Puja de Navidad

Ganapatipule (India)


Transcript PDF (Translation from English to Hindi and to Marathi)
Send Feedback
Share

Puja de Navidad, Ganapatipule (India), 25 de Diciembre de 2002.

¡Feliz Navidad a todos!

Según Sahaja Yoga, Cristo reside en vuestro Agnya. Su vida refleja las cualidades de un alma realizada. A través de ella, nos enseña que no hay que tener lujuria ni avaricia.

Hoy en día, la gente es avariciosa hasta tal punto, que es realmente sorprendente. Los niños aprenden a pedir cosas constantemente desde pequeños. Solo una completa satisfacción en la vida puede daros esa serenidad, ese equilibrio, gracias al cual no anheláis otras cosas.

Actualmente, la India, también se ha occidentalizado mucho; en el sentido de que la gente quiere tener muchas cosas. A pesar de esto, en América la gente está empezando a ser más espiritual. Buscan la espiritualidad porque creen que nada les ha dado satisfacción en la vida. Comprendemos esto al ver la grandeza de la vida de Cristo. Primero nació en una cabaña muy pequeña, como muchas de las que habéis visto aquí, pero con mucha satisfacción. Lo acostaron en una especie de cuna cubierta de paja seca, ¿os imagináis? Después, Él sacrificó su vida en la cruz.

Su vida es una historia de sacrificio, porque Él tenía ese Poder, el Poder del Espíritu por el cual podía sacrificarlo todo, incluso su propia vida. Así, podéis entender que su grandeza provenía de su gran espiritualidad.

Cristo es adorado en el mundo entero y especialmente en Occidente, aunque es sorprendente cómo se desean las cosas materiales en esos países. Las industrias funcionan a base de mentiras sobre lo que fabrican, y la gente alardea de su riqueza. Pero todos llevan una cruz al cuello, para que se vea que son cristianos. En primer lugar, uno no debería nunca ponerse la cruz en la que Cristo fue crucificado. Pero ellos lo hacen con hipocresía, pues son todo lo contrario a Cristo.

No son solo los hombres. También las mujeres y los niños son muy avariciosos; tienen que poseer esto y aquello. Aunque ahora la India también está siguiendo esta tendencia. ¿Y qué es lo que desean? Creen que si se rodean de todas esas cosas, se sentirán muy cómodos. Pero no es así. Siempre están ambicionando, y ni siquiera pueden disfrutar de lo que ya tienen.

Es muy sorprendente que en un país como Estados Unidos -en el que no existía la corrupción, pero sí personas que se han hecho tremendamente ricas- sean discípulos de Cristo. No lo puedo comprender. Hubo un tiempo en el que la India era un país realmente sagrado, en el que se respetaba a los santos. Pero hoy en día la India ha caído a un nivel tan bajo de codicia que es imposible comprender a esta gente.

Se puede decir que en América no había muchos seguidores de Cristo. Y aquellos que lo son, como los cristianos de aquí, son los peores. Son los que llevan un tipo de vida más occidental, los más avariciosos, y se hacen llamar cristianos. Sin embargo, Cristo nos enseñó que no se necesita nada en este mundo. Es una personalidad tan elevada, una encarnación tan importante, que es respetada por todo el mundo, en todas partes. Su capacidad de sacrificio era la más elevada, no por tener un coche caro o una casa grande, sino porque era muy humilde. Su vida es algo extraordinario. Todavía hoy, Cristo reina en el corazón de mucha gente, a pesar de haber nacido como una persona muy pobre, y de ser crucificado también como un hombre pobre.

Por tanto, las personas que buscan tener más y más dinero no son de ninguna manera cristianos; están muy lejos de Cristo. Él era una persona muy alegre y gozosa. Ayudaba a los pobres y a los necesitados porque comprendía sus problemas, podía sentirlos. Intentó ayudar a todo tipo de discapacitados, a los menos favorecidos. Mientras que hoy en el mundo se ha llegado a tal punto que se ayuda a los países para que luchen. Expanden el cristianismo para luchar. ¿Qué está haciendo la cristiandad en este país? Generar un movimiento por el que se consigan más y más cristianos.

He oído hablar de cómo convierten a la gente al cristianismo en muchos lugares. Cristo jamás convirtió a nadie. Él quería dar la transformación, igual que la habéis recibido vosotros, pero no que la gente cambiara de religión o de costumbres. Y lo que consiguió fue este tipo de seguidores: gente inútil, de mala clase, que solo anhelan la lujuria y la avaricia.

