Adi Shakti Puja

Nirmal Temple, Cabella Ligure (Italy)


Send Feedback
Share

Adi Shakti Puja. Cabella Ligure, Italia. 24 de junio de 2007.

Es muy agradable volver a veros a todos aquí. Creo que este es el primer Puja que celebramos en este lugar y espero que todos estéis cómodos y os haya ido bien venir aquí. Hoy, verdaderamente, es un día muy grande. Es el Adi Shakti. Celebramos el Adi Shakti y cuál es su origen. Nunca hablé de ello. Esta es la primera vez que os digo que la Adi Shakti es la Madre Primordial; es el Poder, el Poder de Dios que quiso crear este mundo. Y Ella sola fue capaz de crear este mundo maravilloso.

(¿Os podéis sentar todos? ¿No hay espacio para ellos o qué? Por favor, sentaos. Le pregunta a un yogui: ¿Por qué están de pie? “Todos están sentados”. ¿Estáis sentados en sillas? Está bien, os podéis sentar en ellas. Este micrófono se cae. En la medida de lo posible, estad cómodos. No os forcéis innecesariamente. Espero que todos encontréis el espacio en el que sentaros cómodamente).

Hoy voy a hablaros de la Adi Shakti, es un tema muy, muy antiguo. La Adi Shakti es el Poder del mismo Dios y Ella creó este mundo para traer su Reino a esta Tierra. Os podéis imaginar que al principio no había nada excepto oscuridad y, de esta oscuridad, tuvo que crear estos bellos y pintorescos árboles y toda clase de vegetación. Ella creó todo eso. Pero, ¿de qué sirve tener todas estas cosas que no hablan, que no entienden, que no manifiestan nada? Por supuesto, algunos árboles y algunas flores reciben bellas vibraciones y crecen exuberantes. Pero no todas ellas, solo unas pocas.

Por ejemplo, debo deciros que aquí las flores no tienen fragancia. Ninguna flor tiene fragancia. He salido a ver si encontraba flores con fragancia, pero lo que hacen es hacerlas crecer mucho; son muy grandes, más grandes de lo que podéis encontrar en cualquier lugar, pero no tienen fragancia. Mientras que en un país pobre como India, las flores tienen muchísima fragancia. Incluso las flores pequeñas tienen mucha fragancia.

¿Qué es lo especial de esa fragancia en India, y que no se da en ningún otro sitio? En otros lugares algunas pueden oler un poquito, pero esa no es la fragancia que hay en las flores que crecen tan hermosas, llenas de amor y cuidados. En India, muchas flores silvestres también tienen más fragancia. ¿Cuál es la razón? Dicen que la tierra de India tiene fragancia. ¿Cómo puede haber fragancia en el suelo? Sin embargo, es un hecho.

Lo que cuento no es una historia, sino un hecho: que la mayoría de las flores que crecen en India tienen fragancia, mientras que aquí no. Si vais a otro país que no sea India, como Noruega o Alemania, a cualquier otro país que vayáis no encontraréis nada de fragancia en las flores. Es muy sorprendente que las flores no huelan.

Cuando este mundo fue creado, no había fragancia. Pero en algunas zonas sí que la había, especialmente en las áreas que ahora llamamos India y lugares semejantes. Es increíble que aquí o en cualquier otro lugar del extranjero no haya flores con fragancia. Ahora habéis nacido aquí. Vosotros habéis traído la fragancia. Sois almas realizadas, tenéis que extender esa fragancia. Por tanto, creo que vuestra responsabilidad es doble, ya que debéis extender esa fragancia.

La fragancia es algo innato. Incluso en esta tierra que decimos que no tiene fragancia, la gente la tiene en su personalidad, en su comportamiento y en su entendimiento. Y hay paz, a la que aspiran. No digo que sean pacíficos, pero sí que aspiran a tener paz. Esta aspiración solo sugiere que hay gente que tiene fragancia, que son muy fragantes. La fragancia en un ser humano es su naturaleza, su temperamento, el cómo es y cómo se comporta con los demás.

