Puja de cumpleaños, “La mente es un mito”

New Delhi (India)

Feedback
Share

Puja de cumpleaños, “La mente es un mito”. Delhi (India), 21 de Marzo 1996.

[Falta la traducción de la primer parte que habla en Hindi] 

Hoy voy a hablaros de la mente, la gente no sabe lo que es la mente. Para los sahaja yoguis es muy fácil comprender que nosotros reaccionamos ante las cosas del exterior; la razón es que tenemos dos terribles tendencias, una es el ego y la otra es aquello a lo que se nos acostumbra, o bien podemos llamarla superego o condicionamiento. Por tanto, ambas cosas, nuestro ego y nuestro condicionamiento se están expresando constantemente en el exterior; y esta reacción, que está en nuestro interior no es sino una burbuja en el océano y esta burbuja nos mantiene lejos de la realidad. Estas burbujas son pensamientos que golpean vuestra cabeza constantemente y ni siquiera sabéis por qué vienen a vosotros; pero cuando dependéis de esta mente artificial que tenéis, entonces perdéis la discriminación o discernimiento para saber lo que está bien y lo que está mal. Es una mente en la que se originan todo tipo de cosas diabólicas, todas las peleas, las disputas, el sentimiento de posesividad, y finalmente la guerra también se origina ahí.

Esta mente no es otra cosa que un mito, todas estas ideas tan concretas, destructivas, de alguna forma surgen y empiezan a crecer y a crecer, hasta que dais con gente a la que podéis impresionar metiendo todo tipo de ideas en su cabeza. Y así la gente se ve influenciada a través de lecturas con las cuales aprende determinadas cosas, o a través de las charlas y conferencias de otros o incluso a través de la hipnosis; la gente utiliza cualquier método que le es posible y al final acaba colocando vuestra mente en tal contexto que termináis por aceptar todas estas ideas destructivas; destructivas, quizá solo para vosotros o para todo el colectivo. Por tanto, esta mente no es más que un mito y estamos funcionando a través de esta mente. Nos quedamos satisfechos repitiéndonos constantemente “es mi mente la que quiere esto”.

En cierta ocasión un sahaja yogui hindú fue a América y me dijo: “Madre, los americanos llevan a cabo ciegamente todo lo que les dice su mente”. Yo le dije: “¿Qué quieres decir con eso?” Y él me contestó: “Le dije a mi mujer que me comprase una camiseta y al final se compró unas faldas. Ella tiene un montón de faldas, pero al final se compró más. Yo le dije: “¿Por qué has comprado las faldas, si ya tienes muchas faldas?” Me contestó: “Las vi y mi mente me dijo: tienes que comprar esas faldas, así que las compré”.

Así es, esta mente puede llevaros a hacer cualquier cosa equivocada, en primer lugar porque no tiene ningún contacto con la realidad y en segundo lugar porque es algo mítico; es algo completamente mítico, no es real. La gente cree que todo lo que ellos han creado ha sido gracias a su mente y sin embargo esto es una idea totalmente equivocada.

Incluso los grandes científicos, como Einstein, que dijo: “Me ha costado mucho esfuerzo llegar a descubrir la teoría de la relatividad”. Él tenía este concepto, como todos los grandes científicos tienen conceptos sobre los cuales comienzan su investigación; pero Einstein llegó a la conclusión de que finalmente tenía un concepto equivocado. De repente él dijo: “Voy a salir al jardín y voy jugar con las burbujas de jabón”. Así comenzó a jugar como un niño pequeño; y de repente, de no se sabe dónde, el mismo describe: “La teoría de la relatividad vino a mi mente”. Muchos científicos han dicho ya cosas como éstas, que no saben de dónde les vienen estas ideas. Ahora la gente está haciendo ciertos estudios para averiguar de dónde obtenían todos estos científicos las ideas. Todo esto ocurría de una manera muy sahaja, incluso el descubrimiento de la penicilina. Todas las cosas que han sido descubiertas por los grandes científicos no han sido a través de demostraciones o manipulaciones de la mente, sino a través de una fuerza desconocida que vino a su mente y por eso algunos piensan que estos son descubrimientos de la mente; sin embargo, la mayoría de ellos se han dado cuenta, incluido Newton, de que todas estas ideas provienen de una Fuente de la que ni ellos mismos son conscientes. Vosotros, como sahaja yoguis, ya sabéis que se trata de la fuente del Poder divino que es Omnipresente, el Paramchaitanya, vosotros lo sabéis porque podéis sentirlo, sabéis que está ahí. Pero aunque sepáis todo esto, como mínimo, debéis saber que tenéis que ir más allá de vuestra mente para llegar al estado de conciencia sin pensamientos.

