Diwali Puja

(United States)


Send Feedback
Share

Diwali Puja. Lago Piru, Los Ángeles, Estados Unidos. 18 de noviembre de 2001.

Hoy es un día extremadamente importante, en el que el mal ha sido derrotado. (Aplausos)

El mal extiende su poder por todas partes debido solo a dos razones. Una es que no tenéis el conocimiento, que todavía estáis ciegos y seguís cosas que no son correctas pero que consideráis poderosas. Esta ilusión no solo origina problemas sino también la destrucción total.

Sin duda nos enfrentábamos a un gran desafío, pero se ha solucionado fácilmente. Todos sus fundamentos eran equivocados y tenían el único fin de generar un problema. Ese problema se había creado con un propósito, y nadie podía imaginar que se iba a solucionar tan fácil y rápidamente. Era mi deseo superarlo antes del Diwali, y así ha sucedido. (Aplausos)

Se hacen muchas cosas a causa de la ignorancia. Los que siguen una religión o cualquier otra corriente solo lo hacen porque no son conscientes de la verdad, no tienen conocimiento sobre cómo alcanzar la verdad y se aferran a la idea de que ya lo saben todo. Como consecuencia de todo esto, se han producido muchas divisiones y hay mucha gente estúpida a quien la ignorancia está destruyendo completamente. Cuando llegamos a Sahaja Yoga obtenemos todo el conocimiento, un conocimiento extremadamente sutil. No es un conocimiento superficial, es muy sutil. Pero como esas personas no tienen este conocimiento sutil, yo diría que toman el camino equivocado de la ignorancia e intentan oponerse a los que van por el buen camino.

Pero, por encima de todo, está el Poder de Dios. Toda esta comedia ha tenido lugar para demostrar la existencia de ese gran Poder. Todo ha funcionado muy bien, y para vosotros, todos los sahaja yoguis, es un gran logro el poder ver este juego. Muchos que han alcanzado el así llamado “éxito”, no pueden verlo desde este punto de vista, pero vosotros sí que podéis, porque sois espectadores. Aunque el mundo entero forma parte de esa comedia, vosotros permanecéis afuera y podéis verla muy claramente. Nadie hubiera podido creer que todo lo que ha pasado terminaría antes del Diwali.

Así es cómo funciona esta ignorancia, esta estupidez que se ha generado. A veces también nosotros creemos que ese tipo de estupidez impresionará a alguien. Pero no es ése el resultado. Si os dais cuenta, ¿qué impresión han causado los que han perdido? Querían causar muy buena impresión a todo el mundo, demostrar que eran grandes guerreros y grandes luchadores. ¿Pero qué impresión han causado? Tanto las almas realizadas como los que no los son ven que ha sido un milagro. La forma en que todo se ha arreglado es un milagro.

Ahora ha comenzado una nueva etapa. Todos vosotros os enfrentáis al gran reto de que la gente obtenga la iluminación. Ahora la gente ya no es tan ignorante, no está tan estropeada. Incluso me parece que han cambiado mucho. Su actitud hacia la verdad ha cambiado y comprenden que la verdad existe más allá de todo lo que han conocido. Esto es muy importante, porque cuando un ser humano empieza a creer que algo es la verdad, se engancha a ello a toda costa, y pase lo que pase, sigue aferrado a esa idea. Ni siquiera es capaz de comprobar si es cierto o no.

Los animales sí que pueden hacerlo. ¿Cómo? Porque tienen una capacidad innata para percibir el mal, es algo innato. Nosotros no, los seres humanos no la tenemos. Un perro ladrará a una persona que sea mala. O la tirará al suelo o hará todo lo que no haría normalmente. ¿Cómo es que han desarrollado la capacidad de saber quién es un ladrón y quién no? Nosotros tenemos una consciencia superior. Pensamos en muchas cosas en las que los animales no pueden pensar. Entendemos muchas cosas que los animales no pueden entender. Nosotros cocinamos la comida; ellos no. ¡Aunque a veces creo que también nos cocinamos el cerebro! (Risas). Pues es sorprendente la forma en la que se comporta la gente, intentando evitar la verdad con el ego.

