Shri Ganesha Puja,

Nirmal Temple, Cabella Ligure (Italy)


Feedback
Share

Shri Ganesha Puja

Cabella Ligure, 16-9-2000

Hoy nos hemos reunido aquí para celebrar el Puja a Shri Ganesha. Como sabéis, Ganesha es el símbolo de la pureza, la santidad y la veneración de la inocencia. Cuando adoráis a Shri Ganesha, debéis saber que Él es la personificación de la inocencia. Me pregunto si se comprende o no el significado de “inocencia”. La inocencia es una cualidad innata, que no puede ser forzada, que no puede ser aprendida o enseñada, es una cualidad innata en el ser humano. Al convertirse en discípulo de Shri Ganesha, el ser humano se vuelve inocente. Quizás diréis que a la gente inocente la atacan los astutos, los agresivos. Pero la inocencia es algo tan grande que no puede ser destruido. Es la cualidad del espíritu. Y cuando el espíritu es despertado en vosotros, obtenéis el poder de la inocencia, por medio del cual superáis todas las cosas negativas, todas las cosas erróneas y todo aquello que va en detrimento de vuestro crecimiento y de vuestra comprensión espiritual.

No es posible “portarse” inocentemente, uno tiene que ser inocente de forma innata. Esto sucede en Sahaja Yoga, después de obtener la Realización. El poder para luchar contra todos los sentimientos negativos dentro y fuera de vosotros, tiene el apoyo absoluto y está absolutamente protegido por la Madre de Shri Ganesha.

Hoy en día, es difícil hablarle a la gente de la inocencia. Pero ya conocéis la vida de Cristo. Él fue pura inocencia. No se daba cuenta de qué tipo de gente le rodeaba. Pensó que todos eran también inocentes. Les hablaba de un modo en que ninguna persona astuta hablaría, los astutos siempre entienden las astucias de los demás. Él dijo cosas que quizás la gente no comprendió. Pero fuera lo que fuera, sus palabras tenían las vibraciones de la inocencia, lo cual debería haber hecho que todas estas personas se relacionaran con Él de forma correcta. Aunque quizás no era el momento para que estas personas recibieran su Realización. Por tanto, la inocencia de Shri Ganesha no fue derrotada, sino que en gran medida creó la atmósfera de santidad y belleza que podéis ver en la vida de Cristo.

Me complace que todos tengáis ya noticia de vuestros matrimonios. ¿Por qué hay que casarse? ¿Por qué se necesita el matrimonio? Al fin y al cabo, hoy día, la gente vive sin casarse. La razón es que el matrimonio significa la santidad de la unión, la santidad de vuestra integración física, emocional y mental. Si no obtenéis esta santidad, vuestra convivencia con la otra persona no será perfecta, vuestros hijos no estarán bien, por eso es necesario el matrimonio. Como sabéis, Cristo asistió a una boda. ¿Por qué prestó Él tanta atención a una boda? Porque el matrimonio purifica y santifica vuestras relaciones. Cualquier otra cosa puede ser aceptable, pero la relación entre marido y mujer debe ser muy espiritual, “santificada”. Los hijos que tengáis pueden llegar a convertirse en cualquier cosa, pueden ser ladrones, mentirosos, o gente muy cruel si no hay santidad en el matrimonio. Por eso Cristo fue a santificar la institución del matrimonio.

Pero lo que es una tontería y absolutamente erróneo es que Él creara alcohol. Lo que hizo fue transformar el agua para que su sabor fuera como el zumo de uva. Zumo de uva, en idioma hebreo, se dice alcohol. No es que se llame así, sino que la palabra “vino” indica igualmente alcohol y zumo de uva. No pudo ser vino, pues el alcohol no puede hacerse instantáneamente. Lleva tiempo hacer alcohol, pues tiene que fermentar y fermentar, y finalmente se vuelve alcohol. Pero si Cristo lo hizo de una forma tan Sahaja, espontáneamente, ¿cómo pudo ser alcohol, que es algo que intoxica? Mucha gente, especialmente en la religión cristiana, cree que Cristo santificó el vino, lo cual es absolutamente falso. Él nunca santificó el alcohol, Él transformó el agua dándole gusto a vino.

