríais usar la violencia, la ira. Porque yo diría que aún no estáis muy evolucionados, muy maduros, ni sois muy sabios.

Así pues, lo primero que debéis hacer ahora cuando os levantáis por la mañana es deciros a vosotros mismos: “¿Cuál es mi responsabilidad como sahaja yogui? Después de algún tiempo empezaréis a gozar de ello, porque esto os dará unos poderes tremendos y unas experiencias tremendas. Simplemente sentaos, con la mente muy humilde y, antes de nada, decid: “¡Madre, si tengo algún ego, por favor llévatelo! ¡Madre, si tengo algún condicionamiento, por favor llévatelo! Porque yo soy únicamente un buscador y no quiero todas estas cosas”. Pero si no meditáis, entonces este señor ego ascenderá secretamente sobre vosotros e intentaréis llegar a ser líder, os volveréis asertivos o haréis alguna acción estúpida del ego, de lo cual ya tenemos demasiado en Sahaja Yoga. Si empezáis a escribir todo esto no sabréis como parar de reír. Para que vosotros mismos lo advirtáis, yo diría que el único modo de protegeros es con la meditación de la mañana y de la tarde. Y también manteniéndoos en un completo bandhan. Vuestra tarea es muy importante y este tiempo también es muy importante, extremadamente importante. No tenéis idea de que, en la historia de la espiritualidad, nadie pudo hacer tanto como podéis hacer vosotros. Si realmente hacéis el Antarman, si realmente miráis en vuestro interior, si miráis vuestros chakras y todo eso mientras meditáis, podréis descubrir a través de la introspección por qué os comportáis de este modo. Simplemente, separaos de vosotros mismos y ved por vosotros mismos: “¿Por qué soy así? ¿Por qué hice esto? ¿Por qué pienso de este modo? ¿Quién soy yo? Cuando contestéis estas preguntas sabréis vuestro valor, vuestra valía.

No sé cuánto debería insistir en ello. No sé si necesitáis que insista más en la importancia de la meditación diaria. Igual que veis en los anuncios que cada día bombardean vuestra cabeza: “¡Compra esto, compra aquello, compra, compra, compra, compra, compra!” Esto actúa. Del mismo modo vosotros debéis bombardearos a vosotros mismos diciendo: “¡Ahora, meditación! ¡Entra en meditación! ¡Entra en meditación!” Entonces os sorprenderá que cuando salgáis fuera y veáis algo bello, inmediatamente, entraréis en conciencia sin pensamientos. No tendréis que hacer nada. Tan pronto como os encontréis con otro sahaja yogui, inmediatamente, os quedaréis sin pensamientos. Vosotros y la otra persona, ambos lo haréis. Empezaréis a gozar de todo de un modo diferente. Os vendrán sentimientos muy bellos y se construirá una seguridad tan bella que os sorprenderá: “¿Cómo puedo ser de este modo? ¿Cómo puedo sentir esta seguridad expresándose a sí misma de un modo tan bello?” Porque, si durante vuestra vida diaria estáis aseados y limpios, antes de tocar cualquier cosa tendréis cuidado de no estropearos de nuevo. Si hay un sari que está sucio, absolutamente sucio, no hay diferencia si hay dos manchas o cien. No hay ninguna diferencia. Pero cuando está absolutamente limpio, entonces incluso la más ligera mancha os preocupa, porque todo el mundo podrá verla. Del mismo modo, a menos que os limpiéis a vosotros mismos cada día, no sabréis qué está mal en vosotros.

Espero que pongáis una total atención en lo que he dicho hoy aquí. Una total atención en vuestro Ser interior, proyectándolo como testigo de vosotros mismos. Simplemente ved cómo habláis de los demás y decíos: “¿Por qué tengo que hablar de este modo? ¿Qué necesidad tengo de hablar?” Entonces empezaréis a comprender que detrás de todo esto hay algo muy extraño en nuestro cerebro, y que este cerebro ha de ser corregido. Esto es muy importante. Ahora, al final del día, debemos descubrir: “¿Qué cosas buenas he hecho por Sahaja Yoga?” También podemos descubrir cuándo no hemos estado al nivel que se esperaba en Sahaja Yoga. Si podemos hacer esto, después descubrid: “¿Hasta dónde he llegado con estos poderes para extender Sahaja Yoga? ¿Hasta dónde puedo llegar?” Esto es verdaderamente admirable porque, como ya os he dicho, en Austria tenemos algunos chicos que continuamente están investigando acerca de Sahaja Yoga. Han leído un libro de Adi Sankaracharya que ni siquiera yo he leído. Han leído todo tipo de cosas, simplemente para descubrir hasta dónde han llegado. Como resultado, ellos mismos se han desarrollado muy, muy profundamente en su propio Ser. Y cuando os desarrolléis más y más y más profundamente os sorprenderá ver que cuanto más profundo lleguéis, menos alardearéis o presumiréis por ello. Esto simplemente se emitirá.

