Programa de felicitaciones, pon la atención hacia tu Espíritu

New Delhi (India)

EN



Transcript PDF (Hindi&Marathi Translation from English)
Feedback
Share

Programa de felicitaciones, pon la atención hacia tu Espíritu

Delhi, India

20 de Marzo de 1998

Me inclino ante todos los buscadores de la verdad. Habéis descrito Sahaja Yoga de una manera tan hermosa que mi corazón está lleno de gratitud hacia todos vosotros, que habéis venido desde tan lejos.

Para entender Sahaja Yoga deberíamos saber dónde estamos en este Kali Yuga, a qué nos estamos enfrentando hoy en día. Os debería inquietar bastante el saber cómo marchan las cosas en cada país, por todas partes. ¿Cuál es el problema? ¿Qué necesidad hay de que la gente esté tan intranquila y llena de tensiones? Por todas partes, en cualquier país, a donde quiera que vayáis encontráis una confusión terrible. Parece que toda la sociedad se está consumiendo en una especie de miedo a la destrucción. ¿Cuál es la razón? Hay tantas religiones, unas organizadas, otras desorganizadas, de todo. Hay tantos Sadhus y Santos. Hay tantos libros que describen cómo deberíais ser. Pero aquel que es un auténtico buscador de la verdad debería ver la cuestión – ¿Por qué? ¿Por qué hay tantos problemas en el mundo? y ¿Cómo se puede ayudar? ¿Dónde reside el problema? El problema está en los seres humanos. Tal y como ha sido descrito, desde el estado animal habéis llegado al estado de seres humanos. No cabe duda de que tenemos conciencia humana; y con esta conciencia comenzamos a ver qué cosas no están bien, porque son destructivas, y nos perturban. Si no os molestan, es que no sois, en absoluto, una persona sensible. Pero vosotros como seres humanos, sois sensibles.

En cada parcela de la vida, tanto a nivel político como económico, en todos los campos en los que se mueven los seres humanos, hay un problema muy sutil que no entienden. Si digo que en nuestro interior reside el espíritu, que brilla en nuestro corazón, no necesitáis creerme. Pero nuestra atención no está en el espíritu. Recibe el nombre de “Atma Vimukh“. Nuestra atención se dirige hacia el exterior. En este estado de conciencia humana, nuestra atención está en el exterior, dirigida hacia diferentes cosas. ¿Hacía dónde debería ir la atención para evolucionar? ¿Para conseguir qué? En primer lugar, la atención debe ir hacia nuestro espíritu, hacia el entendimiento espiritual. Esto es algo necesario para los seres humanos. Sin embargo, nuestra atención está dirigida hacia afuera, estamos preocupados acerca del dinero, preocupados acerca del poder, preocupados por esto, por aquello, compitiendo por todo tipo de cosas, siempre preocupados. Pero si de una forma u otra, vuestra atención se dirigiera hacia vuestro espíritu, entonces os convertiríais en el poder del espíritu que es el poder más grande que podáis imaginar.

En primer lugar, el espíritu ama. Ama sin pedir nada a cambio, simplemente ama. Ama incondicionalmente. Alguien está en problemas y simplemente (este amor) fluye. Esta capacidad de fluir existe en el corazón, pero el problema es que nuestra atención no está en el espíritu. Incluso en los deberes políticos, en los asuntos económicos, en cualquier esfuerzo que hacéis, vuestra atención está en el exterior. Y así, comenzáis a competir, os volvéis muy competitivos, y de repente veis que hay otra persona que os supera. Cuando vuestra atención está fuera, hay muchos conflictos, porque en esta situación no hay pureza. No hay pureza, simplemente os prestáis atención a vosotros mismos, y esto os limita mucho, porque así vuestros problemas y dificultades no tienen fin.

A mí no me importa dormir en cualquier lugar, comer cualquier cosa, no estoy preocupada por nada de este tipo, esto es un hecho. Ninguna de estas cosas es importante. Sin pensarlo, soy así, fui creada así; pero los sahaja yoguis se han vuelto así. Este es el milagro: que los seres humanos han vuelto su atención hacia el espíritu. Y así, os sorprendéis de cómo funcionan las cosas, sin competición, sin luchas, sin peleas, y de cómo vuestra atención se queda fija en vuestro espíritu. Lo primero que os ocurre es que disfrutáis de buena salud; vuestra salud mejora. Si vuestra salud es buena, muchos problemas quedan resueltos. En este mundo, creo que por lo menos un 30 por ciento de las personas siempre están enfermas; están enfermas a causa de las tensiones, de la mala alimentación, etc. Esto es lo primero que ocurre: que vuestra salud mejora.