El otro día me encontré con Romano Batage (?), a quien ya conocéis. Me dijo: “Madre, dame la Realización”. Yo dije: “De acuerdo, traedme un poco de agua”. Me la trajeron y metí los dedos en ella. Él dijo: “Madre, ¡sabe a vino!”. Yo dije: “De eso se trata. Eso es lo que Cristo hizo”. Por tanto, no hay santidad en el alcohol. Cómo se puede esperar que Cristo hiciera algo así, algo que perjudica completamente vuestra consciencia. Los bebedores no son gente normal, algo se les estropea en el cerebro. Cuando conducen crean problemas, cuando hablan con otras personas te das cuenta de que no son normales. A veces son muy agresivos, y otras muy pasivos. La mayoría son muy agresivos y se comportan de una forma que no corresponde a un ser humano.

Por eso, debéis entender, que este vino, que ha estado fermentando durante días, es muy malo y va en contra de la vida espiritual. Todos los países en los que se acepta el alcohol como algo muy “santo”, se están arruinando. Va en contra de Shri Ganesha, de la inocencia, y por tanto, un bebedor puede volverse muy astuto, un bicho, muy dominante, todo tipo de cosas malas pueden ocurrir. No se puede confiar en una persona que bebe y se emborracha. Puede tomarla contra su esposa, sus hijos, contra cualquiera e intentar destruir sus vidas, porque sabe que él mismo está destruido.

Tenéis que entender que la inocencia no os permite aceptar algo que vaya en contra de vuestra consciencia. Vuestra consciencia humana es muy importante, y debe ser respetada. Cualquier cosa que toméis y que estropee vuestra consciencia o vuestra salud, está mal, especialmente para los sahaja yoguis. Debéis mantener buena salud. ¿Cómo mantenéis una buena salud? Evitando todas aquellas cosas que la destruyen.

La vida matrimonial es una vida “santificada”. Una vida que está siendo bendecida, no por sacerdotes, en Sahaja Yoga todos son bendecidos por Mí. Hay que entender que tenéis algo muy grande. Algunos han venido diciendo que quieren divorciarse, otros que están intentando componer un buen matrimonio…, todo tipo de historias. Si sabéis qué es un matrimonio santificado, un matrimonio llevado a cabo según toda la ceremonia de Sahaja Yoga, entonces no puede ser un mal matrimonio. Pero si vosotros estáis mal, entonces nadie os puede ayudar. Si tenéis ideas raras sobre el matrimonio, debéis corregiros. Si queréis casaros por Sahaja Yoga, entonces tenéis que respetar la santidad del matrimonio. Sé que a veces las mujeres no están bien, o los hombres no están bien, que puede haber problemas. Pero una persona sabia intentará sobreponerse a eso, porque él/ella deseará respetar la santidad del matrimonio.

Aunque parezca contradictorio, Cristo nació sin que hubiera matrimonio y Ganesha también nació así. Ellos son en sí mismos la santidad. Ellos no necesitan ninguna santidad del exterior, ellos son la inocencia, y para personas así de inocentes no hace falta ningún tipo de ritual o ceremonia. Así es como nacieron, siendo la inocencia absolutamente pura. Pero esto no quiere decir que nosotros lo tomemos como ejemplo, pues Ellos eran personalidades divinas y debían nacer así. Mientras que nosotros tenemos que ser bendecidos y llevar una vida pura, santa, ésta es la diferencia entre una encarnación y un ser humano. Es fácil criticar a las encarnaciones, es muy sencillo. Todas las encarnaciones han sido criticadas por los seres humanos, porque éstos no pueden entenderlas. Pero intentad ser realmente muy puros e inocentes, y entonces entenderéis por qué sus vidas seguían una línea diferente, tenían un estilo diferente.

