Sahastrara Puja

Nirmal Temple, Cabella Ligure (Italy)


Send Feedback
Share

Sahastrara Puja. Cabella Ligure, Italia. 6 de mayo de 2001.

Hoy me inclino ante todos los sahaja yoguis que han encontrado la Verdad. La búsqueda de la verdad ha existido durante siglos. Cuando la gente descubrió que el único modo de encontrarla era rindiéndose al Divino, vieron que no era fácil y no sabían cómo llevarlo a cabo. Han existido buscadores en todas partes del mundo. Cuando fui a Turquía me sorprendió ver que allí había habido muchos sufís, aunque sus discípulos nunca fueron almas realizadas. Los mismos sufís no sabían cómo habían recibido su Realización. Tal era la oscuridad que había entre los buscadores.

Cuando era niña vi que la gente, en el mundo entero, desconocía por completo la manera de encontrar la verdad. Muchos estaban perdidos en las, así llamadas, “religiones” y “rituales”. La gente solía hacer todo tipo de rituales. De la mañana a la noche realizaban algún ritual. Ya fueran hindúes, cristianos o musulmanes, creían que haciendo estos rituales lograrían algo, conocerían la verdad, obtendrían la Realización del Ser. Los buscadores acudían a gente falsa y se movían en la dirección equivocada. Realmente estaban buscando de corazón pero eran personas muy desorientadas, y fueron mal encaminadas hacia zonas negras tan horribles que ya no sabían lo que buscaban, ni lo que debían buscar ni qué debían obtener.

Fue profetizado que -cuando llegara el Kali Yuga- la gente se encontraría a sí misma. Hay una historia sobre Nala y Kali que cuenta cómo Kali raptó a Damayanti, la esposa de Nala. Cuando Nala lo atrapó, le dijo: “Voy a matarte porque eres un hombre muy malvado y me has hecho mucho daño”. Entonces Kali le dijo: “Puedes matarme, pero antes debes saber por qué soy tan importante, cuál es mi mahatmya. La importancia de mi persona radica en que cuando llegue mi tiempo, el Kali Yuga, todas las personas que están buscando la Verdad -en la selva, en las montañas, en los valles, en los Himalayas- serán cabezas de familia, vivirán en casas, ya no serán sanyasis que viven por ahí, sino que vivirán en hogares y encontrarán la Verdad”. Esto fue profetizado hace mucho tiempo; también hay un libro al respecto, el “Nala Purana”, que -como habéis debido leer en él- dice: “Ha llegado el momento de que la gente se conozca a sí misma”. Todas las religiones han dicho una cosa: “Debes conocerte a ti mismo”. El Islam, Buda, los cristianos, los hindúes, todos dicen lo mismo. Aunque se dedican a hacer todo tipo de acrobacias, se dan cuenta de que no han encontrado la verdad.

Por tanto, esta es mi responsabilidad. Desde mi niñez supe que tenía que hacerlo. Sin embargo, cuando vi a los seres humanos, la gran oscuridad en que se encontraban respecto a sí mismos, lo agresivos y pecaminosos que eran, no podía creerlo. Su forma de comportarse era tan cruel que resultaba increíble. En aquellos tiempos también vi surgir a Hitler, y nuestro país estaba totalmente sometido. Así que, lo primero era liberarlo. Era muy importante. Por eso participé muy activamente en el movimiento para la libertad del país, igual que mi madre y mi padre. Pero cuando logramos la libertad, después de algún tiempo -de algún modo- nos “perdimos”. La gente comenzó a seguir todo tipo de cosas modernas que no eran correctas, pero que eran -como se suele decir- “divertidas”.

No obstante, observé que había una gran fuerza de búsqueda en todo el mundo, pero algunas personas falsas se aprovecharon de ello. Se lanzaron al mundo y ganaron muchísimo dinero; su falsedad fue una maldición para los buscadores, no sé qué les hicieron. Muchos de ellos se perdieron así. A pesar de todo, viajé a Estados Unidos y me quedé atónita de lo que pasaba allí pero no podía ayudarles, pues estaban muy mal preparados mentalmente, no entendían qué era lo que tenían que encontrar, y tampoco entendían que por la verdad no se puede pagar.

Yo había comenzado este trabajo después de abrir el Sahasrara. Ya conocéis la historia de cómo abrí el Sahasrara. Y de cómo empecé dándole la Realización a una sola persona. Sin embargo, estaba muy decepcionada con Estados Unidos. Pensaba: “¿Cómo va a crecer esto? ¿Cómo se va a desarrollar?”

