Shri Mahamaya Puja

Auckland (New Zealand)


Feedback
Share

Shri Mahamaya Puja. Aukland, Nueva Zelanda. 10 de abril de 1994.

Hoy es el primer día del año según el calendario Shalivahana, que es el calendario de mis antepasados. En toda Maharashtra se le considera como el día de Año Nuevo y como el mejor día para comenzar cualquier tarea.

Por esta razón he decidido hacer hoy el Puja a Mahamaya. Nunca antes había hablado de Mahamaya, ya que se supone que no se debe hablar ni decir nada de Ella. Se dice que es secreto. Pero es la base de Sahaja Yoga, ya que se describe cuando la Diosa, la Shakti, viene al Sahasrara. Ella es Mahamaya. Se la ha descrito como “Sahasrare Mahamaya”. Ella tiene que ser Mahamaya, lo que significa que debe camuflarse completamente a Sí misma. Para empezar nadie debe ser capaz de reconocerla como la Diosa; e incluso si obtienen la Realización no deben reconocerla completamente. Hay muchas razones para que esto sea así.

La primera razón es el trabajo que Ella tenía que hacer. El trabajo de Mahamaya era dar la Realización. Si yo hubiese venido sobre un tigre con una espada en mi mano, nadie se habría atrevido a permanecer a mi lado. Todos habríais salido corriendo. Si la Diosa hubiese venido en cualquier otra forma no habría podido hacer lo que se supone que tenía que hacer. Por otro lado, si hubiese venido como la Madre de Cristo o como Shri Sitaji, o incluso como Fátima, habrían acabado con su vida. Quiero decir que Ellas tuvieron que dejar este mundo muy pronto. No pudieron hacer ningún trabajo. Ahora bien, este trabajo tan difícil de dar la Realización a los demás es muy intrincado. Ha de funcionar de tal modo que nadie sienta que está siendo realizado por una gran personalidad, para que no sientan temor o intimidación.

Así pues, la encarnación de Mahamaya tenía que venir, para que la gente pudiese estar cerca de Ella. Además, esto tiene una ventaja, muchas ventajas, ya que cuando una persona sencilla que es simplemente un ama de casa empieza a dar la Realización, la gente se queda estupefacta. Además piensan: “Si Ella puede hacerlo, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros? Después de todo, es solamente un ama de casa común. Estaría bien hacerlo. Si Ella puede hacerlo nosotros también podemos”. De este modo desarrollan auto confianza. Por otro lado, siendo Ella una Madre, hace su trabajo de un modo amoroso y compasivo, aunque su cualidad más grande es la paciencia. Podéis ver que ninguna de las encarnaciones que vinieron anteriormente tenía tanta paciencia. Como sabéis, desaparecieron de esta Madre Tierra muy rápidamente, por una u otra excusa. Pero yo debía permanecer durante algún tiempo, ya que este trabajo de dar la Realización debía ser realizado hasta cierto punto.

La tercera cuestión era que vosotros debíais estar identificados dentro de mi cuerpo, dentro de las células de mi cuerpo. Aunque esta era una tarea muy difícil, porque alguno de vosotros podría volverse estúpido o tonto, o problemático. Cualquier cosa que hagáis, hasta la cosa más pequeña, me duele. Así ha de ser. Aunque yo no pienso en mí misma, siempre pienso en vosotros. De modo que para mí, esto es una indicación de que algo va mal en algún lugar. Alguien está haciendo algo erróneo a otra persona. Algún sahaja yogui está siendo torturado. Alguien está enfermo. Algo de este tipo está sucediendo. Entonces lo trabajo muy intensa e íntimamente.

Recientemente, hoy mismo, me han dicho que alguien en Australia tiene meningitis. Inmediatamente he dado un bandhan. Estoy segura de que si esta persona tiene algo de fe en mí y está en mi cuerpo, será curada. O si me dicen que alguien está enfermo en algún lugar esta persona será salvada. Ellos lo llaman milagro. Pero no es un milagro. No es un milagro. Estas son las bendiciones de Mahamaya. Vosotros no podéis ver que estáis en mi interior. No podéis ver vuestro reflejo en mi interior. No podéis verlo. Esto es Mahamaya. Está la parte secreta, que vosotros no sabéis. Pero cuando siento el dolor y trato de observarlo, como tengo poderes curativos, sois curados. Pero vosotros no sabéis cómo sucede.

Cualquier cosa que sentís colectivamente yo la recibo en mi cuerpo. Por ejemplo, si tenéis Vishuddhi izquierdo colectivamente, yo también lo tendré. Si tenéis Vishuddhi derecho, yo también lo tendré. Si cualquier chakra se bloquea colectivamente yo también recibo ese problema y tengo que solucionarlo. Como me causa problemas tengo que solucionarlo. Estoy obligada a solucionarlo. Cuando sucede esto podríais pensar: “Estamos causando problemas a Madre”. Pero en realidad no lo estáis haciendo. Es mi trabajo. Yo os he puesto en mi interior. No lo habéis hecho vosotros. Por esta razón no debéis preocuparos por si me estáis causando problemas. Es tarea mía. Es mi propio trabajo. Es responsabilidad mía. Si he hecho esto es porque se supone que tengo que hacerlo. Este es el trabajo que tengo que hacer. Así pues, no hay ninguna razón para sentirse mal por ello.