Hoy en día, en Sahaja Yoga hay gente que ha aprendido que esta economía moderna no ha dado paz a nadie. He estado en América, conozco a los americanos, están terriblemente desequilibrados. Sus familias están arruinadas, sus niños se han echado a perder y están ocurriendo todo tipo de cosas absurdas. Los gurus indios van allí a hacer dinero, y lo único que los americanos quieren es paz, simplemente quieren tener paz en el corazón. Eso sólo es posible cuando vuestra atención se dirige al corazón, porque en el corazón reside el espíritu, el cual es la fuente de paz. Primero es el amor, y después, como os he dicho, es la paz. Os volvéis absolutamente pacíficos; vivís como testigos de todo este teatro, lo vivís como una broma. No hay nada de lo que merezca la pena preocuparse, todo se soluciona. Se trata de llegar a ser el espíritu, ya es vuestro, está en el corazón, y es la fuente de amor y de paz.

La tercera cosa que ocurre es que, vuestra vida se impregna de gozo, no sabéis cómo salir de este gran océano de gozo, porque el espíritu es la fuente del gozo. Comenzáis a nadar en él, a disfrutar de él, de cada pequeño detalle. Recorriendo todo el mundo alcanzáis todas las orillas, todos los corazones. De nuevo os digo que reside en el corazón, no en el cerebro. Ninguna actividad mental podrá hacer que alcancéis el espíritu. El espíritu sólo se alcanza cuando la atención llega a él, y esto sólo es posible a través del despertar de la Kundalini.

Este cambio de actitud hacia la vida, este cambio hacia la absoluta paz y el completo gozo ha llegado a vosotros porque vuestra atención está ahora en el espíritu. Ahora ya no pensáis en el dinero; el dinero os aleja. No pensáis en el poder, porque también os aleja; y el poder del espíritu es el más grande, el más poderoso y el más correcto. No es necesario que os convirtáis en Sanyasins, Sadhu Baba, y que hagáis todo tipo de cosas, estos rituales no son necesarios. El espíritu reside en vuestro interior. Ya habéis hecho todo esto en vuestra vida anterior; ahora, en esta vida, lo que tenéis que hacer es poner la atención en vuestro espíritu, lo cual sólo es posible mediante el despertar de la Kundalini, de la Madre Primordial. Ella es parte de vosotros mismos, y cuando comienza a elevarse atraviesa los centros y los enriquece, los integra, luego cruza el área del hueso de la fontanela y os conecta con el poder omnipresente del amor divino. Pero este poder de amor divino, no sólo es amor, también es paz y gozo. Y, además, es la sabiduría suprema. Es demasiado sutil como para que un hombre normal lo entienda, lo sé, lo he experimentado, es difícil que las personas entiendan que uno puede llegar a ser el espíritu. Esto forma parte del proceso evolutivo, este es el tiempo en el que las personas han de convertirse en el espíritu. Esta es la bendición de este tiempo del florecimiento, como Yo lo llamo, y la gente tiene que convertirse en el espíritu. Si no, no sé dónde acabarán.

Llegar a ser el espíritu es hoy en día, un paso esencial. Todos los santos, todos los profetas han hablado de ello, en todas las religiones se ha hablado de ello. Por supuesto que les hemos sometido a prueba, que hemos creado religiones separadas, pero una cosa está clara y es que sois el espíritu, y que hasta que no os convirtáis en el espíritu no alcanzaréis ni la paz, ni el gozo, ni el amor. Los sahaja yoguis que están aquí sentados lo han alcanzado. Ellos no piensan que pertenecen a diferentes países, no quieren pensarlo. Aquí, en este campamento, las condiciones para dormir, comer, etc., no son muy buenas, no hay buenos cuartos de baño ni nada, pero ellos simplemente disfrutan, a nadie le importan estas cosas. Por supuesto que ciertas cosas de algún país pueden estar pendientes de resolver, pero poco a poco van cayendo hasta desaparecer. Es como cuando la flor da paso al fruto, deja que caigan todos sus pétalos para que surja después el fruto. Así os habéis convertido vosotros en el fruto, en el fruto del conocimiento, de la sabiduría y del amor. Para alcanzar el conocimiento no hay que leer libros, no hay necesidad, la gente que ha leído demasiados libros es difícil que entre en Sahaja Yoga. Lo que tenéis que hacer es ver por vosotros mismos qué es la realidad, pero esto sólo es posible si sois un alma realizada. De otro modo, os perderéis en las ilusiones de este mundo, viviréis en la ilusión toda vuestra vida, luchando, peleando, y no quiero deciros cual es el final de todo esto.

