Sahastrara Puja

Nirmal Temple, Cabella Ligure (Italy)


Feedback
Share

Sahasrara Puja

Cabella Ligure, 9 de Mayo de 1999

Hoy nos hemos reunido aquí para celebrar el Puja del Sahasrara. La palabra Sahasrara, en Sánscrito significa “mil”. En nuestro cerebro hay mil pétalos que se iluminan. Los médicos conjeturan mucho respecto a ello pero mejor olvidaros de ellos. Estos pétalos están listos para recibir su iluminación, son realmente mil nervios a la espera de iluminar el cerebro entero. Cuando la kundalini asciende, ilumina estos nervios, que a su vez, adoptan la forma de llamas o de pétalos. Por eso a este centro se le llama Sahasrara.

Este es un centro muy importante en el ser humano, porque es el único con el que pensamos y con el que detenemos aquello que no nos gusta. Este es el centro que reacciona y lo hace de tal manera que, sin ninguna discriminación, empezamos a decir “no” a esto, “no” a aquello. O con pequeñas cosas, como por ejemplo, alguien puede decir “a mí no me gusta esa alfombra, o esa casa”… En primer lugar, preguntaros a vosotros mismos quiénes sois para hablar en esos términos. No podéis llegar a ser vosotros mismos hasta que vuestro cerebro, vuestro Sahasrara, se abra completamente y vuestra kundalini llegue a unirse al Paramchaitanya. Hasta que esto no ocurra, viviréis en un estado de ignorancia en el que no sabréis lo que es bueno y lo que es malo. Haréis sólo aquello que vuestro cerebro os diga que es bueno, pero no sabréis verdaderamente lo que es realmente bueno. Porque no conocéis la realidad. Tenemos que comprender la consciencia que tenemos; la consciencia de estar vivos y de muchas otras cosas, el conocimiento que tenemos de todo.

Para vuestra información os diré que toda esta consciencia que tenéis, se almacena cerca del hígado, alrededor del diafragma. Esta consciencia sigue un proceso de ascenso, de forma tal, que en el proceso evolutivo, los humanos van adquiriendo consciencia de las cosas. Pero se trata de ser consciente sin mediar para ello el cerebro, simplemente SOIS conscientes. ¿Cómo ocurre esto?. Pensando no. Ni tampoco es cuestión de comprensión o de visión, llegáis a ser conscientes simplemente porque vuestro cerebro empieza a funcionar de una manera muy, muy sensitiva. Por eso os hacéis conscientes de algún temor, por ejemplo, o de algo que es bueno. Pero va incluso más allá. El crecimiento de vuestra consciencia va más allá, y llegáis a sentir agrado o rechazo por una persona, sin saber con exactitud por qué. Normalmente cuando no os gusta una persona es por el tipo de cara que tiene, o quizás por sus ojos, cosas así. A lo mejor, os gusta alguien, porque habéis conocido a otro muy agradable y transferís su imagen a otros. Con estas imágenes transferidas, podéis odiar o amar a alguien. Entonces empezáis a decir “odio esto y aquello”, cuando en realidad, eso no tiene un significado ni sustancial, ni actual. Odiáis a alguien porque quizás esa persona se parece a otra. Y si seguimos más allá, descubrimos que tal persona (y estoy hablando de “personas” y no de cosas) me hizo daño o me hirió. Con ello empezáis a sentir que deberíais odiar a esa persona. Con este odio, comenzáis a desarrollar nuevas facultades respecto a cómo herirla. Luego empezáis a pensar cómo podríais destruirla. Cómo conseguir que su vida sea totalmente miserable. Después puede que incluso lleguéis a pegarle, gritarle, puede que hasta intentéis matarla, podéis hacer cualquier cosa.

En este caso, la consciencia se mueve en la dirección equivocada, hacia la oscuridad, no hacia la luz. Porque en la luz, no haríais cosas así. En la luz, veis constantemente dónde se sitúan los demás, y dónde os situáis vosotros, sabéis lo lejos que estáis de ellos. Si queréis salir, sabéis el camino de salida. Sin embargo, si estáis en la oscuridad, estáis dentro, no entendéis nada, y continuáis comportandoos de una manera tal, que sólo puede explicarse diciendo que sois seres humanos. Los animales no se comportan así. Tienen limites en su conducta. Si un animal encuentra algo definitivamente dañino para él, o atacará o escapará. Pero no almacenará dentro de él un odio o algo así, como mucho, llevará en su expresión el temor por algo malo que se le haya hecho.