Como os he dicho antes, todo lo que está sucediendo es una obra de teatro; sin embargo debéis estudiarla muy bien, aplicarla a vuestro caso y ver si también vosotros formáis parte de esa obra. Para ello, tenéis que ascender más. Tenéis que llegar más alto, más allá de vuestro ego y superego, de vuestros condicionamientos y, desde allí, miraros a vosotros mismos, observaros: “¿Qué es esto? ¿Por qué hago tal cosa? ¿Por qué es así mi atención? ¿Cuál es la razón principal de mis “posesiones”, diría yo, o de mis “confusiones”? ¿Por qué acepto cosas equivocadas?”

Una vez que empecéis a ver esas cosas, si encontráis aunque sea una diminuta porción de esos conceptos absurdos en vosotros, entonces podréis perdonar a aquellos a quienes se les ha lavado el cerebro completamente, ha sido un lavado de cerebro total, y todo lo hicieron bajo esa influencia. Ahora estáis muy por encima de estas personas, y sois mucho más conscientes que ellos. Por tanto, debéis comprender este punto para así poder perdonar todos los errores que han cometido.

Y de aquellos que son realmente malvados, no tenéis que preocuparos. Destruirlos es trabajo del Poder divino. Pero observaos y ved por vosotros mismos si tenéis alguna idea de ese tipo, si todavía os queda algo similar. Intentad limpiar el espejo para poder ver vuestra imagen totalmente; y entonces, ya que podéis hacerlo, intentad limpiarla. Es muy importante que os limpiéis.

Hay personas que han hecho muchas cosas malas. Simplemente me dan pena. Es responsabilidad suya el ver qué han estado haciendo. ¿Por qué se han comportado así? ¿Qué necesidad hay de actuar así?

Esta introspección funcionará muy bien y entonces, vuestros verdaderos poderes se expresarán: vuestro poder de dar la Realización, de comprender los problemas de vuestro país y del mundo entero. Cuando sintáis que sois soldados para combatir estos problemas, y que hacerlo es vuestra responsabilidad, entonces las cosas se arreglarán. No podemos dejárselo todo al Poder del Divino. Tenéis que usar este Poder y resolver las cosas, porque vosotros sois los soldados de este Poder divino.

Por supuesto, con esta idea tan bella comenzamos a limpiarnos. No necesitáis saberlo todo, qué y cómo está pasando, ni todo el proceso; ese no es vuestro trabajo. Vosotros sois soldados, solo tenéis que luchar, combatir vuestra ignorancia y la de los demás. En la mayoría de los casos, los soldados fallan cuando tienen ego. Cuando fallan es porque tienen otros obstáculos en su mente. No debería haber ningún obstáculo, sino que solo tenéis que seguir adelante y saber que no hay ningún obstáculo en absoluto. Es solo un mito (no es algo real), el que haya obstáculos y no podáis conseguirlo.

No es fácil elevar la conciencia de la gente, porque parece que el paso que hay que dar es muy pequeño, pero no es así. No lo es. Para algunos, a veces es muy difícil traspasar el nivel del Agnya. Algunos falláis al llegar a este punto. Para esto, lo mejor es hacer introspección. Cuando creáis que siempre tenéis la razón y que estáis bien, lo mejor es hacer introspección: “¿Estoy haciendo las cosas bien o mal? ¿Qué trabajo estoy haciendo para mejorarme?” La ilusión es tal que a veces pensáis que vais muy bien.

Por ejemplo, en Sahaja Yoga, algunos están siempre en primera fila, haciendo esto y lo otro. Pero interiormente, ¿para qué son así? Para que los demás vean que están haciendo tal y tal trabajo. El propósito debe ser poder veros interiormente. Tenéis que ver cuál es vuestro problema en vuestro interior, y luego entenderéis muy bien que habéis sido de gran ayuda para vosotros y para los demás.

