Sahastrara Puja.

(Italy)


Feedback
Share

Sahastrara Puja. Ischia, Italia. 5 de mayo de 1991.

Hoy nos hemos reunido aquí para celebrar el día del Sahastrara, que fue abierto en 1970. Esta hermosa carpa es como nuestro Sahastrara, habéis hecho una decoración muy bonita para representar el Sahastrara.

Tenéis que entender lo que ocurre cuando el Sahastrara se abre; cuando la Kundalini pasa a través de los cinco centros y penetra en lo que llamamos área límbica. Esta área está rodeada por mil nervios y cuando estos nervios se iluminan tienen la apariencia de llamas de diferentes colores, de siete colores brillando suavemente con gran hermosura y emitiendo paz. Cuando la Kundalini comienza a emitir vibraciones hacia los lados todos estos nervios se van iluminando poco a poco, y comienzan a moverse en todas las direcciones abriendo el Sahastrara. Entonces la Kundalini emerge a través del área de la fontanela, a la que llamamos “Brahmarandhra” “randra” significa “agujero” y “Brahma” es “el Poder Omnipresente del Amor de Dios”. Entra en la energía sutil que es Omnipresente -que vosotros normalmente no sentís- y así el chaitanya, las vibraciones, que son una parte de esta energía del Poder Omnipresente, el Paramchaitanya, comienza a entrar en vuestro cerebro y a derramar sus bendiciones en el área límbica, donde se reúnen. El área límbica está conectada a todo el área del cerebro y también a los nervios; por tanto las vibraciones fluyen hacia los nervios dándoos una nueva conciencia de consciencia colectiva, llamada samuhik chetana. Tenéis así una nueva chetana, una nueva consciencia que os es otorgada desde el área límbica.

El funcionamiento de estas olas de chaitanya es muy interesante. Normalmente, estas olas toman la forma de pequeñas comas y después se van transformando en diferentes formas: como esvásticas, que son el símbolo -de cuatro trazos- de la inocencia o bien se transforman en el Omkara -ya sabéis cómo es el símbolo del OM- que es el símbolo de nuestra acción, de nuestra conciencia. Cuando las vibraciones toman la forma de esvásticas nutren el lado izquierdo y cuando toman la forma del OM nutren el lado derecho. Nutren así el sistema nervioso simpático izquierdo y derecho.

El Sahastrara ha de mantenerse abierto y esto es bastante difícil para la gente porque es un círculo vicioso. Primero las vibraciones entran al cerebro a través del Brahmarandra, cuando este está abierto. Estas vibraciones deben nutrir vuestros nervios, con lo cual vuestros lados izquierdo y derecho se abren y así más chaitanya puede descender a estos centros. Sin embargo, si vuestro Sahastrara no está abierto adecuadamente este proceso no tiene lugar y como resultado de ello los chakras no se abren; solo unos pocos hilos de Kundalini se mantienen en la espina dorsal y los nuevos hilos no pueden ascender porque vuestros chakras no están abiertos. Por tanto, en Sahaja Yoga, es muy importante que mantengáis vuestro Sahastrara abierto de lo contrario es un círculo vicioso.

Mantener el Sahastrara abierto es en cierto modo tan fácil como difícil. Como habéis sabido por el Devi Mahatmyam, en el día del Sahastrara viene Mahamaya. Ella es Mahamaya. ¡No es fácil reconocerla! ¡No es fácil conocerla! Ella vive igual que vosotros, se mueve igual que vosotros y nunca podéis diferenciar o ver su naturaleza real. Ella está en la forma de Mahamaya. Reconocer a Mahamaya en el Sahastrara es otro círculo vicioso. Puede que digáis: “¿Por qué debería? ¿No habría sido mejor manifestarse de otra forma?” Pero cualquier otra forma no habría hecho funcionar Sahaja Yoga en los tiempos modernos. La gente se habría asustado, se habría preocupado y nunca habrían venido a Sahaja Yoga ya que no tenían, dentro de sí, la discriminación para saber lo que está bien y lo que está mal. Por eso es por lo que todo debía ocurrir con la forma de Mahamaya. En esta forma de Mahamaya vosotros tenéis que reconocerla; ésta es otra prueba porque a Mahamaya no se la puede reconocer, aunque tenéis que hacerlo. Sin embargo, en Sahaja Yoga habéis visto muchas fotografías que deberían convenceros mentalmente de este Mahamaya Swarupa. Podéis ver o entender mentalmente que se trata de algo muy diferente; incluso cuando vine a Nápoles a todo el mundo le habían dado una fotografía mía, también a los policías, todos reconocían que había algo diferente en mí y todos querían darme la mano. Esta es una manera pero otra es reconocer las bendiciones que recibís y ver gradualmente cómo mejoráis materialmente, físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Esta es una manera de reconocer mentalmente, pero hasta que este reconocimiento no tenga lugar en el Corazón no hay ningún reconocimiento.