Para entonces teníamos veinticinco personas en India, que ya eran almas realizadas. Se daban cuenta de lo que habían conseguido con la Realización, y de que se habían convertido en gente muy buena. Habían dejado todos los malos hábitos y deseaban adorarme. Yo les dije: “¡No, no me adoréis!, la gente no lo entenderá”. Pero un día me obligaron. Vinieron y me adoraron en la terraza de la casa, pues alguien les había dicho que yo era la Diosa.

Sucedió que después del programa, se acercó una sirvienta que estaba poseída. Empezó a llamarme “Diosa”. La gente preguntaba: “¿Qué está diciendo?” Era una mujer, pero estaba hablando como un hombre. Dijo: “Os estoy diciendo la verdad. Ella es la Diosa que ha venido para salvarnos”. Su lenguaje no era el de una sirvienta, sino el de un brahmin muy culto que recitaba todos los stotras de Adi Sankaracharya. Fue muy asombroso. Le hicieron varias preguntas y en ese momento se desmayó.

Les dije: “¡No le hagáis caso, no sirve de nada!” Pero no estuvieron de acuerdo e insistieron: “¡Madre, tenemos que adorarte!” Al final accedí y trajeron a siete brahmines para hacerlo. Tenían miedo, porque hacer ese puja era peligroso y podía causar daño si no se trataba de la Verdad. Ocurrió todo lo contrario, mientras hacían el Puja, obtuvieron su Realización. Simplemente dijeron: “¡Ésta es la verdad!” Sintieron la brisa fresca en las manos. Todos los síntomas de un alma realizada empezaron a producirse. Pero en aquel tiempo, yo no quería explicarlo todo porque había muchos otros que decían: “Yo soy esto,… yo soy aquello…” Así que no quise revelarlo todo a la vez. Me di cuenta de que, gradualmente, la gente se sentía atraída y venía a mis programas. Después, Sahaja Yoga comenzó a expandirse por todo el mundo de una forma muy interesante.

Este día del Sahasrara o se puede decir, el día en que el Sahasrara fue abierto, es muy importante. Es muy sutil. Tenemos datos sobre la Kundalini: que está enrollada en tres vueltas y media y que reside en el hueso triangular llamado sacro. Pero no conocemos sus procedimientos, de qué manera funciona, lo que nos sucede. Asciende por los seis centros y abre el séptimo centro. Yo diría que abre el sexto centro, pues el centro de Shri Ganesha no tiene ningún papel en esto. Cuando abre el sexto centro, que es el Sahasrara, os conecta con el Poder Omnipresente del Amor divino.

¿Qué es este Amor divino? ¿Qué es lo que hace? Es la energía de la Madre, se puede decir que es la energía de la Adi Shakti, que está en todas partes y que trabaja a través de las vibraciones. Pero, ¿qué son estas vibraciones? Es una energía muy sutil que comienza a fluir a través del Sahasrara. Los mil pétalos del Sahasrara son iluminados lentamente y esta energía empieza a fluir por vuestro cuerpo, por vuestras manos, pies, por todo el cuerpo. Y cuanto más mantenéis la atención en el Sahasrara, más rápido funciona.

He leído que la ciencia ha descubierto una energía a la que llaman, ¿cómo lo decís? No sé cómo lo decís. ¡Preguntadles a los científicos por qué la llaman así! ¿Qué energía? “Energía cuántica”. “Cuántica”, no sé por qué la llaman así, pues quantum significa… cuatro. Podría significar la energía de Ganesha quizá, no sé, pues los científicos son gente muy ciega, no se sabe a qué se refieren los nombres que utilizan. Ahora dicen que existe la energía cuántica. Según ellos, esta energía cuántica fluye de una forma muy sutil, normalmente no es visible, pero tiene luz. Habéis visto que en muchas fotografías mías hay luces de todo tipo. Esta energía se mueve en un haz de luz. Creo que esto es la energía cuántica, aunque de nuevo no estoy segura, porque siempre he encontrado a los científicos un poco ambiguos. Esta energía cuántica es algo así como la energía espiritual o la energía del amor, que fluye a nuestro alrededor. No saben qué hace, pero han visto que tiene luz. La llaman cuántica porque fluye en cúmulos, y según ellos, esos cúmulos son los “cuantos”.