A veces me preocupa lo que ocurrirá conmigo. Espero que mis discípulos, mis niños, no hagan cosas contrarias a sahaja, cosas en contra de los principios de Sahaja Yoga. Uno de estos principios dice que tenéis que ayudar a la gente, a los oprimidos, a los que todavía no tienen la Realización. Tenéis que darles la Realización. No debemos ser como los demás, que ayudan a la gente que está destruyendo el mundo. Si hemos de salvar a este país, si hemos de salvar al mundo entero, tenemos que volvernos como Cristo.

Desarrollad vuestra capacidad de sacrificio. Debería ser muy grande, porque sois almas realizadas. Intentad desarrollar la cualidad de ayudar a los demás. Durante mi vida he conocido a grandes personas que siempre deseaban dar a aquellos que no tienen. Su carácter era muy hermoso. Nunca recibieron ningún premio, pero eran felices cuando podían ayudar a los demás.

Es muy triste que muchas personas sacrificaran su vida por alcanzar la libertad y la independencia en nuestro país. Y ahora, ¿qué sucede? Que sus hijos están supuestamente gobernando, supuestamente en el poder, pero solo se dedican a ganar dinero.

¿Por qué hemos llegado a esta situación? En este país también ha habido mucha gente con gran capacidad de sacrificio. Eran los líderes. Pero, ¿cuántos de vosotros sois como ellos? ¿Cuántos desearíais dar algo vuestro a los demás? ¿Qué haríais por ayudar a otros?

Las naciones cristianas nunca han seguido a Cristo, lo cual es muy triste, y nosotros nos estamos volviendo como ellos. Yo no digo que no se pueda hacer negocios o que no debamos ganar dinero. Se puede, pero siempre hay que recordar para quién se hace. ¿Qué vais a hacer con ese dinero? ¿Qué vais a hacer? Uno debe asegurarse de que ha dado algo suyo a los demás, al menos una vez al año. No os pido que os crucifiquéis, no, eso es demasiado, pero al menos que sacrifiquéis un poquito de vuestro confort por los demás.

Los sahaja yoguis deben ser personas extremadamente amables, extremadamente amorosas. Si no sois así, no sois sahaja yoguis. En primer lugar, deberíais ser amables y amorosos; comprender los problemas que hay a vuestro alrededor e intentar ayudar a tanta gente como podáis. Pero no lo hacéis. Los sahaja yoguis tampoco entendéis el valor de vuestra vida. Estáis en el mismo camino que Cristo. Sois almas realizadas. Debéis tener ese sentimiento. Debéis vivir en unidad con los demás, y sentir el sacrificio de Cristo en vuestro interior.

Él sacrificó su vida para mejorar nuestro Agnya, para eliminar y combatir al ego. Sin embargo, nosotros somos muy egoístas. Todo lo que hizo resultó ser una pérdida de tiempo, porque la gente no lo ha entendido, no ha absorbido sus cualidades ni ha comprendido su vida. Eso está muy mal. En cuanto a nosotros, Él da una lección muy importante a todas las almas realizadas. Es un gran ejemplo.

Hay muchas cosas que hacer. Como sabéis, mi atención está siempre con los necesitados y he puesto en marcha varias organizaciones de este tipo. Las conocéis muy bien. Recientemente he puesto en funcionamiento un lugar para mujeres abandonadas y huérfanos en Delhi. Yo he puesto la mayor parte del dinero, pero justo antes de terminar me pregunté: ¿Por qué no pedirles a los sahaja yoguis que contribuyan con un poquito, para terminar? Y lo hicieron, aportaron dinero. Debo felicitar al colectivo de Delhi por mostrar el camino a otros sahaja yoguis. Estoy sorprendida de la cantidad de dinero que lograron reunir para este gran proyecto.

Nunca vemos cuánto sufren las mujeres abandonadas de nuestro país. Sus maridos las dejan: sin tener culpa de nada, sencillamente porque sí, por capricho, y las echan a la calle con los niños. Los peores son los musulmanes. Sentí muy profundamente que debía intentar hacer algo, aunque fuera llamar la atención de la gente sobre este problema, para que ellas se reintegraran y lograran ganarse la vida. Creo que es el deber de todos los sahaja yoguis mirar a su alrededor y ver quién necesita ayuda. No viváis solo para vosotros, no trabajéis y ganéis dinero solo para vosotros mismos; intentad ayudar. Ayudad a aquellos a quienes podéis realmente ayudar. Luego, ellos dirán: “Lo han hecho los sahaja yoguis”.