Ahora bien, ¿cuál es el propósito? Como os he dicho es para poder estar cerca de vosotros sin que os sintáis intimidados o atemorizados, sin que ni siquiera sintáis que no soy humana. Yo me comporto exactamente como un ser humano, reacciono exactamente como los seres humanos. Todos estos poderes están ocultos en mi interior. A menos que seáis un alma realizada no lo comprenderéis. Intentéis lo que intentéis no lo comprenderéis. Quizá si en vuestras vidas anteriores hubieseis tenido vuestra Realización o hubieseis hecho tremendos punyas, podríais reconocerme. Algunas personas de este tipo lo han logrado. Pero para hacerlo más fácil y agradable para vosotros tenía que volverme absolutamente un ser humano. De modo que me casé, tuve hijos, tuve nietos e incluso como habéis visto voy de compras. La gente se sorprende de que tome Coca-Cola. ¡Se supone que no debo tomar Coca-Cola! O de que coma palomitas. La gente se sorprende. Pero debo ser igual que vosotros. Aunque en mi interior no lo soy, exteriormente si lo soy.

Mi atención es de tal forma que penetra en todo y recuerdo muy bien hasta el más pequeño detalle. Incluso a mi edad mi memoria es muy buena. Esta atención misma es muy penetrante. Cuando penetra en algo lleva consigo los poderes que se necesitan y empiezan a actuar. Es una maquinaria muy sutil tremenda, que hace maravillas. Por eso vosotros me contáis que os ha sucedido este o aquel milagro. Nada es un milagro, porque si todos vosotros estáis en mi cuerpo y mi cuerpo es divino; ¿qué es un milagro? Es simplemente una comunicación. Al igual que esta mano se comunica con la otra mano, yo me comunico con vosotros.

Pero un punto muy importante es que no debéis perderos con esta forma de Mahamaya. Es algo muy peligroso, porque una vez que os perdéis… ¡Madre mía! En tal caso no actuará, no funcionará. Todo esto no es algo casual o informal. Aunque yo quiero vivir de un muy informal para mostraros que soy normal, en realidad no lo soy. Por esta razón, vosotros no debéis usar vuestra atención de un modo informal. Entonces no funcionará, porque vosotros estáis en mi cuerpo. Cada célula de mi cuerpo es consciente y cada célula tiene un reflector. Yo no conozco esta parte, vosotros la conocéis. Hay un reflector en nosotros que funciona a control remoto. También funciona a control remoto sobre vuestra atención. Si vuestra atención no está bien, la corrige. Os coloca.

Este es el mejor modo de hacer evolucionar a los seres humanos. No había otro modo de hacerlo, porque la atención de la gente en todo el mundo, aún no está en el Espíritu. Pero de repente, vislumbran que debe haber algo más allá. Muchas religiones aparecieron, muchas religiones hablaron de ello. Ahora bien, pueden hablar de ello o describirlo, pero la conciencia de que debemos ser el Espíritu aún está en muy pocas personas. A estas personas los llamamos buscadores de la verdad, mientras que el resto de la gente no lo son. Los demás solamente están ocupados con esto o aquello. “¡Oh, estoy muy feliz! Estoy muy feliz conmigo mismo. Tú disfruta de tus vacaciones y yo disfrutaré de las mías”. Hablan de este modo.

En estas circunstancias, uno debía venir camuflado para estar entre ellos. Yo diría que ellos son como enemigos, enemigos del Amor de Dios. Debes estar entre ellos como un espía. Tienes que camuflarte y hacerles bailar aquí y allá. Dejarles que se pierdan un poco aquí o allá. Dejarles que vean por sí mismos, porque Mahamaya os lo permite. Hay algunos sahaja yoguis que dejan Sahaja Yoga y se pierden. Yo digo: “Muy bien, si se han ido, muy bien. Nos hemos desecho de la basura. No importa”. Entonces ellos vuelven. “Madre nos ha sucedido tal o cual cosa. Alguien tuvo esto o aquello. Tuvimos un accidente, alguien se puso enfermo. Alguien es muy infeliz. Rompimos el matrimonio”. Todo tipo de cosas. Cuando me dicen esto simplemente sonrió. Es “falsa moneda”. Muy bien, no importa. Ellos vuelven a Sahaja Yoga pero son dejados detrás de los demás. Después se van elevando lentamente. Han vuelto porque han sufrido. En cierto modo son un buen ejemplo para que los demás comprendan que no queremos sufrir más.

Los sufrimientos de ningún modo vienen de Mahamaya. Por el contrario, una vez que me habéis llamado Madre, hay una atención protectora sobre vosotros. Aunque, si os comportáis mal, si cruzáis todos los límites, empieza a actuar sobre vosotros. Esto ha sucedido en muchas ocasiones. Algunos han vuelto pero otros aún siguen colgando por ahí y haciendo cosas erróneas. Han hecho cosas terriblemente erróneas y saben que serán descubiertos.