Algo simple que ha ocurrido en Sahaja Yoga es que, en vuestro proceso evolutivo, vuestra atención se ha dirigido al espíritu por encima de todo. Cuando el poder del espíritu llega a vosotros, tenéis éxito en todo. No lo pedís, no lo queréis, y si no lo conseguís, nos os importa, no os importa en absoluto; porque pensáis que quizás no os entienden, y lo olvidáis. No sirve para nada luchar por ello, ni pedirlo. Para conseguirlo, hay una cosa que es primordial, y es que tenéis que perdonar a todo el mundo. Los seres humanos a veces son ilógicos. Supongamos que alguien intenta dañaros, Yo le perdonaría, lo olvidaría, no querría tener un dolor de cabeza por ello. Lo que intenta esta persona es darme un quebradero de cabeza y no lo aceptaré, simplemente le perdono. Por tanto este es un punto muy importante. Cristo lo dijo, “tenéis que perdonar”. Mahoma dijo muchas cosas, pero no sé cómo lo ha tomado la gente. Cristo dijo también muchas cosas, pero tampoco sé si las han puesto en práctica. Todos ellos dijeron una cosa: “tenéis que llegar a ser el espíritu”. Y hay que ver cómo las personas lo han estudiado y a partir de ello han formado, tantas religiones. ¿Por qué hay peleas en todas las religiones? Si hay un único Dios, no debería haber disputas al respecto.

En Sahaja Yoga veis que la gente viene de diferentes credos, diferentes países, diferentes ideologías, etc. Una gran cualidad de los sahaja yoguis es que son personas puras. Hay mucha pureza en ellos, no hay problemas de inmoralidad en Sahaja Yoga. No encontramos a nadie que será inmoral. Si alguien ha sido inmoral, simplemente se corrige. Si alguien ha estado engañando, se corrige, si alguien ha sido una persona corrupta, se corrige. Porque el espíritu os da la luz para ver por vosotros mismos lo que es bueno para vosotros. Supongamos que sois ciegos y vais por un camino, os podéis caer en una zanja. Pero si hay luz y podéis ver, entonces sabréis por dónde ir. Y eso es exactamente lo que ha ocurrido en Sahaja Yoga, la gente se ha dado cuenta de cómo hay que moverse y por dónde hay que andar para no caerse en la zanja.

También he visto gente que ha caído en la zanja. Pero sólo siento amor hacia ellos, porque ellos estaban ciegos, porque hacia alguien que es ciego lo único que podéis sentir es amor. He visto que cuando les perdono completamente, todo va bien. Incluso si se han sobrepasado conmigo, si han dicho algo en mi contra, todo se arregla. Porque ellos no saben lo que están haciendo, están ciegos. Una vez que sentís que nada importa, sea lo que sea lo que os han hecho, el daño que os han infringido deja de ser tal, porque os mantenéis sobre el pedestal de la verdad.

El segundo punto es que el espíritu es la fuente de la verdad, no de la falsedad. Por ejemplo, si un guru es falso enseguida lo sentiréis ¿cómo? Mediante las vibraciones, mediante las yemas de los dedos. Mahoma dijo “en el tiempo de la resurrección vuestras manos hablarán”. Y esto es exactamente lo que ocurre, así veis cuál es el problema. Entonces, podéis evitar a esa persona o, si queréis, podéis traerla al camino y corregirla. Pero ya os he dicho que no lo intentéis mucho con personas complicadas, porque os complicarán a vosotros. Las personas que han madurado en Sahaja Yoga se las arreglan muy bien a este respecto. También deberíamos saber que todos los elementos están trabajando para nosotros. Todos los eventos del mundo ocurren para mostrarnos lo que está mal y cómo deberían ser las cosas.

Por ejemplo, cuando Hitler apareció, comenzó a destruir a la gente; le llevó nueve años organizarlo todo. Hizo cosas que no hay quien pueda perdonar. Pero él murió. Y hoy día, podéis ver que, en Alemania, hay gente muy espiritual. Ya habéis oído a algunas personas. Tienen una visión muy profunda acerca del amor y del divino. Inesperadamente, todos estos países marchan muy bien. Imaginaros Inglaterra, que nos gobernó durante trescientos años, y ahora hay tantos sahaja yoguis allí. Veis que hoy día, cuando doy una conferencia en Inglaterra toda la sala está llena. En Rusia la gente ha estado al límite del colapso al comenzar la democracia. Ya sea democracia o comunismo, etc., son todo “ismos”. Tenéis que salir de ello y ver por vosotros mismos que esa, así llamada, democracia se ha convertido en “demoniocracia”. El así llamado, comunismo, ha fallado ¿Por qué? Básicamente la equivocación fue no basar todo en el nivel espiritual. El espíritu no aparecía por ningún lado. Estaba todo basado en comportamientos y obligaciones exteriores, que son muy limitados. Y una vez que esos límites se rompen, aparecen los problemas.

