Diwali Puja.

Nirmal Temple, Cabella Ligure (Italy)

1991-11-10 Diwali Puja: Joy and Happiness, 44' Download subtitles: DE,EN,FI,FR,NL,PTView subtitles: Add subtitles:
Download video (standard quality): View and download on Vimeo: View on Youku: Download audio:
Transcribe/Translate oTranscribe


Diwali Puja. Cabella Ligure, Italia. 11 de noviembre de 1991.

Lo siento, tenía que decir algo antes de entrar aquí, pero está bien que haya pasado esto porque ahora os voy a comentar algunas cosas importantes de la vida. Sobre todo, tengo que decir esto para las mujeres. Me he dado cuenta -por supuesto, pues yo también soy mujer- de que las mujeres tienen ciertos poderes con el agua, con llorar, con las lágrimas, creyendo que son muy miserables y haciendo a todos miserables. Este es su poder. Me he dado cuenta de esto. Quiero decir que esta es la peor canción que podríais cantar para cualquier ocasión, no importa cuál. Pero a alguien le ha venido a la cabeza, lo cual es muy negativo. Y no solo eso, sino que muestra a una persona que nunca es feliz y que no quiere que nadie sea feliz.

Así que, dentro de cada mujer está la maternidad y una gran capacidad de sacrificio, todo está ahí. Pero además tienen que saber que son del lado izquierdo y que nuestro gozo, del que hablamos, está dentro de nuestro Corazón y tiene que manifestarse hacia afuera. La gente tiene que ver que sois alegres, que somos gente feliz, que no somos como los demás que empiezan a llorar por pequeñeces. Cuando murió mi padre me sorprendió que, de repente, entrara en “conciencia sin pensamientos”. Durante tres días estuve sin pensamientos; ni pensamientos de dolor ni de desdicha o tristeza, no surgió nada, solo un estado sin pensamientos. Todo el mundo estaba realmente sorprendido porque fui yo quien lo cuidó y él estaba muy apegado a mí, me quería mucho. Yo estaba sorprendida de cómo, de repente, me quedé sin pensamientos. Así que, si sois una sahaja yoguini, en momentos de crisis tenéis que estar en conciencia sin pensamientos. Esta es una de las señales. Lo he visto yo misma. Si hay alguna crisis en la familia, solo tengo que estar en conciencia sin pensamientos. ¿Qué significa esto? Que Dios coge vuestros problemas, pone su mano, pone su protección y os lleva -fuera del problema- a un estado de ausencia de pensamientos; en este estado de conciencia sin pensamientos, descubrís qué es correcto y qué es incorrecto.