El Corazón está rodeado por las siete auras de los siete chakras y el Atma, el Espíritu, reside en el Corazón. Por encima de vuestra cabeza reside Dios Todopoderoso, Sadashiva, y cuando la Kundalini toca este punto el Espíritu se despierta; la luz del Espíritu comienza a extenderse y a actuar sobre vuestro sistema nervioso porque automáticamente las vibraciones, el chaitanya, comienza a fluir a vuestro cerebro iluminando vuestros nervios. Aun así, el reconocimiento en el Corazón todavía no ha tenido lugar pero, incluso sin él, empezáis a sentir la brisa fresca, podéis subir la Kundalini de otros, podéis curar a la gente y muchas otras cosas; pero todavía no es algo que se sienta demasiado en el Corazón. Para esto tenemos música, arte, porque todas estas cosas comienzan a abrir vuestro Corazón.

Aún no hay un reconocimiento porque el reconocimiento es la actividad mental del Corazón y, ¿cómo el corazón puede tener una actividad mental? Esto es otro problema que todos podéis afrontar, lo sé. Y es que, si el reconocimiento es una actividad mental del corazón, ¿qué podemos hacer? Por ejemplo, si sois un cristiano nacido en una familia cristiana, tan pronto como veis una fotografía de Cristo sentís inmediatamente: “¡Oh! ¡Es Cristo!” Sentís algo en el Corazón. O si sois un hindú y veis una foto de Shri Rama sentís: “¡Oh! ¡Es Shri Rama!” Y hay un sentimiento especial, un reconocimiento en el Corazón.

El reconocimiento de alguien que vive con vosotros es algo muy, muy difícil, vivís solamente al amparo de vuestra actividad mental pero para profundizar y llegar a vuestro Corazón, ¿qué debemos hacer? Me pregunta la gente: ¡Madre!, ¿cómo podemos llegar a nuestro Corazón? ¿Cómo podría canalizarse esta actividad mental a través del Corazón? Debéis recordar que el corazón está totalmente conectado al cerebro, totalmente conectado. No está desconectado porque entonces no habría funcionado.

Cuando el corazón falla, después de un tiempo el cerebro falla y luego todo el cuerpo comienza a funcionar mal. Si el niño está llorando, ¡por favor, sácalo fuera! Es mejor que saques al niño. Si el niño llora, algo le está pasando. Esta actividad mental del corazón la debéis entender de esta manera: tan pronto como veis el peligro -y sin pensar, a modo de reflejo- vuestro corazón empieza a bombear más sangre y tenéis palpitaciones. No tenéis que pensar, no hay actividad mental. Por ejemplo, si hay un tigre delante de vosotros el corazón empieza inmediatamente a bombear más sangre, es una acción refleja. Uno se puede preguntar cómo tiene lugar este tipo de acción. Es algo ya construido dentro de vosotros; tan pronto como estáis en una situación de emergencia vuestro sistema nervioso simpático entra en actividad y empezáis a sentir el miedo, a sentir que necesitáis protección, que deberíais hacer algo al respecto. Pero no pensáis sino que echáis a correr lo más rápido posible; no pensáis qué deberíais hacer sino que no paráis de correr, de huir del peligro. ¿Y cómo hacéis esto? Lo hacéis porque está construido en vuestro cerebro que, tan pronto como el corazón empiece a bombear demasiada sangre, vuestras piernas y manos entren en actividad y debéis correr. O podemos decir también que el miedo está construido en vuestro sistema nervioso central. Cualquier reacción o respuesta de este tipo está ya construida dentro de vosotros. Pero la respuesta a la espiritualidad aún no se ha manifestado; toda ella está ya construida, no hay duda, pero aún no se ha manifestado.