Sin embargo, los seres humanos no son así. No tienen ninguna razón en particular por la que odiar a otra persona. No obstante, funcionan así, porque están plenamente implicados en su ego. Una persona egoísta siente que tiene todo el derecho a hacer lo que quiera. Puede matar a cualquiera, lanzar bombas a quien quiera, puede hacer todo lo que quiera. Y la persona que no se dedica a hacer eso, es completamente al revés, está totalmente asustada. Teme a los demás.

La consciencia continúa moviéndose. En este caso es una consciencia más sutil, porque si teméis a alguien, no os gustará ir a su casa, le evitaréis por la calle. Podéis llegar a hacer cualquier cosa. Todo este tipo de conocimiento respecto a otras personas se acumula en vuestra mente. Y después, todo esto comienza a funcionar a un nivel colectivo. Pensáis que un grupo es muy malo, otro muy bueno, otro excelente, etc. En vuestra mente, pensáis que alguien pertenece a un grupo que es mejor, o quizás peor que otros. Y así es, como colectivamente, comenzáis a desarrollar vuestro propio temperamento, vuestra propia consciencia. Por eso, si la gente, en un momento dado, decide por ejemplo, que la gente de color ha de ser exterminada, la gente blanca puede unirse con ese fin. Como en los tiempos de Hitler, cuando él decidió que todos los seres humanos, excepto los alemanes, eran inútiles. Reunió a su alrededor gente que pensaba como él y toda esta consciencia colectiva entró en ellos. No sé cómo, pero algo así siempre entra en la mente de los hombres. Nunca lo ponen en duda, ni se preguntan si es correcto o no. Continúa creciendo más y más hasta que se convierte en algo nacional. Sin embargo, no se sabe, ni se comprende si es correcto o no.

Por tanto, lo que es importante es que conozcáis la realidad, deberíais saber exactamente lo que es correcto y lo que no. Y para ello, como os he explicado, tenéis en vuestro interior este gran poder de la kundalini. Ella pasa a través de todos los centros, los ilumina (con ello también vuestra consciencia), y cuando atraviesa el Sahasrara, os une a este poder omnipresente que es conocimiento. Es Amor y Verdad. Inmediatamente después (algunas personas no tan inmediatamente, pero otras sí), todo lo que hemos estado pensando hasta entonces, como el hecho de sentirnos separados de los demás sólo porque pensamos que están equivocados, o que no están bien, desaparece completamente. Es en ese momento cuando os dais cuenta de que vuestra consciencia está dominada por un montón de circunstancias. Como por ejemplo, el lugar en el que nacisteis, todo lo que vuestros padres os enseñaron, las experiencias que habéis tenido; veis que todo esto es falso, porque no es la Realidad. Todos lo sentimientos que tenéis, cualquier idea que alberguéis respecto a otra persona o país, no es correcta. Sin embargo, desde el momento en el que vuestro Sahasrara ha sido abierto, estáis conectados al poder omnipresente, y éste fluye hacia vosotros. Esta consciencia iluminada comienza a entrar en vuestro ser, en vuestro cerebro, y podéis sentirla en vuestros nervios.