Si me decís que podéis desarrollar la inocencia, os diré que no podéis. ¿De qué forma os volvéis inocentes? En Sahaja Yoga, tenemos un método adecuado para llegar a ser inocentes. Sucede por medio de nuestra consciencia sin pensamientos. Si estáis en el estado de consciencia sin pensamientos, lo que ocurre es que no reaccionáis, no os involucráis en cosas erróneas. No os involucráis en ninguna discusión ni nada, simplemente observáis. Y la inocencia en vuestro interior asciende, de una forma muy bella, como un loto se alza sobre un sucio estanque. Y sean cuales sean las circunstancias, no reaccionáis. Éste es el signo de la inocencia. La gente que no reacciona se mantiene joven. Nunca se les ve la edad, se mantienen jóvenes. Porque reaccionar no es el modo correcto, os hace involucraros con la otra persona. Pero si no reaccionáis, entonces simplemente observáis, sois el testigo, y no os involucráis en nada, estáis separados de todo; así es como vuestra inocencia crece y ganáis mucha autoconfianza.

He leído una historia sobre un rey chino que fue a ver a un santo. Le pidió que le otorgara un don. “¿Cuál?” Dijo el santo. “Deseo que mi hijo se convierta en una persona tal que pueda afrontarlo todo, y que cualquier cosa que la gente haga, él sea capaz de afrontarlo”. El santo le dijo: “De acuerdo, deja a tu hijo conmigo”. Más adelante, cuando había alguna discusión o pelea, el hijo simplemente se quedaba quieto observando, en consciencia sin pensamientos. Entonces, su oponente se retiraba de la pelea; no podía soportar la inocencia de este muchacho, que era muy joven. El rey estaba sorprendido de cómo su hijo podía afrontarlos a todos, todas sus peleas, todas sus agresiones y todas las cosas horribles que la gente le decía. Si alguien os dice algo desagradable, simplemente debéis ser inocentes. En ese momento, vuestro poder de inocencia mostrará que la persona que intenta dominaros y molestaros está muy equivocada, e incluso la persona misma puede darse cuenta de lo que está haciendo, de que está intentando dominaros y vosotros no os inmutáis por ello. Así se sentirá muy débil, verá que no tiene el poder de dominar a los demás. Esto es algo que tenemos los sahaja yoguis, que podemos quedarnos en consciencia sin pensamientos.

Intentad reducir vuestras reacciones, vuestras reacciones ante cualquier cosa. La gente tiene ideas muy raras sobre sí mismos y reaccionan. Por ejemplo, me mostraron esas alfombras y me quedé observándolas. Me dio mucho gozo, me dijeron que las habían hecho a mano todas las sahaja yoguinis, eran tan bonitas… Fue muy gozoso para Mí saber que ellas las habían hecho. Pero si Yo hubiera sido una persona común, hubiera dicho: “Dios mío, vaya color, vaya cosa… etc.” y no hubiera podido gozar de lo que habían hecho. Con esto, en primer lugar, se pierde el gozo.

Para los niños, el gozo es completo. Cualquier cosa que ven la vuelven gozosa. De todo sacan gozo. Fijaos en los niños. Ellos convierten en juguete cualquier cosa que encuentran. El otro día habíamos ido a Génova y en un lugar vimos que habían colocado unos grandes bloques. Llegaron unos niños, se subieron a ellos y empezaron a jugar a hacer casas, y disfrutaron de los bloques. Con cualquier cosa que encuentran, en cualquier lugar, los niños hacen algo gozoso para ellos, algo para jugar. Para ellos la vida también es un juego, simplemente algo para disfrutar, y os hacen disfrutar de todo también a vosotros. Si no estáis de buen humor, ellos vendrán y se comportarán de tal manera que os tendréis que corregir y comportaros como una persona sencilla y natural. Cuando veis a alguien sencillo y natural siempre decís que es como un niño, es decir, que no entiende la astucia, la estupidez de la gente, y vive en su propio mundo de inocencia. De la misma forma, todos los sahaja yoguis deben desarrollar ese aura a su alrededor. Que la gente vea lo inocentes que sois, lo dulces que sois, sin discusiones, sin peleas, sin luchas con otros, simplemente con la satisfacción interior de la consciencia sin pensamientos.