Como habéis visto, cuando esta energía fluye, trabaja. Trabaja en todas las direcciones, en todas las dimensiones. Por ejemplo, trabaja físicamente. Supongamos que tenéis alguna enfermedad física, habéis visto que muchas personas se han curado en mi presencia, simplemente por mi presencia. No necesito hacerles nada. De la misma manera, tan pronto como veo a una persona, sé de qué está sufriendo. Debo decir que esto es también mi conexión con el Divino. Me dice cuál es el problema de cada persona y qué hay que hacer al respecto. Todo se puede curar muy rápido. Esto viene a mí sin más. Es decir, no hago preguntas, no intento averiguar nada, no analizo, simplemente me dice: “¡Haz tal cosa!” Aunque en realidad tampoco me lo dice, simplemente actúa. Funciona automáticamente. Es muy difícil explicar cómo trabaja esta energía.

Pero todos vosotros que tenéis la Realización también podéis hacer que vuestra energía trabaje. ¿Cómo? Liberándola, sintiéndola, dándosela a los demás, experimentando. Por supuesto, Sahaja Yoga se ha extendido solo gracias a vosotros. Sois vosotros quienes habéis traído a otras personas a Sahaja Yoga. Pero esa no es la meta final. Tenemos que salvar a este mundo. Para ello, siento que al menos el 40% de la gente debería obtener la Realización. Sea cual sea su nacionalidad o educación. Tienen que recibir la Realización. En nuestras escrituras de la India se dice claramente: “Sin Atmasakshatkar vuestra vida es inútil”. Pero, ¿qué es Atmasakshatkar? Es el conocimiento de vuestro Ser. ¿Cómo podéis tener este conocimiento si no os hacéis uno con este Poder Omnipresentente?

La apertura del Sahasrara en 1970 fue un hecho muy importante. Cuando ocurrió, me sentí totalmente colmada porque supe que el único problema, el único obstáculo que tenían los seres humanos era que su Sahasrara no estaba abierto. Vi que por eso se movían en la oscuridad, que por eso había guerras y tenían todo tipo de problemas. Pensé: “Si su Sahasrara se abre y se vuelven Uno con el Poder divino, todos sus problemas se solucionarán, cualquier tipo de problema se solucionará y serán muy felices”. Me di cuenta de esto y me alegré mucho, estaba rebosante de gozo.

Pero nadie me comprendió. No sé, pensaron que debía estar diciendo tonterías. Nadie comprendió de qué se trataba. Porque ni siquiera en los sastras se ha escrito claramente sobre la Kundalini. Solo un gran santo, llamado Gyaneshwara, escribió sobre la Kundalini en el sexto capítulo de su libro. Aunque no muy claramente, solo dice que con la Kundalini se puede obtener el despertar. También he oído que siempre cantáis esa canción que dice: “¡Oh, Madre Kundalini, por favor, despierta!”, pero nadie sabe qué es esta Kundalini ni por qué cantáis esa canción. Simplemente la gente la cantaba en los pueblos de nuestro país. La letra era muy clara, pero nadie comprendía su significado, simplemente la solían cantar a modo de bajan o en algún concierto. Pero nadie sabía a qué se refería. Había una gran confusión al respecto.

También muchos poetas habían escrito claramente sobre el despertar, sobre la Realización, todo estaba en los libros. Pero la gente solía leer una línea del libro, y se quedaba ahí. Otra persona leía otra línea y paraba en un punto diferente. Así es cómo leían. Lo mismo ocurría con todas las escrituras. Se generó mucha confusión, hecho que algunos aprovecharon para favorecer intereses personales. Por eso no pudo haber personas que comprendieran lo que era la Realización del Ser. Pero todo se hacía por dinero o con el fin de conseguir alguna posición social. Algunas personas formaron grandes organizaciones, enormes organizaciones religiosas, (no sé cómo llamarlas), pero ninguna de ellas era un alma realizada.

Por ejemplo, existió un gran santo llamado Vidithama, que se fue a China. Inició una religión llamada Zen. Zen significa dhyan. Quería que, a través del Zen, la gente consiguiera un estado de no-pensamiento. Construyó un gran depósito lleno de arena que dibujaba unas figuras y colocó algunas piedras. Le decía a la gente: “¡Sentaos en el borde de este estanque y simplemente mirad, pero no penséis!” La gente no entendía de qué se trataba. Algunos decían: “Parecen barcos en el agua” o muchas otras cosas. Pero nadie intentó alcanzar la conciencia sin pensamientos. Yo les dije: “Esto es para lograr la conciencia sin pensamientos”, pero no lo entendían.