Cuando queráis saber si algo es bueno o no, podéis obtener la respuesta colocando las manos hacia el objeto o persona en cuestión, y las vibraciones os lo dirán con total certeza. Estas vibraciones son el Paramchaitanya, lo llamamos Brahmachaitanya, y comienza a fluir por vuestros dedos. Sentís qué chacras están obstruidos y vuestra discriminación se desarrolla muchísimo. Vuestro cerebro, que os hacía vivir situaciones completamente ilusorias y os conducía a un tipo de vida equivocado, se corrige a sí mismo casi inmediatamente. Es como si yo voy andando por la calle con los ojos cerrados y tengo enfrente una zanja. No puedo ver nada, sigo caminando y, de repente, abro los ojos y la veo. De forma automática sé que no llevo la dirección adecuada y esquivo la zanja. Esto es lo mismo que os ocurre a vosotros. Cuando vuestro Sahasrara se ilumina, desaparece todo el conocimiento que antes habíais adquirido, todas las ideas que teníais respecto a lo que era bueno, vuestros sueños y metas en la vida, todas vuestras aspiraciones. Entráis en la realidad, y veis la realidad de todas las cosas. Hasta que no veáis la realidad, no dejaréis de seguir a la masa “a ciegas”. Un grupo de gente dice eso, y otro defiende aquello, cada grupo propone hacer cosas diferentes. Pero no podréis ver si es correcto o no, si es bueno para vosotros o no, o si os va a ayudar o no. Esto ocurre con mucha frecuencia en este mundo, por eso hay tantos problemas hoy día. Porque la gente no sabe cuál es la realidad. Una vez conocéis la realidad, la mayoría de los problemas se solucionan, porque el cerebro mismo es el que los crea.

En primer lugar, comete todo tipo de atrocidades, actos de violencia. Después se justifica a sí mismo y continúa haciendo cosas peores. Esto es lo que siempre se ha conocido por “pecado”. Pero en Sahaja Yoga no existe. Cualquier cosa que contaminaba vuestro cerebro, ahora se ha limpiado. Ahora tenéis conocimiento verdaderamente, y a través de este conocimiento, podéis discernir perfectamente lo que está bien y lo que está mal. Por tanto, hasta ahora todo ha sido permitido, pero a partir de este punto debéis tener una comprensión seria del hecho de que, lo que está bien, está bien, y lo que está mal, está mal, y nunca deberíais hacer lo que está mal. Elegid siempre lo que está bien. Esta es una decisión que debéis tomar: tenemos que hacer siempre lo que está bien y nunca lo que está mal. Es en este momento en el que entra en juego vuestra determinación, lo que llamamos devoción, dedicación, entrega. Abandonamos nuestras falsas ideas, nuestro orgullo y nuestros malos hábitos. Automáticamente os convertís en una persona diferente, en una bella persona.

La tercera cosa que os ocurre, y que nunca antes os había sucedido, es que sentís que no está bien el no transmitir este estado a otras personas. No servirá de nada que yo hable a la gente, por eso vosotros comentáis todo con vuestros hermanos y hermanas, después con gente diferente, y más adelante, habláis al país entero de Sahaja Yoga. Les decís “Yo he ganado mucho con ello, ¿por qué no lo pruebas tú?”. Sin embargo, esperar resultados sólo por el mero hecho de hablar de ello, de discutir sobre ello, de argumentar todo y dar sermones, no funcionará, porque su cerebro (como ya os dije), sigue siendo el mismo, lleno de ignorancia. Por tanto, lo que debéis hacer es subir su kundalini. Una vez que su Kundalini ascienda y su cerebro se abra, se situarán en la misma línea en la que vosotros os encontráis. No tendrán que preocuparse por lo que es bueno o malo, ellos mismos lo sabrán.

Esto es lo verdaderamente importante. Corregir este mundo es muy importante. Todos debéis saber muy bien qué está bien y qué está mal. Y para saberlo, contáis con este vehículo del Paramchaitanya. Es una fuerza que comienza a moverse y genera resultados: hay muchas personas, hoy día, con su Sahasrara abierto. La apertura del Sahasrara era la parte más importante del proceso evolutivo. ¿A qué nivel han llegado los seres humanos a través de algún otro proceso evolutivo?. Hemos tenido guerras y programas de actuación que han arruinado a muchísima gente, a muchísimos países.