¿Y cómo se manifestará? Esto es lo que la gente me pregunta: Madre, ¿cómo se manifestará? A través de vuestro pasado habéis aprendido que tenéis que tener miedo de esto o aquello, también en ésta vida habéis aprendido muchas cosas; por ejemplo, un niño pondrá su mano hacia la llama porque no tiene miedo pero un adulto sí tiene miedo, porque ya tiene una experiencia.

Con la experiencia vais construyendo gradualmente esa acción refleja dentro de vosotros, para salvaros a vosotros mismos. ¿Qué experiencia deberíais tener para construir esta respuesta en vuestro corazón? Esta es la cuestión. Esta experiencia es la de vuestra divinidad, de vuestra propia espiritualidad. Una vez que empezáis a desarrollar esa experiencia entonces sabéis que sois una persona divina. Hasta que no llega el momento en el que sois plenamente conscientes de que sois una persona divina, por mucha fe que tengáis en mí, el reconocimiento no es completo porque quien me reconoce es una persona ciega; y si una persona ciega trata de reconocerme no tendrá esa reacción refleja del corazón. Primero tenéis que reconoceros como personas divinas para que así tengáis fe en vosotros mismos. No tenemos fe en nosotros mismos aunque seamos sahaja yoguis. Si hay algún problema me escribirán una carta, si están enfermos me escribirán una carta, si hay algún problema en la familia me escribirán a mí; si hay alguien preocupándoles con algún problema, me preguntarán. Pero si os volvéis introspectivos y meditativos, entonces tocáis esa divinidad dentro de vosotros y, cuando la tocáis, sabéis que sois una personalidad divina.

De hecho, en el Sahastrara Puja, tenéis que reconocer vuestra divinidad, el hecho de que sois divinos. Al experimentar vuestra divinidad, ¿cómo experimentaréis vuestra divinidad? Dando la Realización a otros, el dar la Realización a otros es una gran experiencia porque no solo dais la Realización sino que podéis hablarles de sus chakras, sabéis qué funciona mal en ellos; tenéis bastante confianza en ello y mentalmente sabéis que sí, que está funcionando; sin dejaros involucrar en ello, sin pensar: “¡Yo soy el que lo hago!” ¡No, Madre lo está haciendo!, ¡está funcionando!, ¡ocurre! Pero nunca hacéis introspección: ¿Cómo es esto? ¿Cómo lo estoy haciendo funcionar? ¿Cómo lo consigo? ¿Qué me ha ocurrido? ¿Qué ha mejorado en mí? ¿Qué ha ocurrido en mí? ¿Cuál ha sido el desarrollo, la transformación en mí? Una vez que empezáis a pensar sobre ello y a experimentar vuestro propio Ser, una especie de sentimiento se desarrolla hacia Mahamaya. Recalco lo de sentimiento, como cuando desarrolláis el sentimiento de miedo, el sentimiento de felicidad, el sentimiento de depresión, cualquier sentimiento. Y este sentimiento al que podíamos llamar sentimiento de gratitud, de amor, de unidad, de gozo, todo esto comienza a funcionar en vuestro Corazón y entonces sentís la respuesta.

El mar reacciona ante la Luna, esto es así porque tiene la movilidad dentro de él, una piedra no reaccionaría ante la Luna; de la misma manera se crean en el Corazón las olas de estos sentimientos por la experiencia de la espiritualidad, por la experiencia de vuestro propio Ser, y entonces empezáis a expresaros. Yo podría distinguir fácilmente a una persona así; puede que esta persona no hable mucho, puede que no conozca mucho de Sahaja Yoga pero en el Corazón, en el Corazón sentiría la respuesta.

Es algo que hay que alcanzar porque, como sabéis, el Corazón está situado en el centro del Sahastrara. El pita o nacimiento del Corazón es el Brahmarandra. Vuestro corazón debería estar abierto, estas respuestas deberían estar construidas en vuestro corazón. No digo que deberíais tener miedo o temor sino una especie de protocolo natural, entonces no cometeríais errores porque sabríais lo que es bueno, en el Corazón.