Por otra parte, veis que el mundo de la economía se está colapsando. Por todas partes hay recesión. Si hay gente tan experta, ¿por qué hay recesión?, ¿por qué hay problemas? La gente dice que hay que erradicar la pobreza; Yo estoy de acuerdo, pero esto no se conseguirá mediante donativos u obras de caridad, sino con autorespeto. Vosotros podéis hacerlo, vosotros podéis hacerlo porque os podéis acercar a la gente necesitada. A través de Sahaja Yoga se enriquecerán, y os sorprenderéis de ver cómo mejoran y solucionan la situación. Se ven todo tipo de cosas, por ejemplo en el extranjero solían decirme: “Madre, usted habla de vida espiritual, entonces ¿Por qué la India es tan pobre? Yo respondía: “Ellos no son tan pobres en espiritualidad, puede que sean pobres en dinero”. Cuando las personas tienen mucho dinero, ¿quiere eso decir que son buena gente? ¿Están acaso haciendo algo bueno? De la misma manera, aquellos que son pobres puede que no estén haciendo algo bueno por lo que debiéramos sentir compasión hacia ellos. Entonces ¿qué hacer? Si tanto los de un lado como los del otro son miserables, lo que tenemos que hacer es cambiarles, cambiar toda su actitud hacia la vida. He visto como gente que se supone es muy rica, inmediatamente comienza a entender la pobreza, comienza a compartir, comienza a hacer que todo funcione.

En Sahaja Yoga os sorprendéis de ver cómo las personas se ayudan unas a otras, de qué forma tan hermosa solucionan dificultades y problemas. Es la sabiduría que os llega del poder divino omnipresente. Este poder ha sido descrito en cada religión, lo llamaron “Nirakar“, lo llamaron “Ruh“, lo llamaron “Paramchaitanya“, podéis darle cualquier nombre, porque el nombre no es importante. Una vez que estáis conectados a este poder, sois bendecidos, mil veces más bendecidos que si fuerais seres humanos normales. Como seres normales, no tenéis bendiciones, no existe otra cosa que vuestras propias obligaciones; en la medida que os esforzáis, así conseguís. Aquí nadie se fuerza a sí mismo, automáticamente se os lanza hacia esta fuerza divina, de hecho, es ella la que os empuja. Habéis visto cómo a lo largo de vuestra vida habéis llegado a Mí, cómo habéis llegado a Sahaja Yoga. Fue una especie de fuerza divina la que hizo que sucediera; es una fuerza Sahaja, de la cual no erais conscientes, pero cuando tuvisteis vuestra realización simplemente pensasteis en vuestra propia vida. ¿Cómo vine a Sahaja Yoga? ¿Cómo alcancé esto? Y al recordarlo, veis cómo esta paz inunda vuestros corazones, así como el amor, el afecto, todo.

Tengo muchos poderes, quizás, no sé, pero una cosa está clara y es que los sahaja yoguis los pueden obtener todos. Como una Madre, deseo dar todo a los sahaja yoguis. El gozo más grande que puede tener una madre es el de ver cómo su hijo o su hija crecen a su semejanza. Tengo una gran visión de la vida y veo la imagen aquí, hoy. Yo era un ama de casa corriente, sin demasiado dinero, sabéis que mi interés por el dinero es nulo, no entiendo; tampoco entiendo de bancos, siempre tiene que firmar alguien por mí los cheques y mi marido tiene que contar mi dinero, soy una calamidad, pero aún así nunca he tenido problemas. Es la avaricia en los hombres, la terrible avaricia la que crea los problemas. Pero si aprendieran a sentirse satisfechos, automáticamente la avaricia desaparecería y se sentirían muy agusto. Esto no significa que os tengáis que convertir en Sadhu Baba, o en Sanyasi, o que abandonar algo. Esos días han pasado, habéis pasado duras pruebas, habéis ido a los Himalayas, habéis permanecido cabeza abajo, habéis hecho todo tipo de cosas. Ahora no es necesario nada de esto, ahora lo único que se necesita es poner la atención en el espíritu. Cuanto más lo hagáis, más fácil os resultará poner cada detalle a la atención del espíritu, el cual está presente, ya existe, no hay que traer nada del exterior, no hay nada que aprender, está en el interior de cada uno de vosotros, en el corazón. Lo único que tenéis que hacer es sentirlo. Este sentimiento sólo puede venir si vuestra Kundalini está despierta.