Mucha gente dice que no puede estar en consciencia sin pensamientos. ¿Por qué? ¿Por qué no podéis quedaros en consciencia sin pensamientos? Porque todo el tiempo, ante cualquier cosa que veis, queréis reaccionar. Empezad a dejar de reaccionar gradualmente, haced introspección, vedlo por vosotros mismos: si estáis todo el tiempo intentando reaccionar, decidle a vuestra mente que se comporte. Si hay alguna reacción, simplemente no digáis nada, permaneced callados. Gradualmente, os asombraréis de cuánto estáis en consciencia sin pensamientos, de lo hermosos que os habéis vuelto; y todo el que os vea sabrá que sois personas diferentes, que no sois como la gente común.

La reacción normal de la gente común es que si hay una pelea en la calle, todos se unirán a ella. Les gusta pelear. Quieren formar parte de la pelea, o discusión, o lo que sea. No quieren salir de ello. Si en ese momento tenéis inocencia, ésta actuará. Ya os he dicho que la inocencia es el espíritu y que el espíritu es inocencia, la cual no puede ser destruida. La realidad es que nada puede destruir la inocencia, y que ésta puede ser reestablecida a través de Sahaja Yoga. Quizás anteriormente hayáis sido una persona muy agresiva, o muy infeliz, o que siempre molestaba a los demás, quizás erais así. Pero después de Sahaja Yoga, vuestra personalidad puede ser tan dulce y bella, que no sólo vosotros gozaréis, sino que los demás también.

La inocencia es inteligencia absoluta y honesta. No es algo que funcione para un determinado fin, sino que no tiene finalidad, no tiene ningún propósito en absoluto. Y es así como alcanza ese gozo tan elevado, porque no tiene propósito en nada, sino que ve lo vanos que son todos nuestros empeños, y simplemente goza y observa, preguntándose por qué corre la gente de aquí para allá, por qué pelean, para qué se comportan así.

Algunas personas pueden creer que están bien, que no tienen nada que corregir, pero no es así. La inocencia es una cualidad innata, y no debéis engañaros a vosotros mismos por pensar que sois inocentes. Por el contrario, haced introspección. Ved por vosotros mismos, qué habéis estado haciendo hasta ahora en lo que respecta a otros, cuál es vuestra actitud. Ya os he hablado de la inteligencia emocional. La inteligencia emocional es la expresión de la inocencia, es la expresión de Shri Ganesha en vuestro interior. Los niños que tienen este don siempre intentarán agradaros. Saben lo que queréis, lo que necesitáis, os darán todo el gozo que deseáis, harán todas las cosas que os gustan, simplemente para complaceros. No tienen deseos propios, no quieren tener necesidades propias, nunca dicen “quiero esto”, o “haz esto por mí”, nunca. Sólo quieren ver cuáles son vuestros deseos, qué es lo que queréis, y ponen todo su esfuerzo para dároslo, sea lo que sea. Es muy interesante la forma en que los niños se comportan hacia los adultos, como con una gran comprensión, diría Yo, propia de una persona mayor. Es porque en la inocencia, os volvéis personas extremadamente adultas y maduras, con mucha madurez. Con esa madurez sabéis lo que necesita tal persona y lo que no conviene a otra persona.

La forma en que ellos se manifiestan es muy interesante. Los niños son lo más interesante del mundo. Las rosas son muy bellas, pero los niños son lo más interesante, y te enseñan tantas cosas, que uno se sorprende de su inocencia. Hay muchas historias divertidas sobre niños, sobre cómo se comportan, cómo hablan, y son tan inocentes que lo dicen todo a todo el mundo. No pueden esconder nada, es muy difícil. Conozco un chiste al respecto. Un señor fue a cenar a casa de alguien. El niño de la casa se le quedó mirando muy intensamente y dijo: “Mamá, ¡no come como un caballo, como tu me dijiste!” Todos se quedaron asombrados de lo que había dicho: “¡No come como un caballo!” Debe ser que su madre le había comentado que ese señor comía como un caballo y él simplemente lo observó y vio que no comía como un caballo. Son tan inocentes a veces, dicen cosas que pueden ponerte al descubierto totalmente. Hay muchos chistes sobre esto y si escribís un libro contando las historias divertidas de los niños, a la gente le encantará. Porque muy inocentemente dicen cosas que no son más que la verdad. Ellos no pueden decir mentiras. Son muy genuinos, y esa es la cualidad de la inocencia. Nunca dicen mentiras. Les preguntas: ¿Hiciste tu esto? Y responden: “Si, fui yo”. “¿No hiciste eso?” “No, no lo hice”. Nunca mienten. Son los mayores quienes les enseñan a decir mentiras y a engañar.