Todos los países del mundo aún no se han dado cuenta de que tenéis que haceros fragantes. Si fueran conscientes de ello, entonces todas las guerras acabarían, todo (lo malo) terminaría y sabrían que todos somos Uno; que no pertenecemos a diferentes países ni nada de eso, algo que nosotros hemos creado. Dios no lo ha hecho así sino vosotros; que si este es mi país y ese el tuyo y todas esas luchas entre países. Este país no pertenece a nadie excepto a Dios. Pero la gente y los países luchan tontamente con el argumento de que “este es nuestro país” y “este es el nuestro”.

He viajado por todo el mundo y no diría que ningún país es de nadie. Porque si sois de un país, deberíais tener fragancia; deberíais tener el carácter que hiciera sentir a otra gente que venís de países que tienen fragancia, que no quieren pelearse. Pero hay países que luchan contra otros. Esto continúa por todas partes. Constantemente veis en los periódicos este absurdo de  países que luchan entre sí y cuanto más desarrollados están, más aún. En su desarrollo espero que crezcan, se vuelvan espirituales y desarrollen esa fragancia.

Pero creo que este espíritu de enfrentamiento de los seres humanos ha venido de Satán. Se están matando a sí mismos y están matando a otros, destruyendo el mundo entero. Cuando leéis los periódicos, os sentís muy avergonzados por lo que hacen los seres humanos. Así que, ningún sahaja yogui debería apoyar ningún tipo de lucha. No es su misión. Están aquí para dar fragancia a la gente, para traer la felicidad, para gozar y no para pelear. Ese es uno de los primeros deberes de los sahaja yoguis: no unirse a nada donde haya odio, enfrentamientos y se creen problemas. Estos espíritus combativos han destruido la fragancia de la tierra.

Si la gente se volviera amorosa y afectuosa, el suelo por sí solo se haría fragante. Lo primero que tenemos que aprender es a amarnos los unos a los otros y a no odiar a nadie. Hay tantas formas de odio; esto también es una característica humana. Los animales odian porque son animales. Los seres humanos pueden ser animales. Somos seres humanos y, como tales, lo que deberíamos sentir es amor, afecto y  ningún tipo de odio.

Como sois sahaja yoguis, os recomendaría que intentarais desarrollar vuestra capacidad de amar, en lugar de la capacidad de pelearos o de criticar a otros. Resulta muy fácil criticar, pero tratad de entender que nuestra misma tierra no tiene fragancia.  ¿Cómo vamos a dar fragancia a este suelo? Esto solo es posible si la gente que vive aquí siente amor y afecto entre sí.

Esto era lo más importante cuando la Creación tuvo lugar, y es que fue solo por Amor, de lo contrario, ¿qué sentido tenía que la naturaleza creara todas estas cosas? ¿Para qué es todo esto? Para haceros sentir bellos. Todos los árboles son hermosos para haceros sentir bien, para que os sintáis uno con la naturaleza.

En ese sentido, los seres humanos no han contribuido a ello. No me refiero a los sahaja yoguis, que son únicos y maravillosos y que han hecho un buen trabajo, ya que consideran el amor como lo más elevado. Pero debéis mostrar a los demás también que queréis amarlos porque ellos deberían amarse entre sí.

El mundo entero fue creado porque había Amor. De lo contrario, ¿qué necesidad había de malgastar energía en los continentes y en todos los distintos países? No se hizo para que se pelearan ni para que se odiaran entre sí, ni para que os creyerais los mejores, sino para amaros entre vosotros, para que haya más hermanos y hermanas.

En Sahaja Yoga os sentís así; tenéis hermanos y hermanas por todas partes. Hoy, cuando venía hacia aquí, me he sentido muy feliz al saber que hay gente de todos los países de Europa y también de India. ¿Cómo es posible? Porque habéis desarrollado ese amor; porque tenéis ese amor, ese amor innato. Así que, allá donde vayáis, allá donde os encontréis con otras personas, estas deberían decir: “Hemos visto a los sahaja yoguis, que no son nada más que amor”.