Creo que ni Mahoma, ni Cristo, ni Abraham, ni Moisés, pensaron nunca que sus vidas, sus historias, pudieran dar lugar a que la gente organizara religiones según las cuales acaban estando unos en contra de otros. Pero así ha sucedido. Para acabar con todo esto, tenéis que darles el conocimiento, el puro conocimiento, no el conocimiento de los libros, sino el conocimiento puro, esto es, la sabiduría. Yo he trabajado sólo a través de esta sabiduría. Ya en mi niñez tenía esta sabiduría, nadie me la dio, la tenía, sin más. Esta sabiduría me ha enseñado que cualquiera que sea la situación de un ser humano, su estilo, su ego o sus condicionamientos, si puede sentir el amor, entonces su espíritu se despierta. Esta transformación ha tenido lugar, aquí sólo hay un uno por ciento de la gente que ha obtenido su realización por todo el mundo. Lo sé, y me acuerdo de todos los que hoy no están aquí, me acuerdo de que son buscadores, que han buscado locamente la verdad. Tuvieron momentos de búsqueda horribles, toparon con muy malos gurus, tuvieron todo tipo de gastos, hicieron de todo. Pero una vez que vinieron a Sahaja Yoga encontraron lo que es la verdad. Y la verdad es muy simple, la verdad es que sois el espíritu. No sois este cuerpo, ni esta mente, sois el espíritu. Esta es la verdad, han encontrado el espíritu. Cuando esta verdad queda establecida en vosotros, es decir, sentís que sois el espíritu, entonces nada puede destruiros, nada puede dañaros. ¿Qué más podéis desear cuando ya tenéis el espíritu? Es algo que da tanta satisfacción. El espíritu no condena a nadie, ni corre detrás de nada, él está satisfecho en sí mismo, absolutamente satisfecho.

Yo siempre he deseado llevar una vida normal, sentía que no debía ser como alguien que viene del Himalaya ni nada por el estilo. Porque esto es lo que se necesita para la gente de hoy día: un despertar en masa, no un despertar para una sola persona. Si se realiza un descubrimiento, no tiene sentido que se beneficie de él una sola persona. Lo que sabía era que tenía que ir dirigido a las masas, tenía que hacerlo; dicen que trabajé por ello, pero no creo haber trabajado nunca, simplemente fui testigo del proceso. Lo observé, simplemente como testigo, como cuando os sentáis en la orilla del mar a mirar el vaivén de las olas. Pero dentro de todo este proceso, hay un ser humano que quiere evolucionar, que quiere convertirse en el espíritu. Y entonces empieza a pensar qué puede hacer por los demás. Hasta ahora, estaba muy deseosa de que todo el mundo llegara a convertirse en sahaja yogui. No realicé ningún tipo de “misión”, ni de trabajo social. Antes de Sahaja Yoga sí solía hacerlo. Luego descubrí que, hasta que la gente no se transformara, hasta que no se convirtieran en el espíritu, lo único que haría por ellos sería un trabajo social.

Trabajé en una escuela para ciegos, era la presidenta. Me sorprendía ver lo tonta que era la gente que trabajaba conmigo. En cierta ocasión, el gobernador iba a venir y decían: “¿Quién se sentará al lado del gobernador? Yo dije: “¿Pero esto qué es?” Como era la presidenta, me dijeron que yo debía ocupar ese puesto. Dije: “No, no es necesario, me puedo sentar en cualquier parte”. Pero ellos comenzaron a discutir sobre este punto; entonces les dije: “traeré una rama y la pondré en la cabeza del gobernador, así os podréis sentar todos junto a él como loros”. Esta broma ayudó mucho, y se calmaron los ánimos. Estas son cosas muy estúpidas, ¿qué se obtiene del lugar que uno ocupe?

Es algo tan estúpido, incluso una hormiga sabe cómo comportarse colectivamente. No sé cómo puede ser que los seres humanos se maten por cosas sin sentido, inútiles; lo único que importa es que todavía no han llegado a ser el espíritu, por eso no se respetan a sí mismos, y hacen todo tipo de cosas absurdas. Cuando la gente realiza ciertos trabajos, desarrollan un alto concepto de sí mismos. Si estáis haciendo algo bueno ¿Por qué deberíais creeros especiales? No puedo entenderlo, en ese sentido mi cerebro es inútil, aquellas personas que estaban trabajando conmigo en la escuela estaban muy ansiosas por llevarse el mérito, querían llegar a ser presidente, vicepresidente, Yo dije: “asumid todos los cargos a la vez, si queréis”. El tener la atención en vuestra promoción, no os ofrece una auténtica promoción, en absoluto. Todo el mundo solía reírse de ellos, es más bien una degradación. Una promoción genuina no se produce a través de vuestra persona, sino a través de vuestro espíritu. “Ser”(ser persona), significa algo muy grande, pero “espíritu” es algo muy sutil, muy hermoso, y reside en todos vosotros como una luz. Es la luz que hay en vosotros.