Tengo muchas ideas para ayudar a la gente y voy a intentar ponerlas en práctica con todo el dinero que tengo. Pero me gustaría que vosotros decidierais hacer algo por ellos. Concretamente nuestro país está dividido en dos partes por lo menos. Una son los ricos. La otra es la gente muy pobre. Esta gente tan pobre sencillamente me rompe el corazón, me lo rompen de dolor. No sé cómo ayudarles; son un colectivo muy amplio. Pero, si vosotros lo decidís…, podéis observar y encontrar maneras y métodos para ayudar a los más pobres. Necesitan vuestra ayuda por todos los medios y vosotros podéis hacerlo. Con las bendiciones de Mahalakshmi estaréis bien equipados. Intentad ayudar a los pobres. Intentad ayudar a los que tienen graves problemas. Ya sé que no son sahaja yoguis. No esperéis que lo sean. No pueden serlo.

En los tiempos de Cristo, ¿cuántos sahaja yoguis había? ¿Cuántas personas podían entender la profundidad de los problemas humanos? Sin embargo, Cristo lo hizo, y sacrificó su vida por los pecados de la gente. ¿Os lo imagináis?

Hoy es un día para celebrar su nacimiento con mucho gozo. Pero, ¿qué nacimiento y qué vida tuvo que soportar? A nadie le hubiera gustado ese tipo de vida. Debemos comprender su esencia. La codicia y la avaricia son una locura. La codicia no tiene fin. La gente avariciosa lo es siempre. Quieren dinero, quieren esto y lo otro. ¿Por qué no pensar en los demás, en lo que los demás quieren? A través de la conciencia colectiva, deberíamos comprender lo que estas personas quieren, lo que podemos hacer por ellos.

Sé que es muy difícil en estos tiempos modernos debido a la publicidad. Pero nosotros somos sahaja yoguis. Tenemos que ser gente normal. Tenemos que afrontarlo de la forma en que lo haría un santo e intentar erradicar todos estos males con nuestros poderes especiales.

Hoy es un día de gran gozo para mí y para todos vosotros. Pero al mismo tiempo, veo la vida de Cristo, lo corta y lo triste que fue. No por la pobreza, sino por el odio y las torturas que tuvo que soportar. A Él no le importaba la pobreza, no escribió nada al respecto. Lo que le molestaba en realidad era lo mal que iban las cosas, lo oprimida que estaba la gente. Asumió toda esa agonía sobre Sí mismo para solucionar el problema. Originó el cristianismo, pero lo que los cristianos están haciendo ahora no tiene ningún sentido. No se corresponde con la vida de Cristo. No tiene nada que ver con la riqueza de su Gran Trabajo.

Por tanto, cuando celebramos su cumpleaños, también deberíamos celebrar su capacidad de sacrificio, su Poder de Amor. Ahora los sahaja yoguis son sin duda personas muy buenas y amorosas. Pero creo que la avaricia todavía está ahí. La avaricia no termina nunca. Os aseguro que hay gente que se vuelve loca. En Estados Unidos descubrieron que algunos directivos de importantes organizaciones, gente muy rica, tenían veinticinco aviones y más de cincuenta coches. ¿Van a viajar en los cincuenta coches? ¿Cómo van a viajar? ¿Con un pie en cada coche? Era una locura. Intentaron justificarse, pero no tenían nada que decir, y ahora todo está confiscado.

¿Qué se puede hacer con este comportamiento? ¿No es una locura tener veinticinco aviones y cincuenta coches? Es algo estúpido, aunque ellos se creen muy importantes. Cuando se mueran no tendrán nada. Se pelean por cosas sin sentido en América. Es un lugar muy extraño. ¿Entendéis a dónde nos lleva la avaricia?

En cierta ocasión, una mujer muy joven se casó con un señor muy mayor. Cuando el señor murió, le dejó todo su dinero a la mujer joven. Entonces apareció el hijo y alegó que él había sido su hijo durante muchos años y que cómo era posible que ahora esta señora se quedara con todo el dinero. Ella ya se había quedado con varios billones, pero aun así, lo quería todo. Decía que había hecho mucho por ese hombre, que había sacrificado muchas cosas debido a su edad, etc. Esta forma de actuar es vergonzosa. Pero a la gente no le da vergüenza pedir más y más dinero, para tener más y más confort. Es muy difícil comprender a los seres humanos. Cuando se desvían del camino, pueden llegar a cualquier extremo. No saben sacrificarse.

Yo he visto cómo las mujeres de la India dieron todas sus joyas, cuando Gandhiji dijo que había que sacrificarse. La gente dio su vida, fueron a la cárcel, hicieron todo tipo de cosas para conseguir la independencia. Pero, ¿qué tipo de independencia alcanzaron? Inmediatamente, los matones tomaron el poder. Todos los ladrones llegaron al poder. ¿Qué os parece un país así, donde todo lo que es grande y noble se echa a perder? ¿Sois vosotros personas nobles? Haceos esa pregunta. ¿Habéis sido nobles? ¿Habéis intentado ayudar a los demás?