Otra cosa errónea que enseñamos a nuestros hijos es que hay que poseerlo todo, especialmente en Occidente. Le dicen al niño: “Esto es tuyo, no debes dárselo a nadie, te pertenece a ti”. Por el contrario, deberíais decirle: “Haz lo que quieras con ello”. Dejádselo a su inocencia. Os sorprenderá que regalarán todo lo que tienen. Se comportarán de una forma tan bonita que os asombraréis de cómo intentan agradar a todo el mundo y hacer algo para divertir a los demás. Todas estas capacidades son tan grandes que uno a veces se pregunta cómo estos pequeños las han podido desarrollar. Es la bendición de Shri Ganesha. Es bendición suya el que los niños sean tan dulces, den tanta alegría y sean tan bellos. Intentad volveros como ellos. Debéis ser como ellos. Quizás vosotros hayáis leído muchos libros, hayáis obtenido muchos títulos y seáis personas importantes, pero no sois como niños. Debéis ser como un niño, de otra forma, a nadie le gustará vuestra compañía. Seréis personas aburridas, de hecho este aburrimiento viene de las personas que no tienen inocencia en su corazón y dan consejos como: “Para tener éxito, tienes que hacer tal y tal cosa”. Todos estos discursos son inútiles para los niños. De la misma forma, con vuestro entendimiento, todo eso debería pareceros tonterías. Igual que a los niños no les interesan vuestras sugerencias de que sean malos o desagradables, vosotros no aceptaréis tales consejos. Podréis escucharlo todo, que digan lo que quieran, pero nunca os portaréis así. Porque no podéis, porque sois inocentes, y la inocencia os protegerá y os proporcionará una guía adecuada de lo que hay que hacer y lo que no.

Haced introspección y ved por vosotros mismos: “¿Sois inocentes o no?” La gente piensa que los demás intentan dominarles, hacerles daño, rebajarles; pero nadie puede rebajar la inocencia. La inocencia es una cualidad que sobrevive a todo tipo de tonterías. Y no sólo eso, sino que la edad, vuestra salud, vuestra mente, vuestros pensamientos y vuestras emociones son extremadamente inocentes, y vosotros gozáis.

Hoy en día se está produciendo una gran oleada de desvergüenza. He visto que la gente no tiene “lajja” (modestia). Los hombres quieren atraer a las mujeres y las mujeres quieren atraer a los hombres. Los niños nunca hacen eso, no saben qué es eso de atraer a hombres o a mujeres. Intentarán agradarle a un perro, a un caballo, pero nunca he visto que vayan por ahí intentando atraer a otra persona. La razón es que su autoestima es completa. Se conocen a sí mismos completamente. Entonces, ¿para qué hacer todas esas tonterías de ir detrás de las mujeres o de los hombres y de buscarse problemas? Su autoestima es completa. La inocencia es así, os da completa autoestima. No os inclináis ante nadie ni hacéis que nadie se incline ante vosotros. Esta es la belleza de la inocencia, que funciona tan bien dentro de vosotros. Por eso siempre os digo que adoréis a Shri Ganesha.