Así que, incluso durante una crisis, este estado de conciencia sin pensamientos os hace estar muy alerta todo el tiempo. Llegáis a estar mucho más alerta que lo normal. Y esto es señal de un sahaja yogui o de una sahaja yoguini. Pero he notado esta tendencia, especialmente, en las chicas indias de Francia que vinieron aquí. Me quedé atónita al ver lo mucho que estaban en el lado izquierdo, medio llorando, muy tontas. Oír esta canción otra vez me sorprendió. ¿Cómo pudieron cantar esta canción de Francia? Como sabéis, el problema de Francia es que beben mucho. Siento decirlo -hoy que los franceses han hecho esto tan bonito- pero es mejor que os lo diga. Bien, cuando beben piensan que están muy alegres, muy gozosos, pero ya sabéis cuánto dura. Se termina y luego sufren. Como resultado de la bebida, se van mucho al lado izquierdo y si veis a un francés, siempre está infeliz. Incluso le da vergüenza decir que es feliz porque la gente va a pensar que es un “ignorante”. Así que, tiene que ser una persona miserable, “los miserables”. Si no lo es, entonces, no es francés. Pero nosotros no somos así, nosotros estamos en el Reino de Dios. De ninguna manera somos infelices, de ninguna manera. Pasan cosas en la vida, por supuesto, la vida es así; alguien tiene que morir, no todo el mundo muere a la vez. Imaginaos, si todos murieran, ¿qué pasaría con la gente?, ¿quién nos enterraría? Pensadlo, si nacemos todos a la vez, ¿quién nos va a dar a luz? Así que, todo lo que nace tiene que morir. Pero han hecho de la muerte una parte muy importante de la vida. Solo es un momento, solo un instante que pasa. Uno cambia y vuelve otra vez. Pero, si tenéis que hacer algo en esta vida es disfrutar. Y para esto, su filosofía es ir a los bares porque ¡Dios sabe cuándo vamos a morir o qué pasará! Así que, utilizan esto “a su manera”. Esto, debo decirlo, es algo inglés; no estoy hablando de los franceses. Pero en India, cuando alguien muere, hay bandas de música que van tocando delante del cadáver. ¿Por qué lo hacen? Porque si hay “bhuts” por allí todos se irán corriendo. También para que no estéis tristes y aceptéis que lo que ha hecho Dios para vosotros es por vuestro propio bien. Y más tarde, después del décimo día o el decimotercero, hacen una gran cena, tienen que dar una cena muy grande. Es muy sorprendente que ocurra esto en un país tan pobre en el que es un gran problema si muere el padre, ya que toda la familia puede convertirse en huérfana. A pesar de todo esto, nunca se visten de luto. Y sin embargo aquí he visto gente que viste de negro.

Había una vez una mujer que estaba muy molesta, decía: “El banco abre a las diez, tengo que ir un funeral y todas mis joyas están en el banco”. Yo le dije: “Pero en un funeral no se llevan joyas, ¿no?” “No, no -dijo-, tengo unos ornamentos muy especiales que son de un color negro muy oscuro”. Lo mejor de todo esto es que el día que uno muere tienen que beber champán. En los funerales se bebe champán. Cuando vuelven a casa tienen que comer y hacer una gran fiesta.

Es una vida tan contradictoria la que vivimos porque en la religión cristiana no nos han dicho mucho sobre la muerte. Si hubieran dejado a Cristo vivir más tiempo, habría hablado de ello. Pero Él dijo que el Espíritu es eterno. Hablo de la reencarnación, sin duda, pero ellos no lo han contado. Así que, ahora, la muerte significa que el hombre desaparece para siempre. Que su vida se acaba para siempre. Luego nos quedamos en el limbo o colgados por ahí y nunca volvemos. Esto es completamente incorrecto, no es así.

Así que, lo que tenéis que lograr en esta vida es lo más alto: vuestro ascenso y vuestro puesto en el Reino de Dios. Tengo que decíroslo -especialmente a las mujeres- porque vais leyendo estas cosas trágicas por todas partes, tantas tragedias, esta tragedia griega, esa tragedia, aquella tragedia; esto afecta a los nervios de las mujeres. Si alguien dice la menor cosa, se convierte en una bomba. Empiezan a comportarse diciendo: “¡Dios mío! ¿Qué ha ocurrido? Él no me debería haber dicho esto”. Pero lo que tenemos que hacer, antes que nada, es ver lo que nos hacemos a nosotros mismos, el daño que nos hacemos. Nunca lloramos por esto. Habéis visto que las mujeres, en Occidente, se han echado a perder. Nunca lloran por esto, nunca, nunca. Pero lloran si alguien les dice cualquier cosita. Por supuesto que en India también. Pero, por otro lado, hay mujeres muy sensatas. Las he visto en Occidente y en el Este. Mujeres que tienen un gran sentido del sacrificio y una actitud majestuosa hacia la vida. Como un elefante que va caminando y los perros empiezan a ladrarle pero, ¿qué importa? Esta majestuosidad viene cuando uno tiene este gozo en su interior. “Nadie puede hacerme infeliz”, ese debería ser “el Principio”. “Nada puede ponerme triste”. Si no, uno empieza a moverse hacia el lado izquierdo.