Por ejemplo, hay un edificio muy alto y todos los edificios a su alrededor se pueden caer por un terremoto, pero éste seguirá en pie. La razón es que este edificio tiene unos cimientos muy sólidos. De la misma manera, si Sahaja Yoga se construye sobre una base muy sólida, entonces, nadie podrá destruirlo, nadie podrá distorsionarlo. Todos vosotros debéis contribuir a ello.

Por ejemplo, una vez me dijeron: “¿Sabes? Tus sahaja yoguis se comportan así y asá, y son todo apariencia”. Yo dije: “¿De verdad? No puedo creer que puedan ser así. Quisiera estar con ellos, no importa quienes sean”. Me dijeron: “No, Tú misma puedes averiguar quiénes son y por qué se comportan así”. Dije: “Yo lo sé todo, pero lo que deseo es que vosotros lo sepáis todo”.

Sacar faltas a los demás es muy ameno y también muy fácil. Sin embargo, tenéis que encontrar faltas en vosotros mismos. ¿Cuáles son las cosas que nos desvían? Esta es la mejor manera de mejorar vuestra conciencia. Es como cuando vais en coche, tenéis que conocer la carretera, tenéis que saber cómo estáis conduciendo. Hay que ver cuáles son los problemas. Pero en vez de eso, os creéis muy importantes. Así no va a funcionar.

Hoy es el día de un gran acontecimiento, diría yo. Celebrar el Diwali es algo tremendamente gozoso. Pero este gozo no es solo para nosotros, es para el mundo entero. Tenemos que trabajar por el mundo entero. Trabajamos por nosotros mismos, por nuestros puestos, nuestro dinero, etc., pero, ¿qué estamos haciendo por los demás? Hay que darse cuenta de esto. Es muy importante.

Solo las personas que se interesan por los demás, que se preocupan y hacen algo por los demás son útiles en Sahaja Yoga. Y hay un gran gozo en ello. Cuando las luces están encendidas, es para daros felicidad. Queman su cuerpo para daros felicidad. Deberían enseñarnos que también nosotros tenemos que hacer algo para gozar de nuestra conciencia superior.

Estoy segura de que todo va a funcionar. Estoy haciendo todo lo que puedo para que esta luz sea imperturbable y llena de entusiasmo. Está ahí y vosotros estáis deseando llenaros de ella. Podéis hacerlo. Pero no es mi anhelo el que os va a ayudar. Por tanto, si queréis tener una imagen completa de lo que sois, lo primero es abandonar toda identificación con vosotros mismos, de otro modo nunca sabréis cuál es vuestro problema. Si os identificáis demasiado con vosotros mismos, no podréis ascender.

Después de todo, ¿cuál es el objetivo? ¿Cuál es el propósito de nuestras vidas? Tenemos que transformar el mundo entero en un lugar pacífico. Vuestro cambio sin duda es muy importante, pero la transformación de los demás también pondrá fin a todos los problemas del mundo. Si todas las personas del mundo se vuelven buenas, se hacen sahaja yoguis, entonces, ¿podéis imaginar lo que ocurrirá?

Pensad en este sueño que tengo, en el que hemos de transformar a todos aquellos que puedan cambiar, y hemos de transformarlos en gente buena. Si no cambian, son como una vela que no tiene llama. Pero si pueden ser transformados, deberíamos intentar lograrlo por todos los medios, con todas las tácticas.

Estoy segura de que muy pronto llegará el día en que me diréis: “Madre, ahora estamos completamente a salvo”. No penséis en el pasado ni en los problemas del pasado. Ahora los habéis superado. Simplemente gozad. Tened fe en vosotros mismos y hacedlo funcionar. Estoy segura de que sucederá muy pronto. Ocurrirá muy rápido. Gracias a vuestro deseo, y a vuestros métodos para lograrlo, a vuestro anhelo por que funcione.

La principal preocupación debería ser: “¿Cómo puedo transformar a esta persona?” Podéis transformar a cualquiera. Se lo dices a una persona y otra lo hace también. Como cuando veníamos en avión, en el aeropuerto vi que mucha gente extendía las manos hacia mí. Dije: “¿Quiénes son estas personas?” No eran sahaja yoguis. Pero habían visto que alguien lo hacía (aunque no pude preguntarles qué había pasado) y todos decían: “Sentimos brisa fresca en las manos”.