Os lo repito constantemente, meditad, meditad, porque debéis estar en consciencia sin pensamientos, estado en el que no reaccionáis. Lo que ocurre entonces es que os hacéis testigos, os hacéis testigos de todo el drama, de toda la escena y os encontráis totalmente en paz con vosotros mismos, sin ningún problema. Lo que hacéis entonces es que os convertís en un instrumento de este Paramchaitanya, de este Poder Omnipresente. Simplemente observáis todo, sois testigos, y a medida que vais observando todo, os dais cuenta de que todo lo que estáis viendo, nada de todo eso os puede hacer reaccionar y sin embargo sabéis muy bien de qué se trata. Este es el estado en el que comprendéis verdaderamente la realidad de toda la situación. Es lo que muchas veces os he explicado de que si os encontráis en el agua sentiréis miedo de que las olas os puedan matar, sin embargo si os subís a una barca entonces podéis observar estas olas como algo muy hermoso. Y si sabéis nadar, entonces podréis saltar de la barca y salvar a la gente que se está ahogando. Esto es exactamente lo que ocurre cuando vosotros estáis en este estado en el que podéis dar la Realización a otros. Podéis ponerles en conexión con este Poder Omnipresente. Pero, en primer lugar, debéis aprender a estar en conciencia sin pensamientos. Muchos me dicen: “Madre, lo conseguimos a veces un segundo o dos segundos, pero no más”. Lo que ocurre es que cuando venís a Sahaja Yoga vuestra mente está llena de condicionamientos. Si habéis nacido hindú estáis identificados con la India, si nacéis en Inglaterra, estáis identificados con Inglaterra.

Una cosa que he observado de los sahaja yoguis es que tan pronto como salen de este condicionamiento de su mente ellos mismos empiezan a criticar la atmósfera en la que han vivido. Por ejemplo, los hindúes dirán: “¡ah, así es cómo es un hindú!” y si uno es inglés dirá: “!ah, eso es típico de un inglés! Nadie les gana a criticar a su propio país; como los europeos. No dejan de decir ellos mismos que conocen muy bien cómo son todos los europeos. Es como si la misma mente viera que todo es un mito, entonces uno deja de engañarse a sí mismo en el sentido de que la misma inteligencia deja de engañarse así misma, y así uno empieza a ver la situación de una manera apropiada y real porque no reaccionáis. El reaccionar es signo de una persona muy condicionada.

Uno puede estar condicionado por muchas cosas, por ejemplo, la religión; a pesar de que ya sabéis cómo está la religión hoy en día. Ahora mismo no hay ninguna religión real en ninguna parte, todo es una ambición de dinero o de poder, están luchando entre ellos mismos y sabéis ya claramente que ninguna religión es exclusiva, pero no cesan de luchar, y todo es debido a esta mente que les dice: debéis luchar por vuestra religión. En su interior, sin embargo, no hay ninguna religión, tampoco en sus vidas. Puede que sean las personas más corruptas e inmorales; sin embargo pertenecen a una religión en particular como si se tratase de un club; después se identifican con ciertas cosas y se creen con derecho a determinadas cosas solo por el hecho de pertenecer a una religión, culto o grupo.