Si una mujer empieza a llorar, el hombre empieza a irse al lado izquierdo y, de repente, se ve con diez “bhuts” sentados encima de él. ¿Cómo ocurre esto? El hombre dice: “Nunca he estado en un cementerio ni en ningún sitio que se le parezca, Madre. Tampoco he visto morir a nadie”. Entonces: “¿Cómo te has convertido en un ser lleno de “bhuts”? “Tampoco he ido nunca a ningún guru”. Si veis a su mujer, es una muñeca llorona. Llora por todo. Si no haces esto, llora. No es más que otra forma de expresión del ego todo este asunto de llorar. Así que, hoy quiero una promesa de todas vosotras, la de que no vais a llorar nunca más. En vez de flores, podéis darme esta promesa como flor. Yo nunca lloro. Aunque a veces, a causa de Sandrakaruna: una o dos lágrimas pueden salir de mis ojos. Después de todo soy una madre. Pero, no de este modo, sentada llorando y llorando, poniéndome histérica. Debéis tener dignidad. Sois todas sahaja yoguinis. No leáis ningún libro que hable de llorar. Aunque podéis leer libros que sean profundos y os emocionen; si entonces os dan ganas de llorar, está bien. Van al cine y dicen: “Mira, una mujer torturando a su marido”, y empezarán a llorar. Y cuando llegan a su casa, torturan a su marido. ¿De qué sirve esto? He visto muchas así. En el cine estarán llorando. Cuando es otra persona sienten el dolor, pero cuando se trata de ellas mismas no ven lo que están haciendo. Así que, mi única exigencia hoy es que debéis parar de llorar. Ahora estáis en el Reino de Dios y en el Reino de Dios no se llora.

Bien, ha sido el día de Todos los Santos y se han celebrado muchas cosas; en la India también tienen tonterías así. Bien, dejadles. Pero vosotros no debéis celebrarlo llorando. Esto es signo de que sois realmente gozosos. Quiero decir que: ¡Vaya canción para escuchar! Estaba atónita, asombrada. ¿Quién sugirió la canción?, ¿puedo preguntar quién ha sido la responsable? Lo sabía. Tenía que ser una mujer india, como siempre. “En el pendal, no se deben cantar este tipo de canciones que no tienen ninguna conexión con Sahaja Yoga”.

Mirad estás cosas tan bellas que han creado. Si no hubiera nada de belleza dentro de ellos habrían estado aquí sentados llorando. Por supuesto, la gente hermosa nunca llora. Quizás, a veces, alguna lágrima de cocodrilo solo para impresionar, pero interiormente no lloran. Porque tienen mucha confianza, gozan de su belleza, gozan de su gloria, disfrutan de ellos mismos, entonces, ¿por qué deberían llorar?, ¿qué necesidad hay? Malgastar lágrimas de este modo no sirve para nada.

Así, hoy estamos aquí para disfrutar de nuestro gozo, de nuestro “atmananda”, “nirananda”, “paramananda”. Estamos aquí para disfrutar de todo esto, que tiene un valor eterno. Tenéis que entender y creer que ahora vosotros estáis en el Reino de Dios, y todas las bellezas sutiles de vuestro Ser se van a abrir para vosotros. Vais a ver vuestra propia belleza. Pero si vuestros ojos están cerrados, si vuestros corazones están cerrados y no queréis ver algo tan hermoso, ¿cómo puedo decir yo: “Mirad que cosa tan hermosa han hecho”? Es muy importante tener una actitud muy positiva en la vida. Para Sahaja Yoga también. En Sahaja Yoga, tenemos que desarrollar nuestro Ser interior. Pero no está ocurriendo así. La gente me dice: “Mi madre está enferma, mi padre está enfermo, mi hermano está enfermo, este o aquel familiar está enfermo”. Esto es lo primero que ocurre. A veces pienso en si tendría que abrir un hospital en vez de un ashram. Y después de esto viene: “Mi marido es así, mis niños son así…” Este “mi, mi, mi”, no eres tú. ¿Quién eres tú? Eres un sahaja yogui. Y en Sahaja Yoga tenéis que saber que tenéis ante vosotros todas las pruebas y todo lo necesario para saber que sois un sahaja yogui.