Si amáis a alguien de corazón no le lastimaríais, igualmente cuando comenzáis a sentir estas respuestas en vuestro corazón no cometéis errores porque se manifiesta lo que es innato en vosotros. Esta espiritualidad, esta divinidad ya existía y ahora se manifiesta. Cuando se manifiesta no os preocupáis por las cosas, no hacéis nada de cara al exterior. Se dice en los Upanishadas, en el Shandilya Upanishad, y en el Kantho Upanishad, que una vez que conocéis a Brahma todo tipo de cosas externas -como llevar el cordón de Brahmán- deberían desecharse. Son innecesarias porque ahora tenéis el sutra dentro de vosotros; entonces deberías renunciar a todas las cosas externas. Todo estaba ya en el interior y ahora se está expresando. Una persona así se convierte automáticamente en un yogui muy elevado.

Había un hombre en Calcuta llamado Sr. Khan, una gran persona y un gran científico en la materia de física; él estaba desarrollando estos sentimientos. Un día estaba tomando un baño, resbaló y cayó de espaldas, la bañera se rompió y algunas de las astillas penetraron en el cerebro y entró en coma profundo. Los doctores perdieron completamente la esperanza y dijeron que no podían reanimarlo. Estaba en cuidados intensivos. Antes de caer simplemente dijo: “¡Ma!” Eso es todo. Entonces yo estaba en Delhi y me informaron de lo que había ocurrido. Dije: “¡De acuerdo!” Puse la atención en él y di un bandhan. Al día siguiente abrió los ojos, los doctores no podían creerlo; lo cambiaron entonces a otra habitación donde estaban los sahaja yoguis dispuestos a darle vibraciones. El dijo: “¡No siento ningún dolor!” Ahora aparenta diez años menos y es muy diferente. La experiencia es ahora para él algo completo, está absolutamente dentro de su divinidad. Me dice: “¡Madre!, ahora soy una persona que no piensa sobre ello, sobre la vida, la muerte, sobre las necesidades o acerca de mis hijos. Ahora sé quién eres, sé que estoy bajo tu protección, no tengo que preocuparme”.

Otro caso es el del doctor Worlikar, tenía mal el corazón y tuvieron que ponerle un “by-pass”. Él es un gran devoto. Su “by-pass” dejó de funcionar y tuvo un ataque al corazón muy fuerte, entró en coma y lo llevaron al hospital. Al principio su aorta estaba obstruida en un 80%, solo estaba abierta en un 20%, tenían poca esperanza por eso le pusieron el “by-pass”. Él solamente dijo: “¡Por favor, decídselo a Madre!” Aunque esto tampoco hubiera sido necesario, le di un bandhan, en ese momento me encontraba en Australia. Éste era de nuevo un caso dado por perdido. Los médicos decían: ¿Qué vamos a hacer? ¿Necesitamos otro “by-pass”? Estaban a punto de operarle cuando, de repente, abrió sus ojos. Les dijo: “¡Doctores, me encuentro muy bien!, no sé qué ha pasado pero me encuentro perfectamente. ¿Puedo sentarme?” El doctor no lo podía creer, le auscultó el corazón y dijo que lo notaba bien. Se decían: “¿Qué ha ocurrido?” Le hicieron unas pruebas y vieron que la vena aorta estaba completamente abierta, algo que nunca había ocurrido en la historia de la medicina. Esta experiencia que él tuvo de mí se debe también a su divinidad, por eso pude trabajar en él porque la conexión era muy buena, y funcionó muy bien.

Si vosotros seguís analizando todo mentalmente y entendiendo Sahaja Yoga mentalmente, entonces no habéis llegado a ese estado de divinidad desde el cual recibís todas las bendiciones, que vienen a vosotros de todas las maneras posibles. De qué manera esta gente se ha visto ayudada en cuestiones de dinero, edificios, transportes, en todo, como si hubiera alguien que hiciera que todo funcionase. Incluso si sois sahaja yoguis de una manera mental, todo esto funciona. Definitivamente sois ayudados en gran medida cuando vuestra divinidad se manifiesta, en tan gran medida que sin ello nada hubiera sido posible.

Esto no son milagros, para los seres humanos puede que esto sean milagros pero para Dios Todopoderoso no. Después de todo Él ha creado el mundo, ha creado el universo, y universos de universos, entonces, para Él: ¿Qué hay de grande en ello?