Hay gente que realmente puede utilizar esta mente, a pesar de que se trata de algo artificial. En los tiempos modernos se utilizan muchas cosas artificiales, y esta artificialidad puede penetrar en cualquier cosa, como el plástico, por ejemplo. Por tanto esta mente puede penetrar en cualquier cosa y entra también en la mente de todas las demás personas. Así es cómo Hitler dominó a toda la juventud de Alemania y así también es cómo muchas personas han conseguido destruir la capacidad de razonar, el razonamiento que es lógico, no un razonamiento hecho a través de la mente, porque en ese caso no se le llamaría lógico, sería un razonamiento que, como podríamos ver claramente, no sería más que algo absurdo, una estupidez; porque esta mente, que no es más que una burbuja, como ya os he dicho, es algo tan limitado que no puede comprender la belleza, la gloria y la extensión de la Realidad.

Podríamos decir que esta mente no es más que un cúmulo de suciedad, que de un modo u otro debemos negar, debemos decirnos a nosotros mismos “debo ir más allá de mi mente”. Esta, así llamada, “mi mente” no me ha dado más que problemas. Y esta mente que ha estado controlándome todo el tiempo es como el reloj que nosotros mismos hemos construido y que a su vez no deja de controlarnos o como las máquinas u ordenadores que ahora nos controlan. Por tanto, debemos tener cuidado y darnos cuenta que nosotros hemos creado esta mente y por tanto no tiene ningún derecho a controlarnos. Mucha gente se dedica a controlar su mente; hay un método por el cual dicen: “ahora yo controlaré mi mente”. Pero pensad: ¿Cómo podéis controlar vuestra mente? Solo a través de la propia mente, solamente a través de vuestro ego o de vuestro condicionamiento. No tenéis ningún medio a través del cual controlar vuestra mente porque la mente que vosotros mismos habéis creado esta ahí, existe y vosotros no la podéis controlar. Tenéis que ir mas allá de esta mente.

Y lo más útil para ir más allá de vuestra mente es el despertar de la Kundalini, porque Ella pasa a través del área límbica y se abre camino a través de la fontanela. Es entonces cuando Ella os lleva más allá y entráis en el estado de la Realidad y es entonces cuando tiene lugar el yoga o unión entre vuestro cerebro o corazón y el Poder divino Omnipresente. La Kundalini es la que os conecta, es Ella la que lo hace todo. Sé que mucha gente practica Sahaja Yoga. Sin embargo, para algunos, les es todavía muy difícil sentarse a meditar y conseguir este mínimo estado de conciencia sin pensamientos, algo que es muy importante, es un estado extremadamente importante y todos debéis alcanzarlo. Hay muchísimos sahaja yoguis ya, y estoy contenta de saber que muchos de ellos se están haciendo más y más profundos; pero mientras estéis sumergidos en el remolino o caos de vuestra mente no podréis progresar. Cualquier cosa que haya sido creada a través de esta mente no tiene ninguna realidad, es algo muy limitado e incluso a veces algo muy repulsivo, porque con esta mente muchas personas llegan a creerse que son muy especiales. Supongamos que obtenéis alguna posición social como, por ejemplo, gobernador. Entonces pensáis que podéis hacer lo que queráis solo por el hecho de tener ese puesto. Esta mente no sabe que vosotros habéis llegado a ser el gobernador y no simplemente que tenéis un puesto adjudicado y este puesto de gobernador os está controlando, en vez de vosotros controlar este papel de gobernador.

Cuando estas ideas vienen a vuestra cabeza, entonces os comportáis de una manera que no es apropiada. Ocurre esto también entre sahaja yoguis, porque tenemos líderes. Los líderes también llegan a pensar a veces: “¡Oh, yo soy un líder!” Pero debéis saber que en Sahaja Yoga esto del líder es un mito. Sin embargo, cuando una persona se ve como líder, se vuelve absolutamente mental y llena de pensamientos, pensamientos de cómo dominar, de cómo controlar; y cuando empiezan a controlar a los demás, debéis saber que es la mente la que os está diciendo que controléis a los demás. ¿Por qué tenéis que controlar a los demás? Si sois un sahaja yogui auténtico no tenéis necesidad de controlar a nadie, no hay necesidad de manipular. Una vez que vuestra atención va más allá de vuestra mente no hay ninguna necesidad de controlar. Solo los sahaja yoguis pueden entender este punto muy claramente.