Lo peor que ocurre en Sahaja Yoga es que la gente intenta sacar dinero de mí, porque saben que yo no comprendo el dinero. No comprendo los bancos, soy muy mala con esto. Aunque en realidad no lo soy. Yo sé todo. Sé todo de todo el mundo. Ellos me mienten. Pero aunque yo sé que me están mintiendo se lo permito. Haced lo que queráis en Sahaja Yoga, pero sabed que tendréis que pagar por ello. Esta Mahamaya rupa es algo tan grandioso que yo no tengo que decir nada directamente. Vosotros ni siquiera os dais cuenta que está funcionando, pero después venís corriendo a mí: “Madre, me ha sucedido tal cosa”. Yo no he hecho nada ni directa ni indirectamente, pero una vez que salís de la protección de vuestra Madre, hay todo tipo de fuerzas negativas a vuestro alrededor, aunque no podéis verlas porque estáis parcialmente ciegos. No podéis ver a vuestra Madre ni podéis ver esas fuerzas negativas. Entonces caéis presa de sus palabras, de sus actos o de cualquier otro modo. O quizá caéis en un tipo de cultura paradójica como tenéis aquí. Podéis caer presa de ello. Conozco a alguien que se marchó de Sahaja Yoga y ahora está bebiendo mucho y haciendo todo tipo de cosas. Esta persona se ha perdido a causa de sus actos. Yo no le estoy haciendo nada.

Si vosotros estáis conmigo, si estáis en Sahaja Yoga, sois protegidos y cuidados. Pero debéis aferraros a ello, debéis tener fe. Entonces, incluso si hay un problema, se resolverá. Pero aquellos que han salido, los que se han ido más allá de mi alcance, sufren. Por esta razón yo diría que no les estoy haciendo ningún daño ni siquiera indirectamente. Porque yo he decidido no dañar a nadie. Esto lo he decidido. Especialmente no quiero dañar a aquellos que me llaman “Madre”. Aunque son dañados. No hay duda, son dañados malamente.

Si os ha sucedido algo así, simplemente aceptad el reto: “Muy bien, no importa. Madre perdona a todos. Si ha sucedido, sucedido está. Es una lección para mí. Sucedió por alguna razón, pero ahora ya ha pasado”. Si lo hacéis de este modo, incluso podríais volveros un sahaja yogui mejor que muchos otros.

Este tipo de suceso es muy común en todos los países. Siento que toda esta cultura es muy paradójica. Toda la cultura es muy paradójica. Pagamos por cosas que son feas y desagradables. Pagamos por cosas que son pecaminosas. Pagamos y aceptamos todo lo que es sucio e inmundo. Es muy paradójica, porque va en contra del crecimiento espiritual. Por un lado sois espirituales, queréis ser espirituales y por el otro tenéis esta cultura paradójica que os lleva directamente al infierno.

Es como una historia que me contó en cierta ocasión Babamama. Es una historia muy interesante. Me contó que a algunas personas que hicieron muchos punyas se les llevó al cielo. Allí vieron que todo el mundo estaba meditando y gozando.

Entonces dijeron: “¿Qué es esto? Nosotros ya hicimos todo esto con Sahaja Yoga. ¿De qué sirve hacerlo aquí de nuevo? Debemos tener alguna otra cosa. Así pues, echemos un vistazo al infierno”.

Entonces bajaron a ver el infierno y en el exterior estaban teniendo esta cultura paradójica de hombres y mujeres desnudos bailando y gritando. Allí había cosas sucias e inmundas. Entonces dijeron: “Esto parece algo diferente”.

La gente que estaba haciendo todos esos actos les preguntaron: “¿Por qué estáis aquí?”

Ellos dijeron: “Únicamente hemos venido para ver el infierno”.

“¡Oh, muy bien! Hay mirillas, podéis mirar a través de ellas”. Habían grandes, grandes agujeros, a través de los cuales empezaron a mirar. En uno de los agujeros vieron gente que se metía en un tipo de suciedad como pus o algo así. Otros en heces o algo parecido. Otros estaban gritando en una ciénaga de la cual no podían salir. Otros estaban siendo hervidos en aceite hirviendo y otros golpeados. Había serpientes, escorpiones, esto o aquello.

Ellos dijeron: “¿Qué es todo esto?”

“Este es el infierno que queríais ver. Este es el infierno. Si queréis podéis ir allí”.

Ellos dijeron: “¿Y qué estáis haciendo vosotros aquí?”

“Este es el departamento de publicidad del infierno”.

Entonces salieron corriendo de vuelta al cielo y pidieron perdón diciendo: “No queremos, no queremos ir al infierno, ya hemos tenido bastante”.

Del mismo modo, el mundo entero es un camuflaje. Si lo observáis, veréis que es anti-Mahamaya. Se dice que esta maya es creada por Dios. No lo es. La maya que Dios ha creado es este mundo, todo este universo. Pero esta vida ilusoria ha sido creada por los seres humanos. Absolutamente. A través de las proyecciones de sus cerebros y de su capacidad mental, lo han proyectado. Porque el dinero lo es todo. Y si el dinero lo es todo, entonces de una forma u otra podéis hacer cualquier cosa para obtenerlo. Cada día podéis leer en los periódicos historias horribles de cómo la gente quiere hacer dinero, cómo quieren vender a sus hijas o a sus esposas. Cualquier cosa está bien siempre que tengas dinero. Si puedes ganar dinero no importa.

Esta es una de las ilusiones que los seres humanos han creado, es lo que llamamos “la maya del dinero”. Con ella también viene la riqueza, las posesiones y el materialismo. Todo ello ha sido creado por los seres humanos. Este materialismo os consume hasta convertiros en una personalidad que se involucra en todo tipo de actos pecaminosos. Pero se supone que todo está bien, porque si el dinero está bien el materialismo también lo estará.