Hay muchos sahaja yoguis que están dando la realización a otros. Algunos de ellos van por todo el mundo. Me sorprendí de que la gente de Alemania y de Austria vinieran a ayudarme la primera vez que fui a Rusia. Les dije: “¿Qué estáis haciendo aquí?” Ellos respondieron: “Madre, tenemos que hacer algo, porque nuestros antepasados mataron a mucha gente”. Mi corazón comenzó a sentir gratitud hacia ellos. Os sorprenderá saber que después fueron a Israel y trajeron a muchos sahaja yoguis a Egipto. Entonces pregunte a los sahaja yoguis de Israel: “¿Por qué estáis aquí?” Ellos dijeron: “Madre, este es ahora nuestro trabajo, hacernos amigos de los sahaja yoguis de Egipto”. Fijaros cómo el amor lima todas las angularidades, disuelve completamente todas las espinas de la vida. Da tanto gozo ver cómo vuestro amor actúa sobre otros. Cosas pequeñas y grandes se solucionan con amor.

Por ejemplo, en las fábricas ahora la gente tiene el problema de la huelga. Es una lucha muy común, los que tienen y los que no tienen, y así una y otra vez. Pero si pudierais elevar a la gente hasta el plano espiritual, hasta su necesidad espiritual, que es la necesidad más importante de hoy en día, os sorprenderíais al ver que los problemas de todo tipo desaparecen. Veréis, (lo que funcionaría) sería como una especie de comunismo, una especie de socialismo, de democracia, todo esto puesto junto. Os pondré un ejemplo de democracia. Había unos sahaja yoguis que querían organizar cierto asunto y me dijeron: “Madre, ¿Qué deberíamos hacer?” Yo respondí: “No voy a decir nada, podéis hacerlo como a vosotros os parezca, elegid vosotros”. Yo estaba ocupada cuidando de las flores que había en la casa, habían llegado muchas flores y a mí me gusta cuidar de ellas; y al rato vi que ya lo habían hecho. Sin peleas, sin discusiones, nada. Entonces, ¿veis cómo sois ahora? Si no fuerais así, no se podría conseguir que diez personas se sentaran juntas a hablar de un mismo tema. Uno hablaría, otro también, y el otro también, y seguirían argumentando y argumentando, sin llegar a ningún resultado. Al final, una única persona tendría que hacer todo (sólo por evitar discusiones), si no, no se haría nada.

Veis que una actitud democrática cambia toda la atmósfera de un ser humano. Cambia su actitud, su comportamiento, y todo se convierte en algo muy hermoso que da mucho gozo. También sois socialistas, porque comenzáis a pensar en la gente sin recursos, en la gente que no tiene dinero, que es pobre, y tratáis de hacer algo para que su situación mejore.

Solía ir con mi padre, por cierto asunto, a un barrio llamado Chanda, y allí veía a gente que sólo llevaba puesta una tela alrededor. Esto me sorprendía, llevaban sólo una tela, tanto en invierno como en verano; se dedicaban a la cerámica. Se me saltaban las lágrimas. Mi padre me decía: ¿Por qué lloras? Yo le respondía: “¿Qué puedo hacer? Debo intentar hacer algo por ellos”. Ahora que hay tantos sahaja yoguis les dije: “Quiero ayudar a esa gente de alguna manera”. Y me dijeron: “Madre, podemos importar su cerámica y venderla” El resultado ha sido sorprendente, esta gente tiene ahora casas, y unas condiciones de vida mucho mejores.

En cierto modo es una especie de socialismo. Veis los problemas, y colectivamente sabéis como resolverlos, colectivamente, no individualmente; colectivamente todos los sahaja yoguis sugirieron: “Madre, esto se puede resolver así”. Hasta ahora, debo decir que no he hecho nada directamente, como podría ser fundar una organización de tipo caritativo. Ahora que hay tantos sahaja yoguis con su atención en el corazón, mi atención se dirige hacia las personas necesitadas. En principio les había pedido crear una ONG para mujeres abandonadas, o niños abandonados por sus padres. Es sorprendente, inmediatamente todo funcionó, conseguimos el terreno, las personas. Lo que quiero decir es que Yo no hago nada, pero todo se lleva a cabo. Más aún, la gente me escribió: “Madre, si necesitas terreno, puedo donarlo”. ¿Os lo podéis imaginar? Simplemente había pensando que deberíamos hacer algo por los pobres. Se pueden hacer muchas cosas con vuestra atención, porque es pura, está llena de amor.