Cuando vais más allá de vuestra mente, de vuestros pensamientos, entonces la manipulación de la atención es muy importante. Entendemos por “manipular” el cambiar la atención de un sitio a otro, de una cuestión a otra y entonces os daréis cuenta, cuando esto ocurra, de que sois muy dinámicos, muy eficaces y tendréis mucha sabiduría. Porque en cuanto podáis llevar vuestra atención allí donde queráis, automáticamente la luz se posará sobre la cuestión, problema o persona de que se trate y veréis cómo funciona, cómo todo se soluciona, cómo ayuda. En Sahaja Yoga muchos me dicen: “Madre, en Sahaja Yoga ha habido muchos milagros con tu atención”. Y estoy de acuerdo, es así, pero con vuestra atención también pueden ocurrir cosas así; vuestra atención es muy capaz de hacer cosas que la gente normal no puede hacer porque, en primer lugar, ahora vuestra atención está limpia, es pura; y en segundo lugar, es manejada ahora por el Poder divino y está manifestando sus poderes.

Pero hace tiempo, cuando llegaba la gente a Sahaja Yoga me escribía cartas lamentándose: “Madre, está ocurriendo esto, aquello, mi padre está enfermo, mi pierna está mal, me duelen mucho las muñecas, mis manos…” Me escribían todo tipo de cosas y no solo cuestiones físicas, sino también cosas mentales, cartas muy largas que yo no podía ni leer. No hay necesidad de escribir tanto, pero lo hacen porque en ese estado todavía están reaccionando ante las cosas y no saben qué hacer; llegan a tal extremo que acaban pensando que Sahaja Yoga es un contrato, “como he venido a Sahaja Yoga he de obtener tal cosa”. Parece que vienen a Sahaja Yoga como a través de un contrato, por eso creen que deben obtener esto y aquello. Estas actitudes no son de un sahaja yogui. Sahaja yogui en sánscrito es una palabra llena de significado, pero, realmente no se puede traducir; viene a ser algo como “sahaja yogui es aquel que se mantiene firme en la orilla, y observa”. Este es el estado en el que vosotros debéis estar, y como resultado de esto no llegáis a ser un persona ineficaz, sino todo lo contrario, sois eficaces al máximo. Con personas así, no lo creeríais pero podría ocurrir cualquier cosa: las guerras pueden terminar, la paz puede extenderse, la gente que es falsa y maligna sería expuesta debido a que Sahaja Yoga se está extendiendo en masa.

Los sahaja yoguis no deberían tener conflictos entre ellos pero sigo viendo, y todavía me sorprende mucho, que algunos sahaja yoguis se critican mutuamente y también a los líderes, cuando ellos mismos tienen todavía problemas.

Cuando vais más allá de vuestra mente, automáticamente, os hacéis personas que se estudian a sí mismas, que hacen introspección y empezáis a ver cuál es vuestro problema, empezáis a ver vuestra mente; así que, mejor que os miréis al espejo o que cerréis vuestros ojos y os digáis: “vamos a ver esta mente, ¿qué pretendes hacer, qué estás haciendo?” Afrontaos a vosotros mismos, separaos de vosotros mismos e intentad ver vuestra mente y preguntaros, preguntad a vuestra mente: “¿qué pretendes hacer?” Así es cómo -una vez que os separáis de vosotros mismos- podéis controlar vuestra mente .

Estoy muy contenta de que celebréis mi cumpleaños. Se supone que ya soy muy mayor, aunque no pienso así, porque en realidad yo no pienso nada. Uno tiene que estar más allá de la mente; el pensar todo el tiempo sobre vosotros mismos o sobre cosas que a veces ni siquiera os conciernen y poner vuestra mente realmente en un estado caótico, lo cual en estos días es algo muy peligroso, no tiene ningún sentido. En Sahaja Yoga, para detener vuestros pensamientos, creo que lo primero que tenéis que hacer es dejar de leer cosas; porque si leéis cosas, lo que hacéis es acumular pensamientos de ese libro. He visto que la mente de muchas personas no es otra cosa que el libro de otros o palabras de otras personas o citas de otras personas; ellos casi no existen, no podéis encontrarles, son gente perdida. Aquél dijo esto y aquella otra persona dijo esto otro. Cuando estaba escribiendo el libro que sabéis que he escrito, me decían: “Madre, pero es que Platón dijo esto y aquello otro y Rousseau dijo aquello”, y yo les dije: “Dejad que digan lo que quieran, voy a decir lo que yo sé”. ¿Por qué debería referirme a ellos, no tengo que ir a la biblioteca y leer lo que Platón y Rousseau dijeron. Debería escribir solo lo que yo sé y aquello de lo que he sido testigo en esta vida, con claridad, y no repitiendo lo que los demás tienen que decir, lo que los demás han descrito.