Podéis ver por ejemplo cómo los españoles fueron a América y asesinaron a tantos aborígenes. Después los ingleses y otros países también fueron a América. Les torturaron de tal modo, que es incomprensible que los seres humanos puedan comportarse de este modo con gente sencilla. Eran simplemente gente sencilla que vivía en la jungla. ¿Cómo pudieron hacerles algo tan horrible? Podéis llamarlo genocidio. Lo que hicieron fue algo verdaderamente terrible.

Nosotros sabemos más de los alemanes y cómo se han comportado recientemente. Pero incluso en aquellos tiempos solían hacer todo tipo de cosas. Entonces la naturaleza, que es la Maya de Dios, responde. Hace mucho tiempo, la gente de América central cerca del río Missisipi en Missouri, eran llamados rednecks (campesinos blancos de los estados del sur). Él debe recordar esto. Los negros les llamaban rednecks. Por esta razón mataban a muchos negros, colgaban a sus hijos de un árbol, lanzaban sus cuerpos al río, a veces les ahogaban. Hacían todo tipo de cosas a la gente negra bajo la excusa de que ellos eran gente blanca y eran superiores, comportándose incluso peor que los animales. Como sabéis, ahora han tenido inundaciones allí. Han tenido terribles inundaciones y muchos de estos rednecks se han ahogado y han muerto. Uno podría preguntarse: “¿Cómo ha podido suceder esto?” Así es.

Otro ejemplo que os daré es cómo los americanos estaban tratando a los bolivianos y a los colombianos. Les compraban el trigo y todo lo demás muy barato, de modo que los campesinos tenían un beneficio mínimo. Después ellos lo vendían al doble y ganaban mucho dinero. Desde cualquier punto de vista, todo esto es algo verdaderamente criminal. Pero lo hacían. No sé qué año fue, creo que en 1978 o algo así, fui a Colombia. Allí había un hombre que vino a una fiesta a la que yo también asistí con mi marido.

Este hombre me dijo: “He oído que usted es una gran persona santa, de India. ¿Podría darnos bendiciones para que podamos golpear fuertemente a estos americanos y les veamos caer? Porque el modo en cómo nos están empobreciendo y lo que nos están haciendo muestra que son horribles”.

Yo le dije: “¿Por qué quieres golpearles?”

“Lo necesitan, de otro modo no se corregirán”.

Yo simplemente estaba en la fiesta y no quería discutir esto, así que le dije: “Muy bien”.

Como sabéis la cocaína apareció allí. Si vais y veis ese lugar ahora os sorprenderéis. Cuando yo estuve en Bogotá con mi marido era como una ciudad de chabolas. Era absolutamente como una ciudad de chabolas, construida con trozos de hojalata y cosas así. Pero ahora, hay grandes edificios con escaleras mecánicas y todo lo demás. Antes solían traer el petróleo con carros de burros. ¿Podéis imaginarlo? En tan poco tiempo se ha vuelto un gran país. Y no solo eso, ahora toda América está temerosa de ellos, incluso Australia lo está.

Las drogas se las llevan los mismos americanos. En Washington hay tal almacén de drogas que no saben qué hacer con ellas. Incluso los senadores toman drogas. ¿Podéis imaginarlo? No me sorprendería que algún día el Sr. Clinton apareciese con alguna droga. Es sorprendente cómo se ha puesto de moda. Para ellos es algo fantástico. Si vais a cualquier fiesta de gente de élite -a las cuales yo tuve que asistir durante algún tiempo- veréis que solamente hablan de drogas.

“¿Quieres tú? ¿Qué droga te gusta a ti?”

Yo dije: “A mí no me gusta ninguna droga”.

“¿No? En tal lugar puedes conseguirla barata, si vas allí puedes conseguirla”.

Esto es lo que discuten en las fiestas de élite. Lo mismo ocurre con los gurus. “Hay un gran mercado de gurus. Podéis incluso regatear”. Así es. Es todo muy estúpido.

Yo dije: “Esta gente es muy inmadura, son peores que niños”. No han crecido, solamente lo han hecho en edad. Es cierto que han desarrollado máquinas y cosas de ese estilo, pero esto no tiene nada que ver con el crecimiento de vuestra personalidad. Por esta razón, por la actitud que tienen hacia las cosas, creo que aún son pequeños. Y prácticamente todo el mundo debe haber tomado drogas. Excepto los asiáticos, que quizá no lo hayan hecho. He sabido que hay dos genes que protegen a los asiáticos. Ahora bien, la gente de raza blanca no tiene estos genes protectores.

El otro día les dije en la charla que hay dos genes protectores que solo se encuentran en los asiáticos, es decir, en los chinos y en los indios. El resto de la gente no tiene estos genes protectores. De modo que son vulnerables a todo tipo de estupideces que hay hoy día y por esta razón las aceptan muy fácilmente. Yo solía maravillarme de cómo esta gente educada y de clase alta, quiero decir gente de la categoría de mi marido, eran tan estúpidos. Cada vez traían a una nueva mujer.