El amor es algo que os da la sabiduría de cómo hacer todo. Si tenéis amor, éste os hace ver cual es la raíz del problema y cómo resolverlo. Todavía me sorprende, pero éste ha sido siempre mi vehículo, incluso antes de Sahaja Yoga; había descubierto que el amor era la solución, la única manera de entrar en los corazones de la gente. Y no deberíamos tratar de tener ese amor para conseguir dinero, algún logro, o alguna recompensa; se trata de amar por amar. La recompensa es la manera en la que amáis a todas las personas, y la manera en la que hacéis tanto trabajo. No sabéis cuánta gratitud siento por vosotros. No podría haberlo hecho Yo sola. No podría haber ido a tantos países, como a Benin, donde sólo hay musulmanes. No podría haber pensado nunca en ir a países tan lejanos. Imaginad, todas estas personas eran musulmanes, han venido a Sahaja Yoga, y aquí han entendido la belleza del amor. Esto lo hicieron los franceses. ¿Podéis creerlo? Bajaron hasta Benin y lo consiguieron. Incluso los ingleses han ido a diferentes lugares, también los austríacos, y los alemanes; los italianos tienen un gran corazón, la forma en la que están extendiendo Sahaja Yoga por toda Italia es admirable. Estoy sorprendida de cómo os acercáis a toda esta gente que nunca han oído hablar del espíritu, y cómo hacéis que todos se unan.

Aquí no son necesarias las prohibiciones, no tenemos que decir no tomes drogas, ni nada por el estilo. Nada de esto, no es necesario decir “no” a nada, porque todas esas cosas desaparecen automáticamente. No tengo que decir: “no lo hagas”, sino que automáticamente lo abandonáis. Esto es sorprendente, una vez en un programa queríamos encender uno de los deepas, y nadie tenía una caja de cerillas, había miles de personas y nadie tenía fuego (porque no fumaban). Entonces tuvimos que enviar a alguien a por una caja de cerillas. Pero no hay ninguna necesidad de prohibir fumar. Nunca dije: “No hagáis esto”. Sin embargo, ha funcionado, ha ocurrido así, no sé cómo, no sé cómo lo habéis abandonado, pero es muy simple, cuando la luz del espíritu os ilumina, simplemente no lo hacéis.

Todos dicen: “No bebáis”; por ejemplo los sikhs, los musulmanes, pero veis que todos ellos beben. Y esto es porque no son verdaderos musulmanes, ni verdaderos sikhs. Si realmente lo fueran, no beberían. Tienen que convertirse en el espíritu, a la luz del espíritu, simplemente no hacéis lo que es destructivo para vosotros. No tenéis que decir a nadie lo que tiene que hacer, todos vosotros que estáis aquí sentados sabéis que nunca he tenido que decir a nadie “No hagas esto”. Pero me sorprendía ver como en Londres había gente que dejaba las drogas de la mañana a la noche. Dejaron la prostitución, las drogas, dejaron todo tipo de cosas destructivas a las que la gente se dedica quizás a causa de la frustración, o quizás porque se sienten solos. Pero en Sahaja Yoga, nunca os sentís solos. Tenéis hermanos y hermanas por todo el mundo. Si saben que alguien va a venir, van todos al aeropuerto a recibirle. No es una hermandad corriente. Es una hermandad muy profunda, de un entendimiento muy profundo. Son gente muy profunda, debo decirlo, porque han sido buscadores; durante esa búsqueda se han sentido dentro de un torbellino, y esto les ha convertido en personas muy profundas. Os pediría que leyerais el libro “La luz del Corán”, lo escribió una señora, Gilmet; ella es muy profunda, y se ha expresado de una manera muy hermosa, da mucho gozo leer el libro. Ella no es musulmana, está casada con un musulmán, aunque los dos son sahaja yoguis. Ha narrado su búsqueda de una manera muy hermosa. Tenemos grandes escritores en Sahaja Yoga, que han escrito libros muy bonitos. Gilmet es muy tímida, no habla, se mantiene silenciosa, pero en su interior es muy profunda, a causa de su búsqueda. Hay muchas personas en este mundo que están buscando la verdad porque no pueden soportar el sinsentido del mundo moderno, son personas muy sensibles. Así es como todos tuvisteis vuestra realización, no fui Yo. Decir que Yo lo hice no es muy adecuado, porque si no fuerais una vela, no podría haberos iluminado.

Os estoy muy agradecida, me siento encantada por la forma en la que la gente está sintiendo Sahaja Yoga; tenéis que hacer que funcione colectivamente, debéis solucionarlo globalmente, tenéis que ayudaros unos a otros y elevar a la gente. Lo más importante es que creéis una mente, universalmente, que esté dirigida hacia el espíritu. Entonces resolveremos todos los problemas.