Esta mente también tiene otro gran problema, y es que todo aquello que está escrito en blanco y negro se convierte en la Biblia, todo lo que ha ocurrido en el pasado es algo grandioso, por eso ahora no hay ni Cristo ni Mahoma ni Abraham, ni Krishna ni Rama. Y en la actualidad se dedican a pensar en lo que Rama dijo, en lo que Cristo dijo, leen el Guita y dicen que en él Krishna no menciona nada de la Kundalini, así que, ¿por qué Madre habla de la Kundalini? Quizá sea así, pero, ¿quién escribió el Guita? No lo escribió Shri Krishna. Cristo no escribió la Biblia ni Mahoma el Corán, así que, ¿por qué os preocupáis de lo que se ha dicho? En lugar de eso lo que podríais hacer es obtener la experiencia que muchos han tenido. Todo el mundo ha dicho que tenéis que nacer otra vez, por eso es mejor que aceptéis esta experiencia.

También todo el mundo ha dicho que uno debe ir mas allá de la mente, ¿por qué no experimentar esto y entonces opinar? Pero todavía la gente esta muy identificada con estas cosas. Si vienen a Sahaja Yoga algunos cristianos y se habla de Cristo se sienten muy contentos, si vienen hindúes habría que hablarles de Krishna o Rama, si son Musulmanes debería hablarse de Mahoma o Fátima, si no, no pueden salir de su pequeñez, es muy difícil; su mente está tremendamente condicionada, pues desde pequeños se les ha dicho: “Tú eres musulmán, eres musulmán”. 0 bien: “Tú eres cristiano, eres cristiano”. Y acaban creyéndoselo. Supongamos que hubieseis nacido en otra religión, ¿qué hubiese ocurrido? Hubierais sido algo diferente. Pero todas estas ideas han bombardeado tanto vuestra mente que os habéis quedado sin ninguna libertad, estáis totalmente atados con estos condicionamientos, y este condicionamiento tan fuerte lo veo entre los sahaja yoguis cuando piensan que tal cosa es buena o es mala. Vedlo por vosotros mismos, por ejemplo: si hablo de Guru Nanak los Siks se ponen muy contentos, pero si hablo de Cristo no se sienten bien. Hablé en Puna de Cristo y todos dijeron: “Madre esta intentando convertimos al cristianismo”. Y cuando hablé de Shri Krishna en Londres todo el mundo pensó “está intentando que todo el mundo sea hindú”.

Así, esta identificación errónea viene a nosotros con mucha fuerza desde el nacimiento, todas estas ideas están ahí y no somos libres, lo cual no quiere decir que no tengamos fe en todas estas encarnaciones. Eran personalidades grandiosas, debemos tener fe en ellas y debéis respetarlas, pero en primer lugar debéis ser libres, tenéis que ser libres para conocerlas, vuestra mente debe ser libre, no deberíais dejar que estas ideas que han bombardeado vuestra mente no os permitan ver la verdad, por eso la gente no puede gozar, he visto que la gente solo goza en parte.

En Sahaja Yoga debéis llegar a ser libres, Sahaja Yoga os hace libres, os da un sentido pleno de lo que es la libertad, de forma que así también respetáis la libertad de otros: acabáis comprendiendo en su totalidad lo que significa libertad y si esto no funciona debería decir entonces que Sahaja Yoga no funciona, no es útil, porque debería funcionar de tal manera que os vieseis liberados de todos vuestros condicionamientos.