Ahora sois uno con el poder omnipresente, es un poder muy puro (Nirmal), y toda su pureza os transmite un claro sentido y una clara comprensión de cómo debéis moveros, de cómo deberíais vivir, y qué deberíais tener. Esto es lo que siempre se ha conocido por Auto-realización. Pero yo diría que la Auto-realización es mucho más que eso. Aunque vuestro cerebro se enriquezca con el conocimiento real, con el puro conocimiento, hay otras cosas que también deberíais tener, y una de las más importantes, es la consciencia. De nuevo repito la palabra “consciencia”. La “consciencia” del lugar que ocupáis en este gran plan de la “transformación mundial”. ¿Cuál es vuestra posición? ¿Qué se espera que hagáis en este plan de transformación? ¿Dónde está vuestra atención? ¿Cuál es vuestro trabajo?. Ahora tenéis una obligación, sentís “tengo que hacer algo”. Este sentimiento de obligación empieza a funcionar en vosotros, pero no de forma perturbadora, sino con mucha paz y alegría. Una voz interior os dice “tengo que hacer algo para que los demás también lleguen a conocerse a sí mismos”.

Conocerse a sí mismo significa, en primer lugar, que uno conozca sus propios chacras. Sé que mucha gente recibe la realización con mucha rapidez, pero después ni se asientan ni se conceden el tiempo de ver cual es el estado de sus chacras. Es necesario que veáis cómo están vuestros chacras y que averigüéis por qué tenéis problemas. También hay gente que sabe que tiene problemas, pero no hace nada por solucionarlos, no les presta ninguna atención. Se toman todo muy a la ligera: “sí, ya sé que tengo problemas, pero ¿qué más da?, Mientras siga trabajando por Sahaja Yoga, no importa”. Sahaja Yoga no es sólo “para los demás”, también es para “vosotros mismos”. Es muy importante que corrijáis vuestros chacras, sólo entonces obtendréis el puro conocimiento, en el sentido de que sabréis cuál es el defecto, dónde está el defecto, lo que estáis haciendo mal y lo que deberíais hacer. Cuando corrijáis vuestros centros o chacras, vuestra consciencia se iluminará plenamente respecto al mundo entero. Es algo increíble, imaginad la tarea o trabajo que es transformar este mundo loco en un mundo sano, donde la gente tenga su realización. Es una gran misión. ¿Cuánta gente necesitamos para llevarla a cabo?. Si vuestro deseo es fuerte, sentiréis la fuerza de llevarlo a cabo. La cuestión es que, normalmente, nos sentimos obligados a llevar nuestra casa, a ganar dinero, esto y aquello. Y podéis hacerlo, pero el objetivo principal de vuestra vida es transformar a la gente y conseguir que Sahaja Yoga funcione. Esta transformación es necesaria para conseguir la paz mundial.

No sé si el hecho de que se iba a producir una total transformación ha sido profetizado o no. Pero se ha hablado mucho de esta transformación. No sé mucho de esto, ni me voy a preocupar de cuántas personas se están transformando. Lo importante es que, después de iniciar la transformación (después de la realización), uno debe asentarse.

En primer lugar debéis ver si sois o no una persona que tiene paz en su corazón. Si no hay paz en vuestro corazón, no sois un sahaja yogui. Si tendéis a exaltaros, a gritar a otros y cosas así, no sois sahaja yoguis. Debéis tener un temperamento muy, muy tranquilo y sereno. Esto es muy importante. Y en esa misma paz, debería haber una compasión muy pura. Lo que estáis haciendo no es para vosotros mismos directamente, es esta fuerza la que os empuja a hacer cosas buenas para los demás con el fin de transformarles. Y esto es lo mejor que podéis hacer por ellos, conseguir que su cerebro se corrija y que se libren de sus enfermedades, de todos sus problemas.

La primera cosa que ocurre y la más importante, es que reciben el poder de transformar a los demás. Cuando vosotros mismos tenéis este poder, lo que debéis hacer es no malgastarlo. No deberíais utilizarlo para vosotros mismos, eso significaría que vuestro crecimiento no es completo. Debéis hablar de ello y hacerlo funcionar. Dondequiera que os sea posible, debéis hacerlo funcionar. Así es como podemos llegar a la gente a nivel mundial, y así es como pueden transformarse completamente. Todos nuestros problemas, tanto en India como en cualquier parte, se deben a que somos seres humanos. Pero si sois iluminados, si recibís luz, desaparecerán las luchas, las guerras…, porque pensaréis en los demás como en vosotros mismos, os preocuparéis por ellos y dejaréis de pensar en vosotros. Si estáis iluminados, la violencia no tendrá lugar en vuestra mente. Hoy día, hay muchísima violencia en nombre de la religión y de muchas otras cosas, y podría desaparecer por completo si la gente aceptara Sahaja Yoga. Pensadlo, si todas las personas fueran sahaja yoguis ¿por qué o para qué iban a pelear o luchar?.