No les importa a qué os dedicáis, cuál es vuestra posición (social) ni nada de eso; solo saben que sois sahaja yoguis y que los sahaja yoguis aman a otros sahaja yoguis. Este es un logro muy grande. Nunca antes existió, al igual que no hay fragancia en la tierra ni en los seres humanos. Ahora esto ha llegado. Ahora tenéis la capacidad de amaros unos a otros, de no criticar ni insultar, ni difamarlos de ninguna manera, de entenderos y ayudaros.

Estoy diciendo esto porque vosotros sois personas únicas, sois sahaja yoguis. ¿Cuántas personas son sahaja yoguis? La verdad es que muy pocos. Debe haber más sahaja yoguis que entiendan que todos somos parte de un solo país y ese país es el del Amor. Cuando esto suceda, entonces podremos decir que Sahaja Yoga ha funcionado. Ayuda y comprensión entre vosotros; eso es lo que debería haber. Y creo que los sahaja yoguis se comprenden y se aman entre sí.

Pero debería ir más allá de esos límites. Mucha gente no entiende que Sahaja Yoga no es para ellos solamente, sino para todo el mundo. Tenéis que darlo a otros y debéis generar lo que llamáis “la unidad del amor”. Desde el amor no veis lo malo, simplemente disfrutáis del amor.

Y eso es lo que debéis ver en el Puja de hoy. ¿Sentimos odio hacia alguien? ¿Tenemos sentimientos negativos hacia alguna persona o hacia algún país? Deberíais intentar examinaros a vosotros mismos. Si sois un verdadero sahaja yogui, no odiaréis a nadie sino que amaréis a los demás como a vosotros mismos. El amor es lo más grande que Dios ha dado a los seres humanos. Y esa es la razón por la que cada uno tiene que intentar desarrollarlo.

Me siento muy feliz de que hayáis hecho todo el camino hasta aquí para celebrar este primer día; el primer día de vuestro crecimiento en Sahaja Yoga, como sahaja yoguis. Si los sahaja yoguis se extienden y hay más y más sahaja yoguis, entonces vuestro trabajo habrá terminado porque estaréis disfrutando del gozo de la Unidad. Por tanto, cada uno debe hacerlo de manera que todos nos hagamos Uno.

No hay nada que criticar ni hay que odiar a nadie, lo importante es amaros entre vosotros. Y ahí veo que hay muchos sahaja yoguis que han alcanzado ese nivel de amor y que todavía hay algunos que están luchando y que aún no han llegado a ese nivel. Unos pocos, no muchos.

Sahaja Yoga significa que somos Uno. Todos somos sahaja yoguis, pero no estamos juntos “por separado”. Si uno entiende este hecho, habréis celebrado el gran día del Adi Shakti (Puja). ¿Por qué la Adi Shakti creó este mundo? ¿Por qué sucedió todo esto? ¿Por qué no pensamos por qué se nos ha dado tanto Amor, tanta prosperidad? Nunca nos damos cuenta de dónde estamos ni de cuánto tenemos, no de dinero, sino de amor. Y cuando entendamos que realmente nos amamos los unos a los otros, que no hay odio ni venganza, nada excepto amor, amor y amor…

Este es el mensaje de hoy. Todos debemos amarnos entre nosotros. Debemos tener todo tipo de rituales, pero eso es solo la expresión de nuestro amor. No es solo un ritual, es amor. Cuando sentís el Amor de vuestra Madre, ¿cómo lo expresáis? De la misma manera, debemos saber que hoy tenemos que prometer que para nosotros el amor es lo más importante.

Deberíamos amar. La gente ni siquiera ama en sus propias familias. No estoy hablando para gente así. Aman solo a su familia, a su pueblo, sus alrededores, etc. Sin embargo, en el mundo aún hay guerras, enfrentamientos y todo tipo de problemas. El mundo entero ha de conseguir amarse entre sí; no hay otra solución excepto amar. Y en ese amor no hay egoísmo sino gozo y ese gozo es el que deberíais sentir y dar a otros. Estoy segura de que todos los sahaja yoguis estáis haciendo eso, que estáis viendo los errores de los demás y que no estáis metiendo a nadie en problemas.