Un día uno de ellos trajo una esposa que apenas tenía veinte años de edad. Aquél individuo tenía al menos setenta años. Yo no lo entendía. Mi esposo me pellizco y me dijo: “Ella es su esposa. ¿De acuerdo? ¡No la llames nieta!” Porque yo solía meter la pata una y otra vez allí. Venía gente muy absurda. Un hombre anciano de setenta años viniendo con una mujer de veinte. Quiero decir, que nunca pensaríais que ella era su esposa. Como mucho una cuñada, como mucho. Pero yo pensé que era su nieta, de modo que mi esposo me pellizco y me dijo: “No lo es”.

Así es. Es un mundo tan paradójico que si os acercáis a él desde sahaja pensaréis: “¿Qué está sucediendo? ¿Qué están haciendo? ¿Cuál es su problema?” Ahora quitarse la ropa es algo grandioso. En cierta ocasión en Suiza, que es un país muy frío, me puse mi jersey, mi abrigo, me cubrí la cabeza y me puse calcetines cálidos. Me puse todo porque dijeron que saldríamos a dar un paseo. De modo que bajamos. Allí hay un lago llamado Lausanne. En Lausanne hay un gran lago. Como de costumbre, Gregoire se adelantó para echar un vistazo antes. Entonces volvió corriendo a gran velocidad.

Dijo: “¡No, no Madre, no puedes ir allí!”

Yo le contesté: “¿Por qué?”

“¡No! ¡No puedes! Lo siento. No puedes ir. Vayámonos”. Había un montón de mujeres sentadas en topless.

Como sabéis, esto mismo sucedió en Australia y en Nueva Zelanda mientras disputaban un partido de cricket. Se supone que son muy buenos jugadores de cricket. Cuando encendimos la televisión, allí estaban las mujeres sentadas en topless. La apagamos inmediatamente. No pudimos ver aquello. Pero ahora me han dicho que están perdiendo en cricket. Definitivamente lo harán. Comparados con ellos los jugadores indios son chicos jóvenes e inocentes. Son muy jóvenes, de veinte o veintiún años. Pero aquí no hay inocencia, no hay castidad ni respeto. Las mujeres se sientan en topless. ¿Cómo pueden ganar así? Están insultando a la Diosa. ¿Cómo pueden ganar de este modo? No pueden ganar. Además, el cricket se supone que es un juego sensato. Incluso dudo que puedan ganar en ningún otro juego, porque esto distrae la atención completamente. ¿Por qué van de este modo? ¿Acaso estas mujeres intentan volverse prostitutas? ¿Qué sentido tiene esto? No puedo entenderlo. Pero aunque se lo digas, ellos no lo entienden. Me dijeron que Mrs. Thatcher dijo abiertamente que en esta cultura la mujer debe exponer su cuerpo. Qué paradoja. No puedo entenderlo. Por un lado muestran a la Madre María como una personalidad sublime y por otro muestran a la mujer desnuda. ¿Quieren convertirse en la Madre María o en qué? Y a la gente les gusta esto, les gusta gente horrible como Michael Jackson que es muy famoso y gana mucho dinero. Observad la paradoja. ¿Podéis decir que este es un país avanzado cuando existen ideas tan bajas? ¿Cómo puede ser?

Después de venir a Sahaja Yoga podéis ver por vosotros mismos cómo estos genes protectores se establecen en vosotros. Esto es lo que ocurre en Sahaja Yoga. Por esta razón, súbitamente habéis abandonado todas las cosas sin sentido. Ahora ya no queréis todo eso. En realidad, si observáis todo esto desde un punto de vista lógico, sin la maya de todo este sinsentido, podéis comprender lógicamente que todo esto es erróneo. Por ejemplo: “¿Por qué sentís envidia de otro hombre o mujer?” Sentís envidia. Esto simplemente significa qué queréis tener una vida como la suya, ¿no es así? La gente ha asesinado a hombres o mujeres por envidia. Si esto fuera normal y natural, si nos diese gozo, no os sentiríais mal por ello.

Debemos comprender todas estas cosas de un modo lógico; ¿por qué no queremos hacerlo? Si esto le sucediese a nuestra hija no nos gustaría. Aunque hoy día hay gente que incluso les gustaría que les ocurriese a sus hijas. A este límite estamos llegando. Por ejemplo, si alguien tuviese algo con su hija hoy día, toda la sociedad estaría en contra. Pero quizá mañana, esta maya, esta horrible maya demoníaca que es en realidad antimaya, funcionará de tal modo que a nadie le importará. Podría ser. Si vosotros no sostenéis en vuestras manos esta cultura sahaja, no sé qué sucederá. Si leéis todos los días el periódico, os sentiréis mareados. No se puede comprender en qué tipo de maya está perdida la gente.

Así pues, esta es una antimaya. Como Mahamaya ha venido, esta antimaya también lo ha hecho. Os puedo asegurar que hace cincuenta o sesenta años no estábamos tan mal. De vez en cuando la gente hacía alguna tontería, pero ahora se ha vuelto desenfrenado. Se ha vuelto una moda. Es incluso peor, ya que si es aceptado como una moda y vosotros no lo hacéis, sois excluidos. Te mandan al manicomio. Debéis ver esto claramente, porque ahora vosotros habéis entrado en la Maya de Dios. “Maya” también significa amor, el Amor de Dios. En él debéis abrir vuestros ojos y ver las cosas horribles que están haciendo. ¿Qué es esta discoteca?