Nuestro segundo gran enemigo es este Mister Ego, que es otro terrible dolor de cabeza, y que trabaja muy rápidamente, especialmente en los países donde el ego ha crecido demasiado. Mirad, por ejemplo estos globos, si de por sí ya están hinchados, es muy fácil aumentar su tamaño, pero si nunca se hubiesen hinchado, habría que soplar muy fuerte, incluso utilizar alguna bomba para poder inflarlos, si no, sería muy difícil. Este ego viene a nosotros a través de distintos ángulos, de hecho os sorprenderá saber que viene de la deformación de nuestros chakras. Para algunas personas el dinero es muy importante, hay que obtener dinero sea como sea, si no obtengo dinero, de qué sirve estar en Sahaja Yoga. Para personas así el dinero es muy importante. Sin duda vivimos en un mundo donde el dinero es el protagonista, pero ya os he dicho muchas veces: ¿De qué sirve tener un dinero que os convierte en personas horribles?

Ved los países donde el dinero es lo principal, países que se suponen son muy ricos, los países escandinavos, Suiza, no importa lo que hayan hecho para obtener ese dinero, son países ricos, sin embargo, la gente se está suicidando, incluso gente muy joven. Hay una constante competición y la gente se siente muy infeliz, ¿por qué? Esto significa que el dinero no puede traer la felicidad. Dinero, dinero, dinero, si esto entra en vuestra mente, entonces no podéis ser un sahaja yogui. El dinero no tiene otra misión que el daros la posibilidad de expresar vuestro amor. ¿Cómo? Por ejemplo, vais a una tienda y de repente veis algo. ¡Oh!, esto sería perfecto para tal y tal persona, vuestros pensamientos funcionan así, son sentimientos de gran dulzura, podéis decir: ¡Ah!, ¿puedes darle esto a tal persona?, lo necesita muchísimo.

Cuando vuestra mente da este giro completo, es decir, se queda sin pensamientos, entonces compráis cosas que dan mucho gozo, algo lleno de arte, algo muy hermoso y algo útil para aquella persona. Tendréis una mente llena de generosidad, gozaréis de su propia generosidad y os guiará constantemente hacia la proyección de vuestra atención hacia determinadas cosas que darán mucho gozo a los demás, detalles muy, muy pequeños, no necesariamente cosas caras.

Si tenéis dinero más vale que compréis cosa bonitas para los demás, con lo que podéis expresar vuestra amor, vuestra gratitud, vuestro “shradda”. Es muy increíble cómo la gente entrega millones y miles y miles de pesetas a estos sadus o babas, maestros espirituales; y creo que para ellos resulta muy obvio que es la única manera de satisfacer la generosidad. Estos sadus recogen montones y montones de dinero y sin embargo no conocen el sentido y el valor que esto tiene, por eso creo que en estos tiempos modernos la peor cosa del ego es el dinero.

He visto que la gente que tiene mucho dinero, gente de negocios, gente grande, siempre quieren verme a mí por separado, siempre quieren tener entrevistas individuales conmigo; pero son personas inútiles, absolutamente inútiles. Vienen a mí a contarme: “hemos tenido grandes pérdidas en esto y en esto otro, ¿nos puedes ayudar de alguna manera?” Y yo no les digo nada, al final ellos me dicen: “Madre, nos hemos recuperado gracias a tus bendiciones”. Y puede que así sea. Pero esto es algo estúpido; Lao Tse lo describió así: Vas a través del río y en las orillas ves hermosas escenas, pero más vale que vayas dentro de una barca y alcances el océano. Por ejemplo, supongamos que tenemos que coger un avión y en el camino vemos algo muy bonito y nos bajamos del coche, entonces, ¿cómo vamos a coger el avión?

Estos son los efectos secundarios de esta mente, pues desvía nuestra atención hacia cosas equivocadas y malgastamos nuestra energía en ello, finalmente sentimos que no somos felices. Como sabéis, los gusanos nunca se sienten saciados. Es el amor, es el amor que uno da y que uno recibe lo que le deja a uno satisfecho, no un amor que se implica con determinados propósitos o ideas, si no un amor que es totalmente puro, que está dentro de vosotros y dentro de los demás y este amor es el regalo más preciado del Divino. Descubriréis que todo lo demás es algo inútil, lo vais descubriendo día a día. Hoy queréis un coche y lo tenéis, luego queréis una casa y la tenéis y siempre queréis una cosa detrás de otra, es algo insaciable. Lo que deja a uno plenamente satisfecho es este amor que sentís por los demás y que los demás sienten por vosotros.