No sabían nada al respecto, no sabían nada de la Kundalini. Entonces, ¿qué es esta brisa fresca? Que simplemente ellos estaban allí para recibir la Realización y que nosotros solo tenemos que expandir nuestras ideas. Tenemos que extender nuestro amor hasta ellos. En vez de sentirnos molestos por ellos, lo mejor es darles una oportunidad y os sorprenderá que estaban deseando ser transformados. Están todos hartos de tanta artificialidad, ahora se acabó. Os asombraréis de cuántos hay que están esperando que les deis la Realización del Ser y poder celebrar el Diwali con vosotros.

Disfrutad del Diwali. No se puede celebrar solo con una vela. Se necesitan más y más velas, y ese es vuestro trabajo. Solo con vuestra propia vela, vais a lograrlo. Es vuestra y puede iluminar a cualquiera. Entonces, ¿por qué no usarla, a toda costa, en cualquier lugar?

Me he encontrado con sahaja yoguis a los que les pregunté: “¿Y qué habéis hecho?” Me respondieron: “Nada”. “¿Nada? ¿No habéis hecho nada?” “No, nada”. Entonces, ¿de qué sirve recibir la Realización, si no hacéis nada, si no queréis dársela a los demás, si no queréis hablar de ello con nadie, si os da tanta vergüenza? Luego me encontré a otros que me dijeron: “Madre, acabamos de salir de un programa” “¿Por qué llegáis tan tarde?” “Porque nos dijeron que había amenaza de bomba” “¿Y estuvisteis esperando afuera?” “Sí” “¿Cuántos?” “Todos. Había miles de personas esperando. Pero no hubo bomba. Nos dijeron que no había ninguna bomba, entramos y recibimos la Realización” “¿Pero vosotros ya erais almas realizadas?” “No, recibimos allí nuestra Realización, para lo cual a veces uno debe esperar. Y ahora estamos convencidos de que nadie nos puede hacer daño, nadie puede molestarnos ni dominarnos. Solo nosotros nos podemos hacer daño”.

Por tanto, de nuevo os digo que la introspección es extremadamente importante en Sahaja Yoga. Cuando se tiene la luz interior, hay que cuidarla.

Me alegré muchísimo de escuchar que mucha gente ha sentido las bendiciones del Diwali. ¿Veis? Ayer tuvimos esta lluvia de estrellas fugaces, ¡qué oportunas fueron! Esto no había sucedido nunca en la historia del mundo. ¿Por qué sucedió ayer que esta lluvia de estrellas intentó regalarnos una nueva experiencia? Podríamos decir que hasta la naturaleza sabe, y nosotros también deberíamos saber, que este es un tiempo para algo especial.

Normalmente recibo cartas de gente que está enferma, o que sus padres están enfermos o que otra persona lo está…, todo tipo de cosas. Luego que se ha roto un matrimonio o que alguien ha tenido niños pero los niños están enfermos… Me escriben contándome todo tipo de problemas absurdos. La razón es que los que me escriben no son almas realizadas, o quizá estén a mitad de camino, porque ellos mismos podrían darse cuenta de que: “¿Para qué escribir a Madre? Nosotros podemos solucionarlo”. En vez de eso, uno debe escribir sobre lo que ha logrado, sobre cómo han conseguido tantas cosas, sobre cómo reciben amor de los demás, sobre cómo han expandido Sahaja Yoga en los pueblos. Todo esto es mucho mejor que escribir: “Mi madre está enferma, mi padre también…” Todas estas relaciones familiares siguen destruyéndoos.

Así que, nadie es vuestro hermano y nadie es vuestra hermana. Solo los sahaja yoguis son vuestros hermanos y hermanas. Luego tenéis primos y al primo de vuestro primo le pasa algo…, etc. No hagáis nada. No es vuestro trabajo. No tenéis que solucionar esas cosas. Incluso antes de llegar ya recibía cartas así, sobre el primo del primo de alguien. Hablé con esta señora y le dije: “¿Por qué escribes todo eso constantemente sobre tal y tal primo?” Me dijo: “Madre, estoy intentando extender Sahaja Yoga”. “¿Cómo?” “Porque si se curan, entrarán en Sahaja Yoga”.