En India también trajeron la discoteca. Por supuesto, fueron algunos chicos musulmanes ricos que llevaban chicas jóvenes, ya que en la discoteca la ley era que debías llevar pareja. Debían ser chicas jóvenes pero adultas, quizá ni siquiera adultas. Allí empezaron a darles alcohol, empezaron a beber y se perdieron. Entonces los padres, no las aceptaron de vuelta. Tuvieron que ir a burdeles o fueron vendidas, no sé qué les sucedió. Esta fue la reacción de este país. Aunque quizá un día lo acepten. Un día podríamos tener lo mismo que vosotros, porque todo esto tiene un efecto muy poderoso. Pero la Maya de Dios es de tal modo, que crea todas las cosas bellas para que os perdáis en ello, para que lo veáis, para que lo imaginéis y lo pintéis. Pero no, no están interesados en ello. Incluso de esto harán algo horrible. Harán de cada retrato algo desagradable y horrible. Harán de cada rostro algo feo. Esta es la antimaya que existe, por esta razón necesitabais a Mahamaya para que lo corrigiera y resolviera el problema.

Todo el Trabajo del Divino depende de vosotros, dondequiera que estéis. La cuestión no es cuantos sois, sino lo intensos que sois allí dónde estéis, cómo deseáis hacerlo funcionar, cómo deseáis poner vuestra atención en ello. Es muy importante cómo vais a hacerlo, porque debéis comprender la responsabilidad que tenéis. Este mundo se está ahogando. Siento que al menos el ochenta por ciento de la gente será destruida. Otro diez por ciento se quedarán colgando entre medias en el limbo. Y por el modo en cómo se está desarrollando en Occidente, solamente el diez por ciento serán sahaja yoguis. Quizá en India no sea así, no puedo asegurarlo. En India Sahaja Yoga se está moviendo muy rápidamente. En Rusia y los países del Este la gente también está saltando a Sahaja Yoga. No sé cómo han podido descubrirme tan fácilmente. Ellos dicen que es evidente por mi rostro. No sé qué les hace pensar así.

Otra maya que existe es el poder. Si logran evitar el poder del dinero entonces intentan conseguir poder sobre un territorio, sobre una tierra, sobre esto o aquello. Esto también les volvió bastante locos en el pasado. Pero ahora todos están luchando por una tierra que nunca les pertenecerá en realidad. Permanecerá aquí permanente por toda la eternidad. Aun así la lucha continúa. Después luchan en nombre de la religión por una zona en particular. O bien luchan por cambiar su religión o por traer más gente a esa religión. No sé qué idea tienen de la religión. ¿Acaso la religión es para eso? Simplemente pensad en ello. Nadie lo piensa. ¿Para qué es la religión?

Aquí de nuevo Mahamaya tiene que trabajar. Mahamaya funciona de tal modo que integra todas las religiones. Ella muestra que todas las religiones son lo mismo, tienen la misma esencia de espiritualidad. Han crecido en el mismo árbol de espiritualidad. En vez de hacer a la gente espiritual, han hecho que se oriente al dinero o al poder. Quiero decir que es justo al revés. Es como un árbol que creciese hacia abajo o algo así. Es algo absurdo que no se puede explicar. Esto es la ilusión. A esta ilusión se la llama maya. Y esta ilusión es muy atractiva para mucha gente. Es atractiva, este es el punto que me preocupa. Es una ilusión y la gente corre detrás de este espejismo hasta que finalmente son destruidos.

Tal y como estamos ahora, podemos ver que -como mucho- el diez por ciento de la gente será salvada. Este es un suceso muy triste, porque ha llevado mucho esfuerzo crear a los seres humanos, el hacerles correctamente, hacerles sensatos, para que ahora todos sean destruidos. Soportar esto es demasiado. Es difícil de creer, pero sucederá si vosotros no os lo tomáis seriamente y lo hacéis funcionar.

Además, para vosotros no debería existir ninguna ilusión. Pero muchos de vosotros estáis muy ocupados con otras cosas. Para vosotros otras cosas son más importantes que Sahaja Yoga. Ahora bien, podéis llevar Sahaja Yoga a cualquier cosa que estéis haciendo. Podéis llevar Sahaja Yoga a cualquier cosa. Por ejemplo, a la política, a la agricultura, a la vida social, a vuestros trabajos, podéis llevar Sahaja Yoga a todas partes. A través de vuestro propio comportamiento, a través de vuestra inteligencia, podéis llevar Sahaja Yoga a cualquier campo. Debéis pensar: “¿Dónde puedo llevar Sahaja Yoga? ¿Dónde podemos hacerlo funcionar?” Esto sería entrar en la Maya de Dios, libraros de todas las ilusiones que son falsas y no os permiten ver lo correcto ni entrar seriamente en el lado productivo de Sahaja Yoga. ¿Podéis imaginar cuán productivo es Sahaja Yoga, cuántos milagros han sucedido, cómo este Poder divino está ansioso por ayudar a pesar de esta Mahamaya y todo lo demás?

Os daré el ejemplo de mi nieto, porque en esta ocasión tuvimos una gran maya con él. Yo le dije: “No debes ir a Cambridge. No dan la admisión fácilmente y además es muy teórico, no creo que sea bueno para ti. Te aburrirás allí, es mejor que no vayas”.

Pero él no me escuchaba. Después accedió: “Muy bien, si obtengo la admisión en una de estas grandes universidades de América iré”. Pero no lo intentó. No hizo nada. En el último minuto le dimos la solicitud y la envió. En el último minuto.