Por otro lado, en Japón existe el Tao. El Tao representa el Poder Omnipresente. Lao Tse fue quien describió a los santos: cómo son, cómo se comportan, cómo hablan, cómo se mueven, todo. Pero nadie describió cómo se convierte uno en santo. Creo que a lo largo de la historia no se ha descrito nunca cómo convertir a una persona en una personalidad pura o santa. También, en el siglo XII.

Gyaneshwara vivió en el siglo XII. Habló de la Realización y lo describió todo en su libro. Existía la costumbre de que un gurú debía tener un solo discípulo a quien daría la Realización. No a muchos. No sé por qué, no sé qué les movió a establecer esta ley o regla. Después, en el siglo XII, hubo muchos santos que cantaron la alabanza de la Realización. Todos creían que los rituales no servían para nada y los descartaron por completo. Pero ninguno sabía qué era lo que debía suceder. He leído la vida de todos ellos; también he leído la vida de muchos otros santos que existieron después, pero parece que nadie sabía cómo elevar la Kundalini. Este era el problema básico: No sabían cómo elevar la Kundalini. Creo que no tenían ese poder, o quizá no tenían el conocimiento. Hablaban de la Kundalini, de acuerdo, pero no sabían cómo elevarla.

Este es un poder de espiritualidad muy especial. Nadie ha sido capaz de explicar cómo elevar la Kundalini. Ahora, todos tenéis este poder, que es muy poco común. Todos lo tenéis. No veo a nadie que no tenga el poder de elevar la Kundalini. Puede que no lo hagáis, que estéis satisfechos con vosotros mismos, aunque eso no es una buena cosa. Si vuestro Sahasrara ha sido abierto y si sabéis cómo elevar la Kundalini, todos debéis salir a dar la Realización a la gente. Nada va a ser tan beneficioso para la gente como la Realización del Ser. No sirve de nada practicar otros tipos de caridad: dar dinero, dar cosas, no sirve de nada. Lo mejor es que todos salgáis a encontraros con la gente que desea la Realización y se la deis.

Me complació mucho ver que se ha comenzado a trabajar con personas de raza gitana [el viernes por la noche se mostró un vídeo de sahaja yoguis de Eslovaquia dando la realización a grupos de gitanos]. Tengo un sentimiento especial hacia los gitanos. Sin razón alguna, están llevando una vida muy triste. ¡Cómo recibían la Realización! Podéis ver que se puede dar a cualquiera que la desee. Solo hay una condición: que no se puede forzar. Si tienen deseo, un deseo puro, pueden obtener la Realización del Ser.

Por tanto, hoy solo tengo que decir que han pasado muchos años, he trabajado muy duro día y noche, y mi único deseo era que asumierais esto seriamente e hicierais que funcionase. No os guardéis la Realización para vosotros. A cuantas más personas podáis dar la Realización mayor será mi agradecimiento, y el de Dios Todopoderoso. Lo único importante es que debéis intentar dar la Realización a otros. Nunca os equivocaréis. Nunca podéis equivocaros porque la Kundalini sabe. Ella os conoce, sabe que sois un alma realizada. Os respetará. Incluso si cometéis algún error, Ella lo corregirá y os ayudará en todos los sentidos.

Yo soy solo un ama de casa, que no contó con el apoyo de nadie. Pero estaba segura de que mi trabajo era averiguar cómo abrir el Sahasrara. Sin importar de qué forma (lo exterior no era importante). Mi misión era descubrir cómo lograr la apertura del Sahasrara y la cumplí. Ahora vosotros también sabéis hacerlo. Ese es vuestro trabajo. Los científicos acudirán a vosotros a haceros preguntas, porque no saben que aquello de lo que están hablando es lo que nosotros estamos haciendo ya. Por tanto, todos sois muy poderosos. Pero la cuestión es cuántos de vosotros estáis realmente haciendo este trabajo.