Todo esto es la fe de la experiencia, no una fe ciega sino una fe con experiencia y a través de la introspección, diciéndonos: “¿Por qué hago esto? ¿Por qué debería hacer esto así?” Esta introspección debe comenzar, cuando hacéis introspección entonces alcanzáis más profundidad, y aún más a través de la meditación. Por eso siempre os digo que os levantéis por la mañana y meditéis y también por la tarde, por lo menos un rato antes de iros a dormir. Ésta es la única forma de entrar con mayor profundidad en vuestra divinidad que es la fuente de toda la Creatividad, de toda la Inocencia, es la fuente de todo el Conocimiento, y la fuente de todo el Gozo.

Entonces, cuando subís al Sahastrara es verdad, el Sahastrara fue abierto y debido a eso conseguisteis la Realización en masa. Pero ahora se necesita calidad, la cantidad ya es grande y hemos de hacer crecer la calidad del Sahastrara. El Sahastrara es el único instrumento que va a hacer funcionar Sahaja Yoga en los tiempos modernos, si nos damos cuenta de que el Corazón juega el papel más importante en el Sahastrara. Aquí mismo está el Corazón. Es muy importante pues que reconozcáis con el Corazón porque si no este centro no se abrirá y entonces, ¿cómo obtendréis la Realización? ¡Qué hermosa conexión hacen! Este centro es el asiento del Corazón, el Pita del Corazón, y solo si este centro se abre la Kundalini pasa a través de él. Todo este mecanismo está conectado y hecho de tal manera que vosotros tenéis que entender la importancia del Corazón, conectado a través de este cerebro, que está completamente integrado en el Corazón.

El Sahastrara ha de ser protegido pasando el lado izquierdo al derecho o el derecho al izquierdo, ensanchándolo, pero más a través del reconocimiento. Con introspección también os podéis preguntar: “¿Por qué yo no puedo reconocer de esa manera? ¿Qué intereses tengo?” Si venís a Sahaja Yoga para tomarlo como un juego de poder o queréis poder, algún negocio, dinero o algo así, entonces estáis acabados. Cualquier cosa que intentéis por interés, para vuestros niños, matrimonio, familia, cualquier cosa externa de ese tipo no va a funcionar en Sahaja Yoga. Solo si venís para agrandar vuestro Corazón, para ofrecer vuestro amor a todos los demás, para sentir su amor en vuestro Corazón y poneros a vosotros mismos en posición de responder; de que vuestro Corazón responda a la divinidad que hay en vosotros y a vuestra Madre, con una completa actividad mental del Corazón.

Puede que la charla de hoy os resulte difícil de entender pero tenía que decir esto algún día. Nos sentimos satisfechos con los poquitos hilos de Kundalini que ascienden por vuestra cabeza; pero hay muchos más que han de ascender, hay mucha más divinidad que ha de manifestarse. Si debéis ascender, si sois los pilares de la nueva era que va a trasformar al mundo entero, tendremos que trabajar muy duro.

No deberíamos decir: “No sé cómo levantarme por las mañanas”. ¿No sabéis? Estáis en guerra, sois soldados y tenéis que hacerlo funcionar; tenéis que luchar contra las fuerzas de la ignorancia y la oscuridad. Debéis hacerlo funcionar, tenéis que prestar atención a esto. Lo que tenemos que hacer es decidir hoy, aquí, en nuestro interior, que vamos a hacerlo funcionar de tal manera que todos lleguemos a ser sahaja yoguis muy poderosos. A través de vosotros el mundo entero se va a salvar.

Una cosa muy importante que tenéis que entender es que hoy es el día del Sahastrara, que yo acepté abrir el último chakra pero que, para crecer más, tenéis que meditar para estar en silencio y para que vuestro árbol de la vida crezca en el silencio y no en un alboroto.

Si entendéis esto, por favor hacerlo funcionar de tal manera que os hagáis plenamente conscientes de vuestra divinidad a través de la cual podemos ver. Si tenéis que ver la imagen debéis tener un espejo muy bueno. De la misma manera si tenéis que sentir a Mahamaya debéis tener una divinidad completa y pura manifestándose en vosotros.

Que Dios os bendiga.