Bien, si yo sé que soy la Adi Shakti -supongamos esto- si yo sé que soy la Adi Shakti, entonces lo sé. No tengo que pedir ayuda a nadie. Después de todo yo soy la Adi Shakti y se supone que yo hago Todo. Es mi trabajo, porque yo tengo este Poder. Tengo ese Poder de un modo sahaja. Lo tengo en mi interior; entonces, tengo que hacerlo. Bien, también puedo decir que soy una mujer y debería sentarme y llorar. No, no tengo ningún derecho, no puedo hacerlo aunque quiera. Mi trabajo es el de animaros, hablaros de vuestras sutilezas interiores y de vuestra belleza. ¿Sabéis lo hermosos que sois? Vamos a hablar de vuestra belleza interior. ¿Qué somos? ¿Somos toda esta gente loca? ¿Somos esta gente que está todo el tiempo siendo miserable? ¿O somos esta gente que está siempre luchando, que ansían cosas materiales y a quienes domina la materia? No. Nosotros somos el Espíritu. Nosotros somos el Espíritu. Nosotros somos el reflejo de Dios Todopoderoso, que es la Pureza, que es la Verdad, que es el Conocimiento. Nosotros somos eso. No somos como la gente ordinaria. ¿Cómo podemos vivir en ese nivel? Solo si uno está poseído, si ha tenido un guru falso o algo así; uno se mueve como un yo-yo, arriba y abajo, arriba y abajo, arriba y abajo. Pero aquellos que han cruzado todos estos límites y que han llegado a este estado, tienen que valorar el que ellos son el Espíritu. ¡Tantos espíritus sentados aquí, reflejando a Dios Todopoderoso! Me siento una madre tan orgullosa. Y todos vosotros sois capaces de iluminar a tanta gente en este mundo. Pero la belleza dentro de vosotros es que sois absolutamente independientes de cualquier otra persona. Vosotros dependéis solamente de vosotros mismos, de la fuente de vuestro Espíritu, del gozo de vuestro Espíritu. No esperáis que el gozo venga de los demás. Supongamos que viene alguien mañana y me insulta. Yo diré: “Bien, no importa”. Nunca me afecta, porque yo estoy conmigo misma. Esa persona está diciendo todas esas cosas y si va a sufrir o no, no es mi problema. Debéis empezar a depender de vosotros mismos. Imaginad una casa edificada sobre una roca, así sois vosotros. Intentad sentirlo, sentir la roca en vuestro interior. Intentad entenderlo. Nosotros no vamos a comportarnos como otras personas. Está bien, hay personas que han construido sus casas sobre arena y tienen que preocuparse, pero no nosotros. Nosotros hemos construido nuestras casas sobre roca. Así que, tenemos que tener mucho coraje, tenemos que ser muy fuertes y, a la vez, extremadamente humildes. Cuando el árbol está cargado de fruta se inclina. Así que, adoramos a la Madre Tierra, adoramos al Sol, adoramos a la Luna, adoramos a todo lo que está a nuestro alrededor y que nos ha ayudado. Adoramos a nuestros padres, a todos. Pero por encima de todo, nos adoramos a nosotros mismos porque somos adorables.