Hoy día hay muchas religiones, pero por encima de todas ellas está la religión de Sahaja Yoga, en la que todos llegáis a ser uno y desaparecen las querellas “religiosas”. Aunque, como seres humanos, aparte de este, tenemos otros problemas también muy serios. Nos resistimos al cambio, somos muy avariciosos, no nos podemos adaptar a circunstancias diferentes, queremos vivir con todas las comodidades, etc., etc. Sin embargo, una vez llegáis a Sahaja Yoga, podéis dormir en cualquier parte, comer cualquier cosa, incluso puede que no comáis, pero os convertís en una persona que está muy por encima de estas necesidades y demandas. No os preocupáis por nada. ¿De qué sirve preocuparse?. Supongamos que me pierdo yendo en coche, pues será que tengo que ir por ese camino por alguna razón. ¿Por qué tendría que preocuparme por ello?. En vuestra vida ocurren muchas cosas, grandes y pequeñas por las que os preocupáis mucho. Pero ahora, con las bendiciones del Sahasrara, os sorprenderá la ayuda del Paramchaitanya, porque verdaderamente significa una gran ayuda al actuar globalmente, universalmente: actúa individualmente, en comunidades, en naciones, porque es divino. En realidad es un juego divino el que está teniendo lugar. Y este juego divino hace que ocurran cosas maravillosas gracias a las cuales la gente se corrige.

Por tanto, no os deberíais poner nerviosos nunca, ni deberíais sentiros mal por nada, porque tenéis en vuestro interior este poder divino que corregirá lo que sea necesario. Puede corregir a cualquier persona. Recientemente hemos tenido el caso de un chico que fue atropellado por un camión y dijeron que sus pulmones habían quedado aplastados. Hasta ahora no se ha oído nunca que alguien, con los pulmones así, se recupere del todo. Y en este caso, no sólo se recuperó sino que empezó a respirar normalmente y ahora está muy bien. Todo este trabajo lo hace el Paramchaitanya. Vosotros no tenéis que hacer nada, si algún problema se presenta ante vosotros, antes de que os alcance, el Paramchaitanya ya lo ha resuelto. Pero debéis tener una fe total en vosotros mismos y en el Paramchaitanya y creer que sois un alma realizada. Nadie puede heriros. Quizás alguien os cause algún daño de momento, pero tampoco sentís el sufrimiento, enseguida salís de ello. Contáis con una gran seguridad y guía apropiada. Se os rescata y salva de todo tipo de ataques y de los propios errores que vosotros mismos cometéis. Podríamos decir que el Paramchaitanya es como un gran ordenador de sabiduría y conocimiento. El Sabe. Sabe lo que estáis haciendo y lo que no deberíais hacer. Sabe adónde os dirigís, y sabe cual no debería ser vuestro camino. Sabe todo absolutamente de vosotros. Y tenéis que haceros conscientes de ello. A este nivel es al que me refiero cuando os digo que tenéis que ser conscientes de que sois almas realizadas. Sois diferentes, únicos, sois almas realizadas. No sois gente ordinaria o común y estáis protegidos por el Paramchaitanya. Nada os puede hacer cambiar, ni nada puede molestaros. Nada os puede dominar.

Debido a que no sois conscientes del Paramchaitanya, a veces os preocupáis un poco, y por eso la gente me escribe cartas diciéndome “Madre, mi hija tiene algún problema”, o cosas así, pero todo lo puede solucionar el Paramchaitanya si sois capaces de dejárselo a él. Deberíais comprender que sois uno con el Paramchaitanya. Sois una parte de él. Y él cuida de vosotros. No se trata de que hagáis un esfuerzo consciente. Aceptad la vida como es, nada más, aceptad lo que la vida os depare. No os alarméis, no os enfadéis, no os sintáis molestos, simplemente aceptad las cosas y gozaréis de las mismas cosas que antes os irritaban. Descubriréis la parte de gozo que hay en todo, es muy hermoso, y veréis cómo así resolvéis todos vuestros problemas. Venceréis a todos vuestros “enemigos” y disfrutaréis de una vida en paz.