Ellos dijeron: “No puedes venir. Esto o aquello. Tienes que prepararte para tal examen, el examen del SAT, para aquel examen”. Esto le asustó. Entonces aprendió la lección. “Dios mío, yo pensaba que era fácil ir a América, pero no lo es”. Incluso aunque garantices que tienes el dinero no es fácil. Entonces empezó a pensar: “¿Por qué estaba pensando tanto en ir a Cambridge? Es igual de difícil”. Hasta ese momento él quería ir al examen del SAT. Ahora bien, la fecha del examen era en seis días y yo pensé: “¿Cómo podrá ir? En seis días ni siquiera tendrá tiempo para prepararse”.

Entonces le contestaron: “No puedes venir al SAT”. Él estaba establecido en India y no sabía qué hacer.

Pero aun así seguía diciendo: “Intentaré ir a Cambridge de nuevo”.

Yo le dije: “Ahora olvídalo”.

Pero no me escuchaba. Estaba muy decepcionado. Me telefoneó para decirme: “Si tengo que ir a América iré a una buena universidad. De otro modo, no tiene sentido ir allí a una universidad barata; puedo tener una mejor educación en India”.

Yo le dije: “Muy bien”. Entonces le di un bandhan, porque quería ir al extranjero y aprender. Esto está bien. Podéis imaginarlo, ha funcionado como un verdadero milagro. La universidad le escribió diciéndole que le habían admitido sin condiciones. Nadie hizo nada. Nadie escribió nada. Pero le dijeron esto. Nadie podía comprender lo que había sucedido. ¿Cómo había podido conseguir la admisión sin condiciones? Esto es un milagro. Pero antes de que funcionara, está maya debía actuar, de otro modo él no habría comprendido la importancia que tenía.

Esta maya también actúa en vuestras vidas cuando no queréis hacer lo correcto. Muy bien, haced esto. Hacedlo. Muy bien haced aquello. Hacedlo. Finalmente aprenderéis la lección.

Yo nunca os digo que no cuando vosotros decís: “Madre, quiero hacer tal cosa”.

“Muy bien, id”.

“Quiero hacer aquello”.

“¡Oh, pues hacedlo, haced lo que queráis!” Si veo que sois receptivos puede que os diga: “Es mejor que no lo hagas, esto no va a ayudarte”. Pero después, cuando se llevan una gran desilusión toman la decisión correcta, llegan a la conclusión correcta. Primero se les permite que lo intenten con su propia libertad, pero entonces se dan cuenta de que lo que Madre decía era correcto. Debería haber hecho aquello”.

Así es. Así es la maya, os permite hacer lo que queréis. Usáis vuestra libertad, vais de un lugar a otro, hacéis lo que os place. Cualquier cosa que penséis que es correcto, lo hacéis. Esta es una parte de la maya. Pero Mahamaya es la que os trae de vuelta, os trae de vuelta a la normalidad, os trae de vuelta a la realidad para que comprendáis. Es en este punto donde comprendéis a Mahamaya.

Yo diría que igual que hicieron los rusos. ¿Cómo llegaron a comprender que yo estaba haciendo un trabajo más grande que el que hizo Einstein? Ellos dijeron: “¿Quién es Einstein? Él solamente trabajo con la materia, pero Tú estás trabajando con seres humanos, Madre. Para ellos yo soy más elevada que todos ellos, más grande que todos ellos. Lo cual, por otro lado, debo decir que es un hecho. En cierto modo es un hecho, por el modo en cómo está funcionando. Ahora bien, esto no significa que haya ningún ego al respecto. Simplemente estoy hecha así y por eso lo hago. ¿Qué hay de especial en ello? Siempre he sido así, por eso soy así. ¿Qué hay de especial en ello? Uno siente orgullo y ego solamente cuando piensa que está haciendo algo que está más allá de uno mismo. Pero como podéis ver, todo esto ya es así. Yo ya lo tenía.

Por ejemplo, esta tienda tiene el sentido de darnos sombra. Entonces, si nos da sombra; ¿debería tener un ego por ello? El Sol tiene el sentido de daros luz. Si os da luz lo hace porque Dios le dio la luz a él para que la diera a los demás, por esta razón os da luz. ¿Debería tener un ego por ello? Pero cuando vosotros asumís que tenéis algo especial, entonces tenéis que poner de manifiesto lo que tenéis especial. Ahora bien, las flores son bellas, son muy especiales, son encantadoras. Quiero decir, que ni siquiera puedo apartar mi atención de ellas de lo bellas que son. Muy bien, pero si son así, así son. ¿Qué hay de especial? No van a tener ningún ego por ello. No van a pensar: “Que buenas somos, que bellas somos”. Nada de eso.

De nuevo, este ego aparece cuando viene Mahamaya, en la cual entráis en la maya de vuestra propia comprensión. Ahora sois sahaja yoguis. Debéis estar muy orgullosos de ello. Deberíais estarlo. Observad a toda esa gente horrible que no están conectados con Dios en absoluto. No tienen nada que ver con él. Ayer aquella mujer me sermoneo diciéndome:” ¿Por qué no adoras al Señor?” Me estuvo dando un sermón.