Hoy es un día muy importante. Quiero deciros que tenéis que reforzar mis manos. Se dice que la Diosa tiene mil manos pero ahora, incluso las mil manos, están pidiéndoos que vengáis con vuestras dos manos y trabajéis en ello. Lo que tenéis que hacer es muy importante. Todos los problemas de este mundo, ya sean políticos o de cualquier tipo, se originan a causa de la ignorancia. Y también vosotros tenéis el poder de resolverlos, junto con el Divino.

Os pondré un ejemplo simple. Los turcos me suplicaron que fuera y que no pospusiera mi visita, pero había problemas con el pasaporte. Les dije: “Mi pasaporte no está listo. ¿Cómo voy a ir?” Pero luego pensé: “¿Por qué no? Lo del pasaporte se arreglará”. Y el pasaporte estuvo listo. Querían que fuera a Turquía porque decían que la situación financiera había empeorado mucho, que la economía se había desplomado y que estaban arruinados. Fui, y no hice nada al respecto. A los dos días se anunció que el Banco Mundial les concedía una ayuda de diez millones de dólares. Yo no había hablado con el Banco Mundial, no tengo nada que ver con ellos. No sé. Les dije: “Quizá os estén ayudando porque tenéis muchos problemas”. Pero respondieron: “Muchos países tienen problemas. ¿Por qué nos ayudan precisamente a nosotros?” Yo les dije: “¡Esa es la cuestión!”

Me sorprendió que en Turquía la mayoría de los líderes son mujeres, y han hecho un gran trabajo. Ahora me gustaría ver lo que vosotros habéis hecho en vuestros países. Me podéis decir que en vuestro país la gente es irremediablemente mala. Puede ser, no digo que no. Pero todavía hay sitios, pequeños lugares a los que podéis ir y hablarles. Especialmente debéis manejar los medios de comunicación. Es algo que tenéis que hacer, descubrid por qué no podéis hacerlo. Fijaos en mí, yo no tenía el apoyo de nadie, nadie me ayudó, pero conseguí abrir el Sahasrara.

Vosotros también podéis abrir el Sahasrara de otras personas. No es difícil, pues mi visión es que en este mundo debería haber al menos un cuarenta por ciento de personas que sean almas realizadas y que practiquen Sahaja Yoga, que den la Realización a los demás y que intenten transformar a la gente. Contádselo a cualquiera que podáis, a cualquiera. No hace falta diferenciar o hacer averiguaciones o sentarse a analizar; a veces hasta se mira la educación que han recibido, etc. No hay necesidad de esto. Quienquiera que sean. No digo que se la deis a los perros o a los animales, sino a cualquier ser humano. Sean lo que sean: ingleses, alemanes, italianos, en cualquier parte. También me han comentado que algunas personas están organizando seminarios y trabajando muy duro, a todos los niveles, y que está funcionando. También se ha comenzado a trabajar entre los musulmanes. Incluso en India está funcionando. Nunca se sabe, la gente todavía no ha perdido la cabeza completamente y puede funcionar. No os decepcionéis ni os sintáis molestos por ello. Gradualmente, mejorará.

Creo que el peor enemigo de la Realización del Ser es la bebida. Si la gente se aficiona a la bebida, se vuelven esclavos, sus cerebros se echan a perder y creo que su Sahasrara también se estropea con la bebida. Por eso creo que la bebida es el peor enemigo. Si a cualquiera que encontréis bebiendo le podéis ayudar a dejar la bebida, funcionará. Por supuesto también tenemos otros enemigos, como los gurus falsos o aquellos que llevan a cabo algún tipo de manipulación religiosa. Pero esto no es tan importante. Si podéis llegar a la gente que bebe, os aseguro que la situación cambiará. Comprenderán lo que han estado haciendo hasta ahora, beber, escapar; volverán al buen camino y llegarán a Sahaja Yoga.

Por tanto, vosotros sois como soldados de Amor muy gentiles, eso es lo que tenéis que expandir, tenéis que hablar a los demás, darles el gozo que tenéis. No estar satisfechos con tenerlo vosotros mismos o con que lo tengan unos pocos. Tenéis que expandirlo muy rápido. Podéis hacerlo pues no requiere tener dinero, no requiere ninguna exhibición, simplemente funciona interiormente, todo está en el interior, ya está ahí presente, todo el mundo lo tiene. Yo sabía todo eso, por supuesto lo sabía. Pero ahora vosotros también lo sabéis, así que debéis hacer que funcione, hacerlo funcionar de tal modo. Estoy segura de que un día, este mundo será un lugar completamente transformado.

Muchas gracias.