Ser un sahaja yogui implica tener una gran posición. Si os hacéis cada vez más y más humildes, conseguiréis un contacto absoluto con el Paramchaitanya. No sólo eso sino que os convertiréis en el Paramchaitanya. Con el Paramchaitanya podéis hacer cualquier cosa. No es necesario que os diga todo lo que podéis hacer, porque además algunos de vosotros no lo creeríais. Pero esa es mi experiencia. Cuando os convertís en el Paramchaitanya y sabéis que lo sois, él mantiene intacta vuestra dignidad, vuestra posición, mantiene vuestra palabra y cuida de vosotros. Cualquier cosa que digáis o deseéis, la conseguís. Vuestros deseos también cambiarán, no desearéis cosas absurdas, sino algo que sea noble, como el transformar a la gente, hacer el trabajo de Sahaja Yoga. Y todo esto se cumplirá plenamente. Os gustará hacer esto y pensaréis mucho en ello. Es sorprendente, pero simplemente conque veáis un problema, sólo con verlo, el Paramchaitanya se anticipa y lo soluciona. La manera en la que normalmente reaccionamos ante cualquier dificultad o “baches” de la vida, pasa a ser simplemente un juego, sólo un juego. Os sorprenderéis cuando veáis que con sólo mirar y ver estas dificultades, se solucionan de inmediato. Ver y solucionar. Así es la luz, penetra en la oscuridad y termina con ella. La oscuridad desaparece y nuestros problemas también.

Nuestra consciencia tiene que transformarse en el Paramchaitanya. Así es como recibiremos todas las ideas divinas, aunque no sólo eso, también recibiremos toda la ayuda del divino, todas las soluciones que vengan del divino. Se produce algo sorprendente, todo se calma, se tranquiliza, se arregla y os sorprendéis cuando os descubrís siendo la persona que hace todo eso realmente. No sois conscientes de todo lo que hacéis, pero lo hacéis. El ego es el que no está presente, pero os dais cuenta de las cosas que suceden a vuestro alrededor, y de cómo suceden. Vuestro estilo de vida cambia, vuestra comprensión de las cosas cambia, y os convertís en una fuente de alegría, gozo y conocimiento para los demás. No tenéis que estudiar nada. No tenéis que saber mucho de nada, sin embargo, sabréis de todo, si algo está bien o no. Sólo entonces podréis decir las cosas con total autoridad.

Hoy, por ejemplo, hemos estado discutiendo de política y de la economía de los tiempos modernos. Yo he dicho que todo va mal y que el sistema es erróneo porque es destructivo, destruye las naciones, si no la vuestra propia, la de los demás. También destruye vuestra vida familiar, vuestro sistema de valores. Os destruye a vosotros mismos completamente. Entonces, ¿qué tipo de economía es esta?. No es más que un show, como un globo a punto de estallar. He visto gente muy rica, que se cree muy especial, y de repente se arruinan. Y también he visto gente arruinada que, de repente, se hace rica. Es como una marea agitada en la que las personas saltan constantemente de una orilla a la otra. Pero no es vuestro caso. Vosotros sois testigos del drama y con vuestra paz podéis observar todo con calma. No es difícil para vosotros crear más personas así. No es difícil transformar el mundo. El momento ha llegado y es el momento apropiado. Por eso el tiempo del florecimiento ha llegado en el que muchas flores se convierten en fruto. Esa es vuestra meta, crear semillas que extiendan Sahaja Yoga. Ahora vuestro nivel de consciencia ha llegado a ver que el Paramchaitanya está con vosotros, es una parte de vuestro ser, está con vosotros para prestaros toda la ayuda necesaria, todo el prestigio y la personalidad necesarios.

Que Dios os bendiga.