De la vida de Cristo debemos aprender que vivió en la pobreza. Era rey de reyes, pero vivió en la pobreza con dignidad, y lo dio todo por personas que pecaban y que tenían problemas. Todo eso lo hizo una sola persona.

Sin embargo, vosotros sois muchos. Tenéis que hacer algo. No viváis como poderosos ejecutivos. Por el contrario, intentad comprender que tenéis que sacrificar una parte de vuestros ingresos, algo de vuestro lujo, por el bien de vuestro país, porque sois sahaja yoguis. Vosotros no sois gente corriente. Tenéis la Realización. ¿Y qué estáis haciendo? Pidiendo dinero a todo el mundo o dando amor a todo al mundo. Dejadme oír historias de sahaja yoguis que dan amor y compasión.

Siento tener que hablaros hoy de su vida -en el día de su cumpleaños- que por otro lado fue muy dolorosa. Para nosotros (es difícil) comprender que una personalidad tan gloriosa, un sahaja yogui tan elevado, tuviera tantas dificultades en su vida, y que su propio pueblo le causara problemas. Su propia gente intentó aprovecharse de Él.

Yo también he experimentado eso. Algunos sahaja yoguis han ganado dinero con Sahaja Yoga y han intentado causarme problemas. Han intentado enriquecerse a mi costa. Todo el mundo sabe que tienen un sistema de valores muy equivocado, ¿cómo se les puede llamar almas realizadas?

Tenemos que pensar en cómo podemos ayudar a los demás, qué podemos hacer por ellos. Esta es una de las cosas que hay que aprender de la vida de Cristo.

Yo misma nací en una familia cristiana y entre los cristianos descubrí que son gente mala y sucia. Se ponen unos en contra de otros y son muy orientados al dinero. Cuando metieron a mi padre a la cárcel, nos expulsaron de la iglesia. Amar a tu país es pecado, ¿verdad…? ¡Lo hicieron! Y cuando regresó y se convirtió en gobernador de Nagpur, entonces eran sus mayores admiradores. Incluso organizaron una procesión para celebrarlo.

Mi padre tan solo sonreía y decía: “¡Mirad a esos tontos!” Todo esto es una completa estupidez. Toda esta codicia y toda esta tontería tiene que parar. Anhelan dinero, buscan posiciones… También van detrás de otras cosas, algunas de ellas muy malas. Los sahaja yoguis no, pero los otros sí lo hacen.

Aunque incluso entre los sahaja yoguis he encontrado gente muy orientada al dinero o que han ganado dinero gracias a Sahaja Yoga. Yo soy una persona muy… (sencilla). No entiendo de dinero, así que pudieron engañarme. Está bien, no pasa nada. Me han estado engañando durante años. ¡Qué se le va a hacer!, ¿para qué quiero yo el dinero? Ese es el problema, que si no tienes cuidado, si no estás apegado al dinero, los demás te pueden robar. Pero yo digo: “¡Que me roben! ¡Que hagan lo que quieran!” Porque no puedo volverme una persona que se enfada con la gente por dinero. No puedo. Acepto cualquier balance de cuentas que me deis. Acepto todo lo que me digáis. Sé que es pecado, que está mal. Pero si ellos no se dan cuenta, Yo no puedo hacer nada. Todas las personas así acabarán arruinadas, de eso estoy segura. Pero, ¿qué puedo hacer yo, si ellos mismos no se dan cuenta? Enriquecerse a costa de Sahaja Yoga. ¿Habéis oído algo más estúpido? Es algo muy común y está muy mal.

Quiero que todos vosotros estéis por encima del dinero, por encima de todas las cosas mundanas, y nunca pasaréis hambre. Nunca tendréis problemas. Pero no os mezcléis con estas cosas absurdas. Este es el trabajo de Dios y no deberíais ganar dinero con él, de ninguna manera.

Tenemos que aprender mucho de la vida de Cristo, quien nació como un hombre muy humilde pero hizo grandes cosas. Intentó mejorar vuestro Agnya. Incluso ahora, si pensáis en Él, vuestro Agnya se limpiará y las obstrucciones desaparecerán.

Sé que entre los sahaja yoguis también hay gente muy agresiva, que intentan destacar todo el tiempo. ¿Para qué? ¿Qué quieren? Están siempre molestando, como todas las otras personas que son tontas.

Por tanto, para sentir la satisfacción en vuestro interior, igual que Cristo, tienes que meditar y hacer introspección, para averiguar si sois personas satisfechas. Tenéis que estar muy satisfechos en la vida. De lo contrario Sahaja Yoga es inútil, la Realización no sirve para nada.

Os bendigo de todo corazón para que adaptéis el carácter de Cristo como un modelo a seguir, y para que comprendáis los problemas del mundo, los del mundo entero, como vuestros propios problemas.

Que Dios os bendiga.