Conozco a una persona, que estaba muy bien situada en la sociedad, y que de repente y de forma sorprendente enfermó de parálisis. ¿Qué pasó? Era un hombre muy bueno, no debería sufrir de parálisis. Después supe que este señor tenía muy malas intenciones con respecto a las mujeres. Y así fue como le vino este problema. Le dije: “Debes adorar a Shri Ganesha” Adorar a Shri Ganesha mejora vuestro mooladhara, vuestro sentido de la vergüenza, vuestra propia dignidad y autoestima. Y así, la forma en que os vestís muestra que respetáis vuestro cuerpo; la forma en la que habláis muestra que respetáis vuestra lengua y vuestro idioma. No podéis ser malhablados si sois una persona inocente, no podéis tener una mente que pueda insultar o decir palabras horribles. He visto que en Norteamérica hablan de una forma tan rara que uno se sorprende. No hace falta utilizar esas palabras sucias para expresarse. Con ello, estropeáis vuestra lengua. La inocencia desaparece de vuestra lengua, y si no tenéis inocencia en la lengua, entonces lo que digáis nunca se hará realidad. Pero si sois inocentes y vuestra lengua es inocente, entonces respetáis. Por tanto, lo fundamental es respetar vuestra inocencia en todos sus aspectos.

Por ejemplo, cuando os enfadáis con alguien o tenéis que reprenderle, simplemente quedaros callados, es lo mejor. O al menos respetad vuestra lengua. Debéis respetar vuestros ojos. Algunas personas tienen el mal hábito de vagar con la mirada por todas partes y de fijarse en las mujeres. Algunas mujeres también son así. No respetáis vuestros ojos. Luego desarrollan problemas en los ojos, y no sólo eso, sino también en la mente. La mente se deteriora mucho con este tipo de comportamiento. Eso no tiene sentido, una persona así no puede disfrutar de nada. Si respetáis vuestros ojos, vuestra nariz, vuestros oídos, os aseguro que os sorprenderéis, todas las cosas os darán mucho gozo. En este mundo hay muchas cosas para disfrutar. Pero la gente no puede oír las cosas buenas: hay tantos pájaros que cantan y no los oyen, hay tantos árboles que crecen y no los ven, hay tantas flores fragantes y no las pueden oler. Porque su autoestima es muy baja, son personas de muy bajo nivel que no pueden gozar de las cosas a su alrededor, cuando ellos deberían ser una fuente de gozo.

Ved cómo los niños son una fuente de gozo. Cuánto gozamos nosotros con cualquier niño que sube al escenario y corretea por ahí. ¿Por qué gozamos de un niño que corretea? No pensamos que se ha vuelto loco o que está borracho, sino que disfrutamos de él. ¿Por qué? Es la dulzura del niño lo que nos hace tan felices. Porque eso es inocencia. Su poder es la inocencia. Y ese poder le hace ser tan dulce, tan bello, que nos da el gozo real en nuestro corazón.

Por tanto, el segundo aspecto es que la inocencia da gozo. La inocencia le da gozo a la gente. Cualquier cosa que se diga o se haga con inocencia da mucho gozo. En esa inocencia se ve a la persona tan transparente, tan bella, que uno goza de esa transparencia y de esa inocencia santificada. Por eso a Shri Ganesha se le adora en primer lugar, porque es la primera Deidad que creó la Adi Shakti. Porque Ella sabía que si quería crear algo, antes que nada tenía que existir el poder de la inocencia, si no, la gente se desviaría del camino correcto y haría todo tipo de cosas erróneas. Por tanto, primero creó a Ganesha, cuya inocencia, o cuyas vibraciones son tan fuertes que controlan. Por supuesto hay gente que ha abandonado su inocencia completamente y se creen muy superiores, de éstos olvidémonos. Pero normalmente, vuestra inocencia siempre os guía, ya seáis conscientes de ello o no. Y esto es algo muy dulce, tan dulce que eleva a la gente en su nobleza, en su grandeza, y eso es lo que los sahaja yoguis debemos desarrollar en nosotros. Cuando los sahaja yoguis vais a algún sitio, intentáis hacer algo, reuniros con alguien, en cualquier trabajo social, la gente debería sentir ese gozo que lleváis en vuestro interior. La Adi Shakti creó a Shri Ganesha solamente para lograr ese gozo. Porque ese gozo inocente no hace daño a nadie, no espera nada, no pide nada, no desea nada, sino que simplemente emite gozo por todas partes. Este es el tipo de personalidad que debéis tener.