El Amor es el mensaje de la Adi Shakti. Pensad en ello. La Adi Shakti creó el mundo entero. ¿Cómo debió hacerlo? ¿Cuáles fueron sus planes? ¿Cómo lo debió organizar? No fue fácil. Lo hizo solo porque amaba. Su Amor es la expresión por la que todos vosotros estáis aquí. Y por esa razón, para ser Uno con Ella, todos debéis aprender a amar. Por supuesto, para ello tenéis que saber que deberíais perdonar. Si no sabéis cómo perdonar y encontrar los errores de otras personas, no seréis de ayuda.

Ahora vuestro trabajo consiste en ver que sois amorosos, que no sentís odio hacia nadie, que no pensáis en odiar  a nadie. Esto tiene que funcionar. Estoy segura de que se logrará en todos los países europeos y en el continente indio. Luchan entre sí, los (países) desarrollados y los no desarrollados también. Tienen su propio estilo de lucha; esa es la única diferencia. Pero no hay amor.

Si queréis tener amor, entonces os sentís arrepentidos. Suponed que veo que un país odia a otro. Para mí sería muy fácil criticarlo diciendo: “Este país es muy malo, su gente es mala, etc”. Pero creo que potencialmente todos están bien, que hay gente muy buena. De una manera u otra debería ser capaz de hacerles entender eso. Si comprenden lo que es el amor y disfrutan de él, no habrá problemas de ningún tipo.

Solo los seres humanos saben cómo amar, nadie más. Los animales también aman, pero ese amor es muy limitado. Sin embargo, en los seres humanos el amor es muy hermoso. Son hermosos solo cuando aman. Debo deciros que no debéis dar un amor superficial o mundano sino un amor del que disfrutéis, y del que otras personas también disfruten. Es algo que debéis comprender. La manera en que la gente entiende a veces lo que es el amor es muy ridícula.

Por tanto, lo primero es que entendáis lo que es el amor. También debéis ver si amáis o no. ¿Verdaderamente amáis al mundo? ¿De verdad amáis esta Creación de Dios? Entonces no debería haber odio ni luchas, sino solo ver los buenos aspectos. Igual que una madre miraría a su hijo, así deberíais ver el mundo entero, como un bello lugar que Dios ha creado para todos.

Este tema es tan largo que os puedo hablar de él durante horas, pero solo me queda decir que si fuerais capaces de entender, aunque solo sea un poco, que todos deberíais sentir amor entre vosotros y tener comprensión… Mirad a los niños pequeños. Se quieren entre sí. No han aprendido a odiar todavía. Pero si los niños no son educados correctamente, pueden llegar a odiarse, pueden volverse ridículos y raros. Y hoy en día hay muchos países que son así. Se pelean simplemente porque no aman. Ahora pues, los sahaja yoguis tienen un trabajo mucho mayor, una vida más importante porque tienen que mostrar que el amor es algo muy grande.

No importa si sois hindúes o cristianos o cualquier tontería de esas; todos sois seres humanos y tenéis el derecho a amar. Y si lográis de algún modo amar a la gente, entonces Sahaja Yoga se establecerá. Sahaja Yoga es como un árbol, requiere amor como si fuera el agua. Intentadlo. Tratad de hacerlo en vuestra vida y descubriréis cómo el amor se paga a sí mismo. No para que os vean por todo el dinero que gastáis o por lo que hacéis. No debéis contar esas cosas. Es simplemente como el océano, que mantiene a flote todo su alrededor. Así es cómo os convertís en una personalidad típica de Sahaja Yoga.

Así pues, todos los sahaja yoguis debéis decidir hoy que vais a perdonar a todas las personas que odiáis y que vais a amarlas a todas. Veamos si se logra. Estoy segura de que funcionará porque, en primer lugar, todos vosotros sois almas realizadas y en segundo lugar,  porque el amor es el don más grande de los seres humanos y si lo utilizáis, no habrá problemas de ningún tipo.

Así que muchas gracias.