Ahora, todos vosotros os habéis convertido en santos. Eso no significa que tengáis que tener barba y todo ese tipo de ropa rara, nada de eso. Sois santos porque dentro de vosotros está la fragancia, la hermosa fragancia de vuestros lotos. Esto es el Espíritu. Este es el loto que habéis hecho para mí aquí. Un loto tan hermoso, estoy sentada encima de un loto muy bello. De la misma manera está reflejado en vuestros corazones, lotos muy hermosos. ¡Sentid lo hermoso y lo delicado que es este loto! Es rosa, porque el color rosa es el color que invita a todos como señal de generosidad. El color rosa atrae a muchos tipos de insectos, a todo el mundo. Así que, el loto es rosa e invita a todo, está abierto a todo y no tiene miedo de nada. Sino que sale del fango, aunque crece en unas charcas muy horribles. Hay muchos gusanos que van alrededor del loto pero no importa. Emite fragancia y hace del estanque un lugar muy hermoso. Esto es lo que sois vosotros. En cualquier sitio donde estéis podéis crear esta belleza, podéis hacer fluir esta hermosura. Podéis hacer ver a la gente lo que es una persona espiritual. Vosotros sois quienes reflejáis Sahaja Yoga, no yo. Vosotros tenéis que reflejar Sahaja Yoga. Unas personas así están siempre con gozo y sabiduría. Shri Ganesha es quien otorga la sabiduría. Sabiduría de cómo comportarse en cada momento, qué decir en cada momento, hasta dónde ir con todo. Tiene que convertirse en algo innato, sahaja. No tenéis que hacer nada, simplemente debéis saber: “Ahora soy una sahaja yoguini”. Cada mañana tenéis que deciros a vosotras mismas: “Yo soy una sahaja yoguini”.

Así que, ¿hasta dónde tengo que ir?, ¿cómo tengo que comportarme?, ¿cuál tiene que ser mi actitud? Todo esto puede comprenderse muy fácilmente si desarrolláis este loto de la sabiduría. ¿Cómo crece el loto? Hay una semilla que germina. Así es la sabiduría, la semilla ya está en vuestro interior. Todos vosotros la tenéis y ahora se ha empezado a abrir porque sois almas realizadas. Dejad que vuestra sabiduría se haga cargo de vosotros. ¿Cómo se hace esto?

Yo diría que hay una manera: Supongamos que Madre tuviese este problema, ¿qué haría Ella? ¿Sería buena idea hacer esto? ¿Cómo lo manejaría Ella? Podréis decir: “Nosotros no entendemos el estilo de Madre. Ella tiene muchos trucos.” Correcto, soy así. Pero, hay una manera muy sencilla de hacerlo: “Me entrego a mi sabiduría”. Entonces la sabiduría que está en vuestro interior se activa y todo funcionará. Este punto también lo tenéis que entender: la sabiduría dentro de vosotros es activa.

Hay un señor trabajando en el aeropuerto de Londres, es un sahaja yogui, pero no viene a la colectividad porque no tiene tiempo. Un día alguien le dijo algo muy duro. Cuando volvió a casa pensó: “Esto no ha estado bien, al fin y al cabo yo soy un sahaja yogui”. Al día siguiente se enteró de que aquel hombre se había caído de la bicicleta. Quizás este hombre no llegue a entender que esto le ocurrió a causa de todas las cosas que había dicho. Pero él sabía que fue así. Porque todas las deidades están con vosotros. Así que, con sabiduría, podéis entender que todas las deidades están siempre con vosotros. Cualquier cosa que os ocurra, ahí están presentes. Nadie os puede hacer daño. Nadie puede tocaros. Estáis muy protegidos. Los lotos no están protegidos. Pero vosotros estáis tan protegidos que si alguien intenta haceros daño, inmediatamente tendréis la protección. Existe también vuestra propia protección, como he dicho antes, y es que podéis saltar a la conciencia sin pensamientos. A veces, nosotros mismos nos hacemos más daño que el que podría hacernos cualquier otra persona.