Si digo que estoy comenzando un proyecto para los pobres, inmediatamente todos me enviarán dinero. Inmediatamente encontrarán quien puede solucionarlo, quien puede venir a ayudar a Madre, qué trabajo podemos darle, y así por todo el mundo. Se extiende muy rápidamente. Yo nunca pido dinero, nunca dije que necesitase dinero, pero inmediatamente planean todo, entienden todo el asunto y lo solucionan. Puede funcionar en India, en cualquier lugar. No es que estén interesados simplemente por India, sino que es un interés global, un interés por todos los problemas. No es para hacer una especie de espectáculo, o digamos algún tipo de culto. Se trata de algo muy innato, muy sutil, que funciona y que da gozo, sienten gozo al hacer algo por Sahaja Yoga. A veces me sorprendo de ver sus sentimientos hacia todo el mundo, la manera en la que cuidan de todo el mundo, quieren lo mejor para ellos.

Por supuesto, como ya dije, todos los países tienen sus problemas. Como, por ejemplo, el norte de la India, donde siempre están interesados por la política, porque allí tienen Nueva Delhi; pero ahora todo esto ha disminuido, ya no es tan fuerte. Ahora ya no quieren escuchar críticas de unos hacia otros, eso es una buena cosa. En el sur, digamos más allá del río Narmada, Maharastra etc., son muy ritualistas. Incluso si ponen el Thali, la sal tiene que estar aquí, los vegetales allá, y así una persona ciega no tiene problemas para comer. Además sólo se puede utilizar una mano, la otra permanece como atada. Son muy ritualistas. Y por estos dos motivos, no crecen en Sahaja Yoga. Sea lo que sea, tenemos que entender que son cosas que aún llevamos dentro. Por ejemplo, en el caso del norte de la India, Yo diría que si alguien critica no le escuchéis; el principio de Gandhiji era correcto: nunca escuchéis los cotilleos sin sentido. Se cotillea mucho, a la gente le encanta escuchar cotilleos a causa de los medios de comunicación; antes de las elecciones sólo informan de cotilleos, este cotilleo entra en nuestra mente y así es como empieza a funcionar. Por esta razón, pediría a todas las personas del norte de India que hicieran caso omiso de las críticas, y que nunca criticaran a nadie, porque ¿para qué sirve? ¿Qué sacáis con ello? Miradlo desde el punto de vista de la lógica, si escucháis una crítica ¿para qué os sirve? ¿Qué ganáis con ello? Y además, cuando se lo repetís a otra persona ¿qué ganáis con ello? Simplemente haceros esta pregunta: ¿Cuál es el beneficio que obtengo? ¿Para qué ver lo que va mal en los demás? Sé que de esta manera puede que seáis engañados, que alguien os decepcione, eso es verdad, pero no importa, porque, al menos, no habréis metido en vuestra cabeza nada sucio, ningún veneno. Sé que hay personas que crean problemas, hablan a unos y a otros, hacen esto y aquello. Esto, en ningún modo debería heriros, porque vosotros tenéis el espíritu, y al espíritu no se le puede herir, no se le puede destruir. Se dice que no hay ningún arma que pueda destruirle, que el espíritu vive para siempre.

De lo que carecemos es de una atención dirigida hacia el atma, lo que llamamos Atma Vimukh, nuestros ojos se han desviado, nuestra atención se ha desviado del espíritu, y por eso tenemos problemas. Una vez que sois uno con el espíritu, todo funciona, funciona porque existe la conexión con Dios Todopoderoso. Cuando existe esta conexión con el poder omnipresente todo se soluciona. Sé que este poder omnipresente está haciendo aparecer fotos milagrosas acerca de Mí, verdaderamente no le he pedido que lo hiciera, pero lo está haciendo. Es muy activo, puede sentir cuando alguien es muy profundo, muy sutil, y entonces actúa a través de él. En vuestros negocios, en vuestra política, en vuestra familia, en todos los lugares que encontréis esta luz, brillará, y respetaréis los corazones de otros, el amor que sienten, respetaréis su espíritu que está brillando. Habéis aprendido a respetaros unos a otros, porque vuestro espíritu está iluminado, puedo verlo muy claramente.

Me siento muy feliz al ver a tantos de vosotros aquí, en mi cumpleaños. No sé cuál es el significado de un cumpleaños, pero sea el que sea, lo importante es que me permite estar con vosotros, me siento muy feliz de teneros aquí. Estoy muy agradecida a estas personas que pertenecen a las elites de nuestra sociedad, son grandes personas, han alcanzado grandes posiciones, y también hay conocidos industriales. Todos ellos tienen que entender el valor de la vida espiritual. Es muy importante que no ignoren esta cuestión y que lleguen a ser uno con su espíritu. El espíritu os pertenece, la gloria completa es llegar a ser el espíritu.

No sé cómo daros las gracias a todos, y a las personas que han dicho cosas tan bonitas, lo único que deseo es que crezcáis en vuestra vida espiritual Atmonati, para que vuestra espiritualidad cubra todos los rincones de este mundo y cree el hermoso mundo de mañana.

Que Dios os bendiga