Como un caballero que en cierta ocasión vino a mi casa y entonces los demás dijeron: “¡Madre, algún refrigerador ha entrado! ¡Parece como si hubiese entrado algún refrigerador! ¡Seguro que han traído algún refrigerador!” Él no dijo nada, no hizo nada. Simplemente cuando entró en la casa: “Un refrigerador vino”. Simplemente lo sentís, lo sabéis. Igual que cuando vais al bosque descubrís un completo silencio, ni siquiera los pájaros gorjean. Ellos saben que hay un tigre allí sentado. El tigre no hace nada; quizá el pobre tan solo está dormido. Pero todo el lugar está sobrecogido por su presencia. Del mismo modo sucederá con un sahaja yogui en cualquier lugar que esté. Observad esos santos. Ellos no sabían cómo elevar la Kundalini, pero eran gente muy pura. Nunca subieron la Kundalini de nadie. Nunca dieron la Realización a nadie. Eran personas extremadamente puras. No quedaba ninguna impureza en ellos. Y cuánto pudieron producir; qué poesía, qué trabajo, qué ideas espirituales, qué enseñanzas. Quiero decir que había una profundidad tremenda en todo lo que hicieron, una gran efectividad.

Nosotros estamos aquí para ganar en espiritualidad, no para ganar dinero ni posiciones ni poderes ni nada parecido. Estamos aquí para ganar en nuestra espiritualidad. Dentro de esto está todo lo demás. Toda la satisfacción, todo está en ello. Esto tendrá un efecto sobre los niños. Tendrá un efecto en vuestro entorno, en todos los aspectos y en la personalidad. No es una cuestión de una acción individual sino que es una acción colectiva. El colectivo debería parecer algo precioso. Así pues, yo diría que en el ashram deberíais tener una meditación colectiva. En Austria meditan colectivamente por la mañana temprano, a las cuatro de la mañana. Ellos saben cuántos vienen a meditar y cuántos faltan. Pero yo les dije: “¡No los señaléis por ello! ¡Simplemente observadlo!” Cuando aquellos que han estado meditando de este modo se eleven muy alto, los demás empezarán a seguirles. De modo que no penséis en los demás ni os fijéis a qué hora se levantan. Es uno mismo, uno mismo tiene que cuidar de sí mismo. Es algo egoísta: “Swarth”. Debéis saber el significado de Swa, que es egoísmo. Cuando entendáis el significado, entonces no os preocupará lo que digan los demás ni lo que intenten hacer. Suponiendo que vuestro marido sea un poco extraño: “¡Oh, no importa! ¡Ya se corregirá!” Suponiendo que vuestra esposa sea extraña: “¡No importa, ya se corregirá!” Eso no es algo importante. Para vosotros, esto es lo más importante que tenéis que hacer. Todos los que han pensado de este modo o que han actuado de este modo, están por encima de todo lo demás. Nada puede dominarles.

Así pues, hoy es el primer día de Brisbane. Os bendigo a todos para que tengáis una idea completa de vosotros mismos, de por qué estáis en esta tierra y del gran trabajo que se supone que tenéis que hacer. Cada uno de vosotros es capaz de ello. Cada uno de vosotros puede hacerlo. Pero os pediría que os embebieseis de estas cualidades en vuestro interior, las cuales ya están ahí. Aunque no diría embeberos, sino que las manifestéis. Una vez que empecéis a manifestarlas, observad cómo es vuestro temperamento.

Cuidaremos de vuestros niños, no os preocupéis.

Que Dios os bendiga.