Una amiga mía, desde su infancia, era así; siempre llorando por todo. Siempre estaba llorando por cualquier cosa. Era una niña tan mimada, que siempre estaba llorando. Me sorprendió el que se quedara ciega muy joven. Le dije: ¿Cómo has llegado a este grado de ceguera?” Llevaba gafas muy gruesas. Me dijo: “¿Te acuerdas de cuánto lloraba?” “Sí, me acuerdo. ¿Pero llorabas incluso después de terminar la escuela?” “Sí, siempre estaba llorando.” De este modo se desarrolla una personalidad que dice: “Yo soy así, simplemente lloro”. ¿Pero, por qué no desarrollar una personalidad que diga: “Yo estoy siempre disfrutando. Con cualquier cosa que veo siento gozo. Cualquier cosa que oigo me hace sentir gozo?”

Así, este loto de fragancia mejorará. Entonces, la actividad de vuestra sabiduría hará que toméis todo lo que sea hermoso y conseguiréis fácilmente todo lo que os satisface y os da gozo. Es como la actividad de esta sabiduría dentro vosotros, que os lleva a las personas extremadamente buenas, a situaciones muy hermosas, donde descubrís cosas muy agradables. U os lleva a una creatividad muy hermosa, que nunca hubierais esperado. Es muy, muy importante entender que cuando me contáis: “Madre, ocurrió este milagro, sucedió tal otro milagro…”, que esto no es nada, es vuestra propia sabiduría, vuestro propio Espíritu que está haciendo que todo funcione. Vosotros no tenéis que hacer nada. Solo tenéis que recordar que sois sahaja yoguinis, que vuestra personalidad debe ser la de una sahaja yoguini y vuestras ideas tienen que ser las de una sahaja yoguini. Es lo mismo con los sahaja yoguis. Al ser hombres, no se expresan tanto hacia afuera. Pero hay algunos que expresan su mal humor. Se ponen de mal genio y, a veces, es tan extremo que uno se pregunta: ¿Qué pasa con esta persona? Por un lado está el mal genio y por otro está el llorar. Y en el medio, ¿qué es lo que queda? No lo sé. Las dos cosas son absolutamente innecesarias. Vosotros tenéis que corregir a las personas hablando. Ahora mismo he dicho algo y ¡ya está! Pero no es enfado. Simplemente tengo que actuar. La diferencia es ésta, que yo no estoy involucrada. Incluso aunque llore no estoy involucrada, simplemente lloro. Incluso aunque esté enfadada, no estoy realmente enfadada. Solo estoy intentando estar enfadada, pero actuando. Así es, uno no se involucra. Pero si uno se implica en su propio genio, el gozo desaparece completamente. Algunos piensan que si uno está gozando tiene que estar muy serio. De ningún modo. ¿Por qué habría que estar serio? ¿Qué hay tan serio en este mundo? Todo es estúpido. Yo no encuentro nada serio en este mundo. No puedo mantenerme seria más de tres minutos. A veces, la gente se aprovecha de esto pero, ¿qué puedo hacer? Mi naturaleza es así. ¿Qué hay que sea tan serio? Vosotros no tenéis que crear el Sol, no tenéis que crear la Luna, no tenéis que crear la Madre Tierra. ¿Qué es tan serio? ¿Cuáles son los trabajos tan grandes que tenéis que hacer? Está todo ahí para vosotros. Disfrutad simplemente de todo ello. ¿Qué es lo que os hace ser tan serios? A veces, algunas personas intentan impresionar con su seriedad. Había una vez una mujer que estaba muy seria pensando. Le pregunté: “¿Cuál es el problema?” Dijo: “No sé como barrer esto. No tengo escoba.” Yo dije: “¿Tanto problema por eso, como si se fuese a caer el cielo?” “No importa. No tienes que hacerlo hoy. Lo puedes hacer mañana. ¿Por qué es tan importante?” Quiero decir que si os falta algo, no importa. “¡No, no!, tengo que hacerlo. ¿Ves? Estoy muy orgullosa de mi casa”. Le dije: “Este es el principal problema, y ese sí es muy serio”.