El tipo de conjeturas como: “Yo soy algo grande”, es lo que os hace tener ego. Pero esta maya está ahí porque debéis aprender. Finalmente vuestro ego se rompe y comprendéis: “Que confundido estaba”. Entonces decidís que no queréis tener ego nunca más. Quiero decir, que hay algunos sahaja yoguis que incluso rehúsan hacer ningún trabajo para Sahaja Yoga.

Yo les digo: “¿Por qué?”

“Madre, somos demasiado inteligentes y nuestra inteligencia nos engaña y desarrollamos ego”.

Yo les digo: “Eso es un escape. No sucederá así, Sahaja Yoga nunca puede daros ego, os dará gozo. Si os da ego entonces no es sahaja. Solamente debería daros gozo. Si dais la Realización a alguien, o si curáis a alguien o si sois amables, todo esto solo os dará satisfacción y gozo. Es un hecho. Quiero decir que habéis venido desde todas partes hasta aquí, hacéis muy buena música, incluso habéis aprendido el estilo indio. Cualquiera desarrollaría ego, pero no es así, ya que en la maya de vuestra Madre simplemente gozáis.

La maya debería daros gozo. Esto es lo mejor que os puede dar esta Maya, el que podáis gozar tanto. Creo que esta Mahamaya ha creado una atmosfera muy bella para que podáis gozar unos de otros, para que podáis gozar de mi compañía y de la naturaleza. Es tal relación, una comprensión muy bella de todas las cosas. A nadie le preocupa quién es más elevado, quién es menos, qué posición ocupa, cuánto dinero tiene o qué posesiones tiene. Nada de eso, simplemente gozáis todos juntos. Si alguien tiene algún talento, el goza de su talento y los demás también gozan de él. Sin celos, sin rivalidades, sin nada de eso. Si alguien canta mejor, pues muy bien.

Me dirán: “Madre, él canta muy bien”. Hay una persona en París, creo que es negro, quiero decir de raza negra, ya que tiene el pelo muy rizado. Es muy buen chico. De repente alguien vino de Italia y me dijo: “Madre, ¿sabes que el baila muy bien?”

Yo le dije: “¿Cómo lo sabes?”

“Le he visto bailando”.

Él le preguntó: “¿Cuándo me has visto bailando?”

“Te vi en un programa”. Le vio en un grupo. Simplemente se fijó en él y le dijo: “Estaría bien si bailas delante de Madre”. Esto fue algo muy gozoso. Le vio en un programa dónde al menos había dos mil personas bailando y se fijó en él en particular. Él era de París y el otro de Italia y fijaos el modo en cómo sus ojos se fijaron en él.

“Deberías bailar para Madre. ¡Debes hacerlo! Eres muy bueno”.

Lo era en realidad. Pero de algún modo, yo no me di cuenta. O quizá aunque le vi no se lo dije. Pero este hombre, le cogió y le puso allí. Estas cosas son muy gozosas. Porque de otro modo, lo que uno haría normalmente, es venir enfrente de mí y empezar a bailar presumiendo, tanto si sabe hacerlo como si no. Normalmente. Pero, a aquel que verdaderamente sabe, no se le trae de un modo tan impersonal como hizo este hombre. No importa si es de Rusia, de América o de India.

De modo que todas las diferencias basadas en el color de la piel se acaban. Entonces todo el mundo aprecia el talento de los demás. Todo el mundo. De repente alguien vendrá y dirá: “¡Oh, él es verdaderamente una joya!”

“¿Cuándo le has visto?”

“¡Oh, alguien me lo ha dicho!” Este reconocimiento y estos bellos sentimientos por los demás solamente son posibles a través de Sahaja Yoga. Sin celos, sin rivalidades, nada de eso. Esas cosas vienen a causa de la ignorancia, que crea una maya acerca de vosotros mismos donde pensáis: “Soy esto, soy aquello”. Pero este “yo” se desmorona a través de estos bellos sentimientos.

Todos los condicionamientos también crean una maya. Hay condicionamientos como: “Yo soy de tal familia. Pertenezco a tal cosa”. Todo esto ha de desaparecer.

Hoy es el día especial del año nuevo del cual dicen que es el día más auspicioso para comenzar cualquier tarea nueva. Esta disolución de Mahamaya ha de comenzar. Debéis intentar comprenderlo poco a poco.

Mucha gente me pregunta: “Madre ¿Cómo has hecho tal cosa?” ¡Olvidadlo! Esto es Mahamaya. ¡Olvidadlo! ¿Cómo lo hice? Simplemente olvidadlo. No necesitáis entrar en eso. Simplemente gozadlo. Simplemente gozad que estáis en esa maya y que lo podéis disfrutar. Este es el mejor modo de gozar de esta Mahamaya. Hoy, por primera vez tenemos este Puja a Mahamaya. Porque pensé que en Gudipadwa debíamos hacer algo único que envolviera todo Sahaja Yoga. Todo Sahaja Yoga. No se trata de una encarnación ni de un nadi, ni de una Diosa, sino que todo está allí. Como el ejemplo que doy a veces; una película tiene el audio, el video, el drama, la música, la interpretación, todo está allí. Hoy día todo esto está en una película. Quiero decir que todo ello está integrado.

Del mismo modo, creo que Mahamaya tiene todo en Ella. Todo lo que me decís, cualquier cosa que os hace gozar, todo lo que descubrís. Todo ello está en la visión de Mahamaya que ha sido creada para vosotros.

Que Dios os bendiga.