Tenemos muchos condicionamientos del ego. En nuestro país especialmente, la famosa India, el dominar a la esposa es una muestra de gran ego. He visto cómo muchos torturaban a su esposa e incluso a los niños de otros solo por el hecho de que ellos sentían: ioh, yo soy un hombre! ¿Qué conseguís con eso? Nunca obtendréis gozo, si intentáis dominar a otra persona nunca obtendréis gozo, solo podréis sentir el gozo a través del amor, el afecto y el interés por otra persona. Porque el gozo tiene estos síntomas, no tiene nada que ver con el dominar, demandar, pedir, ordenar… Estas no son señales de una persona que tenga gozo; una persona que tiene gozo es aquella que disfruta de una relación amable, generosa, genuina. Respecto a esto tengo que decir que -quizá debido a su influencia musulmana- los hombres de India y especilamente los del norte dominan excesivamente a sus esposas; incluso insultan a sus mujeres, por eso ellas se han hecho ahora muy dominantes. Naturalmente cada acción tiene una reacción, pero la reacción en sí misma es una idea equivocada, la reacción debería ser simplemente disolverse en el sentimiento de amor puro, el océano de la compasión.

Por ejemplo, veo por las calles de Delhi muchos mendigos y muchos niños y el sentimiento que tengo cuando los veo no es de regañarles, el de gritarles o algo así. Puede que estén engañando o siendo deshonestos, pero incluso la gente que tiene mucho dinero es deshonesta y engaña también, así que, ¿qué más da si esta pobre gente que no tiene dinero también engaña? Pero la compasión en mí funciona de tal manera que pienso: “Voy a comprar unas tierras o algo así donde toda esta gente, especialmente los huérfanos puedan vivir”.

Y quién sabe, quizá dentro de toda esta pobreza y miseria crezcan grandes lotos. Pero el sentimiento debe ser colectivo. Creo que esto solucionaría el problema de Delhi, lo cual no quiere decir que acabemos formando un grupo que trabaje para la sociedad, cuyo único propósito no sea más que caer de nuevo en las garras del dinero, como he visto que ocurre en algunas organizaciones. En estos grupos no había ninguna profundidad para cuidar amorosamente de estas personas. Nosotros podemos hacerlo con un gran sentimiento de amor y compasión; todos juntos podemos hacerlo y llevarlo a cabo. Uno de mis deseos es este, que si es también un deseo vuestro funcionará. Es importante, pues ellos también son seres humanos y tenemos que cuidar de ellos, pero para todo esto no tenemos que empezar diciendo, vale, yo seré el tesorero, yo seré el presidente; todos estos puestos sociales tienen que desaparecer para vosotros, todo esto tiene que desaparecer de vuestra mente y si no, no sois personas libres, no sois nada libres. Hay un chiste respecto a esto. Una persona fue a ver al ministro y su secretario estaba allí, atendiendo a la gente. Estaba gritando a todo el mundo, entonces un campesino se le acercó y le preguntó: “¿Y tú quien eres?” El otro le contestó: “Acaso no sabes que yo soy un S.P”. (secretario del presidente). Entonces el aldeano le contestó: “¡Ah!, tú eres S.P., entonces quiere decir que eres un borracho, entonces nada tenemos que decir”.

Por tanto, una persona con ego se comporta exactamente como una persona con ego, la persona con ego es casi como un borracho e incluso a veces se comporta como un loco. A veces tienes que ir a ver a estas personas preparado con un palo, como ya os he dicho en otras ocasiones. Estas personas, que han recibido incluso un Nobel de la Paz, hay que hablar con ellas con un palo, por si acaso, pues se os pueden echar encima como un gato o un leopardo, os pueden salir por donde menos lo esperáis. No sé cómo han recibido un premio de la paz. Por tanto, la paz es algo que está dentro de nosotros y debemos descubrirla y desarrollarla, tenemos que preguntamos, ¿tenemos paz o seguimos reaccionando? Si estamos reaccionando entonces no tenemos paz y la gente dice: “¡Uy, sí, sí!, yo soy muy pacífico, tengo mucha paz, pero tengo que reaccionar”. Pues entonces sabed que no tenéis paz.