A causa de los problemas tan estúpidos que sufrimos nos volvemos muy serios. Al volveros tan serios pensáis que se tienen que resolver los problemas, pero no es así. A la vez, tengo que deciros que no debemos ser frívolos. No debemos ser ni vulgares ni frívolos. Esto no está bien. ¿Veis estas flores? Miradlas, están temblando con mis vibraciones. Miradlas en su propia dignidad. Van a morir mañana, pero no les importa, puesto que están allí, en su sitio, dándoos placer y alegría. Ya está.

¿Para qué sirve una luz? Vamos a ver, ¿para qué sirve nuestra luz? Para dar luz. Así que, nosotros estamos aquí para dar gozo y alegría a los demás, para hacer feliz a todo el mundo. Hay muchas maneras de dar alegría a los demás. Esto también tenemos que aprenderlo. Hay muchas cosas que tenemos que aprender para dar alegría a los demás. Y, después, cuando los hacéis felices, uno siente este gozo en su interior. Y uno se dice: “¡Oh, están tan contentos!, ¡qué felices!” Veis su alegría. Solo así se abre este loto todavía más. Se mueve y se mueve como una ola hasta la orilla y, después, desde la orilla vuelve a vosotros. De la misma manera, cuando vuestro gozo llega al gozo de los demás, entonces, las olas que aparecen hacen una forma muy hermosa en vuestras vidas. Pensad simplemente en algunas situaciones en las que habéis hecho algo bueno por los demás, en las que habéis sido agradables con los demás. Entonces descubristeis el gozo en esa persona y este gozo volvió a vosotros. Pensad en esto que habéis experimentado tan sutilmente en vuestras vidas, cómo se construyó. Cuando pensáis en aquella época, en aquel momento, en aquel tiempo toda la situación vuelve a vosotros y pensáis: ¡Qué momento! Pero aquel momento dentro de vosotros es eterno, para siempre, y es por esto por lo que el Diwali es tan importante. Como he dicho, sois mi luz y, esta luz, es una luz eterna. Estas luces se acabarán y tendremos que encenderlas cada año, pero vosotros no. Vosotros tenéis la luz eterna y esta luz va a extender el gozo. ¿Cuál es el problema de este mundo? Todo el problema es que no hay gozo. Tan sencillo como esto. No hay gozo. Si sintieran gozo no habrían hecho tantas cosas absurdas, sin sentido. No hay gozo. Cuando uno siente gozo no quiere luchar, no quiere hacer nada que haga daño a nadie, no quiere decir nada hiriente contra nadie. No solo esto, sino que uno no quiere hacer nada que dañe a la Madre Tierra o que cree un problema ecológico. No, simplemente uno no quiere nada de esto. No quiere hacer nada de esto porque hace daño a los demás. Esto hace infeliz a la gente, tanto si es aquí como en la India o en cualquier otra parte.

Simplemente hay que sentir: “¿Cómo podría hacer una cosa así?” Algo que no es muy agradable para los demás y que no da gozo. De este modo, cuando uno siente gozo, tiene que dar este gozo a los demás. Y si uno no da gozo, significa que falta algo en su práctica de Sahaja Yoga y que debemos ascender. Tenemos que llegar a ser sahaja yoguis y sahaja yoguinis, y convertirnos en la asociación que da gozo. Podemos cambiar nuestro nombre, si queréis. Si “Sahaja Yoga” no está bien, se puede cambiar a “La asociación que da gozo”.