Esta no es la forma en la que queremos extender Sahaja Yoga. Esto parece propaganda o algo así, que si curáis a alguien, entonces otros vendrán a Sahaja Yoga. Sencillamente no queremos que venga ese tipo de gente. No quiero herir a nadie, sino daros coraje, entendimiento y sabiduría. ¿Para qué estamos aquí los sahaja yoguis? ¿Para curar a todos vuestros parientes? Puede que estén enfermos por hacer algo equivocado.

En vez de prestar atención a personas así, deberías prestaros atención a vosotros y a vuestro ascenso. Tenéis que respetaros a vosotros mismos. Aunque sean parientes vuestros no es vuestro problema. Tened el entendimiento y la sabiduría de que estamos aquí para un trabajo extremadamente especial y de muy alta categoría. La gente me escribe cuando le falta este entendimiento.

Una señora se casó en Sahaja Yoga y me escribió contándome: “Me divorcié hace ocho meses”, o nueve, lo que sea. “Y ahora mis familiares me dicen que por qué me casé en Sahaja Yoga, y todo el mundo está criticándome, a mí y a Sahaja Yoga.” Yo dije: “¿Quién le pidió que se casara?” Yo nunca se lo pedí. Ahora el matrimonio y todo lo que dice su familia es lo más importante para ella. ¿Qué han hecho ellos por Sahaja Yoga? Si este matrimonio no se arregla, entonces dirán que Sahaja Yoga no es bueno. Que digan lo que quieran, no hemos hecho nada de eso.

Siempre os digo que no me escribáis contándome los problemas de vuestra madre o vuestro padre, etc. Si no sabéis cómo curarles, entonces es mejor que abandonéis Sahaja Yoga. Vosotros mismos podéis curarles, podéis lograrlo solos. Sin embargo recibo muchas cartas todos los días. Les pregunto: “¿Está tu padre en Sahaja Yoga?” “No”. “¿Tu madre?” “No”. “¿Tu hermano?” “No, nadie”. Entonces, ¿por qué me preguntáis? ¿Qué relación tengo yo con ellos? No son sahaja yoguis. Solo soy responsable de los sahaja yoguis. Si no lo son, ¿por qué queréis molestarme? Es imposible de entender.

En Sahaja Yoga se supone que uno recibe la Realización del Ser. Está muy bien, a aquellos que deseen obtener su Realización, se la podéis dar y atenderles adecuadamente. Pero en vez de esto, hay alguien que ronda por ahí, que nos sigue desde el aeropuerto a otros lugares y que hace todo tipo de cosas. Todo esto es realmente irritante y muy desagradable. No me preocupa, y a vosotros tampoco debería importaros. Lo que tenéis que hacer es ocuparos de que las personas que hablan de esto entren en Sahaja Yoga. Debéis decirles: “Te pasa eso porque no practicas Sahaja Yoga”. “El problema de esa persona es que no practica Sahaja Yoga. Nosotros estamos bien. Somos felices”. Como Sahaja Yoga es algo abierto, todo el mundo se acerca.

Os pediría a todos, en el día del Diwali, que os prometáis a vosotros mismos: “No malgastaré mi energía en gente que no es sahaja yogui”. Es muy importante, porque la atención está constantemente en cosas equivocadas, sobre una base equivocada. Si sois inteligentes sabréis que ahora pertenecéis a una clase de personas de muy altas cualidades espirituales, y que son muy pocas. En este mundo sois verdaderamente pocos, y debéis concentrar vuestro esfuerzo en que muchos otros obtengan estas cualidades, y tener grandes aspiraciones al respecto.