No hay nada malo en llevar buenas ropas, en comer bien, nada malo en charlar, pero en todo ello debe existir el respeto por la inocencia y la expresión de la inocencia. Con esta inocencia se pueden solucionar todos los problemas de este mundo. Por eso es tan importante Shri Ganesha. Si no tenéis un entendimiento adecuado de Shri Ganesha y si vuestro principio de Shri Ganesha está en peligro, no sé lo que os puede pasar. Hoy en día hay muchas enfermedades horribles, porque las relaciones no son puras. Todas las relaciones deben ser purificadas con vuestra inocencia, de la misma manera que tenéis una hermana, una madre, un hermano, un padre. Tenéis todas estas relaciones y todas son muy buenas, muy bellas y puras, porque son relaciones de inocencia. Amáis a vuestro padre por inocencia, amáis a vuestra hija por inocencia, amáis a vuestra madre por inocencia. ¿Por qué ibais a amar buscando algún provecho? Eso es astucia. Si amáis buscando algún tipo de dominación, eso es astucia. Simplemente amad por amar; eso es posible si sois inocentes.

Estoy muy contenta porque mañana algunos os vais a casar. Aquellos que se casan deben entender que se trata de un matrimonio santificado, bendecido. Esto es muy importante. No es un matrimonio corriente como los demás. Estos matrimonios se llevan a cabo en presencia Mía. Así que tened cuidado. Si no queréis casaros, de acuerdo, terminadlo ahora, ya habéis tenido la oportunidad de conocer a la persona y de comprenderla. Pero si después intentáis hacer cosas raras, va a ser muy difícil para vosotros y para Mí. Quizás Yo deje de celebrar matrimonios. No me gusta que la gente hable de divorcio el primer día. Pero si realmente hay un problema, de acuerdo, en Sahaja Yoga se permite el divorcio. No es como en la iglesia católica, que no se permite el divorcio y luego tanto los hombres como las mujeres mantienen todo tipo de relaciones. En vez de hacer esa tontería, podéis divorciaros, pero debe ser algo que suceda muy inocentemente. Si os divorciáis porque vuestra inocencia corre algún riesgo, está bien, estoy de acuerdo en que os divorciéis. Por tanto, preservad vuestra inocencia.

En estos tiempos modernos es muy importante preservar la inocencia y que Shri Ganesha esté despierto en vosotros y en los demás. Esto va a salvar al mundo. Nada más que la inocencia que tenéis es lo que va a salvar al mundo. Cualquier cosa que sepáis, que digáis, que escribáis, por favor vigilad que con ello no estéis dañando la inocencia en vuestro interior. No es necesario llevar una vida moralista, lo que se necesita es vuestra inocencia. La inocencia misma os dará fuerza y entendimiento moral. Para eso no tenéis que leer libros, ni acudir a ningún guru, la inocencia os guiará y os dirá lo que es Sahaja, lo que os conviene.

Todos vosotros tenéis la Realización. Esto es algo muy grande que ha sucedido a mucha gente. Yo siempre quiero que adoréis a Shri Ganesha. En vuestro interior, Shri Ganesha es vuestra inocencia, es el espíritu dentro de vosotros. Si queréis conocer vuestro espíritu, debéis volveros uno con Shri Ganesha. Él está en vuestro interior, y es perfectamente posible para todos vosotros, llegar a estar completamente iluminados por el poder de Shri Ganesha.

Estoy muy contenta de que hayáis aceptado todos los matrimonios y hayáis decidido casaros. Pero incluso ahora, si queréis decir “no”, es mejor deshacerlos. No intentéis ningún truco ni cosas raras, porque eso de ninguna manera os ayudará a disfrutar del matrimonio. Desde el primer día, intentad comprender que tenéis que ser muy amables. Amables con vuestra pareja, muy respetuosos, muy atentos, muy amorosos, esto es algo muy importante que la gente no entiende. No deis nada por sentado. La gente piensa que como es un matrimonio Sahaja, lo tienen garantizado, pero no es así. No lo deis por sentado. Si queréis tener gozo de verdad, entonces haced que exista un amor inocente entre vosotros, y gozad.

Que Dios os bendiga.