También tenemos que averiguar qué es lo que mata el gozo, esto es importante. ¿Qué mata el gozo? Primero os he dicho que hay que tener sabiduría. La sabiduría os da el desapego. Desapego del egocentrismo, del egoísmo, de la obsesión por uno mismo, del ego, de todo lo conectado con uno mismo. ¿Podéis imaginarlo? “Self-ish”-“El Ser-es”, que significa el Espíritu. ¿Qué es el egoísmo? Es lo que oscurece completamente el Ser, porque pensáis en vosotros mismos, en vuestros niños, en vuestras familias; a veces, ni siquiera esto. A veces solo pensáis en vosotros mismos. Y cuando empezáis a pensar así, llegáis a ser más y más y más pequeños. Y el loto se desploma. Pero pensar en los demás es tan grande. En mi caso es distinto. Si pienso en mí misma realmente me siento muy feliz, muy gozosa, muy bien, tengo que confesarlo. Pero cuando pienso en algunas personas, mis chakras empiezan a obstruirse inmediatamente y me digo: “¡Dios mío! ¿Por qué he pensado en tal persona?” Es decir, los chakras empiezan a moverse muy rápidamente por esta persona. Porque este cuerpo es muy generoso, no podéis imaginarlo. Incluso viendo a alguien, mis chakras empiezan inmediatamente a trabajar para esta persona, como si yo fuera responsable de todos los chakras que están obstruidos. Lo soy, en cierto modo, pero no hasta tal extremo. Y aun así, pienso en las personas que tienen dificultades, pienso en cada uno de vosotros. ¿Por qué?, ¿por qué pienso en vosotros así? Porque sé que si puedo mejorar vuestros chakras, estaréis felices. No tengo que llegar a esa conclusión de manera lógica, mi cuerpo lo sabe. Funciona. Funciona y se siente muy feliz. Cuando veo a alguien que recibe su Realización, es un gozo muy grande para mí. Cuando veo a alguien que siente alivio de sus problemas me da mucho gozo, porque dar gozo es el carácter, es la naturaleza del Espíritu. Si no permitís a vuestro Espíritu cumplir con su propia naturaleza y su propio carácter, el Espíritu no va a manifestarse. Así que, vosotros sois el vehículo, sois la lámpara, es decir vuestra mente y vuestro cuerpo lo son. Pero si esta luz del Espíritu tiene que manifestarse, ha de ser de una categoría especial, única, que emita toda su luz hacia afuera y que de luz a los demás. Esta cualidad de dar luz tenéis que mejorarla poco a poco. Os sorprenderá, intentadlo en vuestras vidas, con vuestras relaciones, en vuestros esfuerzos. Dad luz a los demás y mejorad sus vidas. No para presumir ni de un modo egoísta, sino de una manera muy amorosa y hermosa. Así vais a entender realmente que vosotros sois el Espíritu. Porque el Espíritu ama, solo ama y en el Amor uno perdona, es muy misericordioso. A veces, vuestros líderes se enfadan conmigo porque yo prefiero perdonar. ¿Qué puedo hacer? Es mi naturaleza. No puedo hacer otra cosa. Porque amo, lo sabéis. Si amáis a alguien, lo perdonáis. No os sentís mal. No perdonar es difícil. Perdonar es lo mejor. Al menos al perdonar no tenéis más quebraderos de cabeza.

Así que, este amor -que es gozo en realidad, pienso que cuando se funde y fluye como un río, y da alimento a todos los árboles de alrededor en las orillas, en ese momento- es la realización de la personalidad individual de ese amor. En ese momento se siente completo, satisfecho. No es solo que haya una luz en un rincón, sino que tiene que fluir, tiene que moverse, tiene que alimentar.

El amor no es una cosa muerta, como una piedra. Cuando se funde envuelve todo, y todo se convierte en algo muy hermoso. Tenéis que entender primero que la vida es para dar gozo a los demás, porque ahora sois santos y vuestra luz tiene que dar gozo. Tenéis que soportar un poco, es verdad, pero tenéis poderes para aguantar, tenéis todos los poderes. Así que, os deseo buena suerte para el año que viene y gran prosperidad.

Que Dios os bendiga.