Encontrad a esas personas. Contadles que vosotros lo habéis logrado y que ellos también pueden conseguirlo. Pero no os preocupéis de cosas que no tienen ningún valor para nosotros. Debéis saber que sois una raza especial. Sois soldados especiales, habéis sido entrenados para hacer el trabajo Sahaja. Por tanto, no os conviene malgastar energía en vuestros familiares y parientes. Ahora hay que entender que tenéis que reservar vuestra propia energía. ¿Para qué? Para los sahaja yoguis.

Debéis ayudar a todo el que sea sahaja yogui o que quiera convertirse en sahaja yogui. Debéis ayudar a aquellos que están establecidos en Sahaja Yoga, porque formamos una única personalidad y todos sois las diferentes manos de una sola personalidad, de un solo Dios. Así, debéis establecer esta unidad en vuestro interior, y los demás también deben ver esta unidad en vosotros.

Hay algunas personas que son muy activas. Hay personas que son muy activas en la crítica. Todo va a salir bien, estoy segura, porque este es el año de los grandes logros y los grandes éxitos. Pero si a pesar de eso, empezáis a hacer cosas absurdas, entonces nada funcionará.

Por supuesto no estoy diciendo que no tengamos buenos sahaja yoguis entre nosotros. Los tenemos. Todos los soldados están con nosotros, sin duda. Tienen todo el armamento, lo tienen todo, pero necesitamos más. Y para ello, tenemos que trabajar colectivamente. Debemos planear qué vamos a hacer.

Hace poco ha habido una discusión sobre el comportamiento islámico de la gente. Nosotros no somos ni cristianos ni islámicos ni nada. No lo somos, porque no podéis restringiros a un ámbito pequeño diciendo: “Soy sahaja yogui pero soy cristiano”. No podéis. Tenéis que dejar de esas limitaciones. Sois sahaja yoguis de los pies a la cabeza y las demás cosas absurdas no tienen nada que ver con vosotros.

He visto que a Sahaja Yoga también vienen muchos musulmanes, pero muy pocos son sahaja yoguis de verdad. Aunque acuden, escuchan mis conferencias, esto y lo otro. Sin embargo, muy pocos son sahaja yoguis en el verdadero sentido de la palabra. Así empezáis a ver los defectos de vuestra comunidad, de la así llamada “religión a la que pertenecéis”, veis todo eso. Si les amáis, definitivamente intentaréis corregirlo, (pero si no funciona) dejadlo. Sois personas especiales, especialmente seleccionadas para una causa muy elevada y no podéis malgastar vuestra energía en pequeñas tonterías. Esto es algo que debéis saber.

En este día del Diwali, tenéis que saber que debéis quemaros para que la luz del Divino se expanda absolutamente por todas partes. Pero no os vayáis a un extremo. Como algunos que me dijeron: “Madre, hemos dejado a nuestros padres. Hemos abandonado esto y lo otro. Y todavía no estamos bien”. Les dije: “¿Por qué lo hicisteis? ¿Primero os aferráis a algo, y luego lo dejáis acabando automáticamente con ello?” “Verás, es que estábamos muy apegados a nuestra familia, a nuestros padres, a nuestro país, etc., y ahora hemos dejado algunas cosas”. Efectivamente, “algunas”.

Este tipo de gente sin sentido común no sirve para nada. No les prestéis mucha atención. No merecen que se les preste atención. Esto hay que entenderlo muy bien, que no solo no debéis ser así ni tener amigos así, sino que tampoco debéis traer a esta gente a Sahaja Yoga. Un sahaja yogui tiene el carácter especial de un soldado que lucha por la Verdad. Si tenéis este tipo de personalidad, habrá luces por todas partes.

En este día del Diwali, os bendigo a todos de corazón y deseo que os respetéis a vosotros mismos y comprendáis vuestra posición al pertenecer a esta “organización” se le puede llamar, o a este “movimiento” de Sahaja Yoga. ¿Cómo estamos trabajando? La atención debería pasar de todas las tonterías mundanas a vuestro Ser. Debería ser una fuerza muy dinámica la que trabajase. Estoy segura de que el año que viene será muy diferente. Recibiremos todas las hermosas bendiciones del Divino. Debemos hacerlo de forma colectiva, con comprensión.

Que Dios os bendiga.