Afrontaos claramente, estudiaos, veos a vosotros mismos, y si tenéis paz en vuestro interior, esta paz se extenderá a todo vuestro alrededor, ayudará a los demás, otorgará una paz espiritual, mental, emocional y física. Por tanto, vosotros tenéis la gran responsabilidad de venir a Sahaja Yoga, no sois un sahaja yogui solo por llevar mi medalla. Me gustaría mucho llamar la atención a las mujeres en este punto también, pues veo que solo están ocupadas con sus niños, sus maridos, sus trabajos; pero no se preocupan para nada de los demás; de las personas que les rodean. Por tanto, deben adoptar el estilo de vida sahaja expandiendo su atención y su amor hacia otras personas y viendo cómo pueden agradar a los demás.

Esto antiguamente no existía en los países occidentales, creo que de hecho nunca han sabido de esto, el agradar a alguien sin esperar recompensa alguna o sin ningún interés personal. Allí, en Occidente, si le dais un regalo a alguien inmediatamente os contestan, ¿qué es lo que quieres, quieres café, qué es lo que quieres? Y es que no pueden comprender que uno simplemente quiera expresar su amor. Anteriormente pensaban que esto era una debilidad, que una persona daba un regalo a otro simplemente porque era débil. Ahora todo esto está cambiando en Occidente y aquí en India no debemos tratar de adoptar sus ideas absurdas, como el tratar de dominar a alguien a través de regalos o promesas. De hecho, a quien hay que controlar es a nosotros mismos, y esto solo es posible si no permitís que vuestra mente os controle. Si conseguís esto, entonces tendréis la libertad absoluta.

Por ejemplo, pensemos en un avión, solamente podrá volar si está perfectamente construido y si todo él está bien. De la misma manera, si vosotros sois un perfecto sahaja yogui entonces no tendréis el más mínimo problema en tratar con cualquier dificultad, con cualquier circunstancia o persona. Hay muchos sahaja yoguis en Occidente que dicen: “Madre, no queremos hacer ningún trabajo activo porque entonces desarrollamos nuestro ego”. Sienten que su ego ya está bastante hinchado y que si hacen algo más entonces su ego explotará, pero no es así, porque estáis trabajando por amor. Dentro de vosotros hay tal océano de amor, que ¿cómo es posible que hagáis las cosas sin amor? Y esto ha de ser así a todos los niveles, tanto si se trata de vuestra familia, vuestra ciudad, vuestro país e incluso el mundo entero.

Tenemos que crear esta nueva generación de gente que cree en el amor, en el amor que es la verdad. El amor es la verdad, sin amor uno no puede obtener la verdad, porque cuando amáis a una persona sabéis todo respecto a esa persona, de la misma manera, si amáis a vuestro país sabréis todo respecto a vuestro país. Pero primero debéis amar. ¿Por qué la gente ahora tiene problemas? Porque no aman a su país. Si amáis a vuestro país entonces sabréis cuál es la esencia de vuestro país, cuáles son los problemas de vuestro país y todo lo que está ocurriendo, entonces ese intenso sentimiento de unidad hará que todo funcione, puesto que vosotros estáis conectados al Poder divino. Deberíais tener estos intensos sentimientos respecto a todo lo que ocurre, viendo todas las cosas destructivas que hay en estos tiempos modernos.

De nuevo quiero agradecemos el que hayáis celebrado este cumpleaños y toda la dulzura que habéis derramado sobre mí. Para mí sois como estas hermosas flores que habéis traído, están todo el tiempo ansiosas de agradaros, de haceros felices. Igualmente, vosotros sois para mí hermosas flores llenas de fragancia y divinidad y espero que podáis comprender vuestro verdadero valor y lo manifestéis.